15 octubre, 2009

Nebbiolo: final de trayecto



La cata/conferencia/degustación/charla que dió Juancho Asenjo en Monvínic es de aquellas que marcan el corazón enófilo de uno. Creo que nadie tiene que convencerme ya de las bondades de la nebbiolo: hace tiempo que la bebo y he tenido la suerte de aprender junto a otros insignes profesores (entre los que más, Franco Ziliani y Roberto Giuliani). Pero cuando alguien como Juancho te abre todos los secretos, tripas, corazón, intimidades de esta uva a través de algunos de sus productores y terruños más queridos, en el Piamonte, uno toma conciencia real de que, como afirmaba el maestro (varias sentencias fueron lanzadas, dardos de sabiduría, a nuestros oídos, ¡y fueron bien recogidas!):

"la nebbiolo es el final de trayecto de un bebedor. Cuesta llegar a ella, pero cuando se consigue, se disfruta como ninguna".


"Un paseo por los grandes viñedos del Piamonte: Barolo & Barbaresco", el título que nos congregó. Algunos de los mejores productores, quien explicaba y nos hacía escuchar los vinos (nebbiolo: opera + rock&roll, una uva cañera, vamos) y algunos de los pagos y añadas últimas más importantes (1999, 2001, 2004), pusieron el resto. Me propuse, al empezar (la "squadra" estaba formada por 12 vinos), anotar no más de tres palabras por vino. Quería concentrarme en lo que decía Juancho, en mi nariz y en mi paladar. Imposible. La nebbiolo, junto con la pinot noir (me permito añadir esta otra uva en mi final de trayecto personal como bebedor), son uvas que no cesan de evolucionar, en botella y en copa. No dejaré de beberlas, amarlas, descubrirlas. Seré breve en mis descripciones, no daré otros datos (son productores y pagos fácilmente rastreables), pero los apuntes desbordaron mi cabeza y cuanto papel se puso por medio.

Rizzi, Barbaresco Boito 2001. 14%. Clásico, serio, regaliz, canela, trufa, humus, otoño y más regaliz. Bruno Rocca, Barbaresco Rabajà 2000. 14,5%. Perfume, densidad, profundo, barniz, fruta madura, tanino muy integrado. Bruno Giacosa, Barbaresco Santo Stefano di Neive 2004. 14%. Flor generosa, marchita, animal, fiero, raíces, muy perfumado, embriagador, pimienta negra, fondo de humus en el hayedo, musgo, ceniza, humo, potencia. Uno de los grandes de la noche. Luciano Sandrone, Barolo, Cannubi Boschis 1999. 14%. Uva pasa, sugo di carne, barnices, madera vieja, oxidación, aires de vino rancio en boca, acetatos y violetas, cerezas maceradas, clásico, mucho. Elio Altare, Barolo Vigneto Arborina 2000. La Morra. 14,5%. Fresco, corteza de naranja, profundo, intenso pero delicado, de nuevo piel de naranja, macerada para la mermelada, gominolas de fresa. Roberto Voerzio. Barolo Cerequio 2001. La Morra. 14,5%. Enorme, floral, sutil pero denso, flor marchita, alma, mineralidad intensa, grosella negra en sirope, cereza. Otro de los grandes de la noche.

Hablando de Luciano Sandrone: "los grandes vinos de Barolo no los han hecho los enólogos, sino los campesinos".


Paolo Scavino, Barolo Bric del Fiasc 1997. Castiglione Falletto. 14,5%. Tierra húmeda, alquitrán, fruta en compota. Cavallotto, Barolo Bricco Vigna San Giuseppe Riserva 2001. Castiglione Falletto. Magnum. 14,5%. Uno de los grandes clásicos, animal, más denso, infusión de eucalipto, tradición sin más, el tanino se mastica pero no daña. Domenico Clerico, Barolo Ciabot Mentin Ginestra 1998. Monforte d'Alba. 14,5%. Flor de eucaliptus, fragante, embriagador, flores secas, monte bajo, tomillo y lavanda. Aldo Conterno, Barolo Vigna Cicala 2001. Monforte d'Alba. 14,5%. Tabaco, menta, regaliz, tierra mojada, animal, seriedad y poder. Otro de los grandes de la noche. Azelia, Barolo San Rocco 1999. Serralunga d'Alba. Magnum. 14%. Mineralidad enorme, casi prioratina, rosa marchita, muy envolvente, seductor y profundo. Luigi Pira, Barolo Vigna Rionda 2004. Serralunga d'Alba. 14,5%. Rebotica de farmacia, tabaco rubio de Virginia, profundidad, el sabor más "antiguo", ferruginoso, se mastica. Para muchos años. El "pack" de Serralunga d'Alba fue el que mostró, a mi modo de oler, la mayor homogeneidad en cuanto a identificación de una zona.

Lo dicho: cuesta llegar a la nebbiolo, pero cuando se hace, se convierte ya en compañera de viaje para toda la vida. No tengáis prisa por llegar, pero que no os pierda, tampoco, la pausa: hay que llegar a ella con tiempo y facultades suficientes.

"Los barolos son vinos terribles para catar, grandiosos para comer".

La primera fotografía, "Le Langhe viste dalla Morra" es de fuzzy_10gik. El primer collage, de Serralunga d'Alba, es a partir de fotos de Jan-Tore Egge. El segundo collage, de Castiglione Falletto, es a partir de fotos (superior) de Jan-Tore Egge y (inferior), de fuzzi_10gik. El tercer collage ofrece la foto superior, "Per Le Langhe", de lucaddeu, y la inferior, de nuevo de Castiglione Falletto, de Marco Novelli.

22 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola joan

Ante todo perdona mis fallos de ortografia,son muchos años en Suiza y no suelo escribir mucho en
castellano.Solo decirte que me gusta mucho du Blog y la manera que tienes de describir lo que bebes,comes,descubres y vees.
Para mi tambien es la Nebbiolo una de las grandes, yo que todabia estoy en mi 3 año de escuela de sensorica y cata, puedo decir que el Nebbiolo es uno delos vinos para mi mas dificiles de catar pero me encantan sus vinos yo suelo decir que estos vinos son como un caballo Mustang(belleza, fuerza y elegantes)pero tambien estoy de acuerdo con tigo que para estos vinos " hay que llegar a ellos con tiempo y facultades suficientes" y a mi todavia me queda mucho que aprender.Y por ultimo "due delle mie passioni"
Plozza Nr.1 2004 y de Piero Busso el Barbaresco Mondino 2003.

J. Gómez Pallarès dijo...

Muchas gracias por tus palabras!
Vinos muy escasos y difíciles de encontrar estos que conforman tu última pasión. Piero Busso y ese grand cru no es fácil de encontrar...yo no lo he probado jamás!
Saludos,
Joan

Anónimo dijo...

Hola Joan

Yo el de Suiza, perdona que me olvidase de escribir mi nombre.

Saludos
Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Gracias por la aclaración, Jose, ya ves que, aunque anónimo, si el texto de un comentario es bienintencionado y poditivo, se publica en cualquier caso.
Saludos y buen vino,
Joan

Anónimo dijo...

Hola Joan

si quieres, me das tu direcion y te envio con mucho gusto una botella de Piero Busso Mondino.


Saludos
Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Si te parece, lo comentamos ya en provado.
Muchas gracias, en cualquier caso, por la generosa oferta!
Joan

Olaf dijo...

A mi me vendría bien una cata así de nebbiolo. Lo que he probado me gusta, pero es muy poco y mi desconocimiento de los productores es casi total (no se que me pasa, pero los nombres en italiano me resultan tremendamente difíciles de memorizar, no se, como que no se almacenan en el disco duro). Lo malo de esta uva y donde se cultiva (al igual que con la Pinot noir) son los precios. Hay que rascarse el bolsillo y además tener mucha paciencia, ya que de jóvenes, estos vinos no se dejan beber nada bien.
Saludos

Olaf

Smiorgan dijo...

Hace no mucho estuve en Milán, y aparte de probar algún abruzzo y chiantis, me traje a casa un Nobile de Montepulciano y un Barbaresco. Cuando los compré, la chica me dijo, los otros puedes beberlos sin más, el barbaresco, con comida. Me lo ha recordado la última cita de tu post.
El barbaresco (Beni di Batasiolo 2005), intenso, complejo y duro, al menos para un paladar poco entrenado.
Espero el momento de probar un Barolo.
Saludos.

J. Gómez Pallarès dijo...

LLevas toda la razón, Olaf, en cuanto a oportunidad de precios y calidad de lo que pruebas. Juancho tuvo el detalle de poner los precios de las botellas junto a sus nombres, y el promediode los precios era algo superior a los 100 euros. Mucho dinero es ése, en efecto. Puede uno empezar por barolos básicos, por barbarescos de cantina sociale (Coooperativa) a precios mucho más razonables (inferiores a 20 euros, por ejemplo:
Sin duda, y como bien sabemos los enópatas sin mucho bolsillo, la economía de escala que ofrece una cata de este tipo nos ofrece una gran opoertunidad. Aseguro que en Barcelona hay poquísimas ocasiones de este tipo, en Madrid (por lo que leo de los amigos que desde allí escriben), son bastantes más. De mis estancias en Italia (ahí no coincido contigo: el italiano me es fácil y sus nombres los retengo bien) he tenido muchas ocasiones de asistir a catas y degustaciones de presentación, que son la gran ocasión para probar mucho y bueno y para aprender. De mi última estancia en Roma, por ejemplo, Franco Ziliani me invitó a una cata de todos los vinos de Castiglione Falletto. Estas ocasiones son mucho más frecuentes en Italia, claro...
De todas formas es una uva en la que no hay que cejar.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Este barbaresco de Roero, S., estará mucho mejor en un par de años, sin duda.
Juancho también dice, aunque no lo cumpla, que lo que doisminuye con el tiempo son sus facultades como catador. Así es que suele dar cuenta de la botella cuando le apetece...
En cadaa momento, el vino te dará cosas distintas. Estos, más.
Joan

Anónimo dijo...

Recuerdo todavía con emoción un Gaja Barbaresco '89 que disfrutamos hace tres años; su sinfonía de aromas, eternamente cambiantes, pareciera que respondía a una partitura genial. Sabroso, complejo, y como principal virtud su falta de perfección que lo humanizaba y te hacía desear conocer su casa, visitar el Piamonte.

Pedro Barrio.

EuSaenz dijo...

Magnífica cata, sí señor.

Estoy de acuerdo en la grandeza de esos dos mágicos Barolos, Cerequio 2001 y Vigna Rionda 2004, amén de Cicalla 2001, uno de los favoritos de Juancho. Serralunga es hoy por hoy "la comuna" y Luigi Pira un productor en claro ascenso, su Margheria y Marenca son también unas joyas.

El Santo Stefano de Giacosa no lo he probado, pero viendo la clase de su Asili me imagino por dónde irán los tiros. Es el maestro de maestros.

En fin, una perfecta muestra de los vinos tintos que más me sorben el seso últimamente.

Saludos,
Eugenio.

J. Gómez Pallarès dijo...

Msgnífica descripción, Pedro, de un enorme vino. La personalidad de Angelo Gaja, su forma de hacer y ver las cosas en el Piamonte es algo como para estudiarlo con calma. No diré que sea paradigmático de cómo se tienen que hacer las cosas, pero marcó uun camino, en la compra de viñedos, en la potenciación de los pagos, en la valoración de sus vinos ne el mercado.
Un abrazo,
Pedro.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Santo Stefano di Neive es uno de aquellos pueblos a tener muy en cuenta, Eugenio.
Por lo demás, estoy muy de acuerdo contigo en lo de Serralunga d'Alba: da como para un seminario per se, creo, poder valorar (como ahora viene haciéndose, creo que sin resultados válidos todavía en el Prioorat) la homogeneidad que presentan los vinos de esa zona. En la cata, para mí fue un dato importante. Lo había vivivo con castiglione Falletto sin llegar a conclusiones positivas, pero creo que con Serralunga, sí se puede hacer.
Tú sí que tienes suerte por lo demás, porque has tenido varias oportunidades de formación con esta uva que nos roba el corazón y Juancho.
Un abrazo,
Joan

Smiorgan dijo...

Aunque sólo comparte país de origen con los vinos de los que se está hablando, acabo de recordar y comprobar que aún me queda una botella de Chianti Classico Riserva 2004 de Roca delle Macìe. Habrá que confeccionar un menú para ella y disfrutarla.
Saludos.

olif dijo...

Hola Joan,

As-tu goûté les vins de Luca Roagna, à Barbaresco? Des vins à l'ancienne, longuement élevés en foudre, puis en bouteilles avant d'être commercialisés. J'ai découvert le Piémont cet été et la région est vraiment magnifique. Les vins aussi!

http://www.leblogdolif.com/archive/2009/10/01/luca-roagna-ou-le-barbaresco-civilise.html

Saludos,

Olif

J. Gómez Pallarès dijo...

Este 2004 es un vino de Roca delle Macìe que ha gustado bastante. Creo que estará ya en un punto óptimo de degustación, S.
Que lo disfrutes!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Bon jour, Olif, un plaisir te rélire ici une autre fois. Nos vies nous empechent (au moins à moi!) de lire comme d'habitude tous mes blogs à l'étranger.
Je connais Luca Roagna, mais pas très bien. J'ai gouté deux fois son dolcetto d'alba, qui me semble fort bien, et sa selection spéciale pour le barolo La rocca e la pira. Ils fonts des tres longues macerations et ça donne uns structure très important à ses vins.
Merci bien de la segnalisation et, comme le fit Juancho Asenjo, c'est qui est importante dans la nebbiolo est d'y arriver: bienvenu!!!
Saludos muy cordiales,
Joan

Sobre Vino dijo...

Los precios de los Barolos no son precisamente baratos, especialmente en España donde la importción incrementa el coste para el consumidor de forma importante. Pero si tenéis la ocasión de comprarlos en Italia o Suiza, la cosa es diferente. Siguen sin ser baratos, pero frente a algunos vinos actuales con más pretensiones que alma, resultan hasta asequibles.

Los Barolo son tánicos en su juventud, pero los Barbaresco añaden además esa rusticidad que hacen que sea un placer tomarlos y disfrutarlos con comida. :-)

Esa frase de Juancho (que gran conocedor del Piemonte) de que los Barolo son vinos de final de recorrido se la oigo en cada encuentro y charla. Me niego a estar de acuerdo con ella. Cada uno llega a la Nebbiolo y a Barolo cuando le da la gana; no creo que sea necesario mitificar el tema y añadirle un aura de dificultad o conocimiento que poco aporta al placer del que quiere descubrir :-)

Un abrazo,

Sobre Vino

J. Gómez Pallarès dijo...

Querido SV, es verdad que caca cual tiene una percepción distinta de cómo siente un vino, una vinificación, un tipo de uva cuando llega a ella. Pero transcribí esa frase de Juancho porque estoy de acuerdo con ella, por supuesto desde mi experiencia personal. Yo creo que Juancho habla de bagages y experiencias. Y mi experiencia coincide con su opinión: he bebido barolos y barbarescos (nebbiolo, vamos), desde hace muchos años, pero es ahora cuando entiendo mejor qué bebo y qué significa. Me dirás que esto sucede con todas las uvas de todas las zonas del mundo. Pero yo creo que algunas uvas en algunas zonas tienen tantas "sfumature", tantas peculiaridades y registros, que uno necesita un cierto bagaje para llegar a ellos. A mí y a mi ya provecta edad, esto nos está pasando con la nebbiolo, con la pinot noir, con la chenin blanc y con lo que yo antes llamaba, casi despectivamente, la arqueología del vino: botellas viejas, sobre todo españolas, que dan un conocimiento y unas alegrías que para qué...fíjate que no incluyo otros tipos de uva que quiero mucho (la garnacha y la cariñena, por ejemplo), porque creo haber llegado a un buen disfrute y comprensión de las mismas bastante antes que con las que he citado al final.
Un abrazo,
Joan

Víctor Franco dijo...

Siempre tarde Joan, lo siento.

Muy interesante tus apuntes. Yo aún estoy supeditando si hacer artículo o no, ya que tengo demasiados temas abiertos y pocos frentes cerrados. Puestos a criticar, me hubiera gustado que entre todo el elenco de nombres de productores que disfrutamos hubiera una mayor aportación de productores más tradicionalistas Rinaldi, Brezza, Produttori del Barbaresco o Brovia, por poner algunos nombres. Es por poner algún pero, ya que la sesión tuvo un muy alto nivel, y más con las enseñanzas de Juancho.

Un abrazo.

J. Gómez Pallarès dijo...

Gracias, Víctor.
Pero tú tomaste muchas más notas que yo y tienes muchos más referentes en la cabeza y en el paladar que yo:así es que creo que tus notas serían fantásticamente recibidas.
Estoy de acuerdo contogo en que algún otro clásico hubiera estado bien (Brovia, seguro), pero en este tipo de cosas me atengo a lo que decía siempre un viejo maestro mío: me voy a dedicar a juzgar lo que se me presenta, no lo que no se me presenta.
La velada, además, siempre que se cata junto a ti, gana mucho (con tus comentarios).
Un abrazo,
Joan

Publicar un comentario