15 junio, 2009

Dos Palillos


Haiku: ambición de la sencillez, el tiempo se detiene. Papeles blancos sobre la mesa del calor. Vuelan. Dos Palillos: perfección en la sencillez. Ambición en conseguir la felicidad de quien se sienta a su alta mesa. La vida en directo. La cocina en vivo. Emoción. Profesionalidad. Tensión. Albert Raurich. Intercambio. Formación en estado puro. Movimiento. Vinos y espumosos pensados para sus platos. Platos pensados para comer Japón en el Raval. Tamae Imachi. Genial propuesta. Magnífica ejecución. Kimchi de verduras con pulpo. Ligero picante. Casi gelatinoso pulpo. Firme y entero en su muda charla con las especias. Takeshi Sowekawa. Gyozas de carne. Delicadas. Suave textura de pasta y carne en armonía con la soja. Wok de verduras tiernas. Al momento, ante ti, el campo en un golpe de muñeca. Color. Sabor. Entereza. Lentitud. Contemplación.

Bertha Brut Nature. Colet Extra Brut. Burbuja y cocina japonesa, aquí: qué emocionante encuentro. Ningyo-yaki. Tradición del muñeco relleno de haba roja, a la catalana: perfección de la esfera. Emoción del chocolate que explota, tibio, en tu boca. Té verde. La segunda bola puede esperar, aconseja Albert. Estoy solo en El Raval. El mundo, ahí fuera, puede esperar. Oficio. Técnica. Pasión. Discreto deambular. "El mundo es efímero, pero yo estoy alegre". Sengai. Gracias, Tamae, Albert, Takeshi. Hoy he sido feliz comiendo, viendo, bebiendo, oyendo. Volveré.

21 comentarios:

Gourmetdeprovincias dijo...

Lo tenía anotado entre las visitas pendientes en esa eternamente aplazada visita a Barcelona, pero después de leerte quedan confirmadas mis buenas sensaciones.

Enoteca d'Italia dijo...

No puedo que estar de acuerdo contigo en el vertigo de placer que producen la cocina de Albert y la selección de vinos de Tamae. La Felicidad es lo que se gana, tienes razón. Hal

Joan dijo...

El 2 Palillos es uno de estos sitios que provocan sensaciones gustativas sin parangón. Si normalmente encontramos 10 ó 15 sabores nuevos al año a través de las diferentes visitas a locales gastronómicos, puedo afirmar que en mi visita al 2 Palillos encontré mi ración anual sensorial y palatal de forma concentrada.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Allí estaremos, Jorge, y con tu permiso, juntos!!!
A ver cuando dejas de utilizar aeropuertos "regionales" y te vienes al metropolotano: allí te esperaré!
Un abrazo,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Algunas de las cosas que vi en la carta de vinos, Hal, me hicieron dar grandes muestras de asentimiento interior: Ronco dei Tassi Fossarin, por ejemplo. Y tantas otras cosas que Tamae ha escogido con gran sensibilidad. Un trabajo paciente y que no para.
Salut!
Joan
PS. Por cierto, hoy, tras varios días locos de Burdeos, ha caído el Veltliner de Köfererhof, 2007. Mucho mejor en boca que en nariz, hoy mismo. Tengo que consultar a Maria Thun!

J. Gómez Pallarès dijo...

Tú eres un gran entendido en esta materia, Joan, y en tu paleta de gustos y sabores orientales no hay quien pueda meter mano: lo has probado todo. Me quedo con tu opinión positiva, como con la de otros amigos, y me convierto desde ya en adicto al asunto del Dos Palillos, salí literalmente encantado.
Joan

Phi.Lord Chandos dijo...

Qué buena presentación tiene tu blog. También tienes un pluma bastante acicalada. Mi enhorabuena.

He leido algunas de tus entradas y todas me parecen buenas: sencillez, agudeza, prosapluma impecable y -lo más difícil- tino.

De verdad, qué gusto da encontrar un blog sobre vino y comida serio.

Te visitaré con más frecuencia y te colgaré uno que otro comentario.


Por lo pronto, salus, honor et virtus.

Desde México (que también es tierra de vino, aunque poco conocidos),

Lord Chandos.

J. Gómez Pallarès dijo...

Da gusto desayunarse por mis pagis con palabras como las tuyas, Lord Chandos, muchas gracuas de veras. Para uno que no es profesional del asunto y que no pretende otra cosa que hacer su crónica de comidas y sus vinos, es un acicate seguir encontrando personas que valoran el esfuerzo. Este cuaderno de notas, en efecto, cuesta mucho más de lo que parece y aquí estaremos hasta que el cuerpo y los agenda nos aguanten.
Prius fide, por decir algo también: una de mis prioridades ha sido, siempre, la de intentar generar confianza en las opiniones de un amateur a través de un blog. E intentar hacerlo con prosa ordenada.
Tengo algunos amigos corresponsales en México que, para mi gusto, pasan de tanto en tanto por aquí. Será un placer neterte, pues, entre nosotros.
La pena es que a esta ciudad de Barcelona apenas llegan vinos de tu país. He escrito de vinos americanos, desde Canadá hasta Chile y Argentina (ayer incluso probé, en un viaje a Burdeos, un vino botritizado con aguja, tal como suena, brasileño), pero me falta una seria incursión en los vinos mexicanos, para entender qué y cómo se hace.
Tierra querida, me faltan sus vinos.
Saludos y gracias por escribir aquí!
Joan

el pingue dijo...

Albert Rauric fue compañero y jefe en Cala Montjoi. Un tipo que no para quieto, con una tremenda sensibilidad y aficción a hacer las cocsas bien, perfectas.
Tengo ganas de ir. Tengo necesidad de ir a Barcelona.
Me alegro de que las cosas le vayan bien aunque otros torpedeen su labor, más por su pasado bulliniano que por su labor.

Este post podría ser una sucesión de haikús. ¡Bravo!. ¡Cuánto queda por aprender!
Un abrazo.

Roberto

J. Gómez Pallarès dijo...

Para mi suerte, Roberto, no me conozco las intrahistorias subyacentesd a la historia general que me fue dado conocer el día en que debuté en el Dos Palillos. En efecto, vi a una persona profundamente inquieta y atenta a todos los detalles (los de la limpieza, ad infinitum, por ejemplo) y un grupo de gente que intenta seguirle y que, en muchos casos, lo consigue. Takeshi me pareció un puntal en ese esquema de trabajo. Muy serio, técnico, puntilloso, eficaz, perfecto, sin florituras.
No sé quién pueda torpedear su labor, la verdad, pero a mí el pasado no me interesa más que para explicar el presente, en estos casos. Y el presente es muy bueno y puede ser mejor. Barcelona está viviendo un momento espléndido de interpretación de la cocina asiática, en general (desde la india hasta el Japón) y es, creo ya, una especie de Londres del sur en eso.
A mí, claro, me partece una maravilla porque aparte de mi legendaria torpeza en el uso de los dos palillos, el resto me vuelve loco.
Tamae es aparte: aporta la parte de la hoja que cae tranquila del árbol, reposa el asunto, le da un interés y unas explicaciones sustanciosas a todo y sabe captar el alma de la cocina para darle los mejores vinos. Eso es muy muy bueno como camino a seguir para los restaurantes de este tipo. Una apuesta arriesgada, sin duda, pero que merece todo el éxito.
¿Cuándo quedamos?
jOAN

Phi.Lord Chandos dijo...

Estimado Joan:

Como introducción al vino mexicano, te dejo el link del tinto Ícaro.

Este curioso -y delicioso- vino es producido por la bodega Vinos y Terruños, fundada por el enólogo chileno José Luis Durand, en la región de Ensenada (Baja California) -una de la mejores zonas vinícolas del país.

A mi modo de ver, el mejor vino mexicano, y uno de los mejores tintos que he probado en toda mi vida, sin duda.

Un pelín caro (35 euros), pero lo vale.

Me imagino que si aquí es difícil conseguirlo (su producción es tan sólo de 11, 500 botellas), allá ha de ser casi imposible. Qué le vamos a hacer. Yo siempre me quedo con las ganas de un montón de vinos del Priorat que aquí no ven la luz.

Salud!

Phi.Lord Chandos dijo...

Se me olvidaba: http://www.sinergi-vt.com/sinergi_icaro.html

J. Gómez Pallarès dijo...

Esto es fácil: nos comunicamos por la vía privada de mail, tú me das una dirección postal, yo te la doy a ti e intercambiamos una botella. Yo te mando un gran priorat y tú me mandas un gran Ensenada, y después publicamos las notas de cata respectivas!
Lo he hecho ya alguna otra vez y es algo que me gusta de veras.
¿Te parece?
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Bueno, y ya sabes que en este blog nunca hay 12+1, así que pongámosle el 14!
Joan

Phi.Lord Chandos dijo...

Que me place. El único asunto pendiente es si la legislación mexicana permite el envío de una botella de vino vía paquetería. No lo sé. Deja que me informe y, en cuanto sepa algo, te escribo un correo.

Salud!

(Por cierto, pese a que no llegan todos los vinos del Priorat, ya he pobrado algunos: El Embruix y el Idus de Vall Llach -ambos 2004-, el Trío Infernal n°1/3 2003, Les Terrasses 2004 y 2005, Salmos 2004, Clos Fontà 2000, Mas Perinet 2004, Nita 2005 y alguno más que ahora no recuerdo. También venden aquí algunos grandes del Priorat, pero a precios exorbitantes: Finca Dofí, L´Ermita, Doix Costers de Vinyes Velles y Clos Mogador.)

J. Gómez Pallarès dijo...

No es poca, ni mucho menos, tu experiencia en Priorats!!!
Bien, hacé la consulta y a ver si hay suerte. Te pasaría alguna cosa de viñedos de Torroja, probablemente, altos, muy altos, o de la Morera de Montsant, más altos todavía, especiales, suelos algo distintos de los habituales.
veamos.
Joan

Bentley dijo...

Joan. Sensibilidad para mayor disfrute del placer. Epicúreo, místico.
Desde hace dos años que se de la existencia del Dos Palillos, todavía no me ha sido posible visitarlo. De veras que me atrae mucho. No solo por el tipo de cocina sino por quienes y como la interpretan.
Lo que describes me recuerda la representación de un Kabuki. Aparición de formas, colores, olores y sabores. Albert bebe de la mano de Takesi y Tamae.
Cocina compañera de burbujas y de vinos afrutados, con crujiente acidez. Atraída por la salinidad y la volátil. Pero teniendo a Tamae, como maestra de ceremonia. Displicente bebería Té y Sake.
Me alegro que tuvieses parecida sensación de felicidad como la que yo tuve, cuando acudí al Soy de Pedro Espina. Que bueno es, que el Ki fluya.

Bentley dijo...

Perdón veo que he tenido un error. Donde dice: “Displicente”, quiere decir Complaciente.
Matta ne

J. Gómez Pallarès dijo...

No podría comparar, Bentley, porque no he estado en Soy nunca. He leído de él y es una nota importante en mi agenda. Ahora haré un "posgrado" en este tipo de cocina y espero poder abrir mi cabeza todavía más...es importante para mí sentirme muy a gusto en en sitio. Y tuve suerte: poca gente, mucha atención hacia pocos aunque mesurada y nada agobiante y casi todo el amfiteatro para un servidor. Tengo claro, por ejemplo, que es mucho mejor ir a primerísima hora. Lo único que no tengo muy claro es si han trabajado el feng shui del lugar a fondo. Mis sensaciones eran buenas pero creo que se debió a las personas (ya muy importante) más que a algunos detalles del lugar.
El resultado en cualquier caso es muy atractivo. Y mejorará, no tengo dudas.
Ya ne,
Joan

Alvaro Uribe dijo...

Excelente blog y muy buen post, realmente llegué a tú blog por casualidad, pero he leído un par de artículos y me han encantado.

Un saludo.

J. Gómez Pallarès dijo...

Muchas gracias, Álvaro, hacemos lo que podemos por pasarlo bien y entretener al personal.
Saludos!
Joan

Publicar un comentario en la entrada