01 febrero, 2009

TEN 2007

El Celler Pasanau, el artista plástico Wataru y el músico Pep Sala: tres nombres para un proyecto singular, para una tierra singular, para unas cepas y unos cielos únicos. Pasanau idea un rosado (la sola mención del tipo de vino, aplicada a la DOQ Priorat, hace que el vinófilo arquee algo las cejas...), Wataru propone una caja, una etiqueta y un nombre ("ten" significa "cielo" en japonés) y Pep Sala, músico hasta los tuétanos, hace exactamente aquello que muchos quisiéramos y no podremos jamás: le pone música al vino, le pone sentimiento a la pintura, le pone acordes y ritmo al paisaje, al cielo y a la historia del Priorat. Una música que hay que beber con los ojos cerrados, recreando en tu mente ese momento pleno, espiritual, denso y emotivo, en que los Cartujos cruzaron el paso de la sierra, decididos a dar nuevo sentido a los votos de San Bruno.

Instalaron su cartuja al fondo del barranco, donde no había otra "salida" que el espadado del Montsant, ni otra posibilidad que esas "escaleras" que, día a día, subían hacia el cielo puro del Priorat y les permitían charlar con Dios y ofrecerle sus oraciones y su trabajo. Abro la botella, pongo la música, cierro los ojos: el paisaje, la historia taladran mi mente, la ocupan por completo: viaje. Ruido de caballerías. Monjes a cielo abierto, al raso. Paso de montaña. Coll de l'Alforja: Montsant, visión deslumbrante. Madrugada. maitines. Trabajo, actividad, miradas al cielo. Cepas y oración. Lluvia y vendimia. El primer vino. Sosiego y paz. Tierra, luz, paisaje, espíritu. Medioevo en la música. Autenticidad en la copa. Los monjes devuelven al Creador lo que le pertenece, en forma de oración, de trabajo, de cartuja, de vino. Beber esta garnacha, escuchar esta música, mirar o recordar el cielo sobre la tierra de los priores es una forma sosegada, natural, de reintegrarse a un ritmo más humano de las cosas, hecho a la escala de la naturaleza y de sus estaciones.

Hay que tomar este vino escuchando la música de Pep Sala, con la paciencia y los ojos del hombre antiguo, con tranquilidad y conciencia. Frambuesa todavía en mínimo envero, piel de cebolla muy fina. Mucha fruta al principio, aunque ya evolucionada: fresas del bosque, madroño en sazón, cerezas en alcohol en el paladar que recibe un trago algo astringente, mineral y seco. Se ofrece con cuerpo, al mismo tiempo, cierta untuosidad y amabilidad a raudales. Paso firme y agradable, austero y oscuro, cordial como la bodega, como la celda y la conversación del cartujo, mínima pero necesaria, amable y, en esencia, vital. Uno, que ha tenido la suerte de estar en las tres cartujas que quedan en la Península Ibérica y charlar (no os parezca un contrasentido: también hay cartujos que hablan) con sus monjes, se siente como en casa, tras una hora de charla con la historia del Priorat. La música de Pep Sala, ell alma del dibujo mínimo, mineral, de Wataru, este vino rosado de los Pasanau, me han abierto, en pleno Eixample barcelonés, el cielo del Montsant de nuevo y me han transportado al primer momento del Priorat, el que explica todo lo que ha venido después. Ahora, el viñedo descansa tras el duro esfuerzo. Este año, el invierno atenaza, el frío y la nieve visitan la comarca y el cielo se muestra transparente como nunca. El cielo de los Cartujos sigue iluminando el Priorat.

Gracias a la generosidad de Pep Sala, que ha dado su permiso, y a la habilidad de Albert Pasanau, que ha preparado el corte en mp3, puedo ofreceros en primicia el sabor de esta música. Sea con Ten 2007 o no, coged una copa de buen Priorat o Montsant, poned la música, cerrad los ojos y escuchad al cielo de esta tierra única...


La foto de Scala Dei es de Javier Alfaro. La del vino (caja y CD), y la del viñedo a los pies del Montsant, son de Albert Pasanau.

21 comentarios:

Bentley dijo...

Innovador trabajo de los Pasanau. Que no me extraña, pues buscan cada añada superarse. Aunque no lo he probado, confío se encontrara como nos tienen acostumbrados. Sensibilidad por escoger un pintor japonés y al músico que hacen un dualismo magnifico, que nos transporta como comentas a la mística cartuja y oriental. Celebro el resultado.
Salut

SIBARITASTUR dijo...

hola joan, ya que nos haces la proposición y/o sugerencia de un buen priorat o montsant, recomiendame alguno de tu gusto a un precio asequible....un tintos que no pasen de 20 €.....

J. Gómez Pallarès dijo...

Que yo sepa, es su primer rosado, bentley, y pertenece a ese capítulo hispano de rosados hispanos estructurados y con carácter, ligeramente tánicos, con cuerpo y consistencia. Me gustaría que siguieran insistiendo en estas vinificaciones en el Priorat, porque pueden dar buenas alegrías a los aficionados. Es una buena opción, y un concepto bastante nuevo, además (que yo sepa, claro, y en España), pues música. etiqueta y vino han nacido conjuntamente. De hecho, Pep Sala compuso probándolo!
Salud!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Buenas, sibaritastur. Por aquello de recomendarte un par de cosas, una de DO Montsant y otra de DOQ Priorat, más o menos asimilables, pongamos dos vinos jóvenes que repesentan, para mí, sobre todo la expresión alegre de la fruta en esta tierra: de la DO Montsant, te propondría el Joan d'Anguera 2007, que no tiene que andar por sobre de los 7-8 euros,
http://www.cellersjoandanguera.com/cat/index.htm.
De la DOQ Priorat, te propondría uno de los que, de siempre, me ha llamado la atención y con el que, verbi gratia, voy a comer hoy mismo, Nita 2007, de Meritxell Pallejà. Este te puede salir sobre los 10-11 euros la botella.
Al otro extremo, te propondría otro tipo de vinos, mucho más elaborados en bodega, en botella, con el paso del tiempo, no necesariamente muy caros, claro, pero sí por encima de este tope que comentas.
Saludos,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Nita no tiene propiamente página web, pero vaya, loq ue tiene había olvidado ponerlo:
http://www.nita.cat/
Joan

SIBARITASTUR dijo...

hola joan, gracias por la informacion. El nita lo conozco, es un vino con buena rcp, me gustó. Ademas es un vino curioso, eso de ser biodiminamico y que has de beberlo en determinados dias y a determinadas horas, en dias de flor y no raiz (alguien ha hecho la prueba y sabe distinto?), no se si es cierto o simplemente una herramineta de marketing....
El otro no le he visto por aqui, por asturias.
Es una zona a la que me gustaria ir acercandome pero que estoy perdido y ya no hablemos de los precios en gral que son a mi juicio lo mas elevados(entiendase esto como algo referente a costo de adquisicion no que no esten justificados).....

J. Gómez Pallarès dijo...

En los últimos meses, sibaritastur, habré probado unos 60 priorats y la mayor parte se encuentran, en efecto, encima de los 20 euros. Los mejores, muy por encima de ese precio. De los que están justo por debajo, el que más me ha gustado es el Embruix 2005 de Vall-llach, que estará por los 18-19 euros, creo. La Morera de los Pasanau es otro vino que me gusta mucho y que está por debajo de los veinte euros. El 2003 es buenísimo y está en un punto óptimo ahora. Si "pillaras" un Laurel (a partir de 2003) de Daphne Glorian, tiempo ha podía encontrarse tanbién por 18-20 euros. Pero eso ahora me temo que ya no es posible
Es una mala historia para mí tener que seleccionar sólo uno o dos o tres porque hay más, claro, pero tampoco controlo los precios tan al detalle.
Josep Lluis Peréz tiene una empesa de asesoriamiento de bodegas donde ofrece alguna selección interesante por debajo de ese precio y habla, también, de una nueva bodega, Terres de Vidalba (marca comercial TOCS), de la que tengo un 2005 por probar que, creo, promete también. Me parece que su rango de precios también anda por ahí. Me parece que el Clos Dominic Vinyes Baixes (última botella que he probado, bien rica, el 2004), andará también por ahí, sobre los veinte.
Estaría muy bien que quien lea esto, aportara sus ideas sobre priorats que haya contrastado personalmente, que encuentre realmente interesantes y por debajo de veinte euros. Seguro que sale una lista interesante para los amantes de estos vinos!
Aquí ya hemos pueso algunos!
Joan

SIBARITASTUR dijo...

pues muchas gracias joan por la informacion.
De lo que hablaba del nita lo has comprobado alguna vez?

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola de nuevo!
Hasta donde yo sé, la técnica / filosofía de la agricultura biodinámica de Steiner afecta a la plantación y cosecha, pero no al consumo. De todas formas, los que conocen a fondo el asunto hablan de las fases de la luna también como momentos mejores o no para consumir un vino, más que de días de un tipo o de otro, aunque las dos cosas, en el fondo son lo mismo. Según la fase de la luna, se hacen unas actividades u otras y algunos opinan que, también según eso, los productos que se han cosechado en una época u otra (según el tipo de producto y su fin), pues lo mismo. Según esto, un vino hecho con uvas en cultivo biodinámico estaría en un mejor momento en luna llena o en los días inmediatamente posteriores a la misma.
Claro, como lo he leído y oído, no he podido evitar hacer alguna prueba...no con Nita, pero sí con algunos vinos de Mark Angeli (Anjou), de chenin blanc y también con algún vino de Lapierre (Morgon). Ahora que no nos oye nadie, y sin que tenga base estadística suficiente, creo que en vinos cuyos hacedores han seguido en el campo el sistema biodinámico, la cosa funciona, y es interesante abrirlos en la fase que corresponde de la luna.
Entramos en un terreno delicado que sólo quienes hacen y conocen profundamente los vinos pueden recomendar o sugerir...no me quito de la cabeza el comentario de una querida amiga (y juro que no lo decía en broma), copropietaria de una bodega y encargaga de las cepas y del control diario de las barricas, cuando bajamos un día a probar barricas: "hoy no hay nada que hacer: hemos entrado uva y aquí abajo el vino y las barricas están inquietas y lo notan". Caramba, era una verdad como la copa de un pino.

Anónimo dijo...

Joan, es buena aportación la música para un disfrute sensorial más amplio. Para una cata distendida y placentera, perfecto; creo que en una cata analítica - al menos a mí - temo que se solaparían demasiados sentidos y sensaciones con un reslultado agradable pero de más dificil racionalización. Aunque seguramente éso es lo de menos.

Recuerdos, Pedro Barrio.

J. Gómez Pallarès dijo...

Buenos días, Pedro!
La verdad es que me sorprendió posotivamente la iniciativa de los Pasanau y he tenido la suerte de probar alguna otra botella, con música y sin ella. Está claro que la propuesta de tomar esta botella con la música acompañante no forma parte de una cata analítica, sinó de una degustación puramente hedonista. De hecho todas lo son, pero inevitablemente, cuando tienes que valorar algo para expresar una opinión, tendemos a concentrarnos en ese algo. Yo lo hice, cierto,pero a la hora de escribir esta nota decidí ofrecer la vertiente más epicúrea y emotiva de mi relación con esa tierra, vino y música.
Fíjate tú que ando ya desde hace bastantes días pensando cómo voy a afrontar el Proyecto Leukade, si solo, si acompañado, por quién y cómo...ahí sí que necesito todos los sentidos a punto, sin distracciones (por decir algo, eh, y entrre mil comillas), para percibir lo que corresponda.
Un saludo muy cordial,
Joan

SIBARITASTUR dijo...

Pedro, estoy de acuerdo contigo, yo necesito silencio cuando estoy con la ficha de cata pero para otros momentos la musica es un complemento perfecto, solo faltaría la compañia perfecta, jejeje

J. Gómez Pallarès dijo...

Es lo que decía, Sibaritastur, cuando hay una sola botella y tengo que escribir sobre ella o comentra o, en alguna ocasión, incluso puntuar, me concentro también sin música. Pero esta historia es distinta: la música nace con este vino y tras la segunda botella (¡no el mismo día!), la tercera fue con la música. Las sesiones sirvieron, pot lo demás, para escribir sobre música (novedad absoluta para mí) y sobre el vino. Sobre la acuarela de Wataru, ya no me atrevo...
Joan

José Luis Giménez dijo...

Pasaba por aquí...

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Genial, Jose, he estado a punto de auto-replicarme, menos mal que estabas aquí...
Hoy he pasado el día en Madrid pero sin posibilidad alguna de intentar contactos. A ver si me lo trabajo mejor!
Gracias!
Joan

José Luis Giménez dijo...

Hay más días que longanizas, antes o después nos encontraremos ;))

Saludotes,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Caramba, Jose,e sto caso parece "Duelo en OK Corral": antes o después nos encontarermos...
Por cierto, no me voy a quejar de vivir en Barcelona, pero me ha cogido hoy un no sé qué de madrid y de no tener cerca la Enoteca Barolo...He leído la cata de voerzios que comenta EugenSaenz, hecha por Juancho Asenjo y me he puesto, bufff...
Saludos!
Joan

José Luis Giménez dijo...

Pedazo de película aquella; la original me refiero, no el lamentable remake que hicieron a finales del siglo pasado.

Es que siempre echamos de menos lo que no tenemos Joan. Aun teniendo por aquí tiendas como Barolo siempre se echa en falta un tipo de oferta más horizontal como la que nos cuentas desde tu blog, con las nuevas tiendas que estás descubriendo(nos). Más productores, más zonas, más vinos, más vino.
Desde que comencé a beber vino a principios de esta década ha aumentado y mejorado la oferta en la ciudad, pero siempre se echa de menos más y más :)

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Yo lo que echo más de menos, de verdad, es una gran oferta de las Langas en esta ciudad. Mis amigos de la Enoteca d'Italia tienen algo, claro (unos pocos barolos y barberas), pero oferta a lo grande y a precios no descabellados, no hay. En Vila no cuidan los vinos italianos y en Lavinia hay poca oferta. Las tiendas de la ciudad de las que procuro ir hablando dan alguna sorpresa, sin duda, pero no pueden ser sistemáticas ni abarcar mucho.
Y a nivel de catas, algo como esa selección de Voerzio, no la he visto jamás en la ciudad.
Tenemos otras cosas, claro: selecciones insuperables de del noroeste italiano; una tienda de puero ensueño en el mundo de Borgoña; la mejor tienda que conozco de vinos naturales; y muchas tiendas que buscan y buscan cosas interesantes de España.
También nos falta África, de modo clamoroso: no existe apenas en Barcelona ni un vino marroquí o algeriano, y etc.
Non possumus omnes adire Corinthium, que decía el gran Cicerón...
Siempre nos quedará Monvínic para ir poniendo parches, claro, pero ahí no se puede comprar, "sólo" beber. No me queharé, claro.
Buenas noches,
Joan

Oscar Gallifa dijo...

Joan, siento tu preocupación por el tema italiano y la verdad, estoy contigo en que cuesta encontrar algo decente de esas tierras por la nuestra.

Por otro lado, ya sabes que si extrapolamos el tema al vino alemán, la situación es tremendamente peor. Si no fuese por esa (pequeña) alma que planea por encima de nuestras cabezas, crudo lo tendríamos para beber Diva en/de condiciones decentes.

Animo, La Enoteca d´Italia bien se merece nuestro beneplácito ¡Bravo por ellos!

OG

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Òscar, tú sabes bien de mi devoción por la Enoteca, por supuesto, pero su apuesta no ha sido con los barolos, que es de lo que hablaba cuando comentaba la cata de Voerzio. Tienen algunas cosas muy interesantes, pero pocas. Su catálogo, por razones obvias del volumen de la empresa, tampoco puede tener de todo.
Me consta, con todo, que están ya preparando grandes sorpresas para un futuro cercano!!!
Saludos,
Joan

Publicar un comentario en la entrada