29 julio, 2009

El vi A PUNT: NON


Lo he dicho casi con hartazgo en este blog en los últimos tiempos (con el pretexto de un verdejo recién salido al mercado): me pone al pairo la forma de botellas, etiquetas, contenidos comerciales del vino que tomo. Lo que me interesa, más que cualquier otra cosa, es el vino. Y eso es lo que les pasa a Jordi Roselló y a Oriol Pérez de Tudela, que vienen animando, con incansables ganas y entusiasmo, la propuesta del vino catalán, de calidad y a precios rompedores, con su serie de El vi A PUNT. Su discurso es impecable; la selección de sus vinos, también; y la superación por parte del público del concepto de bag-in-box que usan, cuestión de tiempo. Ciertos productos (antaño y hogaño) servidos en cartón han hecho mucho daño a esta imagen externa. Pero el corazón de sus vinos, SINE (garnacha blanca de la Terra Alta), QVA (garnacha y cariñena de la DO Montsant) y NON (tempranillo rosado de la DO Tarragona), demuestra lo contrario: he prodido probarlos todos varias veces y en los últimos tiempo, he probado un SINE superior, con una garnacha blanca poderosa y muy atractiva, muy varietal.

Y este fin de semana, tuvimos una comida de amigos al aire libre: verdejos de cepa centenaria; prioratos en mágnum de altura (jovenes y muy florales); cavas de respeto y de golpe, y a su buena temperatura (no más de 10 º C), propongo el cartón que véis en la foto, me aplico a la operación, fácil y divertida, de abrirlo y sacar el grifo (que asegura el vacío y la conservación del vino: ingenioso y sencillo) y empiezo a servir, en copas de respeto, un jovial (color coral rosáceo con cierto deje anaranjado), fresco y de agradable trago (11,5% en una tempranillo casi litoral), vino rosado NON. Aromas discretos de rosa, paladar de entidad y posgusto entre la fresa silvestre y el buen y maduro fresón, NON gustó muchó y acompañó de maravilla al aperitivo y a unos entrantes de brocheta con mozarella, albahaca y tomate cherry. Tres litros de buen vino a menos de 10 euros es una propuesta como para tener en cuenta, ¿no os parece?

26 comentarios:

Mike Tommasi dijo...

Hola Joan

aqui en Francia tambien, y en Italia mas, el publico, sobretodo la gente que pretende saber algo de vino, no acepta facilmente el BiB, suponendo que si esta en un box, deve automaticamente ser "une merde". Un poco como los vinos en botella con "screw-top" o con capsula. Como si poner un corcho necesitava pruevas de la calidad del vino antes de comprarlos!

Aqui se encuentran vinos excelentes en Bib, por ejemplo los rosados de Domaine de Tamary o de Domaine de la Suffrène, y los sauvignon de Touraine del Domaine Gibault. El unico problema, que ocupan mucho volumen en el frigo...

un saludo Joan

Mike (che ha descubierto finalmente la Ruscalleda...)

Mariano dijo...

Pues si mantiene el vacío y además no entra luz, el vino se tiene que conservar mucho mejor, ¿no?.

Tal vez no sirva para evolucionar, pero para vinos jóvenes me parece una gran idea. La pena es que, como dices, tiene el estigma de los graneles y vinos de baja calidad adquiridos en bodega, que es el formato en el que se suelen encontrar.

Saludos,

J. Gómez Pallarès dijo...

Ciao, Mike!!! Ben trovato!!!
Me alegra que ya conozcas qué puede dar de sí la Ruscalleda; seguro que fue una experiencia interesante, vinos aparte que por lo menos en mi última incursión, estaban un paso por detrás de la cocina.
Tienes muca razón y el por qué de este post está claro: los vinos hay que probarlos y el único problema real de este tipo de BiB de 3 l es el frigorífico, que hay que adaptar un poco para abrir y tener a su buena temperatura sobre todo la garnacha blanca y el rosado.
Pero es una opción a tener en cuenta. Como siempre, sea el tapón que sea (tengo ahora una gran garnacha blanca de Albet i Noya en tapón de rosca que promete mucho) o el envase que sea, hay que probar y, después, opinar.
Un abrazo y a ver si nos vemos pronto. Nosotros a Mallorca, ¿vas al final este año?
Joan

el pingue dijo...

En el pueblo de mi madre, en la casa familiar, al lado de Pesquera y Peñafiel, se usan estos bag-in-box todos los años. Muy cómodo y recomendable. Y el vino está, por norma general, estupendo.

Un saludo

J. Gómez Pallarès dijo...

En efecto, Mariano, al tratarse de tres litros que se abren de golpe, el tema de la conservación es clave para un BiB de este tipo. Los ideólogos y hacedores del proyecto informarán mejor, pero creo recordar que ellos hablan de 15 días de buena conservación, aunque no sé si para los tres tipos de vino. Yo creo que el rosado y el blanco darán para un poco menos.
Esta gente tiene las ideas muy claras y es valiente. Se lanzan con un concepto complicado para el público general por lo que tú y Mike comentáis, se asocia el envase a la baja calidad. Pero hay que moverse, motivarse, encontrar una franja de mercado y avanzar.
Si el vino es bueno, saldrán adelante.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Roberto, uno de los problemas que tienen que resolver, para según qué establecimientos quieran ponerlo como vino de menú, por ejemplo (que es una gran opción para estos vinos), es el de cómo se presenta este envase a la mesa. Aquí han tenido que atender a la posibilidad de envasar en botellas convencionales también, que no he probado. No sé cómo resulta el vino en ellas, pero me da que esto del envase de 3 litros, perjudicar no perjudica a un buen vino, ¿no?
¿Qué marcas has visto envasadas por ahí en BiB? En Barcelona se están ya viendo desde hace casi tres años bastantes opciones y muchas bodegas de barrio, con grandes vinos también, optan a comercializarlos.
Este, por ejemplo, lo distribuye un señor que, pongamos los extremos, distribuye también los vinos de Madame Leroy, ahí es nada...
Saludos,
Joan

José Luis Giménez dijo...

Hombre Joan, pues que no presenten el envase en la mesa, que 3 litros abultan mucho. Parece, quizá, mejor que se utilizara como envase para vino por copas.

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

En efecto, para las mesas se han inventado unas botellas. Para el vino por copas sí funciona, claro, y para una buena cena o reunión de amigos que quieran probar el vino, funcionó de maravilla.
Por otra parte, toda la gente joven (más joven que tú, vamos!") de mi familia lo consume regularmente porque es una gran opción casera de vino bueno a precios muy asequibles.
Saludos,
Joan

SIBARITASTUR dijo...

Tengo que reconocer que estos envases me da un poco de grima y soy reacio. Pero es evidente que si dentro hay algo bueno, ¿porqué no probarlo?.
Es cierto que si no me lo recomienda alguien del que me fíe no me arriesgo a probarlo.
Un problema que yo veo es que son 3L que yo no me bebo en 15 días aunque es una buena opción para una comida campera comunal.
Alguien lo ha tenido 15 dias y ha comprobado que se conserva bien?, esa sería una buena opinión para valorarlo.
Pero como alguien apuntaba, muchos vinos peleones se han vendido n ese envase y habría que hacer un esfuerzo por revertir esa imagen y eso es muy complicado.

encantadisimo dijo...

Yo he utilizado ese formato y el vino ha aguantado más de cuatro semanas sin alterarse. Particularmente me parece muy útil para consumo de vinos de diario ya que te permite servirte una copa (o dos) sin tener necesariamente que abrir una botella (la verdad es que no siempre apetece darle al sacacorchos después de una dura jornada laboral). Es cómodo, práctico, económico y, en muchos casos, hay vino de calidad en su interior (Flor de Maig de Capçanes es una buena alternativa). El principal inconveniente que le veo es, tal como indica Joan, adecuar espacio en la nevera para colocarlo pero eso queda reducido al verano y a los blancos y rosados. Para los tintos en otoño/invierno es suficiente con mantener el envase a la intemperie (en la galería o en la terraza). Es realmente práctico; soy asiduo.

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, S., Encantadísimo ya te ha contestado. Yo he hablado alguna vez (y leído varias más) con Oriol Pérez de Tudela, uno de los padres de la "criatura" y los 15 días se dan por hechos. Con la temperatura que le corresponde al vino, bastante más, como apunta también E.
Con toda la modestia, por lo demás, este mínimo post es algo que "debía" de hace tiempo a la gente de El vi A PUNT, porque admiro su tesón, me gusta su visión y explicación de qué hacen,cómo y por qué lo hacen y por si todo ello fuera poco, los vinos están bien. Hay que romper los tabúes y clichés y proponer a la gente que pruebe, sin más.
Saludos,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Yo veo un momento ideal para abrir este tipo de envases, E., en reuniones de amigos en las que ya sabes que habrá X gente y que se van a abrir tantas botellas. El éxito está asegurado. Para un consumidor habitual en casa, como podemos ser tú y yo, se hace necesario el espacio ad hoc para el envase en la nevera. Yo no había probado todavía este NON y por eso escribo ahora el post. Pero cuando probé el SINE en Vitis Vinífera 2009 pensé que era una garnacha que llegaba en un momento muy bueno.
Que la gente se anime.
Joan

La Guarda de Navarra dijo...

Bueno, que desilusión. No se donde aparecerá el comentario que dejé ayer.
No pasa nada, pero para un día que uno saca tiempo para leer sus "blogs de mesilla"...
Mi resumen del extenso comentario es que BiB hay más que aceptables teniendo en cuenta el precio que pagas por ellos y las prestaciones que te ofrecen.
Vinos de diario, vinos de reuniones campestres, vinos sin pretensiones para bolsillos apretados o paladares "poco" exigentes.
Saludos, Joan.

J. Gómez Pallarès dijo...

Lo siento mucho, Laguarda, más de una vez me ha pasado lo mismo y el cabreo es grande porque uno no puede reproducir las palabras tal y como le habían salido, espontáneamente, la primera vez.
Alguna vez hemos hecho el ejercicio en nuestros cuadernos, ¿verdad?, de recomendar vinos a menos de 5 euros la botella. Pero claro, hablamos normalmente de 3/4 de l por ese precio. aquí hablamos de 3 l por un precio que no supera los 10 euros. Y siempre con calidad.
Sobre lo de los paladares poco exigentes, es lo de siempre: hay que probar el asunto. Porque si bien, en el caso que nos ocupa, creo que el rosado podría entrar más o menos en la definición que haces, la garnacha blanca última que he probado de A PUNT me dejó batante impresionado, la verdad.
Saludos y suerte en la iniciativa del encuentro. En cuanto digas, anuncio la convocatoria por aquí también.
Joan

Juan A. Tárrega Ribes dijo...

No sé si lo habéis comentado pero este envase es un sitio cojonudo para pintar algo...a mí que me dejaran...

J. Gómez Pallarès dijo...

No se había comentado pero llevas toda la razón: estas superficies darían para cosas bien interesantes. A ver si lo lee Oriol Pérez de Tudela y ponéis en marcha algo bien bonito!
Joan

Oriol Pérez de Tudela dijo...

Soy un lector asiduo del blog de Joan; pero nunca doy el paso a participar. Me veo como un espectador más que como parte. Pero hoy un amigo me ha pasado el aviso de la nota de Joan sobre el vi A PUNT y he sentido el impulso, primero de agradecerle la mención, y después de comentar un poco la postura que represento con este proyecto.
Por de pronto me ha sorprendido que la mención a mi propuesta estuviera motivada por el A.NON, porque como el mismo Joan apunta en uno de los comentarios, este rosado (y especialmente en la cosecha 2008) es un vino al que debe exigírsele poco. En general, completa una gama y me permite hablar de mi zona (el Camp de Tarragona). Creo que con el A.SINE (blanco de Garnacha) y con el A.QUA (tinto de Garnacha y Cariñena) se puede hablar del vino, sin tener que apoyar el discurso en el envase.
El vi A PUNT es una apuesta por la cotidianidad. Siento un cierto dolor cuando el vino se aleja de mi alrededor, porque es demasiado especial, demasiado importante, demasiado complicado, demasiado extra-ordinario en definitiva. Y el Bag in Box, además de ser un envase adecuado para el consumo cotidiano, permite reconstruir un espacio de usabilidad tristemente perdido. Podemos promover el consumo (responsable) de vino "para todos los días".
¿cómo conseguirlo? me preguntaba yo hace cuatro años, cuando empecé a darle vueltas a este proyecto. Con vinos serios, con una selección de confianza y con atención a la tipicidad: la Terra Alta es Garnacha Balnca, y la Garnacha Blanca, con perdón de otros, es Terra Alta. Además hay que buscarla y entenderla, pero como Joan, yo me he emocionado algunas veces con ese blanco que ponemos en los Bag in Box. Lo mismo con el cupage de Montsant, con un 70 % de cariñena, que en esta zona del Bajo Priorat es rústica y fina a la vez, cargada de frutas de bosque y de regaliz, pero directa y honesta.
Insisto, el A.NON es el complemento de una gama que, por cierto, pretendo empujar, con dos o tres cosas muy escogidas, de mayor nivel, y con los vinos que nos vayamos encontrando por el camino. Y curiosamente, había pensado ya algunas veces en incorporar obra plástica en el cartón. Me lo apunto.
Creo mucho en la potencialidad de este envase para conseguir eso que parece una quimera, que el vino vuelva a la mesa de cada día.

J. Gómez Pallarès dijo...

Los vinos más sencillos de una gama, Oriol, son los que uno tiene que atender primero (en mi opinión), para saber si se puede proseguir con garantías o no. Por supuesto, como bien sabes, yo había probado varias veces el tinto y un par de ellas la garnacha blanca, pero hasta que no comprobé los efectos beneficiosos de vino y envase en un grupo de amigos en absoluto vinculados con el mundo del vino no me di cuenta real del valor de la propuesta. Hemos hablado alguna vez de ella, claro, he leído todo lo que has escrito sobre ella y he admirado tu visión y tu tesón, pero fue esa reunión con amigos, después de leer tu post sobre otra reunión con amigos, ensaladas y el NON, que terminó de encender mi pobre bombilla.
Por esta razón he querido escribir sobre el NON, Oriol. De hecho, recordarás que en mi crónica del Vitis Vinífera 2009 uno de los vinos que salían destacados era el SINE que allí probé.
El resumen que haces de vuestra manera de pensar y de hacer me parece impecable, ya lo sabes, y no hay más que irlo mejorando año a año con los vinos, por supuesto, y con otros detalles que, seguro, iréis encontrando.
Ojalá que entre todos consigamos que, en efecte, con vuestros vinos y con muchos otros que siguen el camino de la calidad, la identificación con una tierra y unas uvas y todo ello a un precio razonable, este alimento tan de nuestra tierra siga presente, un poco cada día, en nuestras mesas.
Amén.
Joan

Oriol Pérez de Tudela dijo...

Gracias Joan otra vez y sí me acuerdo de lo que dijiste del A.SINE que probaste en Vitis Vinífera, sorprendiéndote su carácter terpénico (me lo dijiste en persona) y acordándote de la valentía de Juan Valencia por distribuirlo. Par a mi es una buena ayuda, sea dicho de pasada.
Y aprovecho aquí para hacer un comentario sobre la Garnacha Blanca de la Terra Alta, precisamente. Llevo tres años probándola continuamente, con todas sus versiones, las jovencitas y las criadas (el César Martinell 2005 de la Cooperativa de Gandesa está espectacular, para mi gusto). Y lo que me gusta es su volúmen, su persistencia, su fuerza y amplitud. Por otra parte, pero, me preocupa (sobretodo comercialmente) su carácter cambiante. Tu la cogiste terpénica, pero ya ha cambiado mucho: pasó por una fase de fuerte expresión de frutas blancas (peras y manzanas) y ahora está más grasa, más compleja y menos refrescante. Y lo que he ido viendo en este análisis sensorial de los últimos años, es que luego empieza a oxidar rápidamente. Pasa primero por un tramo de mieles i tostados que despistan a más de uno que cree encontrar toques de finas barricas, y luego empieza su proceso de oxidación. De la cosecha 2007 tuve que retirar un palet que me quedó y que estaba "poco comercial" aunque a mi esa oxidación de la Garnacha me apasiona. Tengo envases de los que retiré si quisieras probarlos.
La semana pasada, mi amigo Carles Figueras, que hace un vino en el Celler de Viveristes de Barberà de la Conca, el Clot de les Eres, me invitó a una cata a ciegas de Chenín en el Món Vínic. Yo defendí La Calma 2005 de Can Ràfols dels Caus. Tenía toques de oxidación que me recordaban esas garnachas que me interesan.
Ja seguirem!

Oriol Pérez de Tudela dijo...

Gracias Joan otra vez y sí me acuerdo de lo que dijiste del A.SINE que probaste en Vitis Vinífera, sorprendiéndote su carácter terpénico (me lo dijiste en persona) y acordándote de la valentía de Juan Valencia por distribuirlo. Par a mi es una buena ayuda, sea dicho de pasada.
Y aprovecho aquí para hacer un comentario sobre la Garnacha Blanca de la Terra Alta, precisamente. Llevo tres años probándola continuamente, con todas sus versiones, las jovencitas y las criadas (el César Martinell 2005 de la Cooperativa de Gandesa está espectacular, para mi gusto). Y lo que me gusta es su volúmen, su persistencia, su fuerza y amplitud. Por otra parte, pero, me preocupa (sobretodo comercialmente) su carácter cambiante. Tu la cogiste terpénica, pero ya ha cambiado mucho: pasó por una fase de fuerte expresión de frutas blancas (peras y manzanas) y ahora está más grasa, más compleja y menos refrescante. Y lo que he ido viendo en este análisis sensorial de los últimos años, es que luego empieza a oxidar rápidamente. Pasa primero por un tramo de mieles i tostados que despistan a más de uno que cree encontrar toques de finas barricas, y luego empieza su proceso de oxidación. De la cosecha 2007 tuve que retirar un palet que me quedó y que estaba "poco comercial" aunque a mi esa oxidación de la Garnacha me apasiona. Tengo envases de los que retiré si quisieras probarlos.
La semana pasada, mi amigo Carles Figueras, que hace un vino en el Celler de Viveristes de Barberà de la Conca, el Clot de les Eres, me invitó a una cata a ciegas de Chenín en el Món Vínic. Yo defendí La Calma 2005 de Can Ràfols dels Caus. Tenía toques de oxidación que me recordaban esas garnachas que me interesan.
Ja seguirem!

Viñedo Bosco dijo...

El arte de la caja me encanta y hablando del precio pues mas!

J. Gómez Pallarès dijo...

Oriol, estoy muy de acuerdo contigo, Conoces a la perfeccción la garnacha blanca y has descrito muy bien su evolución. Tenemos ahí un "problema", claro (como ya apuntas), porque el común de los consumidores lleva mal esto de que el vinos ea algo muy vivo y, por lo tanto, cambiante. La garnacha, como la chenin, es una variedad de mil matices, un mismo envase, un mismo año a lo largo de la voda del vino. Que se acaba convirtiendo, a veces, en algo poco "comercial". Pero eso, claro, es también, para nosotros absolutamente apasionante, la mayor bendición que un vino nos puede dar. Cogí ese momento joven, floral, casi terpénico de la garnacha del SINE y ahora ha pasado por una fase más grasa y opulenta para desembocar en una poco comercial oxidación, pero que, como a ti, me encanta. Coincido, además, en la admiración por La Calma de Carlos Esteva, de la que vengo probando botellas desde hace años. Gustará más o menos, pero cuando empiezas a notar esa crianza oxidativa en botella, es que se me saltan las lágrimas, vamos...
Eso vende poco y es motivo de reflexión, por lo menos para mí. No para ti, claro,q ue te ves obligado a retirar palets porque la gente se queja, precisamente de un vino que está demostrando lo vivo e impresionante que está.
Son cosas de las que hay que hablar para que las fronteras de la percepción no choquen con las de la aceptación de un vino. Lo que hay que hacer es entender el momento de la vida de un vino en el que nosotros entramos en ella y no esperar que ese momento será siempre el mismo. Ya lo dijo Heráclito: nunca nos bañamos dos veces en la misma agua del río. Nunca bebemos el mismo vino dos veces. Grandezas de la vida y de la naturaleza que tenemos que ayudar a hacer comprender a la gente.
Salut!
Joan

Àlex Sànchez dijo...

Hola, tengo entendido que el Bag in Box mantiene las cualidades del vino durante 6 meses o más. Sin que entre oxigeno, y por tanto sin oxygenación. Pero aqui hablais de pocas semanas... quizas Oriol o algun otro conocedor del BiB puede aclarar este punto... Gracias por adelantado.

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Àlex, mis experiencias con el BiB siempre hanb sido del tipo "aquí te pillo, aquí te mato" y jamás le he dado la oportunidad de mostrar sus cualidades hasta tan lejos...A ver si Oriol nos puede aclarar hasta donde han llegado sus ensayos con la conservación del vino en el envase.
Saludos,
Joan

Manel dijo...

Hace 2 meses que tengo abierto un A.Qua y el vino sigue siendo correcto, a fecha de hoy es el mejor envase que he conocido. El porqué no lo he terminado hasta ahora es otro tema.

J. Gómez Pallarès dijo...

Digo yo, Manel, que será por un interés estrictamente científico, porque si no, no creo que nadie aguante tanto...Oriol dará una explicación razonada, pero supongo que la capacidad de mantener la opacidad del envase junto con el punto de vació que consigue el grifo, hacen que el vino aguante mucho más que en envase de vidrio y cierre normal.
Joan

Publicar un comentario en la entrada