11 agosto, 2008

Schatz rosado 2004


La Muskattrolinger (también Muskat Trolinger) es una variedad de uva de la que desconocía todo hasta que me topé con esta botella, Schatz rosado 2004, vino de mesa de cultivo ecológico de la Finca Sanguijuela (en Ronda, Málaga), comprada en la imprescindible (qué suerte tenemos en Barcelona, de verdad os lo digo) L'Ànima del Vi. Esta variedad de uva es casi exclusiva de Württemberg y nace hacia 1836 de un cruce probable (en mi caso, la probabibilidad se convierte casi en certeza, tras probarlo) entre la Trollinger (= ¿Tirolinger?") y la Muskateller. Es de maduración tardía, de frutos grandes y racimo bastante rastrero y más bien ovoide. Es, también, una variedad de uva muy apreciada para la mesa: en los mercados alemanes, en Bélgica y en Holanda se la conoce como "Muskat Hamburg". Aunque lo haya leído en alguna documentación, creo que no hay que confundir a la Muskattrolinger con la Trollinger (también Blauer Trollinger, Frankenthal o Meraner Kurtraube; en Italia, schiava grossa, uva Meranese o schiavone; en Tirol, Grossvernatsch), pues nuestra protagonista procede de un cruce, mientras que la segunda, no (por lo menos, en la ampelografía documentada en los últimos siglos).

¿Y cómo llega esta variedad tan centroeuropea a Ronda...? Pues gracias a Friedrich Schatz, alemán descenciente de viticultores y afincado en la zona desde los años 60. Schatz planta variedades propias de su tierra y de Francia y desde una perspectiva estrictamente ecológica (supervisada por el Comité Andaluz de Agricultura Ecológica), elabora vinos con muy mayoritarias variedades y ensamblajes tintos y este muy mínimo rosado del que, del año 2004, salieron al mercado tan sólo 900 botellas. Monovarietal de Muskattrolinger, este vino combina 12 meses en acero inoxidable con cinco en barricas de primer uso (no se especifica de qué zona es la madera).
12,5% y una temperatura de servicio sobre los 10ºC (no es necesaria la decantación) para un vino sin duda especial: de capa media (¡perdón, Benoît, por hablar del color, pero creo que aquí es pertinente aunque no nos diga nada del sabor!), tiene un color ligeramente evolucionado del frambuesa a la piel de cebolla, con tonos algo cobrizos. Para quien lo conozca, algo se acerca al "ramato" italiano y trae lejanos recuerdos del Tondonia rosado o del Colet Assemblage. Huele a guindas en alcohol y a fresas del bosque maduras y servidas con algún tipo de alcohol (moscatel quizás). Corteza de naranja macerada acompaña a una sutileza en nariz no exenta de la casta sápida que se avecina con el paso por boca: seco y poderoso , trae recuerdos de cierta oxidación, de pimienta de Sechuán y de vainilla en rama. Puede parecer algo raro pero con un poco de temperatura, en boca y en posgusto, asoman trazas de un mínimo dulzor (esa vainilla, azucar algo quemado), quizás propio de la variedad. Con ese algo más de temperatura, asoma también la madera, que es, de nuevo, seca y que me recuerda un poco el corazón del granado y la tabla requemada al sol. Es un vino caro para la costumbre que tenemos en este país en la compra de rosados (sobre los 18 euros), pero se trata de una experiencia casi única, especial, que recomiendo a los amantes de vino y a los locos de los rosados. Yo milito ahí, ya lo sabéis.

14 comentarios:

encantadisimo dijo...

Casualmente este verano estoy abusando de otro vino nacional elaborado con esa variedad denominada “Muscat de Hamburgo”. “Pizzicato” se llama la criatura y es una nueva creación de Joan Milà para su bodega Mas Comtal. Tiene un precioso color coral anaranjado. Es frutoso, cítrico y floral, con evidencias propias del varietal (muscat) y un paso ligero, con un puntito de aguja pero serio, agradable y muy personal. Particularmente me parece fantástico, por su originalidad y por ser tan fresco y chispeante. De hecho, he disfrutado ya de unas cuantas botellas. El precio está por debajo de los 7€. Ahí dejo el enlace:

http://www.mascomtal.com/esp/index.html

Respecto a ese Schatz, esos 18€ cortan un poco pero creo que lo probaré para satisfacer mi curiosidad.

Olaf dijo...

Yo lo he probado un par de veces y de no ser por el elevado precio, lo bebería mas amenudo, porque es de los rosados que si que me gustan. Los vinos de Federico estan todos bastante buenos, aunque... caros. Pero es como todo, si los vende... que le vamos a hacer.
Saludos

Olaf

José Luis Giménez dijo...

Caminaré una vez más por uno más de los caminos secundarios de mi mente, pero cada vez que escucho la palabra Schatz recuerdo mi mocedad aprediendo alemán, el grupo graciosete Die Ärzte y la primera frase de...
http://www.youtube.com/watch?v=4DJ0Inxfmyk

Tschuss! ;)

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, E., perdona que conteste algo tarde pero es que las conexiones telemáticas en el centro del mundo, es decir de la isla de Mallorcad cuyas montañas más altas (del mundo), se puede incluso divisar Menorca (como reza un fandango), en Sineu, son confusas y hacen literalmente lo que quieren. Y bien que hacen.
Por desgracia, no he podido probar este nuevo invento de Joan Milà, al que creo que ya se puede llamar sin más "el rey de los rosados", pues los hace, y bien, desde Salamanca hasta Catalunya. Había leído algo de este Pizzicato (la palabra habla ya a las claras del espíritu juguetón del asunto) pero no había retenido en absoluto que fuera de la misma variedad de uva. Tenía en la cabeza lo de la Muskat de Hamburgo como uva de mesa y la otra paravinificar pero es bien cierto, tras haberme documentado, que son exactamente la misma uva.
Por desgracia me temo que no podré encontrar en Mallorca este nuevo vino de Joan Milà, pero yo también prometo probarlo en cuanto llegue a Barcelona.
Tu descripción me motiva!!!
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Caramba, E., olvidé preguntar la añada del vino de Milà con esta variedad. Porque yo atribuía ese color del Schatz 2004, que coincide plenamente con el que tú describes, no tanto a la variedad, cuanto a la vinificación, al reposo y a la madera. Tendrá la variedad más que ver de lo que suponía...porque Milà no suele hacer rosados que envejezcan.
Saludos de nuevo
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues sí, Olaf, llevas toda la razón. Confiesoque si no fuera por la tremenda curiosidad que sentía por probar una variedad de uva desconocida por mí, difícilmente hubiera arriesfado 18 euros por esa botella. Pero también es cierto que Benoît me habló muy bien de su contenido y eso me decantó definitivamente.
Lo que ya no sé es si vende todo lo que produce: hay que decir con todo que Schatz llenó 900 botellas tan sólo de este rosado. Eso se vende al trote, creo.
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Caramba, Jose, ya sabes que estoy en el nuevo Land de Alemania, llamado Mallorka!!! Yo resistí la tentación, pero sí, aquello de "mein Schatz", que más de una vez alguno habremos susurrado a alguien, entró también en mi mente, aunque no a través de ese grupo de "médicos"!!!
Saludos
Joan

encantadisimo dijo...

Pizzicato 2007. Efectivamente, no es un vino pensado para envejecer sino para agotar las 3.000 botellas este mismo verano.

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues habrá que ir a por él en cuanto se pueda! Gracias por la información.
Joan

Anónimo dijo...

Joan, lo de "rey de los rosados" a Joan Milà, le va que ni anillo al dedo aunque aún sigo recordando su Pomel de Blancs que probé hace ya unos añitos que llevaba un pequeño aporte de Müler Thurgau -uva que ha descartado en su coupage- y su Antistiana -más a mi gusto que sus Petrea-.
De todas formas su Mas Comtal rosado Merlot es de lo mejor en rosados que he probado.
auf Wiedersehen, digo adeu-adiós (es lo que tiene Mallorca, su riqueza lingüística, amén de la sobrasada, sus vinos, sus playas, ensaimadas...;-))

Anónimo dijo...

No se qué pasa que no me deja entrar salvo por anónimo.
Soy Mario.
Saludos,

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Mario! No sé el por qué del anónimo, pero vaya, aquí estás! Si supieras donde tengo instalada mi "oficina" en Mallorca: ante un fresno y tras una higuera, en un altozano desde el que domino palmeras, olivos y un campo de trigo de cereal ya en barbecho donde cazan aves de presa (no me sale el nombre en castellano: "xoriguers", vaya). Impresionante.
En cuanto al Mas Comtal, pues la verdad, creo que ha vivido años mejores. Sigue siendo uno de los rosados de referencia para mí, sin duda, y uno de los buenos merlots, pero recuerdo años mejores, menos de "palote de fresa".
Joan Milà merece un monumento o un apelativo cariñoso, por supuesto, porque es uno de los pocos, me atrevería a llarle así, "drivers wine makers" españoles que trabaja bien allí donde está. De sus blancos, el que no suele fallarme en los últimos años es el Cristiari de Vall de Baldomar (Costers del Segre: Müuller Thürgau y pinot blanco); sus cavas merecen también un tanteo atento, y todo lo que hace, vaya. Más arriba está rel Pizzicato que indicaba Encantadísimo.
Bueno, lo dicho "auf wieder schauen!!!"
Joan

elbaranda dijo...

Envidiable ubicación, Joan.
Nosotros tenemos la suerte de vivir enfrente de un convento de monjas de clausura -Franciscas Descalzas- con un huerto que nos lo cuidan de maravilla ;-) y vistas a la vega del Tormes.
El nuevo vino de Joan habrá que probarlo y comentarlo. A ver si lo pillo aquí ya que los vinos de Milà tienen distribuidor.

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues esto de tener verduras de primera mano y cuidadas directamente por el Señor no tiene precio, Mario!!! Yo he descubierto, por esta parte de la isla que frecuentaba menos, un par de proveedores de confianza también y es una maravilla: Mallorca rinde culto sobre todo a la verdura y algunas de sus recetas más famosas, el tumbet, el trempó, son con verduras y reinan sobre la gastronomía balear per secula seculorum, amén!
A ver si tienes suerte con lo de Milà: aquí en Mallorca lo tiengo supercomplicado!
Saludos
Joan

Publicar un comentario en la entrada