18 agosto, 2009

Vaivenes



Vamos a ser sinceros: no me apetece escribir largas y documentadas notas sobre cuanto estoy comiendo, bebiendo y viendo en los días que llevamos en la isla. Ni tampoco voy a abrumaros con tres pequeños posts publicados cada día (otro trabajo tenéis, creo, que el de pasaros por aquí tan a menudo). Así que, casi a vuela pluma, os participo algunas de mis sensaciones tanto sobre restaurantes como sobre vinos probados. La entrega se titula "vaivenes" porque ha habido de todo, para arriba y para abajo: confirmaciones que se repiten; pequeños descubrimientos que dan alegría; y algunas decepciones, que tampoco voy a callar. Aunque ahora hable poco de sus vinos, los dos grandes conjuntos vinícolas que me confirmo en esta estancia son los de Miquel Gelabert y Toni Gelabert, en la DO Pla i Llevant, ambos en Manacor (confirmado también: ¡hay vida más allá de Rafa Nadal en Manacor!). Da casi vergüenza la poca presencia que sus vinos más emblemáticos tienen en las cartas de los restaurantes. Del primero, he tomado uno de los mejores muscat (el 2008: 70% de grano menudo) de este verano, con una fragancia tremenda, que enamora. Del segundo, me llevo una gran impresión de la visita a su bodega y viñedos: de cultivo ecológico, con un enorme respeto y conocimiento hacia las variedades locales, su Noa 2005 (gorgollassa), su Giró 2007, su callet de la Colònia de Sant Jordi, me dan muchas alegrías.

A día de hoy, otros tres vinos me han parecido a un buen nivel y un cuarto se me ha terminado de desplomar. Se trata del Cornet 2008, malvasía de Banyalbufar de una enorme entidad tanto en nariz (terpenos, frescor de lima-limón, espliego y romero) como en boca; el Llàgrimes Blanques 2008, de Ca'n Coleto, una chardonnay ecológica de Petra, que muestra, más en boca que en nariz, una entidad casi del Ródano, con gran frescor y acidez; y el Butibalausí 2008, el blanco joven de Ca'n Majoral, premsal, parellada y chardonnay, con recuerdos de heno, frescor de pera limonera y un leve carbónico en boca. La frustración ha venido con el Quíbia 2008. No sé, la verdad, qué le ha encontrado Carlos Delgado, que parece acabar de descubrirlo y de puntuarlo y valorarlo alto, alto (en un reciento suplemento agosteño del Viajero, en El País sabatino). Yo vengo dándole oportunidades desde hace cuatro años con este 2008, todavía me pregunto, tras tomar dos botellas, a qué sabe y qué tipo de consistencia tiene en boca.



De lo comido, me he llevado, hasta el momemto, algunas buenas confirmaciones de sitios en que ya disfruté el año pasado: las plazas de Petra y S'Alqueria Blanca, siguen siendo una buena recomendación. En la primera reinan, desde Sa Plaça, Jaume Dam y su santa esposa, una pareja animosa y comprometida con lo que hacen. Disfrutamos de algunos platos de primera (unos champiñones rellenos de espinacas, por ejemplo, o un conejo con cebolla que se deshacía en la boca; y uno de los mejores postres de estos 15 días: un pastel de brossat con salsa de arándanos, antológico), nos ofrecieron una primicia (el Oinòs 2008, de Jaume Ripoll, un rosado monovarietal de syrah, con una nariz vegetal muy interesante) y nos obsequiaron con una hora y media de conversación en una de las plazas más bonitas de la isla (la de Ramon Llull, en Petra). En la segunda, otro Sa Plaça, siguen ofreciendo raciones y medias raciones a precios muy razonables y con, para lo que es Mallorca, una capacidad inventiva notable: probamos un buen frit mariner (donde sólo patinaron los guisantes, balines) y un excelente cap-roig con espinacas. El "descubrimiento" es uno de los buenos lugares de la isla para tomar tapas, raciones de recetas de la isla y pa amb olis suculentos: L'Orient Cafè, en la plaza de Oriente de Capdepera. Se trata de uno de los buenos "Poulidor" mallorquines, con un frit excelente, unos champiñones a la plancha muy sabrosos y una ensaladilla rusa que me hizo soltar un gruñido de satisfacción. Buena materia, gran sencillez, buenos precios.

La decepcion me llegó con el nuevo, novísimo restaurante de Marta Rosselló en la Colònia de Sant Jordi, Sal de Cocó. No tenía referencias, es cierto, y se trataba de un "coup de coeur". Erré. Por decirlo breve: se trata de un restaurante a cuyo frente han puesto a una jovencísima cocinera y han querido imprimirle un aire Anquetil sin tan siquiera haber querido o intentado pasar por una fase Poulidor. Marta no sabe todavía dónde va ni qué quiere hacer con su cocina y crero que deberían aconsejarla que siga viajando, aprendiendo y madurando las recetas de su tierra. En la carta convivían (la inmensa mayoría de sugerencias, que nos llegaron en hoja aparte, resultaron estar ya agotadas, y éramos la segunda mesa en ser servida de la noche...) gambas al ajillo con confit de pato, ensalada de gorgonzola con crujiente de pera, mil hojas de gambas con filete de ternera Strogonoff...todo ello en el árido extremo sur de la isla de Mallorca. Mi santa lo vió claro: mal vamos en un restaurante donde hay que elegir no por aquello que te apetece sino por exclusión de aquello que no te apetece. Mi bacalao, hecho en aceite a baja temperatura, estaba pasado de cocción y mis postres (una tartaleta de manzana con crema de limón) ofrecieron una pasta brisa medio cruda (o a medio descongelar, no sé). En cambio, los buñuelos de babacalo eran delicados y supieron a poco. Cenamos casi a oscuras en una terraza que era, también, acceso a una escalera vecinal (los vecinos pasaban entre las mesas) y para colmo, la carta de vinos era directamente lamentable, con más presencia de vinos de Rioja y Ribera que de vinos mallorquines. La copería y el servicio, en cambio, fueron impecables. Por supuesto, los precios estuvieron a la altura de un pre-proyecto Anquetil y el restaurante estaba lleno a rebosar. Sin comentarios.

Son los vaivenes de un verano en Mallorca, ni más ni menos, con un punto y aparte, estrictamente particular, de comida en casa de unos queridos amigos en el terme de Manacor con Felanitx, en el reino de los chorlitos (en mallorquín, "sebel.lí"), donde volvieron a salir unas delirantes gambas de Portocolom, unas estupendas cocas de trempó y de pimientos rojos a la brasa y una extraordinaria ensaimada rellena de crema, cuyo origen me ha sido prohibido revelar. Mallorca y sus harina: sólo eso merece ya un viaje monográfico...

18 comentarios:

Herr Direktor dijo...

Recuerdos a Jaume Dam y su Santa! nos conocimos en un viaje a Egipto y guardamos muy buen recuerdo de todas sus anécdotas en viajes exóticos, especialmente con alguna extraña tribu con la que se convirtió en una especie de Dios al ver que un hombe con una traqueotomía podía hablar! :-))

Tenemos visita pendiente a su restaurante!

J. Gómez Pallarès dijo...

La visita a Sa Plaça de Petra de Jaume Dam es ya un clásico de nuestros días en Mallorca. Ademñas, apenas está a 12 km de nuestra casa en Sineu! La posibilidad que ofrecen, además, de poder alojarte en el lugar (es uno de esos deliciosos pequeños hoteles de interior que pueblan la isla: Roger, de Lysios, ha estado hace bien poco allí), la oferta del viaje es ya imparable. Primavera, o finales de febrerom con los almendros en flor, seguro que es la mejor ocasión para una pequeña escapada: yo me ofrezco de canguro!!!
Un abrazo,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Por cierto, querido Herr, una de las cosas que echo en falta por aquí son algunos básicos riesling del 2007. Ya sabes que hay plantada riesling en la isla y que algunos vinateros, incluiso alguno de los buenos (Miquel Gelabert, por ejemplo, con su blanco Sa Vall), la tienen en sus botellas...pero bueno, la riesling necesita lo que necesita, vamos!
Saludos, de nuevo.
Joan

el pingue dijo...

Pues querido, para no entrar en harina "sales blanco". Yo ya me estaría dedicando a otra cosa que no fuera cocinar....
Mira que tuvo que ser mala la experiéncia para haberte arremangado......

Saludos

J. Gómez Pallarès dijo...

Yo creo que la gran suerte de esta chica es que es muy joven y, por lo tanto, con mucho camino por aprender y por correr. Y mi desgracia es que ya soy gato muy escaldado y cuando entro en un sitio, me situo rápido. Si después la comida me resitua, miel sobre hojuelas. Si no, mal vamos...
Ser muy joven y querer saltarte todos los pasos que llevan del monaguillado al cardenalato, como que no...en todos los oficios igial, pero en esto del comer y el beber, más.
Y te juro que todas las notas han sido tomadas de la misma forma!!! Pero es que me sabe muy mal que un talento que se intuye, se pierda en cosas como las que comento. ?Por quñe no se concentra en hacer los mejores pesacados que le trae su abueñlo en vez de llenar la carta de cosas incomprensibles para un lugar como La Colònia de Sant Jordi? ¿Por què no tiene en la carta el único vino realmente bueno que se hace en viñedos de la Colònia, el Callet de sa Colònia de Toni Gelabert, ideal para acompañar a los corderos que pacen cerca del mar? Y así ad infinitium...Nada, chico, hace falta que la gente con ganas e ilusión sepa y quiera encontrar su camino. Espero que esta chica lo encuentre.
Un abrazo,
Joan

Ramon Saavedra dijo...

Joan, si todabía sigues en la isla, te recomiendo un restaurante, cerca de Lluc Mayor, dirección Manacor, que se llama C`an Dimoni, tube muy buena experiencia, eso si los vinos regulin, regulin,
un abrazo,
Ramón

J. Gómez Pallarès dijo...

Todavía ando en ella, Ramón! Muchas gracias por la recomendación: Llucmajor está un poco en los límites de lo que suelo pisar porque hacia poniente voy poco,la verdad. Pero si me acerco, cae fijo.
Un abrazo,
Joan

Yerga dijo...

Cal Dimoni, si hablamos del mismo Jose Ramón, está en Algaida, es el tipico merendero ,con mayúsculas y todo el respeto, donde desde el desayuno a la cena sirven a miles de clientes.
Le diferencía en mi opinión la calidad de la comida, buenos caracoles, muy buena sobrasada y butifarrons a la brasa, excelentes sopas mallorquinas, excelente arroz brut y correctas,solo correctas, costillas de cordero y el lomo y pollo a la brasa, el servicio es rápido, eficaz y , dadas las circunstancias , muy atento.
El precio de coña, la carta y el servicio de vinos nefasto ,pero su licor mallorquin lo compensa....y el encanto del sitio¡que demonios!.
Para mi muy recomendable si sabes a lo que vas.

Yerga dijo...

Perdón , Ramón , el Jose es de propina...

J. Gómez Pallarès dijo...

Ca'l Dimoni está, en efecto, en Algaida, pero en la carretrera de Manacor:
http://www.restaurantesenmallorca.com/2009/08/cal-dimoni.html
Igual se le han cruzado las informaciones a Ramón, los recuerdos vamos, animado por las últimas cuchipandas que se ha arreado en Guadix y alrededores!
Salut!
Joan

Ramon Saavedra dijo...

En efecto Joan, hace mucho tiempo desde 1992 que conocí Cal Dimoni y hace dos años que no boy por la Isla aunque tampoco estube en esta ocasión en el restaurante ó "merendero" como bien apuntaba Yerga pido mil perdones por la mala informacíón, pero en todo caso buenos recuerdos!


Yerga, encantado de conocerte aunque sea a través de internet!

un saludo,
Ramón

J. Gómez Pallarès dijo...

Aquí estamos todos, Ramon, "pa un cossío y pa un remiendo"!!!
Entre todos completamos la información.
Un abrazo,
Joan

Wines Inform dijo...

HolaJoan,

Em fa plaer veure com descrius l'illa de Mallorca, a mi que sempre he sigut més de Menorca.

Una gent que han fet un magnific treball d'explicar l'illa són Susanne Birnmeyer i susanne van Vleve en un llibre editat per Könemann, de nom és clar "Mallorca"

Potser encar t'arribi a temps si et dic que vaig disfrutar de manera especial el xai de Mallorca a Restaurant i Casa de camp ES VERGER (ES VERGÉ)
Cami del Castell, s/n
Alaró - MALLORCA
Teléfono 971 182 126

lloc tradicional al peu del castell d'Alaró on fan un xai esquisit...el vaig trobar per casualitat i el motiu del viatge era veure fisicamen el lloc de resistència dels arabs front els invasors

no vam poder triar...en el forn de llenya estava l'unica opció , unes esatlles de xai tallades de manera especial fent troços triangulars...però l'opció imposada realment va ser excepcional..no recordo si hi havia bon vi o acompanyaments...pero penso que pel lloc i per aquest plat singualr val la pena d'anar-hi

Bones vacances i gràcies per la teva feina

J. Gómez Pallarès dijo...

Moltes gràcies a tu per llegir i per les informacions. Jo, la veritat, he estat una mica per Menorca també i nomñes l'he disfrutada de debó al setembre pujat...i ara m'és tan difícil distreure una setmaneta al setembre que hi he renunciat. A Mallorca, en ple agost, si vols "merder", el trobés ràpid i fàcil, i si vols tranquil.litat i topar-te només amb xoriguersi mèns, és més fàcil que a Menorca, I contra el que la gent pensa, hi ha força platges verges encara a Mallorca...
Temps encara n'hi ha per executar la teva recomanació del mè torrat (bé el teu era al forn!), i de fet el darrer sopar, que serà demà a la nit, volíem fer-lo amb mè precisament...però tenia un altre lloc pensat. Bé, farem consell familiar i veurem!!!
Buscaré també el llibre perquè no l'he llegit aquest. Un de forans, entre cometes, que també vaig llegir amb plaer, va ser el del fill del Graves editat per Olañeta: divertit i alliçonador!
Gràcies de nou per les informacions!
Joan

Wines Inform dijo...

Hola Joan, Assegurat de que funcioni. Vaig anar fa uns 10 anys. Es una granja on cien els bens, quan ja veus el castell. Feia una mica d'angunia menjar i veure el ramat aprop. El forn era un gran forn antic penso recordar , tenien els troços prácticament fets i quan arribaves ja elspodies menjar. Ja veus, va ser deliciós i auténtic i encara ho recordo. Per cert avui a La Vanguardia ha sortit el restaurent Bens d'Avall, de Bebet Vicens a Deià del que recomanen com plat de manera especial el xai de tramontana.(Té sucursal o botiga a Palma també sembla)
Bones vacances

Herr Direktor dijo...

Joan,

he estat en unes microvacances familiars durant 4 dies, prenc nota dels teus cometaris!

La propera setmana volo cap a "Terra Santa" a veure, entre d'altres, a "Helmutchrist" Dönnhoff :-))

J. Gómez Pallarès dijo...

Finalment anirem a sopar a un altre lloc, més a la vora de la casa on som. En qualsevol cas, moltes gràcies per les informacions. Bens d'avall és un clàssic, també!
Demà s'acaba el "bròquil" i tornem ja cap a casa.
Salut!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Tu sí que vas camí de guanyar l'absolució plenària, company!!! Que vagi molt bé el viatge i records al superDönnhoff!!! En aquest super Land alemany, que és Mallorca, és impossible trobar un riesling digne: la trobo molt a faltar!
Salut,
Joan

Publicar un comentario