17 abril, 2009

Carinyenes a Porrera


Casi sobran las palabras. He aquí una atractiva acción "reindicativa" sobre la cariñena. La asociación de los Cellers de Porrera, formada por los 18 productores de vino que elaboran en el pueblo, organiza la cata “Carinyenes a Porrera”, que tendrá lugar el próximo viernes día 1 de mayo, a las 20 horas, en el restaurante “Lo Teatret” (con cena incluida, servida por el mismo restaurante). 16 de las 18 bodegas pondrán a disposición de los asistentes las mejores cariñenas e intentarán demostrar que una variedad, tradicionalmente considerada como productora de vinos vulgares, ha sido capaz de enraizarse a la perfección y adaptarse a la llicorella prioratina. Escasa producción, mimo vinificador para una uva que puede trasladar a la copa el carácter del terruño como cualquier otra variedad considerada más "noble". Yo estaré, y creo que me van a convencer...

11 comentarios:

José Luis Giménez dijo...

Me alegro de que saquen pecho de una de sus variedades autóctonas. Ya nos contarás que tal se da el día.

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

La cariñena empezó donde empezó, en Kare, ahí es nada, pero hay que reconocer que en el Priorat ha encontrado a uno de sus terruños de predilección. Me apetece mucho este ejercicio, por así decir, en Porrera: he estadp en la DO Cariñena hace bien poco, probando algunas cosas; y en el sur de Francia, durante la Pascua. Así es que completar el posgrado con lo de Porrera estará pero que muy bien.
Por cierto, acabo de cenarme con una buena muestra de cariñena de un pueblo cercano, Salanques 2006, de Poboleda; y ha seguido un Muskateller Auslese de Rebholz, 2006 de Münzberg: bufff....
Saludos,
Joan

clos dominic dijo...

Hola Juan.
Nosotros estaremos, con nuestro S. Miriam 2006.
También pondremos sobre la mesa la primera muestra de barrica, pienso que ya estará en el punto correcto, del Selección Andreu 2007 II.
Este selección me ha dado algunos quebraderos de cabeza, por culpa de una barrica, la principal, que estaba divina, luego pareció mermar del todo, dice mi marido que la caté en mal momento (mio- psicológico, quizás tenga razón),como si alguien hubiera cambiado el vino, por lo que decidí cambiar el selección, y al final de crianza, vuelta a empezar, otra vuelta de tuerca, la barrica que parece flotar en el aire de nuevo, como suspendida por algo especial.
Es un vino un poco misterioso este año, creo que este año el selección s eparece más que nunca a mi misma jajajaja.
Bien, será una carinyena algo especial, porque solo pondremos como mucho barrica y media. Y ya sabeis que anunciçe antes de la crisis, un precio para la botella, y he decidido al final que no lo pienso poner a un precio más bajo, aunque la crisis no se acabe, pq tengo fé en este vino, aunque tarde 50 años en venderlo. Nunca suelo equivocarme con los selecciones, llevo tres, y ahí estan las críticas.
Así que quizás este encuentro de carinyenas, sea el primer y único lugar, donde se podrá catar una primera muestra de ese Selección ANdreu 2007 II.
Pienso que valdrá la pena,
así que os animo a todos.
Además viene un grupo de jazz "algo orginal", hasta ahí puedo hablar, y el lugar, EL TEATRET, su pista exterior, en el centro del pueblo, es un lugar muy bonito.
Saludos

J. Gómez Pallarès dijo...

Apetece mucho la cita, Dominic, sí, y si además le vamos añadiendo alicientes del tipo de las muestras de barrica (algo que, literalmente, me apasiona), todavía más!!!
Saludos y allí nos veremos!
Joan

clos dominic dijo...

Pues ahí estaremos.
Como ya adelanté, creo que por la anyada 2007, sus características en carinyena, además, la idiosincrasia de LA TENA, la finca madre de los selecció, y por el invierno que hemos tenido y esta tardía primavera, pues necesita algo más de crianza, sobretodo para estabilizar los vinos, y permitirles que acaben todas sus transformaciones naturales.
El 2007 es anyada de crudo invierno y tardía primavera, es un vino triste y melancólico, necesita como las pinturas del Greco, Luz y tamaño para ser copmprendidas. Es una obra de arte, pero como las pinturas de este gran pintor, se tienen que ver con la luz adecuada.
En fin, dicho lo dicho, 2004 era exuberancia, barroquismo, 2005 neoclasicismo puro y vital, 2006 rococó elegante y refinado, 2007 es gótico, gótico total.
El gótico se ha ver con ojos góticos. Misterio, altura, fantasmas, sugestiones ocultas...
Nosotros no desembarricaremos hasta que mi alma me duela al catarlo, de momento solo suelta lentos hipos de dulzor, este vino tiene que doler al catarlo...
En fin, lo dicho, lo embotellaremos en magnums , y saldrá al mercado, pero a precio de infarto. Criticable o no, bueno, y qué más da.
Pienso que valdrá la pena asistir. Hay bodegas que sacarán la artillería pesada.

J. Gómez Pallarès dijo...

Te agradezco sinceramente que hayas ouesto aquí este hilo de comparaciones enrre vino y arquitectura / arte. Lo de la tristeza y melancolía unido a las características de un vino y al Greco tiene su miga. Yo no sé si sería capaz de hacer este tipo de relaciones, pero reconozco mi flaca, mi pasión por la arquitectura de todos los tiempos, empezando por la egipcia, vaya. Y es cierto que alguna vez (incluso se me ha escapado aquí) me ha venido a la cabeza esta o aquella pieza al beber un vino.
Pero ése sí es un tema muy personal y ligado a tu percepción del espacio, de la luz...
Más que hablar de adjetivos (clásico, neoclásico, barroco...), me gustaría un día hablar de edificios concretos.
La otra vertiente del asunto es la de la arquitectura de y para el vino...Andaba hace unos días leyendo la historia de la bodega de Nicolas Joly y que una parte de sus instalaciones estén en la abadía del Císter del siglo XII del Coulée de Serrant tiene su castaña...sobre todo cuando pienso en edificios para el vino contemporáneos, que llamarán mucho al turismo pero que son al vino como un pulpo a un garage.
En fin...que esta forma de calentar motores me gusta. Y si sabes que habrá cosas tan interesantes, además de las vuestras, mejor todavía.
Salut
Joan

clos dominic dijo...

La arquitectura habla de la sociología, de la psicología, de la antropología de una época.
La arquitectura plasma, como el arte, más que nada en el mundo, la concepción de la vida en un momento de la historia.
La aequitectura es también una concepción espacial, ligada a la concepción espacial en psicología.
Definimos los espacios en función de nuestros sentimientos, necesidades y creencias, el hombre es incapaz de crear nada más allá de su propia percepción, eso solo lo puede hacer Dios.
Por tanto, la parte involutiva de esa percepción de la arquitectura, de los espacios, es transformar en una sola idea todo un concepto arquitectónico.
En el vino, pasa lo mismo, del todo, de la cata, intento extraer esa idea de la añada, y luego la ligo a un concepto arquitectónico y artístico, quizás porque el arte es otra de mis pasiones.Tampoco es tan difícil. Los 2004 son vinos con mucho de todo: tanino, polifenoles, alcohol, concentración aromática, en fin, vinos muy estructurados y densos, compactos pero a lo grande.
Los 2005 son vinos que destacan por una mayor acidez, cargada de tanino, y con algo menos alcohol, por eso destaca más la parte elegante, la acidez, y además tienen una nariz más profunda, más terroir en la nariz, más capacidad de desarrollar matices térreos incluso, en fin, neoclásicos, espíritu clásico, pero moderno.
Los 2006, son elegantes, finos, con menos alcohol y menos densidad, y una muy buena gama olfativa, vinos que recuerdan las noches calurosas de verano y la poca humedad de la anyada, con esa madurez tan delicada y fina, del grano pequeño, poca pulpa, pero con una piel que tampoco tenía una concentración polifenólica tan importante como en añadas más humedas y de maduración más lenta. La 2007 es la anyada de una menor graduación, una acidez más secular, clásica, que se desarrolla en unos matices olfativos de una profundidad sin límites. Unos vinos que te hablan desde arriba, que te llevan hacia arriba, porque parecen demostra que un mismo vino, puede tener millones de matices distintos, según la anyada. Imaginate una catedral gótica, oscura, con esa luz triste y misteriosa que no araviesa las piedras, y esos olores a fantasmas, a tiempo pasado, a piedra vieja...y esas puntas tan arriba, la acidez.

J. Gómez Pallarès dijo...

Hoy sale precisamente en el País un reportaje sobre la arquitectura del vino, de la de Cèsar Martinell hasta la de Ghery, y uno se da cuenta de los tremendos dislates que se están haciendo. Se está pasando (el reportaje parec decirlo como algo positivo) de las DOs del vino a las DOs de la arquitectura.
A mí, que en eso pienso como Joly (se ha perdido el sentido real de las DOs), eso me repele mucho, porque, entre otras cosas, se construye gastando mucho mucho dinero y de forma extraña a lo que tienen que ser las condiciones naturales de una bodega.
Es un debate que poco tiene que ver con las carinyenas, pero vamos, tampoco está tan lejos, porque en el Priorat se han ido haciendo cosas curiosas, por decir algo, en los últimos años...
la discreción que requiere la vida del vino cuando pierde la concidión de mosto se está perdiendo por completo, con esre circo actual...
Joan

clos dominic dijo...

Bueno, pues hablando de las carinyenas del Priorat, si puedo decir, que la gran riqueza arquitectónica de muchas de ELLAS, está en las fincas madre.
Son belleza en estado puro.
En cuanto a nuestro caso particular, somos una familia modesta, pero hicimos un esfuerzo grandioso por comprar una vieja casa de 600 metros cuadrados, con vueltas catalanas antiguas y bodega bajo tierra, y otro esfuerzo para rescatar esa arquitectura centenaria. Aunque no te voy a negar que mi ilusión está puesta en hacer algo en la finca.
En todo caso, siempre será algo discreto, y antiguo. Yo soy muy antigua, más de masías y castillos, que de naves voladoras, vidrios y figuras cuadrangulares. No me gustan nada las figuras cuadrangulares.
O sea, que si hago algo en La Tena, o será una masía discreta, o algo que parece sacado d euna película de los templarios jajaja.Aunque nada de cosas brillantes, dorados ni formas futuristas, no me gustan nada.
Como digo, la arquitectura también va ligada a la personalidad de los seres humanos.
A mi tanto vidrio me desborda. Creo que la belleza está en la piedra.
En fin, sobre gustos los colores.
Pero la verdadera belleza de la scarinyenas del Priorat, volviendo al tema, está en las fincas del Priorat. Yo subo a la cima de mis fincas, me siento en el suelo, contemplo los montes, los espacios, las luces, el paso de las nubes, el contraste de los azules claros, las rocas grises, los pardos de las montañas, el verde que salpica las viñas, y soy feliz. ¿Para qué necesito tanto vidrio?, entre el cielo y el hombre, cuanto menos vidrio mejor.
Bueno, mucha filosofía te estoy metiendo en este hilo. Me largo ya, no quiero bloqueartelo. Me voy a una calçotada de unos amigos del vino, por Valls.

Juan Manuel dijo...

Por su puesto allí estaré yo también no quiero perderme esta cita con una de las variedades más interesantes "Garnacha vieja y Cariñena = directamente en vena!!"

www.yvinos.com/zaurin

J. Gómez Pallarès dijo...

Fantástico, Juan Manuel: es lo que va con la tierra (una de las cosas que va, vamos), carinyena!!!
Allí nos vemos,
saludos
Joan

Publicar un comentario en la entrada