05 febrero, 2009

Enrico Orlando vino passito 2003

Sonia y Enrico Orlando son el prototipo de gente dedicada al mundo del vino que me gusta de veras: jóvenes, preparados y entusiastas, recogen una tradición familiar que arranca de la bisabuela de Enrico (la Signora Enrichetta, de donde viene el nombre actual de la bodega, Ca'Richeta) y la interpretan y transforman a la luz de la vocación de Enrico. Él es el enólogo y el responsable de que esta pequeña parcela de viñedo en un rincón extremo (mirando ya a Monferrato) de las Langas (en el pueblo de Castiglione Tinella), se dedique casi en exclusiva a los vinos pasificados con variedades blancas y tintas. También producen algunas botellas de Langhe Rosso (PN) y Nebbiolo d'Alba (nebbiolo), pero el corazón de esta gente es dulce, ¡no lo pueden negar!, y su vocación son los vinos hechos con uva pasificada. Conocen a fondo el proceso, saben qué hacer y cómo hacerlo y el resultado es un vino tan extraordinario como difícil de encontrar: la bodega no producirá, en total, más de 20 mil botellas anuales, y de este passito con variedades blancas, en 2003 salieron 1800 botellas. Moscatel, sauvignon blanc, sémillon y chardonnay son las variedades. La uva empieza su deshidratación en la propia cepa y tras la vendimia (por lo menos 30 días extra en la planta, con parte de la circulación de la savia cortada), se vendimia a mano y pasa a reposaderos ventilados y a cubierto para proseguir su pasificación.

El proceso puede prolongarse casi otros tres meses, hasta que la uva haya perdido cerca del 40% de su contenido hídrico. Fermentación natural, parada natural de la misma y sin clarificaciones ni filtraciones, el vino pasa ya a madurar en barricas y toneles de roble (no sé la procedencia) de tamaño variable, entre la bordelesa y la de 700 litros. Entre 18 y 24 meses de madera sirven a Enrico para llevar al límite el potencial sápido y aromático de este ensamblaje que, con 14%, conviene tomar sobre los 12-14ºC para saborearlo en plenitud.
Tiene el vino un color entre el ámbar intenso y el oro viejo, de una pureza extraordinaria, rayos de sol suaves, tibios, en un atardecer tras la lluvia en las colinas. Lágrima pequeña, compacta, persistente pasea por la copa. Higos pajareros todavía tiernos, orejones de albaricoque frescos, gran cuerpo en boca. Es un vino intenso en nariz, con un recorrido que no termina nunca, y que en el paladar se hace suave, delicado, casi fresco. Pasas de Corinto y ligeros aromas de botritis asoman con algo de temperatura: humus, tierra mojada, hojas en descomposición. Pausa. Reposo, este vino te da y no cesa: galletas de almendra, dulces almendrados, calabaza madura para el cabello de ángel, jalea real. Un punto de cola de carpintero y esa bollería del norte de Italia que, como la inglesa, sabe combinar magistralmente, la harina con la fruta seca y escarchada (plum cake, panettone). Una maravilla.


Es un vino jugoso, amable, delicioso, que calificaría de muy personal y bastante único en el panorama italiano. Es un vino que llega al mercado en un momento óptimo de consumo pero que puede aguantar y mejorar largos años en botella. Si se encuentra, hay que comprarlo, sin duda, porque su precio (creo que sobre los 14 euros) es casi ridículo. El buen hacer de Enrico, la claridad y elegancia de sus ideas con los vinos pasificados (auténtico estandarte de Ca'Richetta es este passito de variedades blancas, aunque también hace otro passito, rosso, que me gusta mucho, con brachetto y CS), la elegancia, entusiasmo parejo y discreción de Sonia, y el amor de ambos por esta tierra de las Langas y por su tradición vinícola, me desbordan, me tienen el corazón robado. Confirman, de nuevo, que cuando muera, quiero que me esparzan (sin que lo vea el juez, claro, ni la policía de fronteras...), entre las Langas, el Priorat y la Borgoña, para que algún día alguien, sin saberlo, acabe bebiéndome. Creo que sólo así conseguiré resucitar...hacerlo en una añada de hacia el 2050 de este Orlando passito (¡tampoco tengo prisa, ¿eh?) sería un sueño.

Las fotos primera y tercera son de Sonia Orlando.

18 comentarios:

Bentley dijo...

Por casualidad no habrás deja de poner deliberadamente, donde poder conseguir esta ganga; chollo; etc,etc. Venga Joan. Por fa.
O será en Enoteca d’Italia.
Grazie mille

Juan A. Tárrega Ribes dijo...

para los chalados de los dulces -como yo- acabas de intranquilizarme el dia hasta que lo encuentre..
Cojonudamente descrito.
un saludo

Olaf dijo...

Suena mas que interesante y para ser un dulce a precio comedido. Te lo has traido de Italia o se puede encontrar en España?
Saludos

Olaf

J. Gómez Pallarès dijo...

Buenas, Bentley, no es por casualidad, es que en efecto no hay, todavía, quien venda los vinos de Ca' Richetta en España. Yo conocí a Sonia y Enrico en Terroir Vino, en Genova, congeniamos mucho, probé todos sus vinos, charlamos y me encantó lo que vi, oí y probé. Me mandaron un par de botellas por Navidad y ahora saco a pasear a ésta, que es un poco el estandarte de la bodega.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Muchas gracias, Juan, ha sido un vino que me inspira. Al no ser monovarietal de muscat, no puedo incluirlo en mi listado de "Momentos Theise" (me "impuse" esa condición), pero te aseguro que he pasado muy buenos ratos con él. De hecho todavía tengo un culín en la fresquera, que administro con sensatez del que sabe que cuando se acabe, buff....

J. Gómez Pallarès dijo...

Vino de Italia directamente, Olaf, en efecto. Voy a intentar, como siempre desde el altruismo puro y amor por los buenos vinos que anima estos pagos, que se pongan en contacto con alguien que les pueda importar a España.
A ver si tenemos suerte.
Un saludo!
Joan

Anónimo dijo...

pues que se cumplan tus sueños Joan, pero sin prisas eh?, todo a su debido tiempo. Desde Lanzarote estoy muy limitada para probar esas maravillas, pero me hace ilusión saber que existen y que tal vez las prueba un día, por ejemplo un día inspirado que me de por dar una vueltecita por esa tierra. Mira lo que has hecho Joan, nos has dejado a todos con la jeta larguísima. Un saludo
IsabelYaiza

Anónimo dijo...

Al leer esta nueva entrada y después de la charla telefónica de esta mañana, se me ha ocurrido: ¿para cuándo un libro con las entradas -e ilustraciones- de tu blog? (o una selección al menos...). Coincido con el sr. Tárrega en que eres un maestro de la descripción y de muchas cosas más.
Me ofrezco a colaborar para buscar editor (ya sabes que ahora me muevo algo en ello). Piénsalo. Puede ser un pelotazo enobibliográfico.
Hasta pronto.
Ignotus Pintianus

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Isabel!
Lanzarote tiene otras marvillas, alguna de las cuales todavía no he probado y comentábamos no hace mucho por aquí: el espumoso de Los Bermejos hecho con malvasía, por ejemplo, que todavía no he podido probar!
Por otra parte, a un precio que no es ni mucho menos muy superior al de la compra en tienda, hay unas cuantas "tiendas" virtuales (en mi columna de la derecha tengo reseñadas algunas) que te pueden llevar a casa, en Lanzarote auténticas maravillas! Ésta todavía no, que yo sepa, pero toso se andará...
Una de las cosas que me apetece es ayudar en lo posible (gratis et amore vini) a que estos vinos de circulación muy limitada tengan un eco mayor. A ver si lo consigo!
A cuidarse!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Buenas, amigo "Desconocido"!
Otro querido amigo, dueño de una bodega en el Priorat (no Pasanau), me ha comentado varias veces una idea parecida.
Pero ya sabes que lo de las publicaciones no es mi objetivo aquí. Bien, sí lo es, pero no en formato papel sino tal y como se lee y ve ahora mismo.
De todas formas que un profesional del asunto como tú le vea la punta al tema da qué pensar...
Lo hablamos algún día, pero con un buen vino de tu tierra mediante!
Un abrazo,
Joan

Jose luis Louzan dijo...

ah puñetero... que bien escribes jodio jejejeje. Eres mi idolo Joan...

De mi reciente relación con los dulces y mi mas que reciente relación con los vinos italianos (sabes que mas que reciente seria mejor decir que aun no existe) esta descripción de hoy resume bastante fielmente lo que muchos queremos decir cuando hablamos de "hacer un vino como se debe hacer"...

Por otra parte, estaría bien que cuando alguien lo importe, que se importara, lo comentases aquí a ser posible para que se me quite esta sensación de que me estoy perdiendo algo extraordinario...

Y cuanto lamento no poder estar en Girona con vosotros... una pena, de verdad...

J. Gómez Pallarès dijo...

Eres muy amable, José Luis!!! Pues fíjate tú que yo pensaba lo mismod de otro sitio en el que nos encontramos también, Weirdo, la Enopatece, Fernando Angulo...estoy leyendo estos días su crónica-homenaje al otro "rey Aloisius" y se me ponen unos dientes...cuanto sabe este hombre de vinos, y con qué sensibilidad escribe. Y esa descripción del Burgenland, qué gozada.
Lo bueno de esto de los blogs, amigo mío, es que todos nos completamos a todos, y donde no "llega" uno, llega el otro.
Creo que este vino, y el rosso passito también, de Enrico Orlando, son grandes dulces italianos. Me conozco no pocos y este me gusta mucho, la verdad. Intentaré, gratis et amore vini, ayudar para que se pueda distribuir en España, pero es un mercado complicado, el de los dulces italianos en este país...
Si lo consigo, prometo comentarlo.
Y Girona creo que estará muy bien, en efecto, todo lo que rodea al Forum, claro, pero para los enotarados que por aquí andamos, con especial atención a esa presentación de los rieslings de 2007, y añadas anteriores, que será la bomba, vamos.
Saludos!
Joan

Dominic: "la bruja del vino" dijo...

PUES, pues, me has puesto la miel en la boca. Los vinos dulces, nacionales, no son una de mis grandes pasiones, en general las cosas dulces no em apasionan sin un deje de acidez, o de sobriedad,en fin, que me resultan difíciles, me gustan por ejemplo mucho los banyuls...O los Empurdà, en Espanya. Los PX me saturan mucho, y los Oporto son muy golosinas...aunque si estoy leyendo de noche, el Oporto me va bien.
Por cierto Joan, yo tb digo siempre que si me muero quiero que me incineres, y que esparzan mis cenizad por el Priorat...jo!!!a ver si vamos a reencarnos los dos juntos en una botella de tinto Prioratino y nos peleamos por el contenido...
ZZZ>>>)

Dominic: "la bruja del vino" dijo...

Bien, donde pone "incineres" , quería poner "incineren", por supuesto...bufff, espero no haberte hecho pasar un mal trago!!!

J. Gómez Pallarès dijo...

A mi, en cambio, los vinos dulces me "ponen", vengan de donde venganm y sea como sea su método de vinificación. Eso sí, tengo una especial predilección por los que ofrecen una mezcla de azúcar residual adecauda y una acidez y frescura notables...por eso me pirran tanto los Kabinett, los Spätlese y los Auslese...
Este Orlando es de un corte más clásico, con la uva pasificada en planta y después en "frutai", pero tiene un punto sin duda especial, tanto en nariz como en boca.
Cuando nos encontremos en el interior de una botella, seguro que no nos peleamos!!! Disfrutaremos con el contenido!!!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Y por supuesto, he entendido que se trataba de un "problema" de teclado y no un testamento espiritual renovado!!! À chacun le soi!!!
Saludos y que tengáis un bue día: Barcelona ha amanecido hoy con un sol encantador!
Joan

Bentley dijo...

Dulces del: Loira,Jurançon,Alemania,Austria.Vintage y Colheitas,Moscatel de Setúbal, Fondillón,PX de Montilla-Moriles. Hechos para disfrute del paladar y goce del hombre.
Vinos que nos hacen viajar y soñar.
No incluyo los grandes dulces italianos ya que los desconozco más, pero cuando me he topado con alguno en Vinoble, me he sentido entre neblinas.
Saluts!

J. Gómez Pallarès dijo...

Añadamos a este listado, amigo Bentley, los icewine de vidal y riesling canadienses, por ejemplo, los dulces australianos (de corte bien francés) y una de las cosas que más me apasiona, todo lo que se puede hacer con las variedades de la moscatel. Aquí, claro, España da una talla enorme, impresionante, con la Axarquía y con Navarra. Y es ahí donde se une con Italia que quizás no sea, en efecto, muy conocida por sus dulces (delante de según qué emblemas sobre todo tintos es difícil, semánticamente, competir: una nebbiolo, una sangiovese, ocupan mucho...), pero que tiene cosas que todos deberían probar y disfrutar: Donnafugata Ben Ryé, Moscato di Saracena Viola, Vigna del Volta de La Stoppa (malvasia di candi aromatica), estos de Enrico Orlando, los imprescindibles recioto di Soave y della Valpolicella de Ca' Rugate, por poner un ejemplo, y algunos otros. Italia es un gran amante de las cosas dulces también, de Sicilia y Panteleria a las Langas y Verona, pastelerías y vinos van de la mano!
Otro paisaje por descubrir.
Joan

Publicar un comentario en la entrada