14 enero, 2009

Simon Bize "Les Marconnets" 2001


Este es uno de aquellos vinos que merece una entrada para él solo, sin más adornos. El Domaine Simon Bize et Fils se encuentra en Savigny-Lès-Beaune, pueblo de la Côte d'Or que atesora una buena mezcla de vinos Prémier cru, Villages y genéricos Bourgogne. Se encuentra al noroeste de Beaune y uno de los más reputados viñedos trabajados por Patrick Bize (actual propietario, hijo, nieto y bisnieto de Simon) es el 1er cru de Les Marconnets, con orientación sur. Son 0,6 Ha de suelo pedregoso y poco fértil, que aporta una tanicidad y mineralidad importantes al vino. Sobrevino describió la producción de 2006, así como su emocionante visita, y confirma, con la complicidad de los hacedores del vino (Patrick Bize y su segundo en la bodega, Guillaume Bott), que este 1er cru necesita años para afinar sus taninos y mostrar el mejor perfil de la extraordinaria pinot noir que se encuentra en sus raíces. Son cepas plantadas en guyot en 1973, que están alcanzando ahora mismo su mejor momento de madurez. La producción se controla mucho y la vinificación es, siempre aunque en porcentajes que varían según la madurez de cada cosecha, con raspón. Depósitos vitrocerámicos, fermentaciones en abierto, sobre los veinte días de maceración y un uso de la madera nueva que nunca supera el 50% de lo vinificado. En 2001 (dato clave para comprender este vino, que me dió Julien, de La Part dels Àngels, auténtico ángel custodio de quienes amamos los vinos franceses, sobre todo borgoñones, en Barcelona y en España), Bize usó el 70% del raspón para la vinificación de su Les Marconnets. 12,5%, botella abierta sobre los 3/4 de hora antes de su consumo (creo que no hace falta decantación) y 16ºC para su servicio, con copas específicas para pinot noir o Soft de Mikasa. Yo usé estas últimas porque le dan un algo más de ventilación que le va de primera a este tipo de vinos.

Capa media, casi baja, con el color de la teja algo oxidada, años de intemperie, tierras del norte de Francia, lluvia, tierra ferruginosa, humedad. Primeros aromas de pámpanos y vegetación profusa, hollejos, piel y pulpa de la uva madura estrujada y reposada en tu mano. Café, violetas, sutileza sin complejo alguno. Finos aires de campo. Taninos justos, pequeños casi, austeros. Sigue oliendo muy auténtico, a hollejos y a raspa, a uva madura y a grosella negra madura, a ciruelas pasas. Madurez. Tiene, casi, un punto dulce este vino, de plenitud. El reposo bien merecido y el trabajo de la botella ofrecen, a primeros de 2009, un momento maduro para el consumo. Sin duda, unos pocos años más de botella no harán otra cosa que desarrollar la sutileza y finura de este gran borgoña. Julien se lamentaba un poco de que los amantes del vino de aquí tienen poca sintonía con este tipo de vinificaciones de la pinot noir. Atreveos con los vinos de Patrick Bize y os aseguro que no os arrepentiréis. "Sólo" hay que acertar el momento adecuado para su disfrute (casi nada): para "Les Marconnets" de Bize ha llegado ya y aquí se quedará unos cuantos años...

20 comentarios:

samuel cano dijo...

Interesante este vino, me encantaría catarlo y discutir sobre el tema del raspón, de si tanto vegetal no hará demasiado austera la fruta y lo dejará falto de ella con el paso del tiempo. Aunque por lo que he visto en la pagina de sobrevino, tal vez es lo que busque Patrick y conseguir así un vino diferente y peculiar.

buena cata Joan.

José Luis Giménez dijo...

Hombre Samuel, de esto de vinificar ni papa ya lo sabes, pero dependerá de la cantidad de raspón y de la fruta el que el primero se coma al segundo ¿no?
Por cierto, me he ventilado lo que me quedaba de un tinto muy sencillote de Saumur que tenía unas notas verdes que me recordaban un montón al raspón.
Saludos,
Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Samuel, todo depende de la madurez del raspón claro, y a partir de eso, se decide qué cantidad va a la vinificación. Por eso el % varía cada año. Lo que tengo claro es que un sistema abundantemente usado en la Borgoña y no creo que sea eso lo que le otorgo un carácter especial al vino. Si acaso, es una "nota" más del mismo, en función de este terroir concreto y de la madurez que el mismo y el clima han concedido a la planta. Lo que sí está claro es que el raspón, ea donde sea, cuando se usa concede al vino un plus que, dicho sea de paso, se valora de forma muy variada.
A mí, queda claro, me gusta!
Saludos,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Jose,
te aseguro que en los casos que he probado últimamente (Clos Vougeot de Mme.Leroy y Les Marconnets de Patrick Bize) el raspón potencia la fruta, en ningún momento se la come o la oculta.
También es verdad que los vinos de Saumur tintos, por las variedades que usan, denotan pimienta, austeridad y notas de verdor, pero quizás más por la variedad de la uva que por la vinificación.
À bientôt!
Joan

cuatro especias dijo...

Bueno, en mi modesta opinión un toque de raspón mejora el vino en boca, tampoco creo que si está en su justa medida se coma a "la fruta", pero en cuestión de vinos no hay nada escrito, lo que para unos es una delicia, para otros es algo rasposo, áspero o simplemente intolerable.
Este vino del que hablas no lo he catado nunca, me gustaría probarlo y poder opinar de su raspón, de su aroma, de su longitud en boca...pero todo se andará.
Un fuerte abrazo

J. Gómez Pallarès dijo...

Samuel anda en las pruebas teóricas y después, en cuanto pueda, estoy seguroq ue pasará a la práctica, Jose y 4E, pero está claro, como ya hemos comentado con él en privado,q ue el grado de madurez del raspón y su peso en la vinificación son muy distintas y determinantes en grado muy distinto en La Mancha que en Savigny-lès-Beaune. En la Borgoña muchos lo hacen y todo está en función del %. En La Mancha, que yo sepa, no lo hace nadie y hay que ir con mucho cuidado.
Simon Bize (vaya, ahora Patrick: The Wine Doctor dice que es "poco serio" esto de saltarse tres generaciones de Simon para pasar a un Patrick!) es uno de los productores de la Côte d'Or, 4E, y merece mucho la pena ser conocido. Si algún día puedes leer el enlace de Sobrevino, te harás una buena idea de la variedad y calidad de vinos que hacem con varios primers crus, además de Les Marconnets, entre sus propiedades.
Julien, de La Part dels Àngels, vende también a distancia, por si algún día te animas a hacer una selección para probar cosas que no conozcas. Él orienta muy bien sobre todo, incluído precios, y lo que quiere es que la gente conozca los vinos que trae. Yo, la verdad, estoy encantado de vivir bastante cerca de su tienda: cuando entras es como para volverte loco, te lo llevarías todo o, mejor, lo probarías con él para ir comentando y aprendiendo!
Saludos,
Joan

samuel cano dijo...

Bueno vamos a ver, yo no utilizo el raspón y puede que el año que viene lo utilice en alguna partida. Por partes, Jose, esos vegetales o verdores que notas en el vino pueden venir de la propia variedad y no del rapón, ya que si la uva no tiene una madurez fenolica total y la maceración es muy larga puede extraer esos verdores. El tema es complejo, porque puede que un vino no tenga la suficiente madurez fenolica, pero se vendimie para no coger más grado alcoholico, entonces para no trasmitir muchos verdores se puede hacer una maceración más corta que estraiga la fruta y algunos vegetales pero no molestos. Esto se suele hacer en vinos jovenes.

El tema de utilizar o no raspón. Yo no digo que el raspón se coma la fruta, más bien digo que para utilizar el raspón la fruta tiene que ser capaz de aguantar muchos años, ya que el tanino que aporta el raspón solo se doma con tiempo. Con lo cual mi duda a la hora de utilizar el raspón es con que variedad, ya que la tempranillo manchega, por ejemplo, da una fruta muy contundente pero que no creo que se mantenga fresca con los años necesarios para calmar el tanino que añadiria el raspón. En Pinot noir en borgoña, lo entiendo, porque la pinot mantiene la fruta roja fresca durante años y el raspón le aporta un punto de rusticidad que con los años se volverá elegancia y mayor peso en boca y mayor estabilidad de color, mayor longevidad, etc etc, todo lo que aporta un plus de tanino.

Aquí le estoy dando vueltas y tal vez pueda venirle bien al syrah que tiene mejor acidez o tal vez al petit verdot, pero esta variedad ya es suficientemente vegetal asi que me da miedo. Puede que con la garnacha, pero yo tengo muy poca y es tintorera que no me da ese perfil. Puede que con el tinto velasco que el año pasado hice una prueba y da vinos con poca capa, altos de acidez y fruta roja muy muy fresca, aunque tiene también un vegetal bastante potente, pero con el paso del tiempo puede añadir un peso en boca interesante.

No se son reflexiones que hasta que no estén en el deposito no sabremos como irán, aunque lo que si es importante es que el raspón esté maduro y no verde, ya que sino los verdores no te los quita ni el sagrado, y sino probar algún dia el mosto de un deposito de maceración carbónica, y lo comparais con el mosto de un deposito despalillado y vereis la diferencia.

Salud y buen vino.

J. Gómez Pallarès dijo...

Como muy bien indica Samuel, el secreto de esto está en la madurez del hollejo y del raspón. Si éste no está lo suficientemente maduro y se usa, transmitirá al vino taninos que el consumidor no acepta. Si, por el contrario, está maduro, junto con el hollejo en la vinificación aportarán un equilibrio que, con los año,s no hará sino mejorar el vino. Lo explicaba muy bien Dirk van der Niepoort en la cata a la que algunos afortunados asistimos con él: el raspón, si se acierta en su uso, aporta un plus de calidad sobre el paso de los años en el vino. Fernando Martínez de Toda lo explica muy bien aquí:
http://www.acenologia.com/ciencia59_1.htm
"en vendimias insuficientemente maduras las pepitas y raspones aportan taninos groseros, agresivos y herbáceos que son poco apreciados (astringencia). Al contrario, los taninos aportados por el hollejo de vendimias bien maduras y, a veces, por una cierta proporción de raspón, aseguran un equilibrio óptimo que evoluciona en el tiempo en diferentes formas y grados de polimerización."
Gracias por los comentarios sobre tus experiencias, Samuel!
Joan

José Luis Giménez dijo...

Gracias por la explicación Samuel, la he entendido incluso yo :)
Saludotes,
Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

No parece mala idea acabar convirtiendo esto en un seminario sobre el raspón y su papel en la vinificación. Ahora que escribo esto, me asalta la duda: ¿sólo en los tintos? En mi cabeza, sólo hay datos sobre estos, pero ahora dudo...hay que seguir aprendiendo, vaya!
Buenas noches,
Joan

Sobre Vino dijo...

Hola, Joan y compañeros de comentarios,

Los vinos de Bize que yo he probado son de muy considerable nivel, tremendamente honestos y, dentro de la variedad de terruños en los que elabora, con un caracter propio. Todos rasgos positivos en lo que para mi debe ser un vino.

En cuanto al raspón, no es ya una cuestión de usar/no usar y si es mejor tal o cual cosa. Patrick Bize usa el raspón como un componente más en la elaboración del vino, utilizandolo de manera distinta en función de la añada. Escuchandole contar las decisiones que toma al respecto te das cuenta de que realmente "interpreta" el proceso de elaboración en función de lo que cada añada le ha traido como materia prima.

En cuanto a los vinos de Saumur, la cabernet franc vinificada de forma respetuosa tiene un marcado caracter vegetal, pero que yo calificaría como "verdor fresco" no como "verdor de no madurez". En este caso es parte del perfil de muchos buenos tintos del Loira. A mi ese perfil me resulta atractivo, y siempre me recuerda a matas de arbustos mojadas por la lluvia.

Bueno, me dejo de enrollar.

Por cierto, Joan, he visto el mismo post (muy de pasada) publicado en "Penedesfera", web que no conocía. ¿Colaboras os es una agregador de blogs? (está en catalán y soy demasiado lento tratando de leer en ete idioma).

Un abrazo.

José Luis Giménez dijo...

Sí SV, era desde luego un verdor agradable y no de inmadurez. Me recordaba a eso, al raspón, pero solapado con el carácter frutal del vino en cuestión.
Saludos,
Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, SV!
Muy de acuerdo contigo en la apreciación y descripción del tipo de trabajo, ya generacional, de los Bize.
Lo del raspón es un tema de la forma de vinificar, por supuesto, de un estilo de la casa. No todos lo usan, claro, en la Borgoña, aunque cuando lo hacen, lo hacen para lo mismo: el uso del raspón ayuda al mejor envejecimiento de los vinos y le otorga un aire distintivo a la PN, en nariz y en paladar.
Mi única duda, pero eso lo sabes tú mucho mejor que yo porque has podido hablar con él (tengo que ir a la tienda de Julien, también!), es si la interpretación (como bien la llamas) se basa en análisis sensorial y sobre el terreno o hay, también, análisis de laboratorio antes de la vendimia.
En cuanto a la CF, pues es como la CS, claro, su verdor y sus aires vegetales son propios de la variedad de la uva. Además, pueden tener otros "verdores" más propios de una vendimia inmadura o, a veces (no seríane stos los casos, claro), de una mala selección y un aporte a la vinificación de hojas y materias vegetales no nobles, por así decir.
Penedesfera: me han cooptado porque nací en Igualada, y la verdad es que me propusieron que participara en la primera cata masiva que hicieron. Pero en esta iniciativa última que has visto, no he tomado parte.
Un abrazo, y a ver si nos vemos donde Pitu Roca bien pronto!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Ya voy, Jose, ya voy!
En fin, que por el resto, el tema de los verdores queda ya claro. Se podría aportar mucha literatura científica y documentación sobre los efectos nefastos de una uva inmadura en el vino resultante. Está claro que el carácter vegetal de lo que aquí hablamos es de la propia vinificación, no del tipo de uva o del momento en que ésta se ha vendimiado.
Saludos,
Joan

José Luis Giménez dijo...

:)))
Si es que hay veces que para hacer las cosas bien tiene que hacerlas uno mismo
:)))

Saludotes,

Jose

Copo de 3 dijo...

Ai que ver amigo Joan que dices e muy bien que las cepas vienen desde el 1973, e que están en un gran punto de madurez.

Eso me recuerda esos vinos que se venden por aquí, en Portugal, que pasados 2 o 3 anos ya tenemos vinos en mercado con grandes fiestas por parte de la critica... e uno va e los cata, e lo que tienen son grand cantidad de maquillaje de bodega.

Saludos desde Lisboa.

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, querido Joao!
Una de las cosas buenas que tienen los vinos de Bize es la que apuntaba Sobrevino: no hay afeites, son auténticos, no hay maquillajes ni olores o sabores que uno no entiende (o lo entiende demasiado bien) de dónde pueden venir.
Por cierto, aprovecho la parte pública del blog para confirmarte que la empresa de vinos alemanes que te comenté también vende para Portugal. Cuando abras tu PC, te doy el mail de contacto y el nombre: ¡¡¡a disfrutar de los mejores rieslings toca, también!!!
Saludos, Lisboa!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Jose, ya se sabe, esto de la delegación de funciones tiene que estar muy bien engrasado!!!
A cuidarse y buen fin de semana,
Joan

samuel cano dijo...

Hola amigos. Joan a lo que preguntas de si se hace con las uvas blancas. Este año yo lo he tenido que hacer en parte, me explico. La uva blanca airén la encubé 3 dias con pieles y raspones para después prensar más facilmente, ya que el raspón ayuda en la prensa ya que hace canaliculos por los que el mosto se desliza mejor, pero no es esto lo que se puede llamar una utilización del raspón.

Otra forma de fermentación (que cuando tenga medios quiero realizarla toda asi en blanco) es sobremadre. La uva se despalilla y se prensa, el deposito se llena de mosto hasta el 75% y al dia o dos dias, cuando ha arrancado la fermentación, se llena hasta el 90% con uva estrujada (aqui si hay raspon) o despalillada (aqui evidentemente no). La fermentación se termina con la madre y no se trasiega, estas partes solidas conforme va bajando la temperatura van callendo al fondo del deposito clarificando de manera natural el vino, además aportan una mayor cantidad de aromas al vino y sobretodo una boca más grande y mejor longevidad. Que yo sepa donde unicamente se sigue haciendo asi es en el sur de madrid, como ejemplo bodegas Peral en Colmenar de Oreja.

Salud y buen vino.

J. Gómez Pallarès dijo...

Muchas gracias por las explicaciones, Samuel, me parecen de primera. me queda claro que raspón con uva blanca hay bien poco. En el primer caso, como dices, no se trata propiamente de raspón en la fermentación, sino de su uso para facilitar el paso del mosto a la fermentación (aunque seguro que sus dosis de aromas aportará este sistema a la airén resultante). En el segundo caso, sí que se lo usas, aunque en un porcentaje que, por lo que comentas, es muy bajo, en raspón me refiero (no llegará al 10% total). Los objetivos spn claros: más aormas, menor boca, mayor longevidad (aunque no sea mucha la que buscas con la airén).
La mejor noticia para los buenos consumidores: que estás trabajando a fondo con la airén y que pronto tendremos algo bien interesante para probar y llevarnos al paladar.
Buenoas noches y gracias de nuevo!
Joan

Publicar un comentario