29 septiembre, 2009

Juancho y la moderación de comentarios


Ayer por la noche tuve la suerte de poder asistir a una sesión memorable de Juancho Asenjo en Monvínic. El tema fue una de las pasiones (sino la que más) de Juancho: barolos y barbarescos. La sesión fue extraordinaria y me sirvió, entre otras muchas, para constatar dos cosas: los límites de mi conocimiento de algunos de los vinos y viticultores más significados del Piemonte (tener a Juancho delante comentando estos vinos significa, sin más, darse cuenta de que me harían falta varias reencarnaciones para llegar a rozar cuanto sabe) , por una parte. Y una reflexión que me hizo antes de empezar sobre la responsabilidad, jurídica por ejemplo, y penal, que el editor de un blog tiene en relación con lo que él firma y, sobre todo, con lo que cualquier persona publica en su blog. De los vinos probados y comentados por Juancho hablaré más adelante, en cuanto digiera el cúmulo de emociones recibidas (Giacosa, Roberto Voerzio, Sandrone, Pira enormes; Serralunga d'Alba emergió con una intensidad, profundidad y belleza demoledoras), pero en cuanto llegué por la noche a casa decidí activar de inmediato la moderación de comentarios que me permite Blogspot. Por dos razones: porque en los últimos tiempos ha cambiado el tono de algunos comentarios en el blog. Es cierto: también me considero responsable estético de este espacio y no me apetece leer según qué cosas en él. Si no me sirve para disfrutarlo al 100%, no sé para qué me sirve...Y porque Juancho me hizo dar cuenta, con algún caso real, de que también soy el responsable ante los tribunales de cuanto se escriba aquí, sea mío o no. Así pues, estos dos tipos de responsabilidad me han hecho tomar la decisión. Veremos cuanto aguanto...

La foto de Juancho Asenjo procede del blog de Paco Berciano.


40 comentarios:

Carlos Rodriguez dijo...

Muy interesante lo que citas sobre los comentarios, Joan, ¿puedes incidir mas en ello?. Por cierto, espero impaciente esos comentarios sobre los vinos del Piemonte.
Un fuerte abrazo
Carlos

J. Gómez Pallarès dijo...

Barolos y barbarescos elegidos por Juancho Asenjo, Carlos, con algunos grand crus impresionantes...
No hay mucho que comentar más allá de mi impresión, por supuesto subjetiva, de que algunos comentarios leídos en el último post sobre el Priorat (el Fuego amable, lo titulé) faltarion al respeto a las personas de las que hablaba y, de paso, a la emigración que ha hecho este país, desde cualquier lugar de trabajo. Mi libertad de expresión como hacedor de este blog choca con la de otros personajes que "firman" como anónimos o con suedónimos y dicenb lo que les parece. Por supuesto, como he hechop siempre, a la primera de cambio o ignoro o intento argumentar. Así lo hice y algunos siguieron en sus trece. Ya lo había comentado en una anterior ocasión (qué curioso, de nuevo porque dije cosas sobre el Priorat que no gustarin a algunos): si tengo que hacerlo, acabaré proponíendome la moderación de los comentarios. Algunos interpretan eso como censura, pero hay miles de blogs en el mundo que usan la moderación como medida de protección ante lo que cualquiera puede soltar en tu blog.
Algún ejemplo de Juancho de blogs llevados a juicio por opiniones que otros vertieron en el blog, más la conjunción de comentarios que, sin más, no me apetecía leer en mi blog (la esfera virtual es inabarcable y ya me han amenazado con seguir diciendo lo que les parezca en otros sitios), han hecho que ayer, finalmente, optara por poner el moderador de comentarios.
Como editor de este blog tengo la libertad de ejercer ese derecho y, como siempre he hecho, cualquier comentario, me guste o no me guste nlo que diga, que sea respetuoso con todo el mundo, no cometa faltas de ortografía y opine con argumentos sobvre lo qu ehe escrito, será oportunamente publicado.
Aquí no hay censura niu control, hay autoprotección ante alguna cosa que me ha pasado y ante la que me puede caer encima. Finalmente, querido Carlos, no es menor para mí el argumento de que en esto del blog estoy, en exclusiva, para pasármelo bien. Si tengo que gastar mi tiempo leyendo según qué cosas en mi propio blog, pues no me apetece. Seguro que encuentran muchos sitios donde decir lo que les parezca.
Un abrazo,
Joan

Carlos Rodriguez dijo...

Joan, como siempre muy acertado. El blog es lo que tiene, en principio es un espacio construido desde la libertad y el respeto y como todo en internet a veces se tuerce y la gente, mas bien digamos algunos, se preocupan mas de aportar cosas negativas que positivas. Cierto es, que la moderación de comentarios es tan lícita como que el blog es de su editor, sin más discusión y por ello en este tu blog por ser tan leido y comentado tiene su sentido y mas como bien indicas después de leer algunos comentarios en ciertos post tuyos, que como siempre desde el respeto parece que mas de uno no lo entiende.
Por ello, Joan, sin más: si lo consideras lo idóneo, perfecto ¡que leches! que el blog es tuyo.
Me interesaba por el tema de que te puedan implicar por comentarios vertidos por personas ajenas a la edición del blog, ¡madre mia! solo de pensarlo se me ponen los pelos como escarpias. Encima de escribir desde la libertad y el respeto que alguien entre en nuestros blogs y deje alguna barbaridad, que mientras la leemos y decidimos borrarla o contestarla, ahí está, on the air.
En fin, Joan, a lo importante, hablanos de esos vinitos italianos que tanto nos gustan..
Un gran abrazo desde Baiona.
Carlos

Jose luis Louzan dijo...

Estando, lógicamente de acuerdo contigo y a riesgo de que me tilden de lo que sea, hace tiempo que aplico en el mío mi propia "moderación".
Tomé la decisión de eliminar sin miramientos todos cuantos comentarios se hagan como Anónimos.
Entiendo que un nick desconocido es tan anónimo si se quiere como la propia denominación, pero al menos advierte en la persona cierta idea de personalidad suficiente para, al menos, utilizar un registro que acote su identidad...

Yo siempre he firmado con mi nombre y apellidos y así seguiré. La moderación de comentarios, me parece, resta velocidad e inmediatez a la cosa porque no siempre puedo ver los comentarios (a veces tardo días en poder sentarme ante la maquina) y creo que sería perjudicial... pero ojo, no lo descarto si finalmente no quedase mas remedio...

J. Gómez Pallarès dijo...

Lo penúltimo es lo cierto, Carlos: cualquier cosa que escriba cualquier anónimo o seudónimo o identificado en tu blog puede ser utilizado en tu contra, tanto como lo que firmes tú. Ya me pasó en otra ocasión, en que estuve a punto de moderar los comentarios, Ahora, ha vuelto a suceder con un par de cosas que he publicado últimamente y, además, se me ha insultado en privado y en público, a través del mail y de mi propio blog. Hasta aquí podía llegar.
Espero tener pronto un ratillo para condensar mis notas sobre los barolos y barbarescos que seleccionó Juancho ayer noche.
Un abrazo,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Esyamos en lo mismo, José Luis, pero no sé por qué a mi, ahora, se me acusa de "fraga", de "franquista" y de censurador. La libertad de expresión de estos individuis termina donde yo decido qué hacer en mi propio medio de expresión, que es mi blog. Esa es la grandeza de este medio. Desde hace mucho que eliminaba, de vez en cuando, algunas tonterías / insultos / improperios que se colaban en el blog, porque no había moderaciín alguna. Ahora que he hecho exactamente lo mismo que hacía siempre, algunos me acusan de cosas como esas y se meten en mi vida privada. Que lo hagan, que para eso está la libertad de expresión, pero que la ejerzan en un medio que no sea mi blog. Hasta ahí podíamos llegar.
Yo siempre he pensado, por lo demás, como tú en relación a la falta de frescura que la moderación supone para el blog. Pero prefiero eso a tener que leer según qué cosas en algo que, quieras o no, cuidas y quieres lo suyo, nuestros blogs.
Veremos hasta cuando aguanto...
Un saludo!
Joan

Un petó, dos petons, tres petons... dijo...

Joan, yo tb puse la moderación de comentarios.
no se publica nada si no pasa por mi email y doy la aprobación, sobretodo pq me llevé algún susto, en especial algún anónimo muy muy amenazante.
A mi me da igual que me amenacen, se lo paso a mi plantel de abogados, jajaja, (Tengo nada menos que dos o tres bufettes trabajando para mi y no es coña, para algo la mitad de mis amigos son abogados de Barcelona o agentes de seguridad de élite, y muy buenos, y encima me hacen precio de amigos -botellitas incluidas-)
y además me quieren tanto, que se toman mis cosas con mucha severidad.
Pero que esas amenazas reviertan en público, me daba muy mal rollo, y lo que si es cierto es que cuando alguien dice algo debe estar convencido: de que es cierto, y/o demostrable. Y en todo caso, apechugar por si mismo, si le tiran encima lso tribunales. Vamos, tener buenos abogados que te respalden >;)

J. Gómez Pallarès dijo...

Yo no tengo abogados que me respalden, querida D., pero el mal rollo que me dominó con estas penúltimas y últimas cosas fue grande. Y me dije que no quería seguir con el blog en estas condiciones. Ahora tendré más trabajo, claro, pero también más tranquilidad.
Un petó,
Joan

www.ino dijo...

En mi opinión,
tanto los comentarios y conversaciones, como la propia política de moderación, hablan a las claras del carácter de quién teclea, luego está ya esa parte del receptro que interpreta y que también cuenta.
Lo cierto es que la internet es un mundo en el que acabamos, prácticamente, de sumergirnos y necesitamos todavía un tiempo de adaptación y desarrollo para madurar, aunque tristemente parece que el asunto está más por crear herramientas que por reglar una convivencia.
Del tema del anonimato,a través de las ipes, parece que se puede saber, si se quiere o se debe, quién esta detrás de cada intervención internaútica. De esta manera la responsabilidad recaería sobre el aparato de quien lo maneja y no sobre la persona que lo manejó o propietario. Como en las multas a los coches. Vamos, que si no te para la poli, siempre puedes decir que fué tu tía la del carnet con puntos.
Luego, "saber leer" es también importantísimo como lo es las trayectorias de opinión de un nombre o nick en un medio determinado.

Del tema de los blog y la libertad de expresión, pienso que si alguien quiere decir algo, que lo diga, sólo le hace falta un correo electrónico y un nombre para abrir un blog. De esta manera la libertad de expresión se restaura.
De la política que cada uno aplica, vease arriba en las primeras lineas. En cualquier caso, un blog es un medio personal o compartido de comunicación y/o expresión que uno o varios administradores-emisores tratan de expresar algo y es o son muy libres de eliminar cuantas interferencias crean convenientes.

Otra cosa es que de un foro público se pretenda hacer un blog personal, que casos, haylos.

Y es que esto da para gastar la tinta del ordenador.

Saludos
Juan Carlos

Víctor Franco dijo...

Sin entrar en el fondo del tema de debate sobre la moderación de comentarios, resaltar la magnífica velada vivimos con Juancho.

Creo que desde mis tiempos universitarios no había escrito tantos apuntes cómo en la noche del lunes. A cada apunte de Juancho, información y reflexión, con esa fina ironía mordaz pero no hiriente al acecho.

Me apunté en una esquina una máxima que apuntó Juancho y no dejaré de practicar con mesura:

Los vinos pueden mejorar, pero yo no.

José Luis Giménez dijo...

Hombre Joan, la cosa es más sencilla... el blog es tu casa ¡y en tu casa no levanta la voz ni el jilguero para cantar! al menos en la mía, es así. Sólo faltaba que personajillos se pongan a exigir derechos que nunca han merecido #-/

Saludotes,

Jose

el pingue dijo...

Querido:

Haces muy bien. Yo hace tiempo avisé a un "troll" de que estaba cometiendo un posible delito. Dejó de comentar.
A mí me parece perfecto que moderes. Faltaría más que en tu casa dejaras que te insultaran o lo hicieran a terceros.
Un abrazo

Roberto

J. Gómez Pallarès dijo...

En efecto, la libertad de expresión no se ve menoscabada, en mi opinión tambiénm Juan Carlos: que cada cual se busque el foro que crea más conveniente. No hay más. Antaño y puede que hogaño (ya no me fijo) uno leía por ahí "Reservado el derecho de admisión".
Pues eso.
Sin duda es un tema, el de las nuevas tecnologías, la identidad, la propiedad intelectual y demás, extremadamente vivoy que vamos construyendo casi cada día. Seguirá, sin duda.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Yo anoté varias de las sentencias de Juancho, Víctor, porque me sentí exactamente como tú: como estudiante en clase!!!
Mi única duda ante esa máxima que citas, y que también anoté, es ¿dejamos que mejoren y nosotros empeoramos?
A mí me motiva mucho eso de intentar encontrar el mejor momento en la vida de un vino, pensar en ello e intentar acertar cuando se abre la botella. Parecería que la reflexión de Juancho iba en la línea de "yo abro el vino porque no sé cómo estaré mañana", pero estoy seguro de que, él también, aplica cierta mesura a esa máxima y busca el mejor momento para cada botella.
Un día fantástico, sin duda y, añado, tomar vinos junto a ti y los compañeros que estaban en la mesa, es una garantía añadida de seguri escuchando, en petit comité, cosas pertinentes y de las qu euno también aprende.
Una abraçada,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Tú lo has dicho en román paladino, Jose, per a la reflexión de Juancho sobre el tema legal, se añade lo del jilguero, por supueso. No todo vale, por supuesto, y en mi casa, menos.
Un abrazo,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Roberto, en privado y en público, me molestó profundamente que compararan lo que yo hago con lo que hicieron Fraga y Franco contra la libertad de expresión. La gente no tiene porque conocerme ni saber quién soy yo, pero me pareció de una desmesura tal, teniendo en cuenta los años que tengo y lo que hice en esas épocas, que pensé "hasta aquí has llegado". Que digan lo que quieran, pero en otros foros y, por supuesto, sin que yo los lea. Yo tengo claro donde leer y quienes son mis fuentes y referentes en este mundo del vino y de la gastronomía.
Un abrazo,
Joan

Víctor Franco dijo...

Joan, lo nuestro es una prolongada y lenta decadencia, pero la intentamos suavizar de la mejor manera posible.

Aunque eso no quita que estoy contigo en lo que se refiere a la postura de Juancho, ya que él conoce perfectamente el porqué y el cuándo de abertura de cada una de sus botellas.

Un abrazo y todo mi apoyo en cómo quieras llevar tu propia casa.

Smiorgan dijo...

Una de las cosas que más he valorado siempre de Internet desde los tiempos en que empecé a trastear por la red (y hablo de los tiempos en que los modems de 28800 baudios eran lo más de lo más), es el anonimato y la libertad que ofrece, y que creo que debemos seguir defendiento todos.
Otra cosa es que cada uno en su espacio (blog, página personal, myspace, etc.) decida que si alguien quiere plasmar su opinión en él deba hacerlo siguiendo unas normas. Eso es completamente lícito y aceptable. Si además, el creador de ese espacio se reserva el derecho de decidir que opiniones o comentarios se muestran y cuales no, también es plenamente correcto. Si a alguien no le gustan estas actitudes, es muy libre de criticarlas en otros espacios, y por supuesto de no volver a pasar por el sitio que le "censura" (nótense las comillas). Si quien ejerce el derecho de moderación opta por no permitir sistemáticamente comentarios contrarios a sus ideas o que le critiquen, allá él.
Por otro lado es lógico temer posibles repesalias jurídicas por lo que permitimos que se publique en nuestros espacios, y defendernos o aplicar medidas preventivas.
Para mi, lo que debe primar siempre es la libertad.
Saludos.

J. Gómez Pallarès dijo...

Smiorgan,
como casi todo en la vida, siempre dependerá de cómo se utilicen las cosas. Un anonimato, un seudónimo, son cosas archiconocidas en literatura y que han generado cosas muy valiosas y auténticas porquerías.
Mi postura siempre ha sido la misma: hay que decir lo que se quiera pero con pleo respeto hacia el fondo y la forma.
Coincido contigo en que tiene que primar la libertad pero estamos en lo de siempre: la libertad de quien quiere escribir en mi espacio lo que le parezca puede acabar topando con la mía, de permitir que se publique en él lo que me parezca correcto. Yo vivo de y en la ciencia, no de y en la vid y el vino. En ese otro mundo, la crítica es una conditio sine qua non para mejorar. Forma parte de mi cultura y jamás la rechazaré. Yo voy a ejercer la moderación en esa línea: si quien escribe lo hace con argumentos, sin faltar a nada ni a nadie y, además, sin faltas de ortografía, será muy bien recibido en este blog. Ya he superado la fase de mi vida en que necesitaba que todo el mundo estuviera de acuerdo conmigo y me quisiera mucho. Ya maté al pequeño rey que todos llevamos dentro.
Lo del tema jurídico va por otro camino, por supuesto, y ahí va a ser mi nariz leguleya la que me diga qué sí y qué no.
Como siempre y en todo, también en mi interpretación de las cosas que leo, puedo equivocarme. Pero para eso somos humanos, para intentar corregir.
Saludos,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Caramba, Víctor, sí pero tu decadencia, compañero está muy lejos y la mía ha llegado al galope...
Merci per tot!
Joan

el pingue dijo...

¿Como Fraga y Franco? ¡Albricias, querido amigo! No me esperaba esto de ti...... :-)

No desesperes, al menda le dijeron, en un tono facha/lamerón, "eres diana".

Poco te conozco pero sólo hay que leerte para comprobar tu catadura moral y algo que te sobra: libertad y sentido común.
Un abrazo

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues sí, Roberto: uno que ha vivido contra Franco porque ya tiene una edad, unoq ue se ha manifestado contra Fraga y ha hecho huelga para que Els Joglars pudieran representar su Torna y etc. se tien que leer según qué cosas.
En fin...sigamos!
Un abrazo,
Joan

manuel dijo...

Joan,

Muy bien hecho, lo de implementar la moderación. Yo lo hago porque Wordpress requiere que todo comentario que viene bajo una identidad "no registrada" debe pasar por ese filtro que es el que me dé la gana a mí. Vamos, porque no tolero que venga nadie a embarrarme la casa.

Los anónimos y los seudónimos para mí son lo mismo, a menos que el que escribe bajo seudónimo sea un amigo y yo conozca de la múltiple identidad. Incluso yo mismo he sido portador de varios nombres, pues me gusta ejercitarme como escritor escribiendo con voces distintas. Pero nunca he usado un seudónimo para tirar piedras escondiendo la mano, cosa que tampoco tolero de nadie más.

Claro, lo de los anónimos me molesta porque va contra la agenda preestablecida de mi blog, que es formar una tertulia entre amigos, viejos y nuevos. Aunque no estemos viéndonos las caras, debe crearse una confianza que es imposible crear desde el anonimato.

Nada, algunos pensamientillos... Y tremenda compañía la de Juancho Asenjo. Hace años que no le veo "en vivo". Un gran tipo a quien tengo mucho afecto y uno de los auténticos eruditos que conozco.

M.

J. Gómez Pallarès dijo...

Casi estaba ya pensado que había decidio algo raro o contra naturam, Manuel, pero me reconforta leer que mis amigos y referentes estáis de acuerdo conmigo.
Yo pienso exactamente como tú: prefiero que la gente se dé a conocer y si no lo hace, que sepa yo quién está detrás del seudónimo. A veces un nombre y dos apellidos, como sabemos muy bien, tampoco es garantía de nada. Por eso, al final del proceso, lo que cuenta es que lo que lees de comentarios en tu blog se ajuste a unas normas que son, claro, las que uno mismo se impone. Hay gente que parece entender que todo está permitido con las "nuevas" tecnologías, y por ahí no paso.
Si no sé quién es la persona, lo mínimo que exijo es educación, respeto y un cuidado en las formas y en el fondo de las cosas. Se puede discrepar, por supuesto, y ahí más arriba está el comentario de Smiorgan, que ni sé quién es ni está de acuerdo conmigo, para demostrarlo.
La única diferencia ahora en mi blog es que si la gente no sabe controlarse, ya la ayudaré yo.
Pero aquí no hay línea editorial única ni censura, a pesar de lo que algunos digan y piensen. No habremos discrepado tú y yo, aquí y en el Caribe...
En fin...enorme la sesión con Juancho que, en efecto, además de la dimensión tremendamente humana que le da al comentario de los vinos (te cuenta todo, hasta del perro de Roberto Voerzio, vamos...), lo sabe todito todo de cuanto vino trae a tu mesa. Impresiona de veras.
Pronto espero tener un ratillo para transcribir mis sensaciones con los vinos del lunes pasado.
Saludos,
Joan

Smiorgan dijo...

Joan, no me malinterpretes. Lo que he querido decir en el fondo es que como autor y dueño de tu blog, eres muy libre de implementar moderación, controles y decidir que se publica y que no, sin dar explicaciones a nadie. Y a quien no le guste, que se pase por otros sitios.
Lo que si digo es que, cuando decidimos hacer algo así, tenemos que también apechugar con las críticas si las hubiese, aunque cuando son desmedidas y fuera de sitio, se les ignora y a otra cosa.
Un saludo, y a ver si me leo con mas calma todo lo del Wine Future, que me da que hay mucha miga.

J. Gómez Pallarès dijo...

Por supuesto, Smiorgan, que uno apechuga con las decisiones que toma. Y asumo que se me diga de todo por proponer algo tan básico como "en mi casa entra quien a mí me parece", con toda la educación y respeto. Allá cada cual, también, con sus desmesuras y despropósitos. Yo sólo soy responsable de los míos, no de los de los demás!
Lo de Wine Future tiene un amplísimo despliegue, ya sabes, donde la Otra Botella de Manuel Camblor. Aquí escribí sólo un texto de apoyo al inicio de su campaña.
Saludos,
Joan

Adictos a la Lujuria dijo...

Joan me sorprendes, hubo bronca??
Últimamente ando enfrascado en nuevos proyectos si bien intento leer lo que publican mis blogs de referencia no así todos los comentarios, pero ya ves, yo en Adictos a la Lujuria he quitado hasta la puerta y tu has puesto verjas.

Espero no tener que arrepentirme.

Con lo fácil que es crear tu propio espacio en la blogosfera y el empeño que tienen algunos en ir a tocar la pera a los demás.

Saludos

J. Gómez Pallarès dijo...

No, David, no hubo bronca pero sí mal rollo por mi parte porque tuve que leerme cosas, en público y en privado, que no creo tengan nada que ver con mi manera de hacer o sentir las cosas, ya no con el vino, sino como persona sin más.
Y como prefiero estar cómodo en casa, es decir en mi blog, decidí poner la moderación.
No hay más. Tú sigue con tus proyectos y ojalá que vayan marchando viento en popa: te / os lo merecéis!
Joan

Adictos a la Lujuria dijo...

Bueno, ahora si las lees servirán de reflexión no de escarnio publico y eso duele pero menos.

Muchas gracias, hay ilusión y ganas pero eso por si solo al final se agota, esperemos vaya bien.

Saludos

J. Gómez Pallarès dijo...

Speriamo bene!!!
Joan

EuSaenz dijo...

Hola Joan,

Ya dirás qué cataste, aunque ya me imagino bien el percal conociendo a Juancho…

He tenido la fortuna de compartir algunas catas con él, este año por ejemplo dos inolvidables de Voerzio y Giacosa y es una fuente de sabiduría. Eso de que los vinos mejoran, pero él no es una frase que repite muchas veces y tiene toda la razón. El ,a vertical de Cerequio de hicimos, tuvo la idea de llamar por el móvil al propio Roberto en plena cata para comentarle nuestras impresiones…en fin, genio y figura.

Toda mi devoción actual por Barolo y Barbareso se le debo a él, está claro.

Un saludo,
Eugenio.

J. Gómez Pallarès dijo...

Hombre, Eugenio, cuanto bueno por aquí!
La verdad es que fue una sesión inolvidable, Voerzio, Pira, Sandrone, Giacosa...Para mi desgracia, la pasión mía por estos vinos viene de antes de que conociera y leyera a Juancho, pero el contacto con él no ha hecho más que hacerla crecer y, de paso, mejorar un montón mis conocimientos. Reconozco que este hilo directo que tiene absolutamente con todo el mundo en el Piemonte me encanta y alucina al mismo tiempo. Y vaya, como él, siento una flaca especial por Roberto Voerzio y el compromiso que tiene con su tierra y sus viñedos, cepa a cepa, literalmente.
Un saludo cordial!,
Joan

cuatro especias dijo...

HOLA JOAN,
YA REPUESTA CASI DEL TODO, ME OPERARON Y NO ESTUVE NADA BIEN, TENGO QUE DARTE LA RAZÓN EN 2 COSAS.
UNA- ES CIERTO QUE HAY PERSONAS QUE USAN LOS BLOGS COMO ARMA DE ATAQUE SIN RESPETAR NADA Y
DOS.
CREO QUE ESTÁN HECHOS PARA DIFUNDIR CONOCIMIENTOS, PASAR UN BUEN RATO LEYENDO COSAS INTERESANTES Y COMPARTIENDO Y CAMBIANDO OPINIONES CON PERSONA QUE TE PUEDEN APORTAR MUCHO MÁS DE LO QUE SABES.

YO COMO BIEN SABES, ME MANTENGO EN EL ANONIMATO POR MOTIVOS PROFESIONALES, NO SALIÓ BIEN CUANDO PONÍA MI NOMBRE POR MOTIVOS YA MENCIONADOS, PERO SIEMPRE MANTENGO LA LÍNEA DEL RESPETO, LA SINCERIDAD Y LA ALEGRÍA DE APRENDER DE QUIEN SABE Y PUEDE ENSEÑARNOS.
¿LA LEY?
EVIDENTEMENTE EN CASOS COMO LOS QUE TU MENCIONAS,CREO QUE PUEDE ACTUAR Y NO CREO QUE MEREZCA LA PENA METERSE EN ESOS TERRENOS.

ME ALEGRO DE VOLVER A ESTAR EN FUNCIONAMIENTO Y DE PODER LEERTE DE NUEVO.

UN ABRAZO

Anónimo dijo...

si a Juancho le pagaran un euros por cada "converso" a los Barolos y Barbarescos en España se habria hecho millonario:-)
me consta que esa presentacion de MOnvinic fue de un buen nivel a pesar de que cada una de mis fuentes me da un "ganador" diferente...
Recuerdos de Dominik el pasado miercoles en l`ATeneu
salut
enrique

J. Gómez Pallarès dijo...

Querida 4E, no tenía la menor idea! Me alegra mucho saber que ya estás empezando a circular de nuevo, con ganas de leer y de comentar cosas.
Estoy esos días "chalando" con la gama de los Sucesores de Benito Santos: menudos pedazos de albariños están sacando estos amigos. Pronto hablaré de ellos!
Por supuesto, hay gente que puede tener razones muy respetables para mantener un anonimato, pero si ese es el caso, hay que hacerlo dignamente y con elegancia, como tú haces, claro.
Es cierto que la ley está para proteger pero si uno se cuida un poco de sí mismo y deja menos margen, pues casi mejor.
A ponerse buena del todo: no hay como darse unos buenos masajes estomacales con vinos de tu tierra!
Un abrazo,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Hombre, Enrique, yo no daría un ganador único, seguro: había muchos terruños distintos, añadas distintas, altitudes distintas, productores con maneras de hacer distintas. El ganador, si acaso, fue la nebbiolo!!!
Juancho soltó una de esas que suele soltar, que me hizo pensar no poco, y a la que le doy toda la razón: tú vas conociendo y bebiendo variedades de uva, pero la nebbiolo produce un vino al que hay que llegar ya con cierta madurez y con preparación. Es un poco como la pinot noir, la chenin blanc o la riesling, por lo menos para mí: son uvas con cuyos vinos me siento mucho más cómodo ya mayor que de joven. Con la garnacha y la cariñena me pasa un poco lo mismo: ahora que las conozco bien es cuando estoy empezando a disfrutarlas de veras.
Una pena que no pudiera estar con vosotros en l'Ateneu: demasiadas cosas en una sola semana...espero que disfrutaráis de esta gran iniciativa de Oriol Pérez de Tudela y l'Ateneu. Los invitados y sus vinos también eran de gran altura, sin duda.
Un abrazo,
Joan

SIBARITASTUR dijo...

acabo de caer del árbol. No si ahora hay que andar con un cuidado...; Pues mira no tenía ni idea de eso que dice el amigo Juancho. Pero con poner algo así como Fulano de tal no se responsabiliza de las opiniones de terceras personas que escriban en este blog, ya estaría no?.
En fin, lo que nos faltaba. No pude leer nada mas que el post, leeré los comentarios en otro momento y seguimos hablando.

J. Gómez Pallarès dijo...

Todavía no he hecho la consulta con un abogadoe specialista, S., en cuanto la haga, lo comento, pero temoq ue no basta con poner un "No me hago responsable de las opiniones de los demás escrits aquí", para que te ùedan denunciar por colaboración necesaria en difamación o lo que sea.
Buenos días,
Joan

Sobre Vino dijo...

Hola Joan,

He estado desconectado del mundo blog unas semanas, y al volver a leerte me encuentro con estas desagradables experiencias que has tenido. No he tenido ocasión de leer ese artículo sobre Priorat, ahora lo buscaré. Así que comprendo que decidas activar la moderación; estás en tu derecho de hacerlo y, al fin y al cabo, los que hacemos esto por pasión y sin interés económico no tenemos ganas de que nos estropeen el disfrute.

Yo uso, de siempre, un seudónimo. Soy gran defensor de ello. Pero todos los que habéis querido conocéis mi nombre y me habéis visto en persona, y algunos hasta saben las razones profundas para ello. Desafortunadamente, a veces hay circunstancias desagradables de la vida que exigen un mínimo de discreción.

Tampoco tengo nada contra los comentarios anónimos, pues sé que hay gente menos avezada en esto de internet o que simplemente es comentarista habitual. Otra cosa distinta es cuando el anonimato se utiliza para cometer fechorías.

Vaya, que no tengo nada contra gafas de sol o pasamontañas, pero sí contra los delincuentes que los utilizan para cometer sus delitos.

Un abrazo.

Sobre Vino

J. Gómez Pallarès dijo...

Aunque no conozca a fondo tus motivos, SV, sé que existen y los respeto, por supuesto. En mi caso, no podrás seguir el hilo del despropósito porque borré algunos de los comentarios, a mi entender claramente xenófobos, que se escribieron aquí, más algunos otros en que se me acusaba directamente de franquista y fraguista. Tremendo vamos. Colmaron la medida de mi paciencia.
Es lo que tú dices, sin más: estamos aquí por disfrute puro y duro y no me apetece que nadie me lo empañe.
Un abrazo,
Joan

Publicar un comentario