28 enero, 2009

Dos extremos que se tocan: Kieninger y Emilio Valerio


Me explico. Hoy voy a hablaros de dos bodegas, la una en el sur de España, Bodega Kieninger (DO Sierras de Málaga), la otra en el norte, Laderas de Montejurra (DO Navarra). Ambas tuvieron la amabilidad de mandarme muestras de su producción y tras mucho meditar sobre el tipo de vinos que probé, aquí tenéis mi opinión. Son dos extremos peninsulares que se tocan por varias razones: ambos practican la agricultura ecológica y no sé si son exactamente biodinámicos (algo de confusión suele haber en el uso de este adjetivo), pero buscan en sus vinos la máxima naturalidad posible. Creo que usan sulfitos añadidos, pero en todas sus actuaciones, intentan respetar al máximo el concepto de vino natural. Kieninger usa cepas francesas en uno de sus vinos, el Vinana (CS 57%; PN 29% y Merlot), plantadas en 2000 en el Llano de la Cruz (Sierra de las Cumbres) cuya primera añada en el mercado es esta 2007. Poca madera (sobre los seis meses ) y buena maduración para un vino que un amigo reciente llamaría "cuadrado": un vino de capa media con un corazón claramente partido entre la PN meridional (almizcle, aromas de raspón) y la CS más bordelesa (mucho pimiento verde crudo). Es un vino con cuerpo y estructura, potente y largo, de taninos algo salvajes y buenos verdores (¿vinifica con raspón Martin Kienenger? No lo he leído, pero no me parece del todo improbable). El otro vino que probé, su Sietevin, me pareció un peldaño por debajo de su primo, pero hay que seguirlo con atención porque sus variedades (Blaufränkisch y Zweigelt al 50%, austríacas) pueden dar buenas sorpresas. Es un vino muy escaso que muestra el podería de la fruta roja en la zona, de los brotes de grosella negra sobre todo y de las matas de zarzamora y espino cercanas al viñedo. Son dos vinos que se hacen beber y respetar, que hacen pensar y me dicen, como el que comentaré ahora, que el cultivo extremo, es decir el más respetuoso con la tierra y con la cepa, acaba dando siempre resultados de mérito.

Pensamientos parecidos me asaltaron, en efecto, al probar alguna de las muestras que los amigos de Laderas de Montejurra me pasaron. Si en el sur el cultivo de las viñas está certificado como ecológico, en Navarra lo está como Orgánico. Por ahí andan las cosas: proyectos jóvenes, vinos que quieren expresar, con las uvas que mejor se adaptan al terruño, la riqueza del lugar. La bodega trabaja en viñedos alrededor de Dicastillo (Tierra de Estella) y ha dado que hablar no poco en los medios (como Kieninger). Impulsada por Emilio Valerio pero con una poderosa tradición detrás, y mucha ilusión, están renovando por completo el concepto de sus vinos y aportando, directamente, una brizna de aire fresco a la DO. En efecto, este Emilio Valerio Laderas de Montejurra 2005 es un vino que va bastante a contracorriente de las modas en la zona, un vino fino podría llamarle. Es un vino sin afeites, puro, que se bebe con facilidad y agradecimiento: hecho con un ensamblaje de CS, Merlot, Graciano y Garnacha de cepas de 35 años, 11 meses de barrica de roble francés y reposado convenientemente en botella antes de salir al mercado, este vino es, también, algo cuadrado (definición van der Niepoort, vaya), un vino con aspereza auténtica, nada agresiva, con notas de pimiento verde asado, con grosella negra y con fruta sincera, en nariz y en boca. Es ahí, en boca, donde encuentro, todavía, un poco de falta de estructura, que futuras vinificaciones irán puliendo sin duda. Es un vino con 13% que se toma fresco y que hace pensar que esta gente está haciendo ya cosas ricas y bien hechas, sí, pero que lo mejor, sin duda, está por llegar. Dos bodegas a seguir muy atentamente, pues, por lo que ya son y más por lo que, con seguridad, ofrecerán en el futuro.

La foto del Emilio Valerio es de Paco Berciano.

31 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Joan,
veo que últimamente le estás dando mucha importancia al hecho de que un vino esté vinificado con raspón o no, desde mi ignorancia me gustaría que me dijeras el por qué le das tanta importancia a este hecho, y siendo un sistema, según parece, poco común y con sus ventajas el por qué no se extiende más este sistema de vinificación.

slts
Ramon Nadal

J. Gómez Pallarès dijo...

Buenos días, Ramón,
la utilización de la materia leñosa en la vinificación es tradicional de algunas zonas de la Borgoña y ha sido adoptada por gente como Dirk van der Niepoort y estudiadad por mucha más gente. Estoy simplificando mucho pero es un proceso que, siempre según el clima, el tipo de uva que se vinifica y el grado de madurez, no sólo de la uva sino del propio raspón, puede usarse para aoprtar mayor estructura al vino final resultante y, sobre todo, una mayor capacidad de envejecimiento. Los aromas secundarios que aporta, además, compplemental al vino con unos aires vegetales, norelacionados con los vegetales primarios de la uva, que a mí me gustan mucho.
Digamos que es algo que uno tiene en la cabeza pero, como bien has "diagnosticado", tras la cata de borgoñas con Niepoort y una conversación con él, además de algunos comentarios con Samuel Cano y otros bodegueros, me ha cogido la flaca de saber exactamente quién lo usa, cómo (en qué porcentajes) y por qué lo usa.
Una ulterior charla con Julien, de La Part dels Àngels, que conoce la Borgoña como yo la portería de mi casa, me abrió más los ojos todavía. Después, en estos últimos meses, he probado borgoñas (el último, el Marconets de Bize) que llegan a utilizar (según añada) un 70% de raspón en la vinificación. Y han sido vinos con los que he disfrutado enormemente.
Vamos, que es un tema de estudio preferente, y de comprobación empírica siempre que puedo.
Saludos!
Joan

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Joan, la verdad que en su momento los vinos de Kieninger me sorprendieron gratamente es un proyecto que habrá que seguir, de momento posee un buen punto de partida, que no es poco.
Por otro lado, otro comentario positivo que leo sobre Emilio Valerio, espero se cruce pronto en mi camino.
Saludos

J. Gómez Pallarès dijo...

Buenas noches, Carlos!
Creo que todos los compañeros vinoblogueros que hemos recibido muestras de Kieninger hemos coincidido bastante con esa apreciación, ¿verdad? Son uvas a las que estamos poco acostumbrados, por lo menos yo, que parece que se han adaptado bien al clima y territorio de la Sierra de las Cumbres. Tienen estos vinos un punto agreste (cuadrado, lo llamaría Niepoort) que me gusta.
Y la otra suerte, claro, fue que la persona que comercializa Emilio Valerio por mis tierras, Xabier Sanz, viva no demasiado lejos de casa. Este vino, del que han hablado también muy bien Sobrevino y Paco Berciano, de Alma Vinos Únicos, es realmente un buen vino para comer. Seguirá creciendo esta gente porque su materia primera, sus cepas, son una garantía.
Saludos,
Joan

samuel cano dijo...

Vinos interesantes Joan. De los primeros me arriesgaria a decir que en el Vinana no utiliza raspón. Mas bien los verdores que tu ves en boca serán de la cabernet y algo del merlot, lo digo por la descripción que das del pimiento verde en nariza que suele ir acompañada de una carga vegetal potente en boca y un tanino un pelin rugoso tambien. De hecho pienso que si utilizase el raspón de la pinot noir podria ser un vino poco elegante, y derivar a un cocido de verduras, aunque es mucho arriesgar por mi parte sin conocer el vino ni haberlo catado, pero si conozco las variedades y las bordelesas aquí en España (y mas en el sur) ya aportan suficientes verdores y vegetales a los vinos sin necesidad de utilizar raspón. De todos modos en cuanto me los cruce los probaré.

Del navarro me sorprende la graciano, variedad poco utilizada en navarra y con bastante mala fama en aquella zona, lo poco que conozco es algun ensamblaje con garnacha para darle acidez y color que a la graciano le sobra y poco más. Sin duda habra que probarlo.

Salud y buen vino.

J. Gómez Pallarès dijo...

La verdad es, Samuel, que tengo bastante metidos en la cabeza los aromas de la CS y la CF y por supuesto que aquí tenemos la tipicidad de esas variedades, pero no sé por qué me dio por pensar que también había aromas vegetales que puede que tuvieran también una relación con la estructura vegetal. La verdad es que datos que me lo confirmen, no tengo, y la información que me pasó la bodega tampoco lo dice.
Sobre la graciano en el Emilio Valerio, no tengo los % en el ensamblaje, pero creo que será poca su presencia aquí. De todas formas (y como suele ser habitual), las proporciones cambian cada año según vaya la calidad de cada variedad en su momento de vendimia.
Esto me hace pensar, por lo demás, que la química de los ensamblajes es algo impresionante que sólo los años de práctica y la experiencia, además de un toque no menor de intuición en la nariz, consiguen "destripar". Yo he practicado poco, lo confieso, pero a la que me dejan, me meto!
Saludos!
Joan

Bentley dijo...

Hola Joan. Perdona te lo enviaba por Hotmail pero me lo rechazo dos veces.Esta es la versión oficial sobre las Tres Cruces del Malpaso.
Efectivamente es alusivo a los tres socios.
Me cuentan que al buscar nombres para sus vinos querían reflejar la personalidad de cada uno. Entonces se les ocurrió utilizar lo del tres.
Con el “Tres Patas”. Otro guiño a los tres socios. Juegan con el impar “buscar los tres pies al gato”. La rareza de las “tres patas de un banco”. “las tres cruces en el monte...”
En el caso del “Malpaso”, la historia es que cuando deciden hacer vino piensan y si nos sale mal, pues seria un “malpaso”, (paso en falso).O tener un “traspies”. “Seria una cruz nos colgarían de una cruz, o nos pondrían una cruz”.
Como veras sencillo y ocurrente.

Xabi dijo...

Samuel,

la verdad que este Emilio Valerio tiene un porcentaje muy pequeño de Graciano, variedad que como bien dices no se utiliza mucho en Navarra aunque como bien conoce Joan, en Corella, la estan utilizando tanto en un esamblaje con Merlot como en un monovarietal de esta variedad,

saludos

Tierra dijo...

Hola Joan!. Vivo al lado de las viñas de Emilio Valerio. El vino que comentas es un vino biodinámico. La forma de trabajar las viñas es increible, y demuestran lo equivocados que estamos en creer que la única forma de que la viña prospere es envenenandola a ella y a la tierra. La verdad que el tema biodinámico es un tema que me apasiona. Respecto al vino laderas de montejurra, para mi es un vino auténtico, diferente, es un vino que realmente podemos calificar de verdad "denominación de origen". Mas bodegas de esta denominación piensan en seguir los mismos pasos en convertirse en vinos biodinámicos.
Otro tema que nadie habla es el trato que recibe la vid, la tierra, en muchos sitios. Los campos son envenedados sistemáticamente, conozco bastante sobre ello.

Jose luis Louzan dijo...

... y por cierto con buenos resultados, por lo que pude conocer, de esa Graciano...

Joan, de Emilio Valerio leeras cosas positivas porque, simplemente, es como se ofrece en la copa, es limpio, abierto y con esa dosis de.... de "verdad" que te deja con la duda en boca, donde coincidimos que el futuro lo mejorara mucho mas en ese aspecto...

La verdad es que en Galicia esta entrando bastante bien... al menos para lo complejo que es este mercado con todo lo que no sea Rioja...

Tierra dijo...

En cuanto a la uva graciano, timidamente se empieza a emsamblar con otras uvas en Navarra. Dos ejemplos, monovarietal Bodegas Inurrieta y otro vino que ha sido premiado con Gran Baccus de Oro 2008 Marco Real Reserva selección de familia 2004.

Sobre Vino dijo...

Joan,

Me alegra que hayas disfrutado del Viñas de Amburza.

Yo no lo encuentro falto de estructura en boca. Para mi es elegancia y amabilidad. No lo encuentro a falta de "más chicha", sinceramente.

Un abrazo

J. Gómez Pallarès dijo...

Muchas gracias, bentley, por esa estupenda información. En efecto, es ocurrente y a lo que parece, casa bien con la personalidad de sus hacedores.
Para suerte de todos, por lo demás, de mal paso, nada; y las cruces, se han quedado en en depósito, porque al Calvario no han llegado!!!
Un abrazo,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Como dice Xabi, aunque no tenía los %, sí me parecía claro que de graciano aquí poca.
Y lo otro que comenta, queda ya para otra nota: en efecto, se trata de una reivindicación que hay que seguir a través de los vinos, hablar de ellos y probarlos. Yo ya lo he hecho con alguno, pero quiero tener un poco más de paciencia para escribir sobre ello. Se trata de que, también en Corella por ejemplo, hay monovarietales de graciano de cepas razonablemente viejas y con resultados mucho más interesantes de lo que los comentarios habituales sobre esta variedad en Navarra harían presagiar.
Digamos que no sólo en ciertas zonas de la DOC Rioja se hacen buenos o granes monovarietales de Graciano.
Todo llegará, sin duda, también para esta "poco agraciada" variedad, no tengo la menor duda.
Saludos,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Tierra! Muchas gracias pot tu comentario de primera mano, de vecino, vamos.
En efecto, tenía la información correcta, incluso la certificación que reciben las vides de Emilio Valerio en su cultivo natural. Como se verá por los derroteros que está tomando este blog últimamente, por mi relación con la AVN, por los caminos que seguirá el próximo Slow Vitis, los vinos naturales, en el cultivo de la tierra que alimenta la cepa, y en el sistema de vinificación en bodega, son cada vez más activos, atractivos y ricos en este país.
Es una corriente de información y de opinión que hay que difundir y "alimentar". En Francia existe sin más y muchos ni se molestan en poner etiquetas. En Italia, es un lío tremendo, pero hay que conocer a los viticultores y bodegueros para saber cómo trabajan (las etiquetas ahí no sirven porque les hacen decir cualquier cosa!) y en ESpaña y Portugal es un movimiento en crala alza, que cada vez producirá más y mejor, pero siempre de forma respetuosa con la tierra y con la uva, sin echar cosas que dañen al medio ambiente y al cuerpo humano.
Pronto escribiré otro artículo sobre el tema, pero vamos, las páginas de AVN y de L'Ànima del Vi tienen documentos suficientes como para que la gente se haga una idea clara del asunto.
Y cinste que no hablamos de biodinámico. No confundamos las cosas.
Saludos!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues sí, José Luis, tú lo sabes como nadie, claro, porque lo sufres en tu negocio: unir el nombre de ciertas variedades a una DO que no sea la Rioja cuesta un montón. Pero hay que trabajar para que la gente se apee de los aprioprismos e ideas preconcebidas: la graciano existe también más allá de la Rioja. Y la tierra no conoce de fronteras de DOs, vamos. El territorio, el clima, los montes, las cepas, sí; pero la geopolítica tienen poco que ver con el vino.
Es una buena opción, sin du,a este vino, y a un precio razonable, además. Buen vino para comer a gusto una buena chuleta con patatas a la brasa...Hummm...
Saludos y buenos días!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, SV.
Esta nota la he escrito a partir de haber bebido una botella del vino y confieso que no tengo tu recorrido con él. Mi comentario alude a la idea de que, en efecto, hay vinos (pienso sobre todo en los gamay con poca madera) que tienen una estructura fluida, sensible, fina, que por supuesto no es nada que sea comentable. Son así y así hay que disfrutarlos. Y hay otros vinos que, por el tipo de uva (la graciano con poca madera iría por ahí), podrían ir también por ahí, pero les falta todavía un poquitín para llegar a ese tipo de plenitud a través de la sencillez y la fluidez (acuosidad vinosa la llamaría Camblor). Creo que el tema con este Emilio Valerio es tan sencillo o complejo (más bien lo segundo) como los % del ensamblaje, que todavía (en la botella que he tomado: menuda temeridad la mía afirmar nada a partir de eso, son sensaciones tan sólo!) pueden dar un resultado algo mejor, más en la línea de lo que podemos tener en la cabeza cuando describimos algo como eso de lo que estamos hablando: ese trepat de Carles Andreu, por ejemplo; ese Corias Guilfa, pongamos por caso; ese Vin de Pays des Gaules de Lapierre, por ejemplo; ese Volnay de Joseph Voillot, por ejemplo.
Este vino va por ese camino, sin duda, pero al ensamblaje de las variedades le falta todavía un ligero reajuste. Sin duda, con la vendimia de cada año eso es una cosa que cambia y estoy seguro que, como ya escribía, su camino es el bueno y el acertado.
Buenos días, amigo mío!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

He probado, Tierra, alguna cosa de Inurrieta, he leído además cosas interesantes, pero no he probado este Laderas, que es el monovarietal de graciano, verdad?
Queda en la lista porque algún día (mira, es una uva que me interesa mucho) voy a intentar una cata de monovarietales de graciano, navarros y riojanos. Tengo ganas de intentar notar las diferencias de la uva en los distintos viñedos donde se hace.
Gracias por la información,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

SV, cuando ponía como ejemplo a Joseph Voillot y su Volnay, me refería a su Vieilles Vignes, que me parece un escándalo de calidad en ese paradigma que comentábamos, relacionado con su precio, no me refería, claro, a sus 1ers crus, que son ya de otra "división".
Joan

samuel cano dijo...

A lo que comentais de la graciano. No dudo que haya tanto en rioja como en navarra, lo que se es que se utiliza poco y que el agricultor no es amante de esta variedad porque le da muchos problemas y las bodegas no son muy consecuentes en precio. A mi me encanta, yo tengo plantadas 2,5 has y pienso que en unos años van a dar cosas muy interesantes.

Por cierto para cuando hagas lo del graciano a ver si te puedo mandar una botella de una bodega vecina y amiga que tiene uno del 2006 o embotellado o a punto.

Salud y buen vino.

J. Gómez Pallarès dijo...

Eso de la graciano en tu territorio es una buena noticia, Samuel. Yo, lo confieso, no he probado graciano de La Mancha, o no lo tengo en el recuerdo ni anotado, vaya.
Es como con tantas variedades, sobre todo, tintas de nuestro país: la tenencia a usarlas sólo en ensamblajes es muy alta, por las características que aportan, pero cuando la gente empieza a pensar "y si vinifico pensando en unmonovarietal?", y cambian entonces ideas, conceptos y al cabo de los años, surgen monovarietales que se hacen mirar y decir "sí señor". Contino Graciano, de Chus Madrazo; Vivanco; Vinícola Corellana graciano; los que comentaba Tierra, de Inurrieta y de Marco Real...El que comentas tú de tu vecina. Y un largo etcétera de vinos con un % muy elevado de graciano en la botella. Hay aquí un movimiento interesante de valoración de varietales que se usaban para ensamblajes casi en exclusiva, que se encuentran ya como monovarietales. A mí, lo he dicho siempre, me gusta eso, conocer qué da de sí una variedad en pureza. Sin demérito de lo otro, claro.
A ver si prospera la idea!
Joan

IGLegorburu dijo...

Interesante el Emilio Valerio sin duda, media botella un día y media al día siguiente, gracias a unos amigos navarros. Me pareció con un toque (a ver si me sé explicar) vegetal (que no verde) en su paso final por boca que no me disgustaba para nada.
Ah, la Graciano...¿eso de qué va?
Un saludo

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Iñaki! ¿Cómo andamos? ese matrimonio entre la CS y la graciano tiene que tener un toque a la fuerza de vegetal auténtico, de taninos algo ásperos y amargos, de vino cuadrado, por lo menos en parte. Esas dos variedades tienen esa característica y su unión algo de eso tiene que aportar al vino resultante. A mí también me gusta mucho ese carácter, la verdad. Dícese de graciano aquello que lo es por la Gracia de Dios. Asó que ya sabes!!!
Por cierto, ando estos días en compañía de cierta Dama, que es de muy buen acompañar!
Saludos,
Joan

Gilberto Pagua dijo...

Gracias a un intercambio de botellas con Sobre Vino tengo la alegria de contar con una botella de Emilio Valerio.
Por lo pronto sigo con la sugerencia de dejarlo reposar un poco luego del viaje transatlantico y ya les contare mi experiencia.
Saludos,

IGLegorburu dijo...

Bueno Joan, por eso decía hacía esa pregunta sobre la Graciano (un poco irónica) :-). Para mi es una uva fundamental...en mi zona, claro.
Y ese toque que tenía el vino de Navarra me gustaba. Frescura, viveza, un leve toque amargoso que no me disgusta...pues eso, vino.

Cuidado con las señoras, suelen ser más peligrosas que los acompañantes :-)

Un saludo

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Gilberto, encantado de leerte por aquí. harás bien, claro, en dejar reposar las botellas un poco tras el viaje, aunque este Emilio Valerio 2005 es un vino para tomar ya más pronto que tarde.
Esto de que los intercambios más que epistolares sean botelliles, es una idea estupenda, sí señor.
Saludos cordiales,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

No sé si lo conocerás tú (seguro que existe pero yo no lo conozco, vaya), pero me falta ese gran libro de ampelonimia que me ayude a conocer más a fonod la historia de los nombres de las uvas en España y sus sinonimias. Tengo una cosa muy útil para el ámbito de habla catalana, pero no he encontrado algo que me dija, más o menos con contraste filológico, quién puso ese nombre por primera vez, o dónde se documenta, etc.
En fin, que si la uva se adapta y el suelo y clima acompañan, algo tan complicado como la graciano también puede dar alegrías en Navarra.
Por defecto (o no), yo me quedo siempre con las señoras y tiendo pasar un poco de los acompañantes. A ver si la saco a pasear pronto por aquí!
Joan

IGLegorburu dijo...

Hola Joan, pues la verdad es que desconozco si hay un gran libro de ampelonimia. Sé que en casa de mi madre tengo un amplio catálogo varietal que en su día editó el Ministerio de Agricultura pero ahora mismo no sé si hace referencia aspectos ampelonímicos. Cuando vaya, lo miro y te digo algo.
Un saludo

J. Gómez Pallarès dijo...

Seguro que lo hay, lo que pasa es que no he topado con él. Si fuera a la biblioteca de la facultat de enología de la URV encontraba unos cuantos. Intentaré mirar en su catálogo on-line, a ver si encuentro algo. Y cualquier información será bienvenida, claro: ésa es una de mis flacas, me gusta saber la historia de los nombres de las uvas porque suelen explicarte un montón de cosas!
Buenos días!
Joan

Martin dijo...

Hola Joan,
soy Martin Kieninger.
me alegro mucho, que te/os ha gustado el Vinana y el 7Vin y he leido con alegria y gusto vuestros aportaciones y notas. La verdad es que no utilizamos "raspon"; la estructura de mis dos "niños" en si ya es muy marcada. Lo de "Biodinamico" es un lujo, es algo adicional ; significa en nuestro caso, que sigamos estos criterios (Biodinamica de Rudolf Steiner), plantamos, podamos, cosechamos en lo posible en los dias según estado de luna.
Un saludo

Martin

J. Gómez Pallarès dijo...

Muchas gracias por tu comentario, Martin. Lo comentábamos con Samuel Cano, quien hace vinos en La Mancha: supongo que la maduración de tu uva y de su estructura vegetal da ya como para que no se plantee el tema del raspón. Pero esos aromas, en las botellas que probé (sobre todo en las variedades del Vinana), tienen un aire vegetal agradable realmente.
Tu aclaración sobre la biodinámica llega en un buen momento, tras el debate generado con Nita 2007 aquí mismo: "en lo posible" es una luz que deja claro, en tu caso, que una cosa es tener una guía para hacer las cosas y otra seguirla a rajatabla, aún a riesgo de perder una parte de cosecha, pongamos por caso.
Muchas gracias y suerte en la bodega!
Joan

Publicar un comentario