29 agosto, 2008

Hortella d'en Cotanet


No he querido, este año, redactar comentarios de cada lugar en que hemos comido o cenado en Mallorca. Han sido muchos, entre otras cosas porque, aunque nos encanta comprar en el mercado y cocinar, este año nuestra casa (de alquiler y preciosa, en el campo de Sineu: Sa Casa Rotja) tenía una cocina poco apañada. He preferido escoger los que más me han gustado y escribir sobre ellos con cierto detalle. Ya irán saliendo, también, notas de los vinos que compré y me traje a casa. Dos sitios me han gustado por encima del resto. De uno ya he escrito (Sa Plaça, en Sineu) y tenía la intuición, ya confirmada, de que me agradaría. El otro era un melón por abrir. Hortella d'en Cotanet, en Sant Joan, aunque bastante cerca de Montuïri, es una finca de cultivo ecológico que hace cinco años Montserrat Payeras y Bartomeu Garí (con él negociamos el menú) abrieron en pleno campo, casi en el centro de la isla. Todas sus frutas y verduras proceden del huerto que se contempla desde la terraza del restaurante (muy, muy agradable en verano), sus carnes son mallorquinas o gallegas y su pescado fresco, del mar más o menos cercano.

Hay que "advertir" que se trata de un lugar para disfrutar, sin duda, pero en el que las maneras de hacer urbanitas no tienen cabida. Aquí se despachan los asuntos con calma mallorquina, Tomeu comenta con gran bonhomía los platos que ha preparado (la carta impresa o los precios ni asoman) y uno se alarga lo necesario en estos menesteres. Cuando se va pian piano, uno se da cuenta de que ni tan siquiera ha hablado de los entrantes: el "savoir faire" de la isla se acaba pegando, pero es que además, no hay de qué hablar. Tiene esta noche unos entrantes ya a punto y por ahí empezaremos, nos guste o no...¡¡¡menos mal que nos encantaron!!! De entrada y como siempre en Mallorca, pan del mejor (moreno), aceite y aceitunas rotas de la isla, impresionantes, con ese deje amargoso... Los entrantes para esa noche consistían en unos delicados chipironcitos muy bien rebozados, acompañados de pimientos verdes a la brasa con sal gorda y unos langostinos rebozados en coco rallado. Pura delicia de contrastes entre el mar y el campo para encarar el segundo plato estrella que pedimos.


Fanes absolutos como somos del marymontaña allí donde estemos, la oferta se nos hizo irresistible. Había varios pescados pero sobresalía la "mussola amb tumbet". La "mussola vera" (mustelus mustelus), tan fina como el mejor cazón gaditano, es uno de los pescados que se consume con frecuencia en la isla y que se ve más bien poco en los restaurantes catalanes. Esta musola no tenía más secreto que su frescura, una fritura al punto, que la había dejado muy tierna por dentro y casi crujiente por fuera y a su lado, y sin otro alarde que el sabor de la verdura que se sabe recién recogida, el más extraordinario tumbet que me haya sido dado probar. Sobran los adjetivos: el huerto está a la vista y el quehacer de Tomeu en él es lo mejor de la casa. Patatas, tomate, berenjena, un poco de cebolla, pimientos verdes, aceite y sal gorda nos ofrecieron uno de los momentos más sencillos y, al mismo tiempo, más atractivos de nuestra estancia en la isla. No se me olvidará esa conjunción de sabores, no. Acompañó bien, aunque sin estridencias (pesó demasiado la madera al final), un Son Artigues callet 2005. VT de las Islas Baleares, con bodega en Porreres, monovarietal de callet (una de las grandes variedades tintas de la isla), este 2005 con 13,5%, disfrutó de una temperatura adecuada (sobre los 14-15ºC), mostró una capa alta, casi cubierta, de un color picota madura y aires de esas mismas cerezas, de nuez moscada y de pimienta negra; en posgusto, cedro perfumado y mirto. Con taninos grandes y bastante redondos, acabo decayendo y fatigando algo al paladar por el abuso de la madera. Nada que ver con las bondades de este restaurante, que terminaron con algo, de nuevo sencillo pero muy sabroso y al punto, como son unas buenas rodajas de melon y sandía de la huerta y remataron con un detalle no baladí: entrantes para cuatro, solomillos y entrecot para los hijos, pescado para mi santa y un servidor, postres, aperitivos, aguas, refrescos y el vino salieron a 26 euros por cabeza. Increíble pero cierto. Sin duda, se trata de un restaurante que hay que conocer sea cual sea la época del año, siempre que pueda uno disfrutar de las verduras frescas de su huerto.

12 comentarios:

Vins i més dijo...

Saludos Joan,

Yo también soy fan de los buenos mar y montaña, recuerdo con gran claridad algunos platos que me han gustado mucho como pulpo con morcilla, albóndigas de carne con calamar, y uno que realizo mucho cigalitas salteadas con chorizo y ajetes...

Te felicito por tus días de gozo...

J. Gómez Pallarès dijo...

Gracias, aunque ya sé que los tuyos por mares no tan lejanos están bien cerca de los míos!!!
A esas cigalitas ya sabes que por l'Empordà le ponen un buen pollo de esos "gratapallers" y sale un mar y montaña de muerte!!! Confieso que jamás he probado esa combinación de mar y montaña que propones, con chorizos y ajetes: qué atrevidos sois. Me lanzaré, sin duda, aunque sea a pequeña escala.
Saludos
Joan

Jose luis Louzan dijo...

Ese local es increible, parece gallego de los de antes. Buenisimo producto propio, mejor trato a ese producto y precios ajustadisimos.

Lastima del vino que parece que acompaño sin mas ¿no?. Maravillosos dias que parece que has pasado en Mallorca eh? Enhorabuena y bienvenido al día a día jeje.
Un abrazo

J. Gómez Pallarès dijo...

Pue ssí, querido Jose, han sido "sólo" 16 días pero de total recuperación. Por primera vez en muchos, muchos años no me he llevado nada de trabajo, no he hecho nada productivo (en el sentido marxista del término) y todo se ha ido en lectura, en playas, excursiones, piscinas y descubrimiento de lugares sanos y reconfortantes como éste.
Y digo yo, en relación con los precios en efecto increíbles: ¿no tendrá algo que ver que Tomeu ha eliminado una parte no despreciable de intermediarios en su gasto mensual? Todo en familia, huerto increíble a la vista (en la foto lo ves) y precios en consonancia. Fórmula imbatible en cualquier parte, pero en Mallorca...parece una paradoja, pero me harto de decir que la gente suele buscar otro tipo de cosas y maravillas como ésta pasan más bien desapercibidas o, mejor, muy bien apercibidas pero sólo por los clientes locales. Se merece más, creo, aunque también te digo, a la vista de su deambular y caracter, que no creo que le apetezca mucho crecer más.
El vino, pues con menos madera estoy seguro de que hubiera dado una nota mucho más alta. Estuvo bien hasta que el paladar empezó a protestar y a mostrar debilidad ante la pesadez con poco brío.
Un abrazo
Joan
PS. Parece, por lo visto, que tu terraza tampoco ha estado mal este verano, ¿eh?

Jose luis Louzan dijo...

Jeje, no, la cosa a estado bien a pesar de un par de contratiempos que me han dejado el extraño verano este cortado a la mitad.
Pero he probado mas vino que nunca, sobre todo blanco, y he descubierto que hay vida mas haya de la frontera.

Hace tiempo un amigo y yo hablamos de poner en marcha un local y una de las bases principales de nuestro "exito" era que ibamos a manejar producto propio de huerta y corral y marisco de su cetarea.

No llego a nada aquello pero veo que los fundamentos no eran del todo alocados...

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues no, Jose, nada nada alocados: si reduces el % de la intermediación a una cifra buena y no cometes la torpeza de de incrementar los precios en el mismo %, hay posibilidades de éxito, vaya si las hay. Sólo hay que ponerse con empeño y ganas y algo de talento en la cocina. De los vinos, seguro que te ocuparías tú con gran éxito!!!
Saludos y perdón por haber confundido el Jose...
Joan

José Luis Giménez dijo...

Creo que el otro Jose soy yo ;)))
Las noches de la terraza en Ca Jose, de lo más agradables. Buenos vinos, buena gente y muchas risas. El viernes hubo otra sesión improvisada, aunque casi volamos del aire que hacía. No obstante creo que será más reseñable la sesión que tuvieron ayer en El Sarmiento. Algo he leido ya a estas horas de la mañana de un Tondonia del 34 al que le faltaba botella... 8-o

Saludotes,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

En efecto, Jose, el "otro Jose" eras tú y la terraza mentada, la tuya!
En fin, que ahora me voy donde los sarmientos, a ver con qué me sorprenden.
Habrá que intentar "insertarse" algún día en una de estas catas: menudo nivelazo llevan!
Saludos!
Joan

José Luis Giménez dijo...

De momento no han escrito crónica en ninguno de los blogs habituales, pero ya se puede leer algo en:
http://www.verema.com/vinos/30337-vina-tondonia-tinto-1934

Yo-pa-mi-que están haciendo limpieza en sus neveras, como quien descongela la idem y les salen estas cosas del fondo del armario ;)

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Muchas gracias por el enlace, Jose. Yo, cuando limpio neveras, no saco más que los restos del capón de Navidad!!! "Marditos" afortunados,q ue limpiabn y se sacan un la Tache.
Saludos y voy a mirar esa maravilla!
Joan

Restaurants Mallorca dijo...

Benvolgut,

Us fem conèixer la nostra humil pàgina web en què hi trobareu fotos de molts dels restaurants que esmentau, amb llicència Creative Commons.

Enhorabona pel blog.

David i Tomeu
Coordinadors d'Anardetapes.cat

J. Gómez Pallarès dijo...

Moltes gràcies, David i Tomeu, per indicar-nos aquesta pàgina web. La mirarem amb calma i segur que en treurem informacions útils i sucoses!
Salut,
Joan

Publicar un comentario