29 septiembre, 2008

Iberoamérica en cata #12: vino de otoño


Reza un dicho de Barcelona "roda el món i torna al Born", "pasea por el mundo y vuelve a tu mercado", sería una traducción posible. Vizcayno tuvo una excelente idea al convocar IEC#11 para recordar los orígenes de nuestra pasión por el vino. Pero al final de su resumen...IEC había dado la vuelta al mundo ¡y volvía a casa! No era eso lo que tenía yo previsto, pero las "reglas" que aceptamos todos los que participamos incluyen eso, que el organizador decide quién prosigue la rueda. Y héme aquí pensando en esta convocatoria número 12 al hilo del inicio del otoño. Muy otoñal llega la estación este año a Barcelona, noches y madrugades bien frescas, bastante lluvia, aire limpio, sol después y la ciudad que parece casi otra, más centroeuropea.


El otoño es tiempo que muchos asocian a la decadencia de las cosas, a la tristeza, a la degradación de los colores, al necesario decaimiento preludio de la hibernación y del renacer de la naturaleza. Pero para quienes amamos la viña, la cepa y el vino, el otoño es la estación del despertar. Puede parecer paradójico, pero es así en cierto modo: la uva se recoge desde finales de verano hasta, en algunos lugares, primeros días de invierno (hemisferio norte, claro...), entra en la bodega, se selecciona, empieza la fermentación y el vino, como cada año, nace y se hace de nuevo. Cada otoño es, pues, un nuevo despertar del vino a la vez que un suave deslizarse de las cepas hacia el sueño hibernal.

Mi propuesta es bien sencilla: así como somos capaces de combinar un buen vino con su comida o de asociarlo con una música, incluso con un paisaje, ¿por qué no intentamos, quienes podamos estar en IEC #12, relacionar un vino con esta estación que tanto me gusta? Da igual la zona o país de origen, da igual el tipo de vinificación o las variedades de uva que contenga: proponed un vino que os sugiera, que os recuerde "otoño" y explicadnos por qué. ¿Nos encontramos aquí tras la próxima luna llena, entre el 14 y el 15 de octubre?

Las dos espléndidas fotos de esta entrada son obra de Juan Pérez, de cepas silvestres en Ibiza, "Viñas perdidas", publicadas en Ibiza a pie de foto.

14 comentarios:

Olaf dijo...

Me gusta el tema, porque además yo soy bastante "estacional" con los vinos, si que hay algún tipo de vinos o zona, por la que tengo mas apetencia según en que estación del año nos encontremos. Y sobretodo para el otoño... tengo unos vinos preferidos.
A ver si no se me pasa y puedo colgar algo, aunque últimamente estoy con el blog algo abandonado.
Saludos

Olaf

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Olaf, yo también soy muy estacional y me gusta intentar seguir el ritmo de la naturaleza en sus estaciones. "Mardita civilisasión" ésta la nuestra que nos obliga a pasar frío en verano y calor en invierno, pero a pesar de todo, yo sigo con mi idea de estacionalidad, sí señor.
Y por eso se me ocurrió esto: todos asociamos las estaciones a senesaciones, a estados de ánimo, cosas concretas y, claro, a vinos, ¿por qué no?
Incluso, a imitación de un famoso director de cine, no sería mala idea proponer un "Vino de otoño", seguido de uno de invierno, etc.
En fin, que ojalá que tus tareas te permitan estar en esta "fiesta" de la vida nueva!
Saludos!
Joan

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Joan, ya estaba preocupado con la tardanza de la convocatoria.
Estaré presente, eso espero
Saludos

J. Gómez Pallarès dijo...

Muchas gracias, Carlos! A ver si se anima el cotarro porque es cierto que yo he andado muy en otras cosas y si no llega a ser por Pilar (y no es un juego de palabras) se me pasa. Vizcayno pasó el testigo un 14 de agosto y yo andaba en plan "Eraser Head"!!!
Saludos!
Joan

El Vizcayno dijo...

Interesante tema. Aunque yo, al contrario que Olaf, soy más de vino para todo el año. Le daré una vuelta a ver qué sale.

Respecto a la tardanza, no te preocupes. Mi idea de publicar el veredicto en agosto me parece que no fue, precisamente, la más acertada.

Saludos

J. Gómez Pallarès dijo...

A ver si te inventas algo, hombre, que seguro que saldrá...aunque sea que tú no crees en la estacionalidad de los vinos. También es una buena posición: así puedes hablar, sencillamente, del que más te haya gustado últimamente!
Lo de agosto fue problema mío: leer, lo leí, pero no lo procesé ni apunté. Y claro, tras la mudanza y tantos jaleos, se me pasó, directamente. Si no llega a ser por Pilar, que me dió un "coscorrón"... esto no sale!
Saludos,
Joan

La Guarda de Navarra dijo...

Yo también intentaré estar en la convocatoria.
Para estas fechas y antes de la vendimia ya hay vinos en decadencia y, por el contrario, otros en su plenitud.
Seguro que algo surge de la imaginación que a todos nos ha dado Dios.
Saludos.

J. Gómez Pallarès dijo...

Bien dicho, La Guarda! Que en la viña del Señor cabe de todo, incluso aquellas suaves decadencias que, en la copa, acaban siendo plenitud!
Saludos!
Joan

elbaranda dijo...

Esta vez no me pierdo la convocatoria y eso que ando -como diría nuestro Julio Cesar- a "maximus itineribus" ;-))
Saludos,
Mario.

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues nada,Mario, ya sabes que si estás en maximus itineribus, lo que tienes que buscar es un pequeño castrum o una mansio para hacer un alto en el camino, tomarte un buen vino de otoño y sacarlo a pasear!
Saludos,
Joan

Sobre Vino dijo...

Joan,

Como diría el gran Induráin "intentaremos estar ahí...".

Llamale manía, pero yo también tengo vinos que la llegada del tooño me pide poner "de tiros largos". Estoy pensando en esos Oportos Vintage cuando empieza a refrescar, en una fresca tarde otoñal, o en un buen barolo (no me preguntes el porqué: quizás tenga que ver con mi tendencia a asociar Barolo y trufa). Pero también los vinos nuevos, jóvenes y descarados.

En fin, buen tema. A ver qué sale.

Un abrazo.

J. Gómez Pallarès dijo...

Querido SV,
espero que hayas vuelto con bien de tu largo viaje! El proyecto de un Oporto Vintage es una gran idea como vino de otoño y un buen barolo, también. Coincidimos, sin duda, sobre las tendencias que un vino otoñal marca!
A mí, con todo, la caída de la hoja que igual has podido ver, me pilla más cerca de algún gran passito o de algo con humos en botella...
En el fondo, la trufa del gran barolo también nace bajo tierra!
Un abrazo, y ojalá que podamos vernos para esta cita de otoño.
Un abrazo,
Joan

manuel dijo...

¿Cómo hablar de vino de otoño en una isla en la que no hay estaciones?

Me has puesto a extrañar aún más mi antigua vida, Joan, porque el otoño ha sido siempre mi estación favorita. Cuando mejor uno podía vestir para pasearse por Manhattan. Cuando las hojas en Central Park se ponían de mil colores. Cuando comenzaba a bajar la temperatura y a aparecer todo tipo de bellas cucurbitáceas con que hacer sopa.

Pero eso está en mi pasado. Ahora vivo en el Caribe y será un reto placentero meter la nueva Otra botella tropical en este tema.

M.

J. Gómez Pallarès dijo...

Por supuesto que pensé en ti y en los amigos que o bien no tienen estaciones donde ahora viven (tu caso) o los amigos del cono sur que la tienen, por así decir, "invertida, en el momento en que en el hemisferio norte entramos ya en las setas y en el otoño.
El pasado no existe, querido Manuel, eso nos lo enseñó ya Epicuro, y el agua del río fluye sin cesar...así es que hay que buscar "otoños" placenteros en tu Caribe presente!!! Estoy seguro de que encontrarás un buen argumento para estar con todos nosotros en IEC#12.
Saludos!
Joan

Publicar un comentario