02 abril, 2009

Brunus Rosé 2008


DO Montsant, monovarietal de garnacha de cepas que promedian veinte años, éste es el rosado soñado por una bodega que está convirtiendo en referencia todo lo que hace: Portal del Montsant. Arribas y Rofes trabajan bien, con sensibilidad, saben qué hacer con unos suelos pobres, entre graníticos y calcáreos, arcilla y un ph para el vino muy medido y justo (3,2) para lo que tiene que ser un rosado que no ofrece concesiones a la fábrica de las golosinas. 12,5% de alcohol, tras un verano cálido y seco con lluvias que trajeron una uva sin estrés y en perfecto estado. Se diría que se encontró para este 2008 cuanto buscaban sus hacedores: frescor contenido, humedad y entidad, caracter vinoso y seriedad para un rosado que, en este momento, anda todavía dando sus primeros, tímidos, pasos. Maceración pelicular en frío, prensado suave, delicado, larga fermentación a baja temperatura: color muy atractivo, vivísimo, de grosella roja madura con un recuerdo azulado del arándano en envero. Exuberancia para los ojos, frutalidad desbordada para el olfato: ternura casi de la grosella roja, cereza madura, carbónico más a la vista que en nariz o en boca. Vinosidad sin concesiones. Será redondo y es ya muy largo. Con un par de meses más de botella y un servicio sobre los 10-11ºC, este 2008 será un gran rosado, un rosado reivindicador de la seriedad y rigor que pueden tener este tipo de vinos en el Montsant o en el vecino Priorat (¡la bodega está en Marçà!). Mientras llega ese momento, yo sigo disfrutando como goliardo de lo que queda de la añada 2007 (la primera) de este Brunus Rosé: con más contención en boca y en nariz y con un deje muy agradable de carbónico todavía, el 2007 (sobre los 8 euros), se ha convertido en una gran compañía para esta primavera de 2009.

10 comentarios:

samuel cano dijo...

Creo que no lo pones Joan, ¿de que variedades está hecho este Brunus. Si lo elaborasen en Tomelloso se llamaría Brutus, jeje.

Salud y buen vino.

encantadisimo dijo...

Desde que lo conocí el verano pasado es mi rosado de referencia. Fresco e intenso, con un color (neón, diria yo) impresionante. No he probado todavía el 2008 (aun me quedan botellas del 2007 que siguen en plena forma), pero todo se andará. Un vino impecable.

Me permito dar respuesta a samuel: garnacha.

J. Gómez Pallarès dijo...

Está en la primera frase, Samuel, nomovarietal de garnacha, con una planificación para la vendimia y la vinificación exclusivamente pensada para hacer este rosado. No es que desvien fruta de garnacha que tiene que ir a las vinificaciones tintas de la casa. Según me dijeron y he leído, esto está hecho ad hoc.
Y lo de Brutus será por lo de Tomelloso, que sois de armas tomar, claro!!! Porque el vino tiene una garnacha fina fina...
Un abrazo,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Hablamos de él, E., en efecto, cuando te comenté que había tenido la suerte de probar (unas botellas que trajo en una presentación de otra cosa que nada tiene que ver con sus vinos) algunas recién embotelladas 2008s. Y coincido contigo en que un año de botella le ha sentado de maravilla a este 2007. Sin duda es también uno de mis rosados preferentes, también para 2009!
2008 estaba de un preadolescente que tumbaba, con una nariz muy fragante pero poca armazón todavía en boca. 2007 lo tiene ya todo: espléndida madurez para lo que tiene que ser un rosado, claro, que no vaya en la línea Tondonia (ya nos entendemos).
Salut!
Joan

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con ambos en que el 07 esta mucho mas rico ahora que el 08 que tambien probe en esa misma presentacion que no tenia nada que ver con él pero de la que fue un magnifico complemento...
un saludo
enrique

cuatro especias dijo...

Hola Joan:
Tuve la suerte de probarlo y debo admitir que me gustó bastante.
Este año no lo he catado, pero probablemente consiga unas botellas, me encantan los rosados a principios de verano, en una tarde cálida.
Parecerá una tontería pero es la época del año en que más me apetecen.
Espero que el de este año, no nos defraude.

Un brazo:
4E

J. Gómez Pallarès dijo...

Fue una agradable sorpresa, en efecto, Enrique. Creo sinceramente que este 2008 acabará siendo mejor que el 2007, cuando se asiente en botella y dé paso de los zarpazos casi terpénicos que iba lanzando, a una estructura que maravillará.
Sólo hay que tener paciencia con él. Del 2007 me sigue maravillando ese punto mínimo de carbónico, que le da un aire con los calores (bueno, los que se fueron pir unos días...), de primera magnitud.
Saludos!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, 4E!!! ¿Qué tal te sienta la primavera? Por aquí andamos más bien fatal, con unos saltos térmicos y de agua que sentar, sólo sientan bien a las cepas: es un alegría pasear por el Penedès estos días, por ejemplo (en mis AVEs, arriba y abajo, disfruto con la visión de las cepas!).
Este 2008, para cuando precises de alivio de calores prestivales o, ya directamente, de junio, creo que estará más que superior.
Lo probé hará casi un mes y si le ponemos tres meses más de botella bien guardada, bufff...yo también le tengo ganas.
A ver si saco tiempo para hacer algunas recomendaciones de burbujas y algún otro rosado que he probado en estos últimso meses, que tienen que dar grandes alegrías a los que buscamos ese perfil alegre y festivo para las tardes de inicios del verano: esa terracita al sol que todavía no abruma y esa burbuja gratificante, por ejemplo, o ese rosado con cierto cuerpo...
Un abrazo,
Joan

el pingue dijo...

Apunta Docetañidos 2008, Cigales. Ha ganado un Zarcillo de oro. A ver si me hago con una botella.

Saludos

J. Gómez Pallarès dijo...

Gracias por el dato, Roberto. He probado varias añadas del Doce tañidos (recuerdo bien mi primera botella, hace ya muchos años en Le Quattro Satgioni, de Barcelona), pero estaré atento a este 2008!
Un abrazo,
Joan

Publicar un comentario en la entrada