07 junio, 2009

¡Joder, qué artículo!


Ya me perdonarán los lectores el exabrupto del títular, pero procede, directo, del texto que Xavi Sancho publicó ayer en El País, página 50 de mi edición catalana, "Tendencias, gastronomía": "El 'low cost' llega al vino". Después de leerlo unas cuantas veces, me sentí casi como el maniquí de Volkswagen en sus pruebas con el Golf GTI: algo asqueado. De la parte de quien firma ese artículo, se me ocurren algunos comentarios:
1. ¿No hay palabras más modernas que "caldo" para hablar de un vino "joven y moderno"? 2. No me parece de recibo que relacione el estrellato de un restaurante con las "ganas de estrellarse" que pueda suponer conseguir un reconocimiento. Mucha gente lo consigue y no se "estrella" (qué juego de palabras, por cierto...). 3. No hay que burlarse de un buen cristal para beber vino. No tiene por qué ser caro, además. Hay un montón de buenas copas en el mercado, que no son de metacrilato y que ofrecen una entidad no despreciable a lo que uno bebe. Por cierto, si leo el DRAE, "chasquear" no es verbo que uno pueda utilizar con una copa: podrías hacerte daño. 4. No hay que poner a todos los filósofos griegos en un mismo saco. Sobre todo si se quiere hablar con desprecio de ellos: no pocos no le pusieron mala cara a la buena vida y, además, escribieron cosas sobre ella que siguen siendo, hoy, motivo de buena reflexión. 5. ¿"Primer concepto democratizador, modernizador, joven y sobradamente desacomplejado de vino patrio"? No me haga reir el periodista de El País: ¿qué pensarán de su afirmación los jóvenes modernos democratizadores desacomplejados hacedores de vinos patrios (ñoña la iunctura, ¿no?) que hace años están ya andando ese camino? ¿Qué, Rafael Palacios con sus godellos en Valdeorras? ?Qué Raúl Pérez con sus mencías bercianas? ¿Qué Albert y Gerard Jané con sus garnachas del Montsant? ¿Qué Joan y Josep d'Anguera con sus syrahs? ¿Qué Dominik A. Huber y Eben Sadie con sus cariñenas prioratinas? Y docenas de etc, que me vienen a la cabeza. Me sonrojo, casi me avergüenzo por ellos, ante lo ignorante de la afirmación del periodista: "primer...".

De la parte de quien es entrevistado, Miguel Ángel Vaquer. 1. "¿Desdramatizar la cultura del vino"?, "¿cierta impostada necesidad por fingir saber más de lo que se sabe"? Estos profetas del vino "joder" no quieren hacer sólo vino, quieren hacer marca y negocio. Han decidido cuál es su objetivo de mercado y van a por él (en la foto, uno de sus símbolos). No lo critico, conste: cualquier inversor quiere ganar lo invertido y entrar lo antes posible en beneficios. Lo que no me gusta nada es que se tenga a que hacer a costa de proferir tanta sandez. Porque tras el vino este popular a 8 euros, llegan las copas de metacrilato (ahora entiendo las críticas a las de cristal, salvajemente chasqueadas), los taburetes con forma de corcho (sic) y los artilugios de todo tipo. Hagamos un ejercicio entre los lectores de este cuaderno: propongamos un listado de vinos populares y buenos, quizás también menos pijos, que cuesten menos de 8 euros. Empiezo yo: Viña Zorzal Graciano 2007, de Vinícola Corellana, por cinco (5) euros. 2. Me gustaría saber cuál es el paradigma de etiqueta de los "diseñadores más modernos", qué es lo que ellos no han sabido resolver y qué han resuelto, por el contrario, los hacedores de esta etiqueta. Me parece, como casi todo lo que he leído aquí, de una banalidad absoluta: ¿cómo se atreven a poner a todos los "diseñadores modernos" de etiquetas de vino bajo un solo paradigma? 3. "En nuestras catas el vino se bebe, no se escupe: eso sí que es snob (sic!)". ¿Escupir el vino es snob? (nota al margen: el periodista no ha leído el Libro de Estilo de su propio periódico, pues hay que escribir "esnob (plural, esnobs), no snob. Se escribe en redonda lo mismo que sus derivados ‘esnobismo’ y ‘esnobista’). Me da que cuando alguien tiene que probar treinta vinos en un día y no lo bebe todo, más que el esnobismo, lo que está practicando es la profilaxis para con su hígado.

4. Me ofende, sin más, por el resentimiento que destila y por la incultura absoluta que muestra (¡qué atrevida es la ignorancia!), la última afirmación del entrevistado: "los romanos tenían un vino de mierda". Por una parte, demuestra que no sabe nada de uno de los dos métodos que mueven a la humanidad, el deductivo: a. Los romanos tenían un vino de mierda. b. Los romanos se lo tragaban todo. c. Ergo (nosotros, que tenemos un vino "joder") podemos beber con más garantías que los romanos, con lo que "¿qué sentido tiene escupirlo?" Demoledor, no tengo palabras. Por la otra, me sugiere algunas preguntas: a. ¿qué culpa tienen los romanos de la existencia, hoy, de un vino "joder"? b. El Sr. Vaquer, que afirma que los romanos tenían "un vino de mierda", ¿ha probado un solo vino romano en su vida? c. ¿Quizás se está refiriendo, si la respuesta a b. es "no", a los vinos de Frascati o del Lazio...? Puesto que creo que se refiere a los vinos de los antiguos romanos, diré que nadie puede saber, hoy, cómo era y a qué sabía un vino en la antigua Roma. Diré más: si el entrecomillado entrevistado hubiera leído algo, sabría que no existe un "vino romano", sino vinos de muy distintas zonas que eran conocidos y valorados por ese origen: Albano, Cécubo, Falerno, Másico, Priverno, Signino, etc. Los vinos de la antigua Península Itálica y de Sicilia eran bebidos y entendidos en su contexto, como los vinos "joder" lo serán en el suyo, que para mi suerte no es el mío. Todo esto será muy moderno, muy emotivo, muy bello, muy mediterráneo (por usar los adjetivos del artículo; ya puestos a pedir, ¿alguién podría aclararme qué es un vino "mediterráneo": un monastrell, una malvasía, un bobal, una garnacha blanca o tinta...?), pero tiene poco que ver con el vino. Creo. Por si las moscas, voy a comprar una botella de este vino "joder", para comprobar qué tipo de interjección me arranca. Prometo beberlo, claro, no escupirlo.

Las fotografías segunda y tercera son de Dani Riera para este artículo de El País, por cierto, de página entera, publicidad aparte. Mi periódico de toda la vida, desde su número 1, está perdiendo músculo.

71 comentarios:

Carlos dijo...

Es a la vez un ejemplo de desconocimiento, marketing y chulería.

El País se está cubriendo de gloria. Qué desastre de cobertura gastronómica.

JaviOlimpo dijo...

Simplemente: Ignorancia.
Como en cualquier otro aspecto de la vida, cuando alguien no entiende lo que hacen otros, tiene dos caminos: profundizar en el tema o criticarlo al estilo de los más zafios aristarcos.
Parece ser que es el camino escogido por este sr., quien -lejos de demostrar la buena técnica de investigación de muchos de sus colegas-, se explaya con un tema que no conoce y que con sus palabras si algo demuestra es un absurdo complejo de inferioridad.
Desde que me inicié en el mundo del vino, no he conocido un sector más amable, correcto y generoso que el vinícola y tampoco a gentes tan abietas y dispuestas a explicar sus métodos e ideas que los viticultores...
Respecto al concepto "LOW COST"... creo que no tiene nada que ver con lo que entiende el "interfecto"...

P.D.: Por supuesto, suscribo tus palabras Joan... (Por si no se notaba...)

José Luis Giménez dijo...

Estimado Joan, tienes unos domingos como para pedirte prestados 50 EUR ;)

Ciertamente no sé ya de qué nos extrañamos. Puedo estar equivocado, pero en los medios "oficiales" veo dos corrientes en las que podemos contar las excepciones con los dedos de la mano del Capitán Garfio. Por un lado la razonablemente especializada, en la que recubren todo de una patina de extraño "como-glamour" que parece que estamos hablando de una biblia o club cuasisecreto en el que nadie puede entrar a descifrar estos extraños arcano vínicos. Y por otro lado están los que queriendo acercar el vino a la gente utilizan esa vía de incultura y desconocimiento que provoca el efecto contrario. Tan malo uno, como el otro.

No es porque yo escriba en un blog, pues no soy ejemplo de nada (bueno), pero cada vez observo que para este campo y en este momento son los blogs los que están abriendo una forma de acercar el vino a todos y de extender el conocimiento del mismo en todos los grados en los que la gente pueda querer aproximarse.

Saludos,

Jose

Mon dijo...

Está claro para que la gente crea que tu forma de ver el mundo del vino es la correcta, el primer paso es hacerles creer que tu forma es la "buena" y el segundo paso es desprestigiar y tirar por el suelo cualquier forma de ver el mundo del vino ya establecida o simplemente que te pueda crear algún problema.

Por cierto Joan es la primera vez que escribo así que aprovecho para felicitarte por tu blog.

Un principiante en el mundo del vino.

J. Gómez Pallarès dijo...

La verdad es, Carlos, que leí y releí este artículo a página casi entera y no salía de mi asombro. En El País, como en cualquier medio, se lee de todo y cada cual lo juzga según cree conveniente. Pero es que esto está más allá de los límites razonables, tanto algunas de las cosas de las que escribe el periodista como algunas de las que transcribe del entrevistado. Me ha parecido, el conjunto, indigno de la historia de este periódico.
Joan

Bentley dijo...

Joan, una vez más magnifico. Yo te sugiero que no le dediques, tú preciado tiempo.
Algo hueco y banal. Merece que le apliques la filosofía oriental. Déjalo que pase como el viento, que no te impida seguir avanzando. El que lo escribe quiere tomar un protagonismo inmerecido.
Y pretende que lo que se le ocurrió tomo carta de naturaleza. Al aprendiz de escribano le sugiero que reflexione sobre la existencia de los días y las noches.
Leamos buenos autores y bebamos de buenas fuentes.

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Javi, tengo que decir que no sé a qué se dedica este periodista ni cuáles son sus especialidades. Tengo para mí que con una buena documentación y contraste de opiniones, se pyede escribir sobre muchas cosas sin dártelas de especialista. No quiero juzgar, tampoco. Lo que hago, como siempre, es dar mi opinión más o menos razonada. En fin...sobre las técnicas que se usan para conseguir según qué fines, en este caso la simple lectura lo dice casi todo.
Saludos,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Jose, a mí más que extrañarme, lo que me ha desbordado es la desfachatez con la que se presenta el producto, se opina sobre un montón de cosas, se pontifica de manera ignorante y casi absurda y se desprecia, en una página gastronómica de uno de los grandes medios de este país, a buena parte de la cultura vinícola, empezando por las buenas copas de vidrio o de otros materiales (entre los cuales, me temo, no esta el metacrilato), siguiendo por aquello que muchos de nuestros jóvenes bodegueros vienen haciendo desde hace años y terminando por la historia que nos ha llevado hasta aquí.
Es un ejemplo palmario, vaya, de anticultura.
Para terminar, Jose, más que defender ahora a los blogs (ça va de soit aquí, claro), lo que defiendo es que la gente tenga criterio. Ya me da igual donde escribe, a ratos incluso cómo lo hace, pero que quien escribe nos dé un poco de contenido. Tengo claro que eso se puede hacer desde un blog o desde donde sea. Lo importante es que se haga.
Saludos,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

En efecto, Mon, pero hay maneras más elegantes de conseguir el objetivo. Jamás criticaré que alguien quiera vender su producto y otros ayudar a venderlo, si creen en él. Pero que se haga con dignidad y cierta gracia, por favor. no cargándose de forma por completo gratuita y banal dos mil años de tradición. Conste que soy de los que creen que dos mil años de tradición (o cuatro mil, ya puestos) se pueden mandar al garete, por supuesto, pero siempre que se proponga algo con pies y cabeza, no este exabrupto de vaciedad.
Gracias por leer también aquí!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

De hecho, Bentley, ya había decidido hace cierto tiempo no volver a escribir al rebufo de lo que otros hacen y con lo que yo pueda disentir. Pero es que cuando llegué al final de este artículo y leí lo de la mierda que bebían los romanos, casi no me lo creía. Dejé pasar, casi siguiendo tu consejo, la noche (ayer lo hablaba precisamente con un querido amigo vallisoletano), sin saber si hoy me decidiría a escribir algo. He vuelto a leer el artículo y he decidido, por fin, quedarme tranquilo. La gente normal también leemos con atención, nos formamos y tenemos criterio y opinions que transmitir cuando se nos atropella de esta forma.
Salut!
Joan

sopaycaldo dijo...

Brillante Joan, muy buena réplica. Sin más a añadir. Aumento la lista con uno de cada: Artazuri Garnacha (4,5€), Nekeas Viura-Chardonnay (4,80€) y Mas Donís Rosat (5€).

J. Gómez Pallarès dijo...

Muchas gracias, SyC, ya tenemos cuatro en los cinco euros, y bajando...esos también son buenos vinos populares. Vamos a ponerle otros dos, de mis preferidos entre los de maceración carbónica: Albiker 2008 (DOC Rioja), por cinco euros; y Colonias de Galeón 2008 (Sierra Norte de Sevilla), por 5,8 euros.
Salut,
Joan

magago dijo...

¡Cuánta razón tienes, Joan!

Alguien les debería explicar a los propietarios y al periodista que les hace la cuerda (que gran crónica humorística se ha perdido en esta historia) que el vino no es un refresco. Creo que se han confundido de técnica de marketing.

J. Gómez Pallarès dijo...

Ya ves, Manuel, cómo hay que verse tras natto vivido y tanto bebido...Conste que, como ya digo al final del post, me reservo la opinión sobre el vino. No sería decente que dijera nada sobre él sin haberlo probado. Este artículo, la presentación y la entrevista que hay detrás son, como muy bien has visto, noblesse oblige, más un tema de marketing-mercadotecnia (Libro de Estilo de El País...) que de vino realmente. Ellos habrán meditado bien a quién y cómo dirigirse. A mí me ha parecido que proponer una lista de vinos jóvenes, populares, razonablemente democratizadores (¿qué querrán decir con eso hablando de vinos?) es un ejercicio de estilo mayor que el que ellos han hecho.
Cúidate,
Joan

José Luis Giménez dijo...

Lo de menos es el medio al fin al cabo (Gehr mit Gott, aber gehr! ;) ) . Me resulta, no obstante, un punto desesperanzador lo vacio y veletero que resultan los artículos acerca del vino que se escriben en la oficialidad.

Saludos

Jose

weirdo dijo...

Gracias Joan por este post, era absolutamente necesario.
Es un artículo en el que no se dice ni una sola cosa coherente y lo más lamentable es que un periódico como El País dé cabida a una persona tan indocumentada, inculta e incongruente. Personajes inmundos como este no tienen cabida en el mundo del vino.

Al Sr. Vaquer le diría que los catadores tenemos que escupir ciertos vinos por culpa de “caldos” como el suyo, no tenemos salud para tragárnoslos y a veces no tenemos más remedio que probarlos por trabajo o incluso por cortesía.

Bentley dijo...

Joan, que me olvide los vinos.
Casa Castillo (Jumilla) 7€ y Mosaico de Baco (R.del Duero) 6,15€.

Saludos

J. Gómez Pallarès dijo...

Hace ya tiempo, Jose, cuando comentaba que leía esto y aquello, tal revista y cual semanario sobre el vino, alguien mucho más experimentado que yo me dijo que él ya no leía nada...en ese momento no le comprendí, ahora a ratos pienso que tiene razón. Me veo cada vez leyendo menos papel y hablando más, conociendo mejor a los viticultores directamente o a quien les conoce bien y vende sus vinos, probando después. se aprende mucho más así, muchísimo más.
Por ejemplo, había leído un montón de cosas de Eben sadie y de Dominik Huber, de su sociedad Terroir al Límit, ese nombre casi me parecía estrambótico, y etc, Hasta que pasé un día completo con ellos, pisé viñas, conocí sus instalaciones (¿instalaciones, eso sí que es un "vin de garage" de verdad) y bebimos y comimos juntos. ya no tengo que leer más para entender qué hacen estos hombres extraordinarios.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Weirdo, una cosa que me ha sorprendido un poco es que parece que este artículo no haya pasado por filtro de redacción alguno, como si nadie le hubiera hecho la reflexión al periodista sobre qué y cómo estaba escribiendo y transmitiendo la opinión de un tercero. Suena casi raro para un periódico como éste.
En finm, espero que aprendan de todo esto un poco porque creo que todos los lectores que hemos opinado aquí pensamos que se le ha ido un poco la mano al periodista. Con las opiniones del entrecomillado Sr. Vaquer, el periodista poco puede hacer. Si las entrecomilla, es que las soltó tal que así. Eso ya lo dice todo.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Gracias, Bentley, pues ya tenemos dos buenos vinos más que están por debajo de los populares 8 euros.
Joan

José Luis Giménez dijo...

Leer siempre es importante Joan, bien lo sabes. Tanto como escuchar. Eso no obsta para que no toda la palabra escrita merezca ser leida, ni tampoco toda palabra expresada, escuchada.
¿Vinos de 8 EUR? Uy, pues el porcentaje mayoritario de los vinos que bebo andan por ese rango de precios ;)

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Ya se sabe, Jose, nescit uox emissa reuerti...la palabra dicha (¡o escrita!) no sabe volver a la boca...Tiene uno que pensar dos veces qué escribe o qué dice, así en general. Y lleva toda la razón con lo de tu selección de vinos.
Me permito apuntar al respetable, aunque la mayoría ya lo conocerán, el contenido de tu íltimo post, donde muchos vinos andan por debajo de los 8 euros, y me apunto a un par de palets del pétillant rosé de F. Pinon, un escándalo.
Buena semana!
Joan

http://olaf-unomas.blogspot.com/2009/05/movimientos-laterales.html

Àlex Duran dijo...

Grácias Joan!!



a mi se me atragantaron las palabras...
no podía creer lo que estaba leyendo, y menos en un presunto medio serio...

Por favor, no vale todo!!!!

angel dijo...

Oportunísimo tu post Joan,

es una tristeza que le den tanta cobertura a proyectos tan disparatados y, sin embargo, presten tan poco apoyo a la gran cantidad de bodegas que se la están jugando en toda España para hacer vinos de calidad.
Un abrazo

angel

weirdo dijo...

Joan, yo también soy de esos que dejó de leer este tipo de noticias relacionadas con el vino. Todas estas infames “novedades” como el vino enlatado, con menos alcohol para no dar positivo conduciendo, toda la serie de inservibles artilugios o noticias relacionadas con impresentables como estos que tratan de rediseñar el vino. Me entero de todas estas cosas porque me las cuentan o porque el ingenuo cliente fácilmente engañable aspirante a “gourmet” viene a la tienda a pregúntame por ellos (curiosamente personas que jamás han bebido un vino bueno). Prefiero dedicar mi tiempo de lectura a esas enrevesadas apelaciones de la Borgoña, al complejo suelo del Ródano, a las características de cada uva en cada zona y a miles de cosas más.
Cuando leí la noticia sentí la repulsión que has sabido mostrar a la perfección en la foto del muñeco vomitando, porque eso es lo único que me dieron ganas de hacer, devolver sobre la cabeza del tal Sr. Vaquer.
El apartado dedicado al vino en los principales periódicos de este país es deplorable, como la “cata de la semana” del suplemento de El Mundo donde deben ir ya por “Cata de Riojas (XV)” y “Cata de Riberas del Duero (XXI)”.
Yo no voy a dedicar ni un solo euro ni tampoco un segundo de mi vida a este vino, si ya ellos reconocen que es una mierda en la última frase del artículo, ¿por qué voy yo a malgastar un trozo de hígado en este despropósito elaborado por iluminados farsantes?

J. Gómez Pallarès dijo...

En efecto, Ángel, una de las cosas que me sorprendió (anque sobre estos asuntos, el periódico en cuestión y sus jefes sabrán mejor que nadie qué razones atienden y por qué lo hacen) fue que decidieran dedicarle una página entera, con tres fotos, al asunto. Me gustaría que alguien me explicara el por qué y si se debe al interés que el redactor, y sus jefes de redacción de acuerdo con él,le dieron al asunto.
Estaría bien que le dedicaran más tiempo (algo ya hacen, por supuesto, ellos y otro smuchos periódicos) a otro tipo de asuntos, también muy novedosos e interesantes), es decir espacio, al tema del vino.
Saludos!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Por eso me decidií a escribir una nota, Àlex, porque creo que no vale todo, ni en esto ni en el resto de cosas de la vida. Uno puede perseguir los objetivos que crea menester, pero hay otras formas de hacerlo.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Estoy exactamente en la misma tesitura que tú, Weirdo, y decico más horas a entender cómo funcionan las cosas en el Priorat o en la Borgoña (leyendo, probando, hablando con los que saben) que a buscar según qué prescripciones por ahí...
De todas formas, no me gustaría generalizar: en los medios escritos de bastantes periódicos españoles, han salido y salen cosas interesantes y que enseñan. No sé si muchas porque tampoco puedo leerlo todo. Pero por ejemplo (no me corto en poner ejemplos concretos, ya sabes), las notas que un grupo de cinco amigos fueron publicando sobre vinos del mundo en La vanguardia, me parecieron bien interesantes muchas de ellas. Las notas de cata y de recomendación de algunos grandes sumilleres (gotas sueltas aquí y allá) siempre apuntan a vinos de interés.
En fin...que de todo hay en esta botica y que lo bueno es que la gente contraste opiniones y no se crea sin más lo que sale publicado al socaire del prestigio de un periódico. Que se lea y se beba con cierto espíritu crítico es lo bueno, y que la gente se vaya formando su propia opinión.
Un abrazo,
Joan

Jose luis Louzan dijo...

Pues mira tu que iva a escribir algo sobre el articulo este pero despues de leerte a ti me lo ahorro porque, para escribir lo mismo y peor mejor me quedo con tu prosa que sabes que adoro y envidio a partes iguales...

Me quedo con lo de la lista de buenos vinos por debajo de ocho euros (yo suelo llamarlos "vinos honrados") y añado un par;
Wrongo Dongo de 2007(Monastrell de Jumilla); 6.50€
Triay Godello 08 (Monterrei);6.90€
Tear 08 (Mencia y Carnacha de la R. Sacra); 7.30€

Por ejemplo... pero hay mas eh..(y sin insultar a nadie jeje)

manuel dijo...

Joan,

Yo sí que peco de una ignorancia tremenda, pues acá en Santo Domingo sí que no nos llegó el artículo en cuestión, pero por lo que pude sacar de tus líneas, ¡jo-derrrrrrr!

La verdad es que no conocía este lado tuyo de ajusticiador de imbé—er, perdón, distinguidos miembros de la prensa. Se te da muy bien, hombre. En una, si vienes de vacaciones al Caribe, te pongo delante unos cuantos de los que me encuentro yo por acá como "comunicadores del vino". Aunque no, que va y te da algo.

En otro orden de ideas, si has visto La Otra Botella últimamente, sabrás que me han regalado en DVD la serie completa de "Aquí no hay quien viva" y estoy perdidamente adicto a ella. Viendo la foto nueva que pusiste arriba, sonrío, pues guardas cierto parecido a Juan Cuesta, presidente de la comunidad, etc. :-)

Se sentirá contento el Riojano Perdido cuando vea los ejemplos de hacedores modernos, no acomplejados, etc. Yo no sé sobre ése de los godellos, que mira que me parecieron un poquitín surbatonnés.

Ah, y lo de "caldo" a mí me tocaba un poco las gónadas hasta que comprendí que estos "comunicadores" se referían a vinos hechos como quien hace un sopón. Entonces me dije a mí mismo: ¡Qué sabroso estaba el ajiaco! y seguí...

Deja ver, que me dijeron que había en subasta un ánfora de falernio reforzado con esencia de anchoas. Va y hacemos una ponina y podemos mandárselo a este de El País.

Hoy tengo la tarde un poco lenta.

M.

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues ahí queda esta ampliación del listado (interesante, sí, el Wrongo Dongo 2007!) y la suscripción a este estado del malestar vínico que ha tenido la capacidad de levantar el artículo de marras.
Un abrazo y adelante con esas ventas!!!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Te diré, amigo Manuel, que este artículo ha removido bastante mis entrañas. Yo había decidido liquidar esa parte justiciera (comparto, por cierto, tus reflexiones de los últimos tiempos, sobre un eventual ser o no ser bloguero: uno se aburre ya de según qué cosas y prefiere concentrarse en los sustancial), pero la lectura sabatí y la reflexión dominical me pusieron en pie de nuevo. Intentaré que no vuelva a suceder, sea en Santo Domingo o aquí!!!
Por supuesto que he leído tus reflexiones sobre "Aquí no hay quien viva", y confieso que has hecho que me mire la serie con otros ojos. Yo pasaba de ella, lo confieso, pero ese cruce entre Trece Rua del Percebe (inefable Ibáñez) y La Comunidad de Alex de la Iglesia me había pasado un poco desapercibida.
Lo mejor: estuve en Toro hace bien poco (siguiente post) y me topé con un interesantísimo caballero que juraba y perjuraba que había tenido la oportunidad de probar una ánfora, directa de pecio, de un vino cartaginés, encontrado en el norte de Sicilia (Messina). Alucinaba, el hombre. Yo creo que no se quedaba conmigo, de veras lo digo, pero estoy casi seguro de que los protagonistas de este artículo no lo han probado (todavía).
Por si las moscas, queédemonos con el Opimiano vero que Trimalquión ofreció a sus comensales. En esa época, no en la Rioja actual, los vinos podían durar cien años y se acompañaban de garum, claro está!!!
Por rematar: estoy seguro que sabrás que en Bulgaria y en el Loire se está haciendo reposar vino en ánforas excatamente iguales que las Dressel romanas que ahora conocemos...sic transit Gloria Swanson!!! Dentro de poco le podremos mandar un vino de Nicolas Joly!
Cúidate,
Joan

manuel dijo...

No, si te digo que ahora entrará en crisis la tonelería francesa y no darán a basto los ceramistas que estén al loro.

Y mira que te le añado otros aspectos a lo de Aquí no hay quien viva. En efecto, está lo de Alex de la Iglesia. Pero a medida que vas avanzando en la serie también te encuentras con un cierto Chespiritismo. LuegoDoña Concha ha comenzado a parecerse a mi abuela. O a la suegra de un buen amigo. De repente me encuentro en lugares en que viví y no viví. Y acaba siendo, ya terminando la tercera temporada, A la recherche para el siglo XXI, puesta en español pos-pos-pos-posmoderno, que viene dejando las cosas más o menos igual que siempre. Además, por momentos, Josemi, c'est moi a los doce. Aunque yo no era tan gordo.

¿Acabo de ver que pusiste Wrongo Dongo? ¡Horreur! Recuerdo que me mandaron una vez una botella de regalo de eso con una orden que hice a una tienda en Nueva York. Horrible. Me contaban que lo de "Wrongo Dongo" era una frase favorita creo que del gordo Ravioli, aquel que dizque cubría Borgoña para Parker... Pero no sé si eso sea verdad.

Hay que bloguear, amigo mío. He estado pensando que es nuestra responsabilidad acelerar el deceso de la prensa tradicional, que mira que publica basura...

Oye, y que está imaginativo el generador de palabras de seguridad. Ah;i abajo pone "Zingao", que aunque en cubano no es ortográficamente aceptable, acaba siendo igual la palabrota que es.

M.

IGLegorburu dijo...

Alucinante el asunto cuando lo leí, y excelente entrada Joan.

Un abrazo

P.S. Este año sí huele a anillo :-)

el pingue dijo...

Como sé que esto lo leerán los muchachos de El País, el periódico que siempre ha estado y está en mi casa también, espero que tomen nota.
Y espero que también tomen nota y te hagan una oferta para que escribas en sus páginas. Sin coñas.
Te lo mereces, y ellos lo necesitan, por artículos como éste y como todo lo que escribes en el blog.
Mi más sincera enhorabuena y gracias por tu honestidad y libertad.

Un abrazo
Roberto

Olaf dijo...

Me he quedado con los ojos como platos al leerlo. Realmente lamentable artículo. Poco añadiré, ya lo has replicado tu todo de manera muy correcta.
Pero vamos, por decir algo, 8€ por un vino blanco, ya es un dinero. Se me ocurren un buen puñado de verdejos de su zona por menos dinero. No veo la novedad en el asunto.
En fin, como se dice por ahi arriba, pura ignorancia.
Saludos

Olaf

arrozconbacalao dijo...

vino blanco de 8 euros y low cost son un oxímoron perfecto. El otro que aparece en el artículo es democratizar el vino con unas fotos que plas mas con exactitud el snobismo cultural de esta ciudad tan "canalla" que es Barcelona.

En realidad, lo que se diga del vino no es tan importante como el hecho de que se hable de él.

Xavi Sancho, buen periodista pero especialista en otros temas, no ha hecho más que colarse una publinoticia disfrazada de nueva tendencia.

Los responsables, carlitos y Patricia, dos publicistas creadores de campañas como Ikea o vueling que han conseguido lo que querñian un viral que gracias a nosotros se está extendiendo y creando marcha en la red.

Dará igual luego lo bueno o mal que sea el vino si es capaz de crear una idea de culto. Venderán vino del más malo cuyo precio han conseguido inflar a base de márketing.

Por cierto, es la primera vez que entro en el blog, así que gracias por el espacio y felicidades por esta columna que tan bien soportas.

José Luis Giménez dijo...

¿Oxímoron arrozconbacalao? En absoluto. Chardonnay de Julián Chivite, que por apenas 4 EUR y poco te da todo lo que puede por ese precio. Solvente y aseado. El Sauvignon Blanc y Verdejo de Nieva, ambos excelentes y que te dan muchísimo por su precio (5-7 EUR). Fino C.B. , pedazo de fino por apenas 4 EUR. Reymos por menos de 5 EUR te da un espumoso, que aunque no es de mi gusto sí hay mucha gente a la que place. Marqués de Alella, por apenas 6 EUR es otro vino limpísimo. Fermí Bohigas Semiseco, es un ejemplo de espumoso y por debajo de ese precio.
Pues ea, que ya tenemos ejemplos de vinos blancos tranquilos, generosos y espumosos por debajo de 8 EUR :) De oxímoron... ¡ná!

Saludos,

Jose

Sara Maria dijo...

És el primer cop que deixo algun comentari: felicitats!! Es podria aplicar a molts altres comentaris de gastronomia de la nostra premsa. Gràcies!

manuel dijo...

Oye, Joan, una curiosidad: ¿El artículo en cuesti´øn viene en digital? Ahora tanta respuesta me ha intrigado.

M.

José Luis Giménez dijo...

Hola Manuel,
al principio del post puso Joan el enlace. En cualquier caso es este:

http://www.elpais.com/articulo/Tendencias/low/cost/llega/vino/elpepitdc/20090606elpepitdc_1/Tes

Saludos,

Jose

manuel dijo...

Ya, ya lo he encontrado.

Debo decir que esto se me parece un poquitín a lo del vino "Hello Kitty". Claro, y quien compuso el texto cumple con el requisito #1 de la prensa hoy día: Tragarse y subsecuentemente regurgitar una línea de marketing sin el más mínimo análisis.

Me reía en voz alta al leer lo siguiente:

'"Joder", dijo el padre de los Vaquer cuando supo que sus vástagos habían plantado verdejo (variedad típica de la denominación de origen Rueda) en las bodegas familiares...'

Yo, que ese señor, me hubiese pillado un cabreo espectacular, ¡porque mire usté que ir a plantar vides hasta dentro la bodega! Me viene a la mente aquello de Carlos Falcó del vino "post-agrario". Será que esta gente es alumna de la escuela del señor marqués y está llevando las cosas al siguiente nivel.

Oye, y el generador de textos amaneció aeronáutico hoy. Me acaba de soltar "Cessna".

M.

albert dijo...

Hola a tots,

Arrozconbacalao la ha clavao: esto es un pedazo de viral que nos acaban de colar. O sea, que todos somos colaboracionistas de la cosa.

El consuelo es que esto pasa a diario con cientos de marcas. La pena, y lo que nos jode más, es que ahora se trata de vino.

Marketing aparte, lo peor y lo más decepcionante es la falta de rigor del artículo. Y lo mejor, la constatación de que se consolidan nuevas formas de periodismo, aún imperfectas pero desde luego más libres, frescas, participativas, arriesgadas y documentadas. Como este blog: felicitats, Joan!

J. Gómez Pallarès dijo...

Me voy un día de viaje sin ordenador, y la que me encuentro a la vuelta...espero no dejarme nada de los comentarios de hoy (ya saben los habituales de los blogs, que una de las normas no escritas que conviene seguir, aunque sólo sea por educación, es no dejar nada sin respuesta).
Querido Manuel: has dado en el clavo, esa serie te remite a tu "madalena" particular, a tu historia, a lo que viviste y no quisiste vivir, quizás también a lo que quisiste vivir y no pudiste. A mi me lleva a un territorio emocional en el que me reconozco poco.
Sobre lo de bloguear: está en directa relación, por lo menos en mi caso, con el tiempo que nos deja nuestro trabajo. Gente como la mayor parte de los que frecuentamos esto, escribamos o no, siempre seremos cuiosos, beberemos, seleccionaremos, comentaremos...puede que volvamos a la parte más oscura del asunto, pero ahí estaremos. Mientras el cuerpo aguante, estoy contigo, aguantaremos, aunque no quiero proponer una proporcionalidad entre el bloguear y la prensa tradicional. Tú sabes también bien que hay blogs de muchos tipos y clases y, claro, prensas, artículos y periodistas de muchos tipus y clases.
Del mismo periódico que comentamos, por ejemplo, leí el jueves pasado un par de artículos que me dejaron sin aliento (en el sentido positivo) de Andreu Manresa. Y en mi mesa de lectura estoy terminando el libro que recoge los artículos de Jacinto Antón, también en El País: un monstruo, éste.
Puede que en vinos tengamos menos suerte, pero a poco que busquen, encontrarán algo que les dé material de la misma calidad. Las cosas de Carlos Delgado, los sábados, van por otro camino.
La coctelera de palabras casi que se te pone cachonda sólo a ti, caramba, mira que le echo un vistazo cada vez y no me sale nada digno de reseña.
Cúidate,
Joan
PS. por cierto, hoy he pensado en ti porque he cogido un avión para Madrid que, después, enlazaba con algunos destinos caribeños...hummm, para allá que me iba!!!!

J. Gómez Pallarès dijo...

Gracias, Iñaki!
Oler, sí que huele, sí...
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

En mi casa, Roberto, está desde el número 1 El País y por motivos ajenos a este blog y a sus ocupaciones, he tenido ocasión de charlar con muchos de sus responsables, más de Prisa que de El País. Conozco más o menos bien la casa y no me apetece especialmente escribir sobre según qué cosas, pero me tengo dicho que si el cuerpo me pide algo, se lo doy.
Hace tiempo me propusieron que este blog pasara a la colección de blogs digitales (un poco como lo que acabaste haciendo tú con el tuyo, en otro medio), pero no concretaron la oferta, de la que, por otro lado, nada esperaba. Acabé pensando que, sea lo que sea, prefiero que este blog se mantenga tal cual es, sin otra entidad que la que los lectores y un servidor le demos.
Lo de escribir en prensa tradicional, es otro tema, claro. Me propusieron lo de El Periódico, que se hace sobre la marcha y sin ningún plan preestablecido. He escrito en ese suplemento una vez y pronto lo haré de nuevo. Como siempre, lo hago porque me apetece, porque me gusta la forma de presentar gráfica que tiene Gourmet's y porque puedo decir lo que quiero. Por supuesto, no cobro nada ni tengo otro compromiso que el verbal. Me llamarán gilipollas y puede que tengan razón, pero me siento más cómodo así. Independiente, sin ataduras ni compromisos de ningún tipo más allá de mi nariz, mi paladar y mis gustos.
Un abrazo!
Joan
PS. Pronto salen a pasear por aquí Pollos, Castronuño y Toro...

J. Gómez Pallarès dijo...

Como ya ha comentado más de uno hoy mismo, Olaf, puede que haya una parte de ignorancia, pero no tenemos que ser ilusos. Hay una parte importante de provocación, de estrategia de mercadotecnia y sé que he entrado al trapo. No me molesta si me sirve para quedarme tranquilo. Aquí ya han salido unos cuantos vinos buenos por menos de ocho euros y no especialmente blancos. Porque de blancos hay un montón más, claro, y como tú muy bien sabes (el otro día lo comentábamos con los amigos de Terroir al Límit, en Torroja, que van sacar algún día un blanco antológico, puede que más caro, eso sí...), hacer un gran vino blanco, no es tema baladí, al contrario!
Schönen Abend!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Arrozconbacalao, muchas gracias por escribir aquí. Digo, además, que la forma que tienes de compaginar texto e imágenes me gusta MUCHO.
No entiendo muy bien lo del oxímoron aplicado a esto del vino blanco y el bajo coste, pero si la idea es que el vino blanco y un precio muy razonable son términos contradictorios, en efecto, creo que no es así.
De hecho, y como se ha mostrado harto aquí, 8 euros me parece un precio casi medio para un verdejo de cepas, a lo que parece, nuevas, porque hay notables ejemplos de verdejos, puede que de otras zonas, a precios más bajos y calidades altas (no voy a comparar con este, porque todavía no he probadoel vino "joder"): por poner el último ejemplo bebido, el Oro de Castilla verdejo 2008 sale por cinco euros...Jose aporta otros ejemplos más abajo.
No conozco a ninguno de los protagonistas de esta historia, ni al periodista, ni a los inversores ni a los responsables de la publicidad. Si han escrito y dicho todo eso con voluntad de provocar, a fe que lo han conseguido y aunque soy consciente de que he entrado al trapo, lo he hecho bien a gusto, si se consigue lo que, ambos coincidimos, me parece fundamental, que se hable de vino y que la gente tenga curiosidad por probar y por conocer.
A mí, en efecto, lo que me interesa ya de veras de todo esto es pillar un buen salón de belleza donde me pongan a tono y me vendan alguna botella del asunto. Si me sirven una copa mientras me hacen el aliño, mejor que mejor!
Gracias por pasar por aquí!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Ya puestos, Jose, déjame que ponga otro cava que me ha abierto las fauces hoy en el avión, leyendo la revista de la compañía con la que volaba. Ahora que se acercan las verbenas y la estupenda coca de Sant Joan va a reinar de nuevo, echémosle un cava de malvasía de Freixenet al asunto. La añada 2004 de este magnífico y adictivo espumoso, se puede comprar hoy mismo en la red, por 5,20 euros la botella...
Ahí es nada.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Bona tarda, Sara Maria, i moltes gràcies per llegir aquest quadern i per deixar una nota. És una cosa que compensa, passar estones escrivint i saber que hi ha gent que s'ho passa bé llegint. Per un amateur com jo, és important.
Salut i bons vins!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Manuel y Jose se han convertido en las perfectas esferas de Magdeburgo. En efecto, ahí estaba el enlace, gracias a El País, para que la gente pueda formarse su propia opinión.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Suscribo, en este caso, lo de "Tragarse y...regurgitar una línea de marketing sin el más mínimo análisis". Creo que en vez de transcribir y entrecomillar tanto el periodista tendría que haber cribado y analizado un poco más.
Parece que le ha podido el entusiasmo lo cual, dicho con sinceridad, tampoco es malo en un periodista, por supuesto. Pero ya se sabe...scripta manent, uerba uolant. Para lo bueno y para lo malo, aquello que uno publica en formato susceptible de hemeroteca, ahí queda...
Entre el chingao y el Cessna, andais sembrados, tú y tu coctelera de palabras. Yo me he merendado hoy con unas turbulencias del copón, con subidas y bajadas del avión (Airbus A-320...) y con un recuerdo emocionado para las víctimas atlánticas.
Sobre el tema concreto de la plantación de variedades "extrañas" en territorios ajenos, es una discusión (en el sentido etimológico, conste) que hemos tenido en la red y en mil sitios más no pocas veces. Como todo, hay que probar el vino, pero como norma general, conviene ser prudente y no hacer decir a la tierra algo para loq ue no estña preparada. Que después empieza el trabajo de laboratorio...me gustaría saber con qué clones plantaron esta gente, de dónde procede su verdejo y con qué levaduras trabajan...
Pero no avancemos acontecimientos e intentemos probar el vino.

J. Gómez Pallarès dijo...

Gracias por tu comentario, Albert, aunque lo mío, más que periodismo (sólo faltaría que me acusaran de intrusismo profesional, ahora...), es crónica: de mi panza, de mi olfato, de mis bebidas, de mis viajes...
Creo que cualquier medio es bueno para comunicar, si se hace con ganas y preparación. Pero la prensa escrita diaria o de periodicidad X te deja como sin cintura. Te pegan una finta o un requiebro y te quedas de piedra, sin poder moverte. Los blogs tienen esa cintura y esa capacidad de acción múltiple. A ratos pienso que el blof está empezando a ser superado ya por otros conceptos, pero ningún otro medio (se llame como se llame, sea vía teléfono o ordenador) te permite la profundidad y amplitud, la compañía gráfica y la interacción que te permite el blog. Hay que evolucionar hacia nuevos formatos del blog, que integren más posibilidades (ahí me empiezo a notar rancio), pero la esencia, que es la que hoy comentamos y comparams con um medio más tradicional (por decir algo), sigue siendo buena.
Salut i bons vins!
Joan

el pingue dijo...

Tú ya sabes Joan que yo escribo en donde escribo como podría haberlo hecho en una hoja parroquial.Todo es fruto de la casualidad aunque sí sé donde no escribiría..... Yo tampoco cobro -ni en especie, ni es suscripciones, ni en viajes, ni en fotos dedicadas de Buenafuente..... El día que me digan lo que sí o no tengo que escribir, el día que me pase lo que algún comentarista de El País -es conocido el artículo censurado a un comentarista de Tv- yo cojo mis cosas y me piro. Bueno, tú ya sabes cómo funciono......
En cualquier caso, lo tuyo en el País sería todo un "jitazo" y una alegría inmensa para muchos.
Un abrazo
Roberto

P.D: por menos de 8 euros puedo dar nombres de verdejos sorprendentes. Por no hablar de tintos..........

Daniel dijo...

Hola Joan; he llegit l'article, doncs m'heu despertat curiositat, es una inconexa relació de disbarats rera d'altres, que res tenen a veure amb el mon del vi real.Publicitat barata d'un vi que pretenen vendre com si fos un regal.
Ja posats a parlar de vins de menys de 8€, aquí van unes propostes: Beryna 2005 (Monastrell) 7,95; Infinitus 2007 (Merlot) 3,96; i un blanc de Valonga 2008 (Chardonnay) 4,45. Si creuen que han inventat la polvora amb un vi de 8€, van apanyats,
Salutacions.

Daniel.

manuel dijo...

Joan,

El problema fundamental del artículo de marras es que bien podría ser uno de esos "publirreportajes", un "advertorial" como se dice en las esferas anglo. Claro, no nos consta, porque no pone por ninguna parte nada. Pero la cara que tiene...

Lo de que sea "viral", pues ya veremos. Porque de repente descubrimos el Tamiflu.

El generador, confirmándome en mi adicción, pone abajo "percede", que suena cercanito a ya sabemos que obra gloriosa del glorioso Ibáñez.

Tengo unas ganas locas de irme de vacaciones.

Oye, ¡y como se aprende catalán en este blog tuyo! Se está despertando mi apellido materno que no veas.

M.

J. Gómez Pallarès dijo...

Tú y yo, Roberto, estamos en el mismo bando, que es el del proselitismo del buen comer y menor beber!!! No hay más. Tú habías decidido eutanasiar al Pingüe y nació el Pingue, bien está porque todos salimos beneficiados.
Del resto, el tiempo dirá porque la base nuestra bien puede funcionar en uno y otro medio, sea el País, la hoja parroquial de Picamoixons (con todo mi cariño), un blob o etc. Sólo hace falta criterio y capacidad de análisis y de hacer valer la opinión y la prosa de uno. Será por ejemplos de periodistas independientes y capaces...
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Aixño de pensar que s'ha descobert la sopa d'all ens ha passat a tots, Daniel, a mi el primer. Quan s'escriu s'ha de ser prudent en els adjectius i els adverbis. I aquest "primer" ha fet perdre, ja d'entrada, la credibilitat davant de la gent del vi a qualsevol cosa que fos escrita a continuació.
Hi ha un MUNT d'exemples de vins que són més barats i ben bons al mercat, com bé hem mostrat aquí.
Salut!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

No había caído en eso, Manuel, pero en efecto más bien parece un publirreportaje!!! del vino en cuestión.
En fin, amigo que yo me voy también unos días a pasear por Burdeos, a probar buenos vinos, a trabajr un ratillo y a descubrir in situ algunas cosas que tengo in mente, sobre todo una que me apetece y de la que he probado un par de vinos: Clos des Mounissens, en Saint Pierre d'Aurillac.
De lo demás: yo hago como Guardiola de un tiempo a esta parte, contesto según se me escribe...hasta donde llegue, claro!!! Esto de las raíces tiene su gracia, ¿no?

Anónimo dijo...

Sencillamente genial tu artículo, te felicito, lástima que no salga publicado en el mismo periódico porque llegaría a más personas y de esa forma estoy segura de que la ignorancia sería un poco menos atrevida.
Un abrazo
IsabelYaiza

J. Gómez Pallarès dijo...

Digamos, querida Isabel, que por la parte que me afecta como consumidor (no hay otra cosa), he ejercido aquí mismo mi derecho a "réplica" (por llamarlo de alguna manera, porque directa alusión no había más que a esa sensibilidad de consumidor y de lector crítico).
En fin...que vamos ya pronto a publicar otro post y a cambiar de tercio.
Un abrazo,
joan

arrozconbacalao dijo...

Con lo del oxímoron quería decir que es una contradicción perfecta decir que un blanco de ocho euros sea low cost. perdón si no me explique a la primera.

En tu respuesta me decías que querías entrar a un salón debelleza y que te sirvan vino, pues ese es precisamente otro de los nuevos productos que lanzan estos chicos; un salón de belleza, no se si ha sido casualidad tu referencia.

Estamos de acuerdo en que hay que hablar de vinos siempre que el criterio no sea el comercial per se.

Muchas gracias de nuevo por tu respuesta y por tu trabajo y me alegra que te guste al menos algo de mi humilde blog.

Por cierto, y también escribí en gourmet y tampoco me pagaron. Aunque ellos sí cobraron.... Lo de no cobrar por tu trabajo, está bien en sitios como este, pero en el periodismo profesional es una mala pasada a los que quieren pagar el alquiler con su trabajo. Si alguien no cobra para que van a pagar a otro que lo haría igual de mal o bien?

J. Gómez Pallarès dijo...

Tu última reflexión, acb, abre un debate interesante para el que no tengo argumentos demasiado éticos y que me den amparo y acomodo. Tú lo hiciste no cobrando, yo también, por supuesto otros muchos también. Digamos que es un caso que me pareció especial, con un número muy pequeño de profesionales que cobran por hacer ese suplemento y, en algunos casos, por escribir en él y un número mucho más alto de contribuciones que tienen objetivos muy diversos, entiendo yo a partir de lo que he leído en Gourmet's. Sale con una periodicidad que no es regular y no me dió la sensación de estarle "robando" el lugar de trabajo a nadie. Puede que me equivoque, no sé, pero yo he dicho que sí porque me apetecía ese otro formato, porque tiene constricciones distintas también al blog y porque la directora aceptó las cosas que le propuse a cambio, que pasaban básicamente por mantener mi identidad en el suplemento. Ella ha respetado lo que le pedí y yo he escrito. Voy a publicar una segunda cosa y después, chi lo sa...
No tengo la sensación de que represente, esa contribución, un peligro para nadie. Y quiero pensar que si me han pedido que escriba para ellos es porque habrán pensado que algo bueno aportaba. Pero prometo pensar en ello porque no me lo había planteado en los términos en que lo haces.
Joan

PacoBerciano dijo...

Joan, cuando leí el artículo de El País pensé en publicar algo en mi blog, pero por problemas de tiempo no lo hice. Me alegro de que lo hayas hecho tú y coincido totalmente con lo que dices. El País, periódico que leo todos los días desde su fundación, en los temas de vino tiene una asignatura pendiente, que suspende cada día con pésimas notas. Enhorabuena.

José Luis Giménez dijo...

Muy posiblemente Paco, y demás, estaré pecando de generalista, pero pecar es lo mio. Picando de aquí y allá en la prensa de tirada nacional veo que las secciones relacionadas con el vino y, quizá en menor medida, gastronomía casi aparecen como secciones de relleno. Secciones, por otra parte, en las que se echa en falta mayor rigor informativo.
No hemos de perder de vista que se dirigen a un público general y nosotros somos un público marcadamente sectorizado, pero esto nunca debiera obstar para aplicar dicho rigor a todas las secciones.

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Me gusta que coincidamos, Paco: la tuya es una voz mucho más autorizada y sabia que la mía. Y me alegra que suscribas un poco el tipo de crítica que hacía a esos contenidos. Más que incentivar, en mi opinión, desacreditan el consumo de vino bueno bonito barato. Se trata de un tipo de esfuerzo que muchos vinateros hacen y lo que más me molestó fue ese solemne desprecio a tanto trabajo.
Por lo demás, siempre que miro esa página, que va cambiando de tema en sus pestañas, pienso "algún día pillarán a alguien que escriba con tino e información sobre el vino". Y cuesta, cuesta...será por posibilidades de ese periódico. Por muy mal que estén sus cuentas, las del grupo vaya, se podrían permitir ciertos esfuerzos. Si tuvieran la voluntad para ello claro.
Un saludo!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Yo creo que lo uno no está reñido con lo otro, Jose, y si hay volunyad editorial de dar calidad y contraste a una sección, se busca y listos. Se puede uno dirigir a un gran público con ganas de saber de vinos de una forma no muy especializada, y hacerlo con buen periodismo, contrastado, hecho por gente que conozca bien el sector y que sea independiente.
En efecto, no hay otro obstáculo para que un periódico consiga eso que la voluntad de ponerse a ello.
Saludos,
Joan

José Luis Giménez dijo...

Indudablemente una cuestión no está reñida con la otra, estimado Joan, no obstante me surge el pensamiento lateral de si al ser este un problema que, a mi juicio, es generalizado ¿no será que se considera el rumbo correcto?
En cualquier caso, como indicas, el obstáculo principal es vencer la costumbre y poner voluntad en un cambio a mejor; lo demás no es cuesta abajo, pero el primer paso es el más dificil. ¿Lo darán?

Observo y leo con absoluta envidia la sección The Pour, de E.Asimov en el New York Times y llego a pensar que algo así en un periódico de por aquí es una misión imposible.

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Tú lo has dicho, Jose, y no tengo otro ejemplo yo en la cabeza que el de Eric Asimov en el NYT. Si un gran periódico americano puede hacer eso, ¿por qué no un gran periódico español? Que se contesten esa pregunta y actuen, si lo creen menester. No hace falta decir que todos saldríamos ganando.
Podría poner otro ejemplo, el de Franco Ziliani, que escribe, como otros ilustres amigos, para The World of Fine Wine, y tiene también un fantástico blog.
En esa revista tan increíble, bien hecha y mejor documentada, pagaba yo por escribir, vamos.
Joan

carlitos y patricia dijo...

hola,
somos carlitos y patricia.
directores creativos detrás del concepto "jommelier" y detrás de JO! su primer vino.
hemos topado con este interesantísimo hilo con retraso, pero esperamos llegar a tiempo.

antes que nada, decir que nos hemos quedado sorprendidos de la cantidad de opiniones que ha generado el post de joan (felicidades, tienes una audiencia grande y lo que es mucho más importante, participativa).

y decir que también fuimos los primeros sorprendidos (muy gratamente, lo entenderéis) al ver la página color que le dedicó El País en un sábado. ni se pagó ni se llevó al periodista de viaje ni se le regaló una caja de vino ni se le conoce personalmente. simplemente enviamos la información y una botella. nada muy provocador.

digamos que más allá de la repercusión que tiene un artículo en un medio como ese, hay cosas que tampoco a nosotros (como le ha pasado a joan) nos acabaron de cuadrar. la más relevante, que se hablara de JO! como de vino “low cost”.
"low cost" se asocia (con o sin razón) a bajo precio y a baja calidad. y como indicáis, 8 euros no es realmente un precio "low cost" para un verdejo aunque sea el primer verdejo que se cría en Cataluña (esto es un hecho comprobable).

además, creemos que JO! no es un vino "low cost" en lo que tiene que ver con calidad. se trata de un vino interesante, que posiblemente tenga que seguir trabajándose (criar verdejo en la Terra Alta tiene su aquel). se trata de una apuesta valiente por hacer "cosas diferentes" desde el propio cultivo de la uva y la tierra.

arrozconbacalao dice que "dará igual luego lo bueno o mal que sea el vino... Venderán vino del más malo cuyo precio han conseguido inflar a base de márketing."

uf!!! asumir eso es casi como llamar tonta a la gente (personas, no simples "consumidores"), y creed que es lo último que pretendemos desde Carlitos y Patricia (dejamos el mundo de las grandes multinacionales porque a veces se nos pedía exactamente eso, vender cosas y tratar con personas en las que no creíamos).

se asocia el marketing y la publicidad a vender cualquier cosa de cualquier manera, y si eso puede ser cierto en el caso de muchas marcas y muchas compañías marketing, no es nuestro caso. Carlitos y Patricia sólo trabaja CON (no para) marcas, proyectos y personas en las que cree. y eso implica productos y propuestas de valor. JO! creemos que lo es.
(no somos raros en esto; cada vez más compañías y marcas se han dado cuenta de que conseguirán mayores y más rápidos beneficios económicos mediante propuestas de valor al público, estableciendo relaciones con ellos, escuchándoles, admitiendo errores y proponiéndoles experiencias)

además, si al público le cuelas mierda envuelta en papel de regalo al final tienes muchas posibilidades de que la gente acabe viendo que es mierda. te probarán una vez y nunca más. los públicos no somos tontos.

dicho todo esto, claro que se ha buscado el decir algo diferente de una manera diferente. eso sí, partiendo de un producto que es El Primer Verdejo de Cataluña, lo que tiene bastante de sorpresa, de diferencia y de... coJO!nes.

las buenas ideas y los buenos productos, ayudados desde una propuesta de comunicación y marca interesante, llegan a mucha más gente mucho más rápido. JO! tiene vocación de salir del reducido círculo de connoisseurs que acaparan el mundo del vino.

venga, no nos alargamos más que ya hemos escrito demasiado (podríamos seguir).

os animamos a probar JO! y a formaros vuestra propia opinión.

y aún más importante, os animamos a dar cabida a propuestas de calidad que a nivel de marca traten al vino como un producto más lo mismo que lo son los diamantes, las ONG o los refrescos. cuestionad los estereotipos que dicen que todos los detergentes tienen que chillar que lavan más blanco o que todos los vinos tienen que hablar bajito y solamente de las excelencias de la uva y de la tierra.

jommeliers bienvenidos.

:-) :-)

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Carlitos y Patricia,
muchas gracias por decidiros a entrar, tarde o no qué más da, en este blog y escribir un comentario tan suculento.
Ahora mismo me es imposible leer y comentar con calma todo vuestro contenido, pero de mi primer y diagonal vistazo, me quedo con el final, que es exactamente mi idea: no me gustó nada nada el artículo de El País ni muchas de las afirmaciones que se hacían, tanto por parte del periodista como de la propiedad con la que trabajáis, pero lo importante será probar el vino y formarme una opinión sobre el mismo. Que sea la primera verdejo catalana, que sea de esta o aquella calidad, que guste más o menos, ya hablaremos de ello.
Saludos cordiales desde Porto, todavia con la emoción de una buan visita a la bodeha histórica de Niepoort en Vilanova de Gaia.
Joan

Publicar un comentario