12 octubre, 2008

Priorat, siempre



Acabo de pasar siete días de privilegio. Resulta que Slow Food Editore, que publica una de las revistas gastronómicas de mayor tirada en Italia (ahí es nada entre 40 y 50 mil ejemplares por número), Slow Food, decidió que ya era hora de que Italia comenzara a conocer en serio los vinos del Priorat. Tenía claro, de mis estancias en ese país, que ni las vinotecas ni los comercios ni, en buena parte, los medios de opinión y de información, sabían qué son los vinos del Priorat: muy escasa, si no nula, presencia. Fabio Giavedoni, periodista especializado en el mundo del vino en Slow Food y uno de los responsables, además, de la guía del Gambero Rosso (una de las más serias y de mayor influencia en Italia), es el encargado de redactar un extenso artículo sobre la DOQ Priorat, además de dar su opinión sobre un buen número de sus vinos.



Fabio pidió ayuda, para organizar su visita (de diez días) a algunas personas: Toni Bru, del Celler de l'Aspic, sin duda uno de los mayores conocedores de toda la producción prioratina y de sus territorios; Peter Hodder-Williams, de phwdesign, especialista en la relación entre el mundo del vino e internet y gran catador y conocedor de vinos catalanes e italianos (entre otros); y un servidor, que se ha pateado bastante el territorio y tiene una nariz más o menos entrenada. Visitamos varias zonas de producción (por desgracia no todas las que hubiera querido yo, por falta de tiempo); comimos una variada muestra de cosas muy interesantes y catamos más de 50 prioratos en dos sesiones (en la foto, Toni preside; Peter a la izquierda y Fabio tomando notas). Creo que, entre todos (también apoyó el CRDOQPriorat, con su dinámico presidente, Salus Àlvarez, a la cabeza), conseguimos que Fabio documentara con profusión y muchos comentarios y datos, ese futuro artículo, que desde ya esperamos con ansia. Como decía al inicio, ha sido un privilegio poder compartir horas, días y aprendizaje con personajes de este calado. He profundizado mucho en mi conocimiento del Priorat y sus vinos y, además, me lo he pasado muy bien. Gracias a todos y, sobre todo, a Fabio y a Slow Food por darme su confianza y esa oportunidad.


La foto del Montsant es obra de Rafael López-Monné, publicada en las pp.42-43 del libro Priorat. El territorio y el vino de la DOC Priorat, Lunwerg Editores, Barcelona, 2004.

6 comentarios:

La Guarda de Navarra dijo...

No me hubiese importado nada acompañarte. Priorat parece ser la eterna D.O. que esta pero no explota.
Saludos.

J. Gómez Pallarès dijo...

Puede que una de las claves, La Guarda, sea lo que comentaba Fabio Giavedoni, casi al terminar sus días de estancia: todo lo que pasa en el Priorat parecer suceder de puertas para adentro. Por supuesto se hacen inversiones y grandes esfuerzos en vender fuera, pero son muy desiguales. Otros lo venden todo sin "bajar del autocar". Hay otra razón que cada vez tengo más clara, sobre todo después de haber catado 50 tintos: hay una gran desigualdad en la calidad y definir qué es un priorat se hace, además, difícil, porque hay cada bez nayro variedad de estilos y formas en la DOQ. Creo que todo ello redunda en lo que tú, que ocupas un lugar clave en el mundo del vino (distribución y venta desde el conocimiento), bien defines como "está pero no explota".
Saludos
Joan

Dominic: "la bruja del vino" dijo...

Yo creo que falta algo o bastante de carisma, y de imaginación, y de atrevimiento.
Por ejemplo, en Porrera, quieren montar una feria para los vinos de Porrera, ahora con la fiesta mayor, pero aún a tres semanas vista, estamos discutiendo los pormenores, y sobretodo, veo en muchos un miedo tremendo a que se les desborde, q que sea demasiado grande...es el eterno miedo de la gente de la zona, a que se hable de ellos, va con el sentir catalán, pero eso para lo negocios mal, muy mal, no se puede estar en misa y repicando campanas, ese es un dicho muy catalán tb. No se puede pretender ser ampliamente internacionales y no aplicar a conciencia todas las armas posibles. Quizás es que en los mismos estamentos de la propia DO hay demasiados intereses a favor de una spocas bodegas, y eso choca un poco con el interés general por vender esa marca GENERAL de Priorat.En todo caso, deberíamos ser más valientes, pq tenemos mucho que ofrecer y parece que hay un miedo comercial a que "enseñando el trasero", se vean las "nalgas del vecino".
Falta gente tb con preparación de ntro del sector "no especulador".
En fin, modestas reflexiones de un día de otoño gris.
La carinyena vieja va llegando a los 14 grados, y con un poco de suerte el lunes estará en la bodega, atada y bien atada.
Dominic.
Clos Dominic s.l.
Priorat DOQ

J. Gómez Pallarès dijo...

Tienes mucha razón, Domi, no se puede pretender ser conocido en el mundo m undial como "priorato" y no poner las cartas encima de la mesa, es decir, abrir las puertas siempre que se pueda y mostrar qué y cómo se hace. Esa sería una buena oportunidad, sin duda.
Es un problema de disponibilidad, claro, también de bodegas pequeñas y de poco presupuesto, claro, pero no menos de poca disponibilidad a veces, menos imaginación y pocas ganas de hacer según qué cosas. Tú eres una muy buena muestra de que con imaginación y ganas, incluso un blog se puede usar para hablar de las cosas de la bodega.
Por cierto, la carinyena que muestras en las fotos del blog es espectacular, qué pasada de racimos por todos los dioses. ¡Que todo vaya muy bien!
Saludos!
Joan
PS. Si hay novedades en lo de Porerra ya las anunciarás, eh?

Berta dijo...

Con respecto a lo de la Feria de Porrera...
Resulta que el Consejo Regulador quiere lanzar el concepto de -Vinos de Pueblo- y ahora van surgiendo iniciativas al respecto, lo que me parece muy positivo.
Primero fue Poboleda con su Fiesta de la Verema (si bien incluye a Cellers de toda la DOQ)después Gratallops que durante la Feria de Falset realiza su "Tast amb Llops" con el apoyo del grupo de René Barbier y el Hotel-Restaurante Cal Llop pero donde solo participan un tercio de los cellers del pueblo...
Pero, la primera manifestación realmente importante que incluyó a todos los Cellers de la población sin excepción fue la -Nit dels Vins de Torroja del Priorat- que el pasado mes de agosto sorprendió por la participación, singularidad y la calidad del evento.
Me llegó la noticia por un amigo que me invitó y realmente valió la pena no fue una Feria tradicional sino un encuentro de personas interesadas y entusiasmadas por los vinos que pudieron catar y además concursar (concurso de catadores en dos versiones una más profesional y otra más popular...) y pasar una velada muy amena e interesante, tanto por los vinos (muchos descubrimientos por mi parte) y por la clara diferenciación con respecto a otros eventos, nada que ver con lo de siempre.
Espero que Porrera haga algo también más personal y original como Torroja y no caiga en el tópico de la Feria de siempre.

Para J.Gómez Pallarés: espero que la excursión por el Priorat fuera más allá de Falset i las minas de Bellmunt y que además de los Mogador,Martinet,Doix, Vall-Llach, Dofí... os dejaran descubrir algo nuevo. Lo digo porque una vez acompañé a una misión inversa a través de una Cámara de Comercio por el Priorat con un grupo de periodistas americanos y me pareció una visita totalmente conducida catando los vinos de siempre algo tan programado y estándar que pensé que alguien "maneja la barca",
la incognita es saber si el rumbo es el correcto.
Por mi parte a partir de entonces miro de ir descubriendo cosas más allá de lo que se muestra y hasta ahora he tenido más satisfacciones y sorpresas que sinsabores...
Tengo mucho interés en lo que organizan los pueblos del núcleo de la DOQ a ver que hace Porrera.

J. Gómez Pallarès dijo...

Lo del "vino de pueblo", Berta, es un tema a debatir, sin duda, porque es cierto que los distintos pueblos del Priorat tienen suelos distintos, calidades distintas y variedad en sus vinos, por lo tanto. Pero no sé si es un camino que vayan a seguir, más allá de organizar manifestaciones como la de Torroja que comentas (ni estuve ni nadie me invitó a ir, si bien es cierto que estaba de vacaciones, algo lejos, en esos momentos), porque en los pueblos que conozco bien, si hablamos de una homogeneidad morfológica de los suelos, lo que marca es la orientación de la viña y la variedad que se ha plantado en ella. Y seguro que en Torroja probasteis vinos bien distintos, siendo todos de un mismo pueblo. Lo veo, por lo tanto, más como estrategia comercial (todas son buenas, claro, porque lo que quiere el bodeguero es vender su producción) que otra cosa.
No sé en qué acabará lo de Porrera pero es para seguirlo, sin duda.
Lo de Poboleda es la feria de siempre, en efecto, y lo que peor me sabe (soy casi adoptivo allí) es que se mezclan demasiados intereses: los que van directamente a beber demasiado y a pasarse y los que vamos a intentar conocer novedades y a probar lo ya conocido.
Veremos, como tú dices...
Sobre esta visita que comentamos: el periodista se dirigió a todas las bodegas del CRDOQPriorat y quien quiso, mandó sus muestras. Así de claro. Por poner dos ejemplos: Clos Erasmus no mandó nada ni resolló (ni falta que les hace, pensaréis...) pero otras muchas bodegas sí mandaron sus vinos, desde Capafons, pasando por Pasanau, Vall-llach, Perinet, Clos Dominic, Ferrer-Llobet, Mas Doix, Genium y un largo etc. Quien quiso, vaya. Y todo se cató en las mismas condiciones y sin atender pedigrís ni linajes ni premios anteriores.
El resultado fue, claro, de confirmación de muchos estilos de vinificación, la confirmación de qué dan las vides según la viña y el lugar donde están y, claro, algunas sorpresas agradables.
No puedo dar mi opinión hasta que Fabio Giavedoni publique ese material porque el único que tomaba notas (las mías eran mentales) fue él porque suyo, por así decir, era el material.
En mi cabeza, tras los 50 vinos, quedaron muchas ideas, sensaciones y cosas que tendré en cuenta para mi futuro en la zona.
Saludos!
Joan

Publicar un comentario en la entrada