09 marzo, 2009

Riesling 2007: ¿la añada?


Mi primera, general, sensación es que se trata de una añada con altibajos: se habla mucho de ella y en términos elogiosos. Pero yo siento obligado sólo por lo catado: no me atrevería a calificarla de histórica ni de extraordinaria en todas las zonas del país. Más que nunca, hay que afinar un poco. Como siempre, los vinos del año que se cata están bastante o muy por hacer: uno tiene que hacer cierta abstracción e intentar superar niveles de sulfuroso que, en nariz y ahora, son difíciles de llevar porque la botella hace, en esto, milagros. Uno tiene que pensar, también, que esta uva madura muy bien en botella y que cierta falta de expresión es “bastante” habitual en los primeros tiempos del vino. No hay que preocuparse mucho por faltas de mineralidad o por ausencia de características habituales en los vinos de una zona o una bodega concretas. Con la riesling (de hecho, con todo el vino), el tiempo siempre deja a cada cual en su lugar. Es recomendable, pues, fijarse mucho en el comportamiento en boca del vino y en su posgusto, siempre que hablemos de 2007. También se ofrecen en degustación otras variedades de uva (golden Muskateller, Gewürztraminer, sobre todo) y riesling con azúcares ya importantes, de añadas anteriores. Estos juegan con otros parámetros de valoración.

Comentaré algo de estos últimos vinos, pero mi intención es ofrecerme, por así, decir y compartir con los amigos lectores de este cuaderno, unas notas de compra: a febrero de 2009, si yo tuviera que comprar, ¿qué haría? En cuanto a boca y a posgusto, 2007, en general, es una añada bastante vibrante, con volúmenes notables de cuerpo y acidez en boca y, probablemente, una añada que envejecerá muy bien en botella. A grandes rasgos, Pfalz y Nahe sobresalen algo, como zonas, del resto de lo catado. En Pfalz, los conjuntos (no hablemos todavía de individualidades) de Bürklin-Wolf (en Auslese), de Basserman-Jordan (sobre todo moscateles) y de Rebholz (todo), merecen ser destacados. En Nahe, casi un peldaño por encima de Pfalz, Dönnhoff y Schönleber (sobre todo este último), han sido para mí de lo mejor. Rheinhessen y Rheingau andan bastante por debajo en 2007 y Mosel-Saar-Ruwer es, quizás, la zona con más altibajos, con un Grans Fassian en su línea habitual (buena, vamos), un Fritz Haag y un Heymann-Löwenstein enormes (sobre todo el primero) y unos Prüm y Egon Müller algo más escasos. Si me tuviera que quedar con algunas bodegas y con la sensación general de que todo lo probado de ellas va en la dirección muy adecuada, éstas serían, en 2007, Schönleber y Fritz Haag. Pasemos a mi “lista de la compra” por bodegas. Digamos que si yo tuviera varios armarios botelleros vacíos o una enorme bodega, a temperatura estable de 10-12 ºC y 90% de humedad, me compraría cajas (sí, sí, cajas, que con La Diva no se juega: cuando se detecta algo bueno, hay que comprar y dejar que el tiempo obre maravillas en la botella) de lo siguiente (sólo apunto aquello que más me gustó):


Dr. Bürklin-Wolf: la gama básica estuvo bien, pero demasiado jóvenes, inexpresivos. Compraría sólo Pechstein (Forst, GG). En cambio, sus Auslese me cautivaron de nuevo: brutal mineralidad, membrillo maduro, pera limonera, algo de azúcar quemado, pero ambos conjuntos con una contención y delicadeza enormes. Gerümpel “R” del 1990 se presentó, pero yo compraría una caja de Gaisböhl (Monopol en Ruppertsberg), del 2002. De A. Christmann me quedaría con algunas botellas de su Königsbach SC 2007, con una auténtica mineralidad, fresco en boca, algo de carbónico; y de su Idig Auslese (Königsbach) 2007, todavía con mucho acetaldehído, pero con trazos de miel muy bonitos y, sobre todo, con una boca impresionante y lemmon curd en posgusto. De Dr. Von Bassermann-Jordan, me gustó bastante su riesling Probus (segundo vino de los GG de Forst) 2007, con algo de almendras crocantes en nariz, buena acidez y un enorme cuerpo en boca. De su Kirchenstück (Forst) 2007 nada descubro: es, ahora mismo, un vino que demuestra una sedosidad impresionante y un cuerpo que le dará muchos muchos años de buen envejecimiento en botella (acidez 7,8 y azúcar 7,2!!!). Me compraría un par de cajas (pero a qué precio... De todas formas, lo que más me impresionó de esta bodega palatina fueron sus golden Muskateller: tanto del Auslese 2007 como del Eiswein 2007, me compraría todo lo que me dejara el espacio libre y mi mujer, sobre todo del primero. No lleva uva botritizada este Auslese (me confesó el propietario, legítimamente orgulloso), y tiene un dulzor de una viveza que cautiva por completo. Mucha flor de flor de rosa, tremenda agilidad en boca (7 de acidez para 114 de azúcar residual), baila sobre tu paladar como si fueran las mariposas de otra famosa bodega…Me atrevería a decir que el Auslese está un peldaño por encima del Eiswein y que, sin duda, su cata fue, sin más, un Momento Theise para mí. De lo mejor de la presentación, y no se trata de una riesling…

De mis queridos Ökonomierat Rebholz (no me han hecho pasar ratos de placer esta gente…por cierto, una de las mejores imágenes de la jornada fue la de ver a padre e hijo atendiendo a la gente codo con codo y, después, ver cómo el heredero, que no tendrá más de 15 años y tiene un aspecto de Tazio de Muerte en Venezia que echa de espaldas, iba probando y bebiendo absolutamente de todo: pensé “estamos en buenas manos, sí señor”), me quedo, ahora mismo, con su Vom Muschenkalk 2007, con una boca muy fresca pero golosa al mismo tiempo. Y, qué queréis que os diga, así como suelen destacar por sus Muskateller, en esta ocasión me dejaron absolutamente enamorado sus Gewürztraminer: tanto su Spätlese 2007 como su Latt (Albersweiler) Auslese 2007 impresionan, sobre todo el segundo: hay que darle un poco de temperatura en paladar al vino, pero acaba sacando un jazmín escondido muy intenso, algo de geranio, dulce de membrillo a media cocción y azúcar. De estos compraría un par de cajas también.

De Wittmann, me sabe mal pero este año me quedaría sin comprar nada: sus Morstein o están completamente cerrados u ofrecen algún tipo de perfume nada franco y que no sé identificar, pero lo que probé no me suena que esté bien. Y de Georg Breuer apenas compraría un par de botellas de Berg Schlossberg Auslese GK 2007, aunque sus lacas echan un poco para atrás. De Peter Jakob Kühn, me quedaría con su Quarzit 2007, que me supo a diferente, quizás raro, fuera de su línea habitual, pero con unos aromas de acacia brutales, muy aromático y, casi, con un punto de glándula animal, que todavía me tiene pensando: ¿de dónde le viene todo esto al Quarzit 2007? Un par de botellas para experimentar. De Hermann Dönnhof, las mejores sensaciones me llegaron de Felsenberg 2007 (GG) y de los Spätlese y Auslese de Brücke y Hermannshöhle. Como conjunto de azúcares residuales (sobre los 70 los Spätlese y sobre los 100 los Auslese), con una acidez alta y muy pareja (sobre 8), boca impresionante y capacidad de larga guarda, me pareció de los más sólidos de la sesión. De Emrich-Schönleber lo compraría todo y ya puestos, una caja de cada. El Lenz y el Mineral 2007 ofrecen ya un presente de enorme estructura en boca (el primero de Frühlingsplätzchen, el segundo de Halenberg) y sin demasiado temor a mostrarme aquí categórico, el monopolio de Frühlingsplätzchen 2007, tanto el GG, como el Auslese me parecieron la mejor muestra de mineralidad, equilibrio y brillante sencillez del Nahe y, casi, de la sesión entera. El GG es espectacular en boca, sutil; el Auslese es brillante. De Grans-Fassian no voy a descubrir nada: me gustó la efectividad, quizás algo demasiado madura (veo que lleva 19,6 de azúcar este GG), de su Catherina y me siguieron pareciendo impresionantes (nunca me han defraudado, vaya) los Apotheke de Tritenheim, Auslese de 1999 y Auslese GK del 97. Del primero compraría un par de cajas, y una la regalaría entre amigos interesados en el vino pero poco iniciados en la riesling, para que supieran qué es la mineralidad en este vino.

Fritz Haag me ha convencido mucho en todo el conjunto que presentó. Su básico Fritz Haag Riesling, tiene un poco de residual, que se irá puliendo con un par de años, pero su boca es de las mejores. Su línea de Juffer Sonnenuhr 2007 (tanto el Spätlese, como el Auslese y el Auslese GK me parecieron de las más compactas, con un equilibrio y una boca enormes, que la nariz acompañará con unos años de paciencia. Para comprar y guardar. De Heymann-Löwenstein me impresionaron las bocas de su Schieferterrassen y de su Röttgen 2007 y, con un año más a sus espaldas, su Uhlen 2006 me ofreció una de las mineralidades más profundas de la sala, con gran cuerpo y estructura. No tengo datos de la analítica aquí, pero tiene un nivel algo alto de azúcar con una tremenda acidez: de éste, compraba un par de cajas por lo menos y repetía el ejercicio filantrópico que he comentado antes. Reichsgraf von Kesselstatt me supo a poco en todo lo que probé (Scharzhofberger y Josephshöfer sobre todo): poca nariz y poca estructura en boca. Habrá que tener paciencia con ellos...pondría a Joh.-Jos. Prüm en la misma categoría: sus Sonnenuhr 2007 necesitan larga guarda y que les demos otra oportunidad. El gran Maximim Grünhaus llegó con unos niveles de sulfuroso apreciables, pero haciendo abstracción, me compraría a montones su Abstberg (M) Superior 2007: con 21 gr/L de azúcar y una acidez de 8, este vino va a dar grandes alegrías a los aficionados en un par de años. Del gran Egon-Müller y su Scharzhofberger me quedo con su Kabinett 2007, con un punto de amargoso exuberante, muy interesante, y un cuerpo y acidez enormes y su Spätlese 2007, sin duda de los mejores de la sesión. Los lectores saben que no es una desviación por diagnosticar, que el Sekt alemán me gusta, pero en esta ocasión no probé nada digno de ser reseñado.

Quiero terminar dando las gracias a los organizadores de la sesión, a Josep Roca y Michael Wöhr; a Lluís Pablo y a Damià Amo; a todos los que colaboraron con ellos y a los bodegueros que, un año más, unidos, convirtieron esta cita en algo imprescindible para los amantes de la riesling. La lista actualizada de los precios se puede encontrar en la página web de Vinialia, recién inaugurada: Vinialia (¡felicidades, amigos!).

La foto de La Diva que encabeza esta entrada es de Winzerblog.

12 comentarios:

Bentley dijo...

Entre las grandes cosas que llevo posponiendo durante tres años es poder asistir a esa cita anual de Girona.
Soberbio, magistral gran trabajo y mejor comentario Joan. Mentalmente me traslado al escenario.
Tus recomendaciones no tienen precio.
Muchas gracias

Adictos a la Lujuria dijo...

Hola Joan.

Coincido contigo en las apreciaciones que haces de esta gran añada en una gran día de vinos en Girona.

Quien tuviera su propia bodega climatizada....

Un saludo

José Luis Giménez dijo...

Cada lustro, dos añadas del siglo. Cada trienio, una añada de la década.
Todas las añadas son excelentes y todos los hombres fueron valientes.
Ay qué dificil esto del vino ;)

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

bentley, no te prives!!! Poder gozar de esa panorámica anual gracias a Josep Rica, a Michael Wöhr, a Lluís Pablo, a Damián Amo, a todos los que lo hacen posible, es una gozada que sólo supera mi sensación de incapacidad: me siento incapaz de "digerir" tanta información...más de 180 referencias...
Esto es sólo un comentario naïf de lo que más me ha gustado y, claro, no te hagas ilusiones: ¡tiene un precio! Pero siempre acaba quedando el vino!!!
A disfrutarlo!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Puedes hacer otra cosa, David: mi capacidad de almacenamiento (de la económica ni hablo) es limitada también y en el caso de la riesling me busco un almacenista (por cierto, qué grande, grande es Lemoine...y qué vinazos hemos probado esta tarde) de lujo. Compro a veces un poco más de lo que puedo guardar en casa y me lo guardan donde Vinialia, por ejemplo...no hay como negociar las condiciones!!!
Resalto, con todo, que esta 2007 a día de la cata tiene altibajos notables, pero a la que pillas algo digno, como siempre que se trata de La Diva, es una pasada!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Sólo hay que encontrar, Jose, el portal adecuado para franquear la dimensión desconocida.
Esto del vino, en el fondo, es como jugar a H.G. Wells...
Y claro, "una tirada de dados jamás eliminará el azar"!!!
Hoy he tenido, por cierto, ocasión de amables charlas con no pocos amigos de Madrid, que se han acercado a Barcelona para el Vitis Vinifera 2009 de Cuvée 3000, qué pasada!!!
Joan

Adictos a la Lujuria dijo...

Hola Joan.

Lo de ayer por la tarde fue esplendido, cometimos el error de dejar Francia en tintos para el final pero ya solo había empujones y perdones, demasiada gente para el disfrute.

Un saludo

José Luis Giménez dijo...

Tenía muy buena pinta lo de Cuvée3000 sí... Dientes de sable los mios. Llevo una temporada que estoy dejando el parquet de casa hecho un Cristo...

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Cuando uno entra en un sitio de vinos y ve los nombres de Lemoine, Mugnier en un mismo corro, tiene que saltar allí directo!!!
Después había otras cosas alucinantes, francesas también, de la Provenza, de las bocas del Ródabo, etc., españolas e italianas (muy pocas, la verdad), pero esas mesas centrales, buff...
Pero vamos lo que me sabe mal es lo de Lemoine porque el hombre saltó rápido a la cerveza (sic) y al cabo de cinco minutos del último comentario que hizo a su Gevrey-Chambertin, se largó a probar otros vinos... Explicaba que para hacer un gran vino hay que beber mucha cerveza!!! Por la temperatura que se suele tener que aguantar en según qué viñedos cuando se hace la vendimia!!!
Espero poder redactar pronto algunas notas de vinos que me alucinaron, directamente.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Extraordinario, Jose, sobre todo hasta las 17 horas, en que la cosa ya se llenó demasiado y a la que llevas una hora de codos, como que uno se harta...
No voy a contribuir al deterioro del suelo de tu casa, POR AHORA!!!, porque algún día espero poder comentar alguna cosa de los grandes vinos que probé ayer.
Joan

victor taltavull dijo...

Perdona Joan interferir en els comentaris, però porto uns dies que estic intentant enviar un mail i me'l retorna...per cert sóc Víctor.

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Victor, ho sento molt però no entenc per què deu ser. Els mails m'entren normalment a l'adreça de hotmail que consta aquí al bloc i la prova és que ara et contesto: abans el teu missatge m'ha arribat per mail.
Torna a provar-ho avui, si et plau.
Merci,
Joan

Publicar un comentario en la entrada