11 enero, 2009

Txanaguer Bateana dolç 2006


Una de las mejores cosas de los días de exageración en la cocina (y las fiestas navideñas sin duda lo son) es la generación de "residuos". Ya lo he comentado en alguna otra ocasión: en casa no se tira nada y dos productos estrella de nuestra mesa nacen, directamente, de los restos de la escudella, la carn d'olla y el pollo relleno del día de Navidad. El primero es una de esas ideas geniales de la Ruscalleda: una terrina, un pastel frío, que se hace con los restos de las verduras y las carnes, dispuestas a láminas en un molde. El segundo, ya lo véis, son las clásicas croquetas, cuyo único gran secreto suele ser la paciencia con que se hace su pasta y, claro, los ingredientes que la componen. Si estos son los de uno de los mejores pollos rellenos, con todos sus restos y "tropezones" desmenuzados, el festival de placer es enorme. Ambas cosas, además, y bueno es reconocerlo, proceden de la paciencia extrema de mi santa...

Salieron las croquetas (¡la fritura sí es mía!) y, de golpe, me vino a la cabeza la necesidad de un sabor que completara, cual amarone, aquello que ya había experimentado con el pollo de El Prat. Y el Txanaguer Bateana dolç 2006 de Laureano Serres acudió en mi ayuda. La marca de la casa es Mendall (la que preside la etiqueta) y éste es un vino, creo, bastante único y del que deben quedar pocas botellas. Hecho con uvas de garnacha peluda de Vallmajor de Batea, creo recordar que, cuando lo probé con Laure en Naturala Vinis, comentó que el propietario de esas cepas las había arrancado tras la cosecha de 2006 (sic!, y si lo entendí mal, es por culpa de los vinos de esa hermosa tarde que pasamos en la tienda de Benoît, y ya me corregirán). Garnacha peluda algo sobremadurada procedente de viñedo tratado de forma natural, el mosto fermentó también con las propias levaduras y maceró durante 13 días. Los únicos sulfitos que contiene (lo indica la contraetiqueta) son los que la naturaleza y la fermentación le han dado. Con 14,3%, conviene tomarlo sobre los 14ºC. No tengo análisis de este vino, pero tiene un punto muy interesante de azúcar residual que, unido a su carácter fresco y algo astringente, le otorgan unas características bastante únicas, también, en el panorama vínico catalán. En pocas palabras, siempre me ha "sonado" a amarone: capa media, color de grosella roja muy madura, ciruela pasa (sobre todo en posgusto), taninos secos pero golosos, raspón en nariz, zarzamora, recuerdos de la maceración que fue (un punto mínimo de carbónico), madroño y guindas en alcohol. Es un vino entre carnoso y voluptuoso, fresco y ágil, seco pero con voluntad de dulce, que usé, sí, como vino de plato principal, no de postres y que encajó a las mil maravillas con aquel pollo relleno que resucitó (creo recordar que también al tercer día) en forma de croquetas.

12 comentarios:

Laureano Serres dijo...

Perfectamente descrito Joan, en vendimia este mosto tenía sobre 16 grados de alcohol probable. fermentó, pero no acabó, quedaron aproximadamente 20 gramos de azúcar residual. Estaba muy bueno y decidí embotellarlo en junio de 2007. El vino ha ido cambiando desde entonces, integrando más el alcohol y el azúcar. Ha ganado en seriedad y no ha perdido nada, me alegra que te gustara, la analítica marca 17,76 gr/l de azúcar, 16,81 grados de alcohol (eso es lo que te has bebido!!!) y 15 mg/l de sulfuroso total, la volátil está en 1,44 g/l. Ya sé que todo esto que he escrito es una barbaridad, pero ahí está. Y el vino se bebe y disfruta.

El dueño arrancó las viñas para cambiar el campo(allanamientos) y plantar cosas que produjeran más. Además este tipo de garnacha cuesta bastante de vendimiar porque los raciomos son pequeños y abundantes. En fin que ahí está el vino, tengo todo lo que me queda reservado, ni siquiera tengo para mí, pero...hay más de 'otros'.

Y otra cosa, me gusta mucho cómo lo has descrito. Salut.

laureano Serres

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues muchas gracias, Laure, de veras. Que la persona que hace el vino esté de acuerdo con mis percepciones me gusta, porque vosotros, mejor que nadie, sabéis exactamente qué hay en vuestro vino.
Confirmado, pues, lo que recordaba (se trata, literalmente, de un vino único, cuyas cepas ya no existen!) y esa combinación de azúcar residual en un vino de gran entereza y astringencia. Para un inglés sería uno de esos clásicos vinos de conversación del Club Pickwick: un vino de los que ya no se hacen. Como bien dices, además, el vino (¡como todos los tuyos, añadiría!) sigue evolucionando y cambiando.
Salut!
Joan

El Gaitero del Cabo La Muerte dijo...

Quien lo pillara, envidia me dais;
Joan en este momento me estoy acabando una de Listan Negro 100%, tres meses de roble, de los Bermejos de Lanzarote,creo que esta muy bueno.
Mucha salud,

J. Gómez Pallarès dijo...

Ayer, precisamente,e staba "charlando", vía mail, con una persona de Santa Brígida, Gran Canaria, donde tienen sus buenos parrales también de listán negro!!! Parece un roble ajustado para lo que da de sí la isla y esa fruta en Lanzarote. Tengo que hacer un pedido a Los Bermejos, para eso de la malvasía champenoise!!! Meteré un listán negro!
Salud!
Joan

elpingue dijo...

Hace usted muy bien en aprovechar todos las sobras. En casa hacemos igual. Por cierto, últimamente estoy tomando unos vinos magníficos D.O Toro. A ver si te haces una escapada por esta zona....

un saludo

Roberto

J. Gómez Pallarès dijo...

Buenas, Roberto, tengo en cartera (fruto de un regalo una querida amiga) un Gran Colegiata del 1999. Confieso que siento gran curiosidad por ver cómo han pasado los años por él...
Por lo demás, y no es por dorar la píldora, mis dos viajes pendientes son: Valdeorras, Bierzo y Toro, en España; Côte d'Or, en la Borgoña. A la que resvuelva un par de temas financieros pendientes (ahí es nada la venta de un piso hoy en día en Barcelona...), para allá que tienes a mi santa y a un servidor. Le tengo muchas ganas a la zona...
Saludos!
Joan

Jose luis Louzan dijo...

Hola Joan;

He buscado ese Txanaguer Bateana dolç 2006 en Lanima pero no lo encuentro... preguntare a Benoit porque me ha saltado la curiosidad...

Otra cosa. Me ha llegado un Lo Zoccolaio Barolo de Domini Ville Lanata de 2003 ¿lo conoces?, si es así ¿que te parece?. Ya sabes de mi ignorancia en "asuntos italianos" jeje

Un saludo

el pingue dijo...

Pues suerte con la venta.
De lo último que he probado te recomiendo un Gran Elías Mora 2004 (si queda) y El MO 2006 de bodegas Marqués de Olivara. Éste último con una etiqueta peculiar.
Saludos

samuel cano dijo...

Hace ya mas de medio año que bebí el vino de Lauren, fue este verano y lo abrí por error al principio de comida. Digo por error ya que sabiendo que era dulce, lo reservaba para unos postres, pero confundí la etiqueta con otro Mendall y lo abrí al principio. Era una comida simple pero que a mi madre le sale de lujo, tortilla de patatas (grande, muy grande) y chuletillas de cordero a la brasa.

Pues el vino se comporto de lo lindo, esa azucar residual acompañó muy bien la comida, pero sobretodo la tortilla y el dulzor de la cebolla y la patata de la casa que tiene más fecula y más suavidad, aunque ese tanino llenaba la boca y en algunos momento superaba la comida sin molestar. Un vino complejo y aunque esa volatil se nota al principio un poco en nariz, no da señas de mala evolución. Al final llegó una copa que me dejé con las natillas (tambien caseras y con muchas galletas) y no estubo nada mal, aunque ahí si que subia por encima de la fuente de natillas.

Enhorabuena Joan y Lauren, al uno por disfrutarlo y al otro por producirlo y venderlo, claro.


Salud y buen vino

J. Gómez Pallarès dijo...

Supongo que lo más fáci, en efecto, para comprar Txanaguer es ponerse en contacto con Laureano (en su web, que enlazo en el post, está el contacto) o con Benoît, en su web de L'Ànima del Vi. En otro sitio no creo que lo encuentres. Yo he visto botellas en L'Ànima del Vi y Laure guardará también algunas.
Por lo demás, no he probado este vino de Domini Villae Lanata, que es una empresa que tiene viñedos y vinos en varias DOC italianas. Lo Zoccolaio es un cru que se encuentra cerca de Monforte y 2003 es una añada que da de todo, de extraordinario a ...Como siempre, hay que abrir y probar. Yo, éste, no lo he probado.
Saludos,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Roberto, el primero lo he probado y confieso que está rico pero no me hizo lanzar las campanas al vuelo. El segundo, no lo he probado pero si me pasa cerca, caerá!
Gracias por la recomendación!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Samuel, ese menú que comentas de tu madre...como si lo viera!!! Le sentó de maravilla al Txanaguer, porque a ese azúcar le une cierta astringencia y aspereza. Con las natillas tampoco lo veo porque el vino se las come y sus dulzores no son complementarios.
Cada botella es un mundo, y más aquí, pero la volatil no se noto en mi botella, no por lo menos en las primeras 48 hotas. Ya sabes que me gusta experimentar y dejo los vinos abiertos varios días para ver cómo evolucionan tras la primera degustación. Después ya cambia la cosa, pero es que la biología del vino sigue su curso, claro.
Saludos!
Joan

Publicar un comentario