26 agosto, 2009

Don Chisciotte 2006



La Alta Irpinia es territorio de frontera. En el centro-sur de Italia, en la Campania más elevada, es frontera entre las colinas y montes plantados de cereales y vid y la montaña, poblada de robles y castaños. En la Campania, sí, pero con la vista puesta, en tradición, productos y tipos de uva, sobre la Lucania y la Puglia. Tierra seca, tierra pobre, tierra de viento, tierra de grandes contrastes de temperatura entre el día y la noche, entre el invierno y el verano, tierra donde sobrevivir es arte y vocación. O la tienes o no. Tierra que imprime caracter a cuanto crece en ella. De esta idea proceden los Zampaglione. Aquí se ha hablado, y no poco de Guido y Rita (Tenuta Grillo, en el Piemonte, una bodega biodinámica que hace vinos como verdades, de puros). Ahora hablamos de sus tíos, Michele y Pierluigi, propietarios de la hacienda Il Tufiello, en Calitri (pueblo de tradición etrusca y griega, antes que romana).

Es tierra de fiano (IGT Campania-Fiano), una de las uvas reina de Italia, con una historia que hunde sus raíces en la colonización griega de esa zona de la península y que quizás tenga que ver con la uua apiana de Plinio (¡la uva que amaban las abejas!). Es una uva que se documenta desde el siglo XII en la Puglia y desde el XIII en la Campania. Es una de las variedades blancas de mayor prestigio y renombre (DOCG Fiano di Avellino), pero de la que no es fácil encontrar grandes vinos. Tiene la uva un color amarillo dorado con manchas en las partes de la piel que dan al sol, con unos hollejos poderosos que la protegen de las humedades y fríos de la altura irpiana y permiten vendimias casi siempre tardías (mediados-finales de octubre y, gracias al viento, con mínimos problemas de botrytis). Toda esta tradición se han echado sobre sus lomos los Zampaglione y han propuesto un cultivo biodinámico integral y autosuficiente, cerca de Calitri, a 800 metros de altura. Tierra pobre, para la que usan tan sólo el abono que producen sus rebaños, azufre y cobre. 2 Ha con 12400 cepas en guyot, vendimia tardía (finales de octubre), maceración muy larga con los hollejos, levaduras exclusivamente autóctonas, vinificación en acero, sin aditivos, sin química (más allá del mínimo sulfuroso), sin filtraciones. Fiano en pureza, fiano de altura, fiano sin tapujos, fiano para sobrevivir muchos años y para dar grandes satisfacciones. Uno de los grandes blancos que he probado este año.

Es un vino que me ha emocionado. Tiene el color del sol al atardecer, ese color que le da al mosto la larga convivencia con los hollejos, esa vendimia tardía que colorea las pieles pero que, paradoja, aporta una sequedad extraordinaria al vino. Ese color de los blancos de los Zampaglione. Mucho campo hay en la botella, mucha pureza y autenticidad, ningún afeite. Resina y miel de castaño asombran junto a una textura y una estructura en boca asombrosas. Tanicidad en el fiano, sí. Asombran su seriedad antigua, su rigor, su parquedad llena de matices, su sequedad casi de manzanilla pasada. Es un vino sin concesiones. Lo tomo tal cual, sin más, sin decantar, por favor, y a una temperatura que permita gozar de texturas y matices. Se palpa el hollejo, denso; se huele el campo, intenso: madera vieja al sol, espliego, arbustos, tomillo y orégano, pino y aguja. Sotobosque y, al mismo tiempo, frescor de madrugada. Puede que sea un vino caro (no apunté el precio, pero creo que anda por los 18 euros), pero os aseguro que es una experiencia que merece la pena. Es el mejor fiano que he probado en mi vida y, ahora mismo, uno de los grandes vinos blancos italianos, hasta donde llevo bebido...Lo distribuye la Enoteca d'Italia: lo que se les escape a estos chicos...

Por cierto, la bodega Il Tufiello recibió, en la prestigiosa sede de Terroir Vino 2009 (organizada por Tigullio Vino) el premio a la "Azienda dell'anno 2009", como podréis comprobar en este hermoso vídeo. Por favor, leed también el importante artículo de Fil Ronco que le precede, "Del senso delle cose". Es un premio muy importante en Italia porque todas las bodegas y vinos que entran en Terroir Vino han sido previamente catadas y seleccionadas por un panel de expertos que me producen un enorme respeto.

Las ilustraciones proceden del blog de Il Tufiello.

8 comentarios:

VadeBacus dijo...

Es curioso, Joan,porque utilizas algunos de los descriptores que por lo que he ido observando a lo largo de los vinos naturales, sin añadidos, son bastante comunes. Por ejemplo los de Laurenano o los granadinos, tendiendo a sensaciones de fruta seca como la castaña o el boniato, el madroño dice Oscar, y esos toquecitos de resina.
Crees que podría ser un denominador común a todos esos vinos?.
Magnífico post, Joan, lleno de pasión esta vez.
Saludos
Carlos

laureanoserres dijo...

Solo he leído el título!!! OOOOOLLLEEEE!!!

Salut.

J. Gómez Pallarès dijo...

Yo creo que no, Carlos, porque hay otros muchos vinos naturales (en distintas proporciones, lo de la naturalidad, conste, porque ya sabemos que no todos aplican el término de la misma forma, ni en países distintos ni en un mismo país...) que tendrían características organolépticas distintas. Lo que sí hace que tengan algo en común, claro, es que la maceración con los hollejos sea larga, así como que la fermentación arranque y pare cuando quiera. Si a esto le sumas el uso de maderas viejas, puede que dé algunas características comunes. Pero los vinos blancos de Zampaglione en el Piemonte, poco tienen que ver con este fiano campano.
Gracias, Carlos, la verdad es que he disfrutado con este vino y ya espero poder comprar la añada 2007 que, creo, está ya en la tienda. No sé si caiste en ella, en tu particular Bloomsday barcelonés!!!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Hombre, Laure, todavía no andas en la vendimía!!!??? Todo se está adelantando mucho, en Mallorca, en el Priorat, en el Penedès...
Algo de quijotesco tiene la gesta de los Zampaglione, con la resurrección de esta finca de Il Tufiello. Supongo que por esto le pusieron el título, algo esotérico para un vino campano...
Salut i vins!
Joan

Daniel dijo...

Fantastico reportaje Joan,y fantastica la paguina, espero poder disfrutarla como se merece con mucho mas tiempo.A seguir asi,un abrazo,Daniel.

J. Gómez Pallarès dijo...

Muchas gracias, Daniel, y bienvenido a este cuaderno de anotaciones. No sé si lo conocías de antes, pero verás que una de mis pasiones es Italia, en general, y su comida y vinos en particular. Este fiano me ha motivado, la verdad...
Saludos!
Joan

Tempero dijo...

Buscando información sobre la variedad Fiano llegué a este blog. He de decirte que no estuve en Italia pero que sí aprovecho las ferias que se hacen a título promocional, sobre todo las del Corte Inglés. De la última que hizo probé un vino de la variedad Fiano (te dejo el enlace de la bodega)

http://www.donnachiara.it/spip.php?article3

He de decirte que es un vino sensacional en cuanto a aromas, color y sabor. Por ponerte un ejemplo, es un vino que puesto sobre el Ossian (verdejo) y en dos copas iguales se pueden llegar a confundir.

Un vino que cuando lo probé me llevó a acaparar muchas botellas, pues las estaban saldando a un precio increíble: unos 4 euros.
Puedes encontrar alguna en los clubs del Gourmet.

Absolutamente recomendable este fiano.

Comentarte mi absoluta pasión por los vinos y mi dedicación a los aceites de todo el mundo.

J. Gómez Pallarès dijo...

Manuel, perdóname por favor. Leí tu nota el día en que estábamos terminando las vacaciones y empaquetando para Barcelona y después, sin más, me olvidé por completo de contestar.
Mil disculpas porque creo que sólo me ha pasado otra vez: siempre procuro contestar todo lo que se me propone en el blog.
Conocía lo de ECI porque un amigo mío, que sabe de mi pasión por los vinos italianos, me lo contó. Al no poder ir yo, él mismo me compró y regaló un fiano y un greco di tufo, que todavía no he podido abrir. El fiano es el Béchar 2007 de la cantina Gaggiano.
Coincido por lo demás contigo en valorar mucho esta uva, una de las grandes blancas de Italia. Si puedes, aunque salga muy caro, no dejes de probar el Chisciotte del que ya ha salido el 2007 también. Te confieso, por lo demás, que compartimos al 100% la pasión por el mundo del aceite, aunque ahí mi conocimiento es bien limitado.
Saludos y mil perdones de nuevo.

Joan

Publicar un comentario