01 julio, 2008

Con estos vinos, ¡que me den calores!


Escribo esta nota entre el 28 y el 29 de junio de 2008. Casi nunca fecho mis comentarios, cuando los escribo: creo que todos hacemos lo mismo. Escribimos, pulimos, guardamos y publicamos cuando podemos o nos parece oportuno. Los calores llegaron a Barcelona, de forma seria y continuada, hace no más de una semana: noches en las que no se baja ya de 26-27ºC, pero con una humedad relativa alta, que hace que la temperatura parezca mayor y las noches sean como las de "la iguana". Paso por momentos complicados: mucho trabajo en varios frentes y un casi inminente traslado de piso (a finales de julio). Miles de obras, intentos de controlar todo (casi vanos) y en medio de este caos, un pobre cuaderno de anotaciones que, de vez en cuando me mira y me dice "¿y yo, qué?". Casi me da lástima: le tengo cariño y me gusta atender sus necesidades. Ahora la situación me desborda y escribo cuando puedo y mal, sin documentarme debidamente. Espero que me sepa perdonar y me gustaría que mis lectores fuerais indulgentes. Llegarán tiempos mejores, sin duda, y cuando la mudanza se complete, cuando todo funcione en el piso nuevo, cuando todas las botellas y copas reposen, ¡íntegras!, en su nuevo hogar, podré volver a escribir con tranquilidad y con el placer que, ahora, ni tengo ni encuentro. Pero por mucho que diga y cuente, por mucho que pase, llegó el verano, llegaron los calores, y un servidor y su familia y amigos siguen bebiendo, siguen buscando el placer y un poco de relajo en aquella copa refrescante y divertida, que hace que los atardeceres y las noches sean más transitables.


Aunque no sea mi estilo (no critico, conste, porque me encanta que cada cual encuentre el suyo), las actuales circunstancias personales casi me obligan a redactar notas más breves, en las que sólo os cuente mis sensaciones y, en los casos que ahora siguen, me permita recomendaros el consumo de algunos vinos y espumosos, que me han dado, en mi interior, aquella paz y frescor que uno consigue, en los duros días de verano, cuando se encuentra bajo una sombra como la de la foto. Es tiempo de buenos vinos blancos, de rosados fresquitos y de burbujas de todo tipo. ¡Vamos a por ellas! Mi santo y cumpleaños (por Sant Joan todo) se saldó con varias burbujas, todas ellas muy distintas entre sí, pero todas muy agradables: como aperitivo, un cava desconocido, Gausa rosado de pinot noir. Lo distribuyen mis amigas de Ogumvinus (de las que hablaré próximamente) y no sabía nada de él: un cava de un bello color frambuesa en el medio envero, con aires de fresa silvestre en la zarza, pero reposados, con un deje de bodega antigua y una boca suave y cremosa, con una burbuja fina y nada agresiva. Muy rico. Un clásico que no voy a descubrir aquí sirvió para brindar en la intimidad: el Spécial Club millésimé 1999 de Pierre Gimonet et Fils.

Se trata de un premier cru de Cuis, chardonnay en pureza, infanticidio casi por ser el de 1999, pero fresco y suave en boca, con recuerdos de horno bretón al amanecer y de manzana golden. Una pura delicia que, sin duda para mí, gana a las horas de haber sido abierto. Algunas de las pocas botellas que quedarán en Barcelona de Elisabet Raventós 2002 me fueron proporcionadas, de nuevo, por Ogumvinus, y cumplieron a la perfeccción para brindar con toda la familia. De este cava ya he hablado en otras ocasiones: sólo quiero decir que sigue estupendo. Quién pillara más botellas y supiera guardarlas un par de años...De mi incursión en Ogumvinus salió también un estupendo txakolí vizcaíno: el de Itsasmendi 2007. Está peligroso de veras este vino ahora mismo: citronela, aromas de pera limonera, recuerdos del roce con la planta de la hierbaluisa, carbónico perfectamente integrado, frescor y placer a raudales.


Termino con tres rosados, dos de ellos de características similares y que aconsejo buscar y consumir en su añada 2006. Hay rosados a los que favorece un año de reposo, en mi opinión, y Ètim Rosat 2006 es de esos. Con garnacha y syrah de viñas viejas, tiene un color entre el rojizo del pomelo rosa y la naranja sanguina, casi un clarete. Fresas silvestres cuando remueves su hogar, grosella madura, casi corpulento y algo tánico en boca, gran acidez, es un rosado muy sabroso, quizás poco al uso, pero de los que me gusta de veras. Como el Roigenc 2006, dels Cellers Capafons-Ossó, hecho básicamente con syrah, que sale algo más ligero en boca y con más aire de fresa madura y de lácticos que el anterior, pero que está ahora mismo pletórico. Cierro esta trilogía de rosados con una sorpresa y novedad absolutas para mí. Hacía tiempo que iba detrás de ellos porque había leído algunas notas "estimulantes", pero si no llega a ser por la ayuda y generosidad de El Baranda, no habría podido tener acceso fácil a ciertos rosados echos con la variedad rufete: ¡muchas gracias, Mario! Me apetecían y dedidimos con Mario cambiar un par de rosados de por aquí que le llamaban la atención por un par de rosados de sus tierras. Y ha caído ya el primero: un Tiriñuelo rosado 2007, Vino de la Tierra de Castilla y León, monovarietal de rufete. Con 13% y una temperatura deseable de servicio sobre los 9-10ºC, es un vino de capa muy muy leve, con un color entre la piel de cebolla subida de tono, casi violácea, y la cereza en envero. Huele a zarzamora y al zarzillo de la fresa. Es liviano, de cuerpo ligero en boca, algo astringente, pero sabroso y con un amable y delicado posgusto a fresón. Es un vino "peligroso", que pasa como si nada y se deja beber con agradecimiento. Acompañó a la perfección una pizza casera, invento de la casa (nuestra), con sardinas.

Con estos vinos, ¡que me den calores!

La foto del paisaje en verano procede de Fulgen.

30 comentarios:

Gourmet de provincias dijo...

Por motivos diferentes pasamos por una temporada parecida.

Llevo unas semanas intentando hacer obra en casa para mejorar el aislamiento térmico que, teóricamente, aún está en garantía. Pero, como decía un amigo, prefiero gastarme el dinero en obreros y no en abogados, que van a costarme lo mismo o más y son más lentos. Resultado: nunca te compres un duplex en bajocubierta de una constructora que no ofrezca suficientes garantías. Además, habrá crisis y la gente estará justa, pero he contactado con cinco empresas y solo ha venido una (para intentar timarme, todo sea dicho). Total, que ya han empezado los calores y la casa sigue igual.

Por otro lado, tras algo más de un año terrible en el que se amontonaron un despido poco honroso, el posterior jucio, sentencia a mi favor, recurso, nueva sentencia a mi favor... en un proceso que sigue en marcha y que parece no tener fin, tras un año, como decía, de vivir a salto de mata escribiendo mucho en todo lugar en el que me dejaban para rematar proyectos que estaban en punto muerto dada la triste situación previa y, de paso, para ir buscándome la vida, tras un año de compatibilizar esas tareas con la preparación de oposiciones, por fin estoy inmerso en el proceso.

La semana pasada hice el primer ejercicio y, aunque soy optimista, estoy en ese momento en el que sigo estudiando sin saber si habré sido eliminado ya. En unos días saldré de dudas aunque, por si se diera el caso, sigo con una segunda plaza que tengo en la reserva.

Y todo ello con una niña de 22 meses que, efectivamente, es una alegría y un lujo pero, reconozcámoslo, también dan trabajo y quitan tiempo.

Asi que, como te pasa a ti, a mi también me cuesta en ocasiones mantener esto en marcha a pesar de que he bajado el ritmo. Lo hago por cariño, porque me ayuda a desconectar y porque mantengo el contacto con gente a la que no quiero perder de vista.

Y lo hago, sobre todo, porque como en tu caso, soy consciente de que esta racha más dura pasará y entonces agradeceremos no haber dejado estos pequeños lujos.

Saludos solidarios.

Jose luis Louzan dijo...

Pues si que esta la cosa chunga si.

GdP vendran tiempos mejores, seguro. Tengo la por seguro que a las buenas personas los problemas nunca los asfixian. Los aprietan pero no ahogan (peligrosamente parecido a la definición de la acción divina, lo se)

Yo no estoy en proceso de cambio pero como tengo la sensación de vivir en un barco que escora de estribor y desde que abandone lo que se suponía que era mi profesión de por vida transito por mi existencia asi como sin tener ni idea de donde acabare.

Soy libra amigos, vivo en constante desequilibrio (jeje)

Joan he abierto con reforma dos negocios distintos en tres años. Cuando algo depende de terceros nunca, nunca, salen las cosas exactamente como uno quiere que salgan. Incluso cuando uno es quien las va a pagar.

Menos mal que tenemos vino, para las duras y las maduras. Y salud para disfrutarlo... suerte y salud para todos...

PD: Yo tambien he recibido mis notas. Seis en Historia, seis en Políticas, seis y medio en comentario de texto, un cuatro en ingles y un 1.25 en mates. En septiembre sabremos si soy por fin universitario. Ojala

J. Gómez Pallarès dijo...

Querido Jorge, estamos en las mismas, en efecto, aunque lor problemas y quehaceres tengan otros nombres.
He llegado a preocuparme en estos últimos 15 días, y lo digo sin pompa ni retintines: estaba tan cansado que no tenía ni ganas ni tiempo de ponerme a pensar si sescribía algo en el blog.
Y de golpe, el domingo me encuentro pensando de nuevo, buscando fotos y redactando en mi cabeza estas notas.
Ya sé que importa a poca gente, pero me dolía que fuera por motivos estrictamente personales y que sé que serán olvidados dentro de unos meses el dejar el cuaderno en stand by o, casi, en morte subite!
En fin...que nos da más alegrías que cualquier otra cosa y que creo que si los motivos son estos, si se pueden ir superando, bueno es que sigamos con esta diversión y si alguien nos acompaña, pues mejor.
Arriba los ánimos que la Gourmet 2.0, en cuatro días se te pone ya a la cocina y te revienta las recetas, si no lo hace ya!!!
Un abrazo y suerte con el resto!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Amigo José Luis, a poco que voy conociendo tu historia, aumenta mi admiración por ti. Abandonar lo que sea para "embarcarte" en un viaje como el de la tienda de vinos, tiene mucho mérito y poco será cuanto los demás podamos hacer por darte una mano, aunque sea virtual.
Ir descubriendo vinos, ir hablando de ellos, ir haciendo que la gente los disfrute, que es lo que tú haces, tiene mucho valor y aunque te sirva de poco, estoy contigo.
LO mío es más "sencillo" que lo tuyo: un enorme cuello de botella, que incluye compra y arreglo de piso, todavía no venta del viejo, miles de obras y etc. En fin, nada que no arregle una venta razonable (ya ni pienso en hacer dinero, a estas alturas, sólo cubrir la operaciín para seguir con una deuda grande, grande) y hecha a tiempo.
El resto, todo se andará...Buenos vinos y amigos que nos acompañen, que no nos falten!
UN saludo
Joan

Jose luis Louzan dijo...

Pues la ultima es de esta tarde porque acabo de aceptar ser distribuidor en mi microzona de una distribuidora viguesa con un estupendo portafolio de marcas de vino y licores varios.
Creo que era inevitable y me gusta jugar con la idea de vender con los mejores. No me pilla muy desprevenido, ya vendi publicidad en radio puerta a puerta hace unos años y creo que tengo recursos suficientes. Veremos si despues mi habitual predisposición y la realidad coinciden. Ya veremos

Por cierto Jorge, igual que te digo lo de las buenas personas tambien te digo que normalmente las malas personas que cometen injusticias suelen acabar pagando por su comportamiento. Ya veras. Paciencia...

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues que haya mucha suerte con esa distribución, José Luis. Y sobre las personas buenas y malas, yo era, de joven, de los que pensaba que la venganza era un plato que se tomaba frío. Ahora ya me da hasta pereza, la venganza, y paso de los que me han hecho mal en el pasado. Pienso que el tiempo acaba poniendo a cada cual en su sitio y que, en el fondo, lo que me interesa es pasarlo lo mejor posible
Saludos
Joan

José Luis Giménez dijo...

No llego yo a lo azaroso que relatais, y sin embargo siempre me quejo de que no tengo tiempo ni para respirar 8^) Y al hilo del último comentario de Joan, para abreviar el paso en esas malas circunstancias suelo decir "No tengo tiempo ni para odiar".
Saludos,
Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Más que nada, Jose, el odio es improductivo, la esperanza en la venganza es estéril y vale mucho más la pena concentrarse en las propias bondades que uno tiene cerca que en las maldades de los demás.
Ol que, traducido al mundo vínico, significa ni más ni menos que CÓDIGO THEISE!!!
Alabemos los encillo, busquemos la armonía y destaquemos el placer que nos producen los vinos.
El resto...sencillamente no cabe!
Saludos
Joan

v.dos bagos dijo...

Aunque te leo desde hace tiempo con gran placer siempre, no puedo dejar pasar algunas coincidencias como un cumpleaños en Sant Joan,felicidades,otra ese Gausa rosé que tomé este domingo y la última el Roigenç pero del 2007 que tomamos el sábado, esta añada sigue subiendo, ya esta en los 15%, pero va bene. Estaba esperando el Itsasmendi del 2007 pero todavia no llegó por estos lares, ahora lo esperaré con más impaciencia.

Un saludo

Gourmet de provincias dijo...

Tampoco querría yo dar una sensación excesivamente tremendista. He pasado una temporada complicada, todos los problemas laborales las implican porque afectan también a lo personal, pero me he propuesto superarla y lo voy haciendo: en el terreno judicial la cosa está encauzada y, aunque me horrorice, era una cuestión de restaurar en cierta medida mi dignidad. En el terreno laboral, seamos positivos, la situación me ha permitido demostrarme que tengo recursos y probablemente (será en esta ocasión o en otra futura) me habrá permitido preparar una plaza desde la que plantearme las cosas con mayor tranquilidad. Al final todos tenemos problemas en algún momento y, mientras sean de esta índole, acabamos toreándolos.

Son épocas incómodas pero no me quejo. También ayudan a descubrir a los verdaderos amigos y a separar al resto, a plantearte prioridades y a saber que el mundo no se acaba. Hay cosas más importantes.

Pero si que es cierto que a veces te tomas esto del blog con cierta apatía y que llegas a dudar de por qué lo haces. Pese a todo, creedme, en mi caso me ha ayudado a pasar los tragos más amargos y ahora que la cosa va remontando creo que ha sido un acierto continuar.

Además, los sinsabores nos dan motivos para brindar el día que les pongamos solución, así que no todo es tan malo.

Gourmet de provincias dijo...

Por cierto, Joan, la Gourmet 2.0 no cocina todavía, pero ya se arrima una silla a la encimera cuando yo lo hago y, al grito de "Papá, sube", se coloca allí muy atenta a todo lo que hago mientras va simulando que pica una cebolla con su cuchara de plástico.

Y está fascinada con el vino. Siempre pregunta ¿Coca? y cuando le digo que no contesta: Vino para los papás, niños no. Y se queda embobada mirando para la copa. Me gusta que se acostumbre desde pequeña a todas estas pequeñas cosas gastronómicas que hay por casa.

J. Gómez Pallarès dijo...

v. dos bagos, gracias por estar ahí leyendo!
Si las coincidencias incluyen un cumpleaños por Sant Joan, felicidades a ti también!!! Me encanta que mi fiesta coincida cone sta época del año, con el solsticio de verano, con las hogueras y petardos...buena época. ya se sabe, en catalán decimos "a l'estiu tota cuca viu", En verano todos tenemos un espacio...Y estos vinos refrescantes, alegres, chispeantes, agradan un montón. El Roigenc 2007 lo probé demasiado tierno, confieso, y no me convenció del todo. El 2006, ahora mismo, espléndido. Y del resto, lo dicho!
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Estoy de acuerdo contigo, GdP: las épocas más complicadas ayudan a poner a las cosas y a las personas en su sitio. Y se mire como se mire,e so es bueno.
Y en cualquier caso, "más cornás da el hambre"!!!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Eso es estupendo, Jorge. A los míos les ha costado más interesarse por la cocina (no por el vino, que todo lo huelen), pero ya lo hacen, y se atreven con sus cosas y piden ayudar de vez en cuando.
En la segunda quincena de julio, en La Boquería, hacen una semana de cocina y de compras para adolescentes (de 9 a 13), y si se dejan, les voy a apuntar. Me parece una idea excelente: aprenden a comprar, a valorar lo que hay, a preparar recetas...
Saludos
Joan

Jose luis Louzan dijo...

Acabo de escuchar que a muerto Simón Ortega, la autora de 1080 recetas de cocina. Lo acabo de oir...

cuatro especias dijo...

Hola Joan:
Parece ser que estamos todos inmersos en un mundo de problemas, poco tiempo y muchas dudas.
Te comento, que estoy construyendo una bodega en una finca que tenemos, donde planeamos irnos a vivir de forma definitiva una vez acabadas las reformas a las que nos vamos a enfrentar.
Lo bueno de la bodega es que está bajo tierra, es fresca y tiene una temperatura media de 20 grados. No se si esto es bueno o no.
Apenas tengo tiempo ultimamente para nada, mucho trabajo, la publicación de mi primer libro, que está por la mitad, una reforma de una casa, la ampliación del trabajo...un hijo coon problemas médicos....y al final una rista de ajos detrás de la puerta, para evitar meigas.
Pero pese a todo,siempre he sido optimista, siempre veo lo positivo dentro de la calamidad o del desastre y así continuaré mientras me queden fuerzas.

Lamento no escribirte con más frecuencia, pero no tengo "aire".

Un abrazo:

4E

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues yo acabo de leerte, José Luis, y no tenía la menor idea porque no suelo escuchar la radio, la verdad.
No me duelen prendas en reconocer que la primera edición que tengo del libro de Simone Ortega es de por allá 1978 y fue, sin duda, el primer libro de cocina que compramos mi mujer y yo, junto con su homólogo franmces, Réussir votre cuisine, de Martine Jolly.
Nos hizo aprender muchas cosas. Descanse en paz.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, 4E, ya se ve que estamos coincididiendo por aquí unos cuantos que cumplimos aquello del gas: las personas humanas tendemos a ocupar todo ele spacio que se nos da. Y a veces, para poder respirar mejor, conviene dejar un poco de margen, de aire libre.
Espero que tus tránsitos, de gram envergadura, acaben bien. Y los 20 grados, si es una temperatura que no se mueve mucho ni para arriba ni para abajo, pues no está mal. Mejor estaría un poco menos, si a bodega nos referimos, pero lo más importante es una temperatura no alta, constante, y a una humedad que esté entre 70 y 80%, si es posible.
En lo de los ajos no había caído, ves!, pero seguro que todo acaba encauzándose poco a poco. Piano piano si va lontano, se dice en italiano!
Saludos y adelante!
Joan

comerconlila.com dijo...

siento lo de la falta de tiempo, porque realmente aprendemos mucho con tus comentarios y tus reflexiones extensas, pero entiendo también lo de la mudanza y la cantidad de enrgía que nos quita, yo acabé de hospitalizaci´no con la mía en febrero jajaja y también abandoné el cuadernito. Te agradezco mucho que compartas con nosotros tus experiencias gastonómicas enológicas y espero que sigas trayéndonos tus experiencias y tu excelente conocimiento de los vinos, te pongo en mi blog para los que me visitan en comerconlila y quieren aprender más de vinos.
un abrazo (cómplice y acalorado)

J. Gómez Pallarès dijo...

Bueno, Lila, espero no llegar a tanto aunque a ratos...tengo que dosificarme porque este tipo de cosas no se hacen en dos días. Así que me voy dando tiempo para hacer las cosas bien y en su momento.
Muchas gracias por tus palabras! Los que andamos entre Madrid y Barcelona, agradecemos tus ideas y consejos.
Y lo mío, en cualquier caso, ya se irá arreglando, seguro!!! Hoy me he regalado (bien, me regaló un amigo, la verdad) un Heiman Löwenstein, Uhlen, de 1990, seco, seco, que estaba de escándalo: con los calorcillos, al fresco de la terraza y regalándome con un seco de 18 años que estaba con aromas de orejón de albaricoque, de mieles, de ceniza, estupendo vaya!!!
Seguimos! Un abrazo
Joan

Anónimo dijo...

Curiosa la vida, no podemos guardar odio ni rencor a demasiada gente...Mi madre, q es una gran "bruja", muy creyente y humana, me decía siempre q odiar es pegarse uno mismo en la mejilla q no vemos, per q acaba doliendo...me decía: la venganza no se sirve fria, la venganza siempre nos golpea en la mejilla q escondimos.

Y es verdad, una cosa es q como es de justicia, apartemos del mundo a la gente cruel, a los que dañan, a los injustos...pero sin odio. POr justicia, la justicia no odia, la justicia es equilibrio, es ley natural.

Os pongo un ejemplo de poque el odio es a veces el peor enemigo de nuestros intereses, parece una telenovela, pero es cierto: Hay alguien q con sus decisiones nos obligó hace años a tomar una serie de decisiones a Paco , mi marido , y a mi, entonces nos hizo mucho daño, incluso personal, aunque a la larga, lo que esta persona hizo por antipatia o inquina hacia nosotros, a nosotros nos obligó a tomar una camino que nos favoreció y mucho. Eso si, le juramos antipatía eterna, jajaja, por supuesto, en su momento nos causó un perjuicio, y grande, q luego, pues se tradujo en un beneficio y muy grande.
A su vez, esa misma persona, causó mucho daño- simbólico, desde su posición de poder- a una buena amiga, gran viticultora, q además fué la nana de mis hijos, y mi hija pequeña vive a caballo entre su casa y la mia, porque la adora, bueno , se adoran mutuamente.
Bien, pues ahora mi hija pequeña se ha "medio ennoviado", con el hijo de esa persona q en su día tanto nos dañó a su nana y a su padre, mi marido, por cierto, uno de los viejos viñedos más grandes de todo el Priorat, creo que la tena, a su lado, se queda ridícula...
la vida da muchas vueltas, y odiar es innecesario.

Anónimo dijo...

Yo creo, que cuando esa persona sepa q su hijo está "in love" de mi querida futura enóloga, por cierto, la más guapa del Priorat, sin duda alguna, ese "alguien", se va a quedar tan de piedra como me quedé yo cuando me enteré hace unos días...jajaja, la "nan" aun no lo sabe, nadie se atreve a decísrselo, pq odia al padre del chaval con toda el alma...y bueno, el odio es solo eso, una ridiculez...el amor siempre se cae por su propio peso.
Entre grandes viñedos anda la cosa...sin duda los dos viñedos de uva vieja más imponentes, ya no solo del pueblo, quizás del Priorat jajaja, Dios los cria y ellos...

J. Gómez Pallarès dijo...

Caramba, Dominic, la historia que cuentas en tu primer comentario es de aquellas que te hace afirmar, sin más, que la realidad supera siempre con mucho a la ficción! Ni Shakespeare hubiera pensado drama más humano que ése, drama en el sentido literario, es decir, un argumento que te habla de la vida y te hace pensar.
El refranero tiene una máxima para estas situaciones: "quien siembra vientos, recoge tempestades".
Pero yo sólo digo, a estas alturas de mi vida, algo parecido a lo que tú: odiar consume mucha e innecesaria energía. No vale la pena. Ahora: que ciertas personas no esperen de mí nada activamente constructivo, como tampoco es necesario que lo espere activamente negativo.
Les "pago" con mi indiferencia, vaya.
Saludos, y qué bien que aquellos males se trocaran en las actuales bondades que nos ofrecéis.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Y la segunda parte, la de Montescos y Capuletos alrededor del amor, pues es tan vieja como la vida misma, en efecto, y a estas alturas de la película, si la pareja cree en lo que hace, triunfará el amor, sin duda, y habrá una gran fiesta entre viñedos!!!
¡Cómo me recuerda esto al "Mucho ruido para pocas nueces" de Shakespeare, en esa estupenda, toscana, versión, de Kenneth Brannagh!!!
OMNIA VINCIT AMOR que se dice en latíN: el amor todo lo vence.
Saludos
Joan

Anónimo dijo...

la realidad siempre nos supera Joan...
No vale la pena romperse la cabeza!!!
Si confías en la bondad de la vida, la vida siempre te da momentos buenos y malos, es como la concha de un caracol, a menudo no vemos el final de un ciclo, poque hay demasiados círculos concéntricos, pero siempre hay un final, y siempre hay algo q se llama fe...
yo me agarro a ella cuando las cosas se ponen muy negras, quizás lo peor q le ha ocurrido al hombre actual es la pérdida de la fe, la fe es lo único q bos salva en momentos de gran crepitar...ahora solo qwuedan los psiquiatras, los médicos y los abogados, pero éstos son de pago y limitados.
Rezar es + barato, y con fe, a mi, personalmente, me da mejores resultados, no al cien por cien...
eso, y el sentido de la circunstancialidad, somos circunstancias, y el tiempo juega con nosotros, admitirlo nos quita angustia.
Pues ahora tenemos un gordo problema en esta casa¿Quién se lo dice a la nan?¿Quién le pone el cascabel al gato?

J. Gómez Pallarès dijo...

Caramba, Dominic, no seré yo quien cometa la frivolidad de dar consejos en público sobre algo tan delicado, pero vaya, recordemos al genio de Stratford-upon-Avon y digamos con él y con el sabio griego que "que todo fluya"!!! y las aguas ya encontrarán su camino. Precipitarse y dar informaciones no buscadas ni deseadas...como que no...
Y no digo más. Lo siguiente tendrá que ser ya ante alguna botella de esos vinos tan estupendos con nombres de genios de los viñedos, que tenéis por allí!!!
Saludos
Joan

Anónimo dijo...

jaja eso mismo pensaba y yo...
y mientras: cava, mucho cava, y blancos, muchos blancos, hoy mismo he abierto: Finca Teira- Ribeiro, q me regalaron, bien, son vinos frescos y este hasta tiene bastante estructura. Anteayer un blanco de Nieva, y hace tres días un contiempo, q tb alguien me regaló.
Estoy muy contenta de estos contiempos q la gente de las islas me traen.

J. Gómez Pallarès dijo...

Yo ando en las mismas. Aparte de los reseñados, he abierto alguna otra maravilla alemana últimamente: un trocken Uhlen de Heimann-Löwenstein del 90 que estaba genial, genial!!!
Que viva el verano y los vinos de verano, que tanta alegría y vidilla dan!!!
Joan

elbaranda dijo...

Joan,
lo primero es lo primero: ¡Felicidades por santo y cumpleaños!.
Acabamos de llegar hace unos días de la costa y cuando vuelvo me encuentro con papeles hasta las trancas y trabajo de esas dos semanas que hay que sacar, así que mis intervenciones hasta que desatasque serán escasas.
Me alegro que te gustara el Tiruñuelo y que disfrutaras con la rufete.
Que el traslado y todo lo que conlleva acabe bien.
Un abrazo,
Mario.

J. Gómez Pallarès dijo...

Feliz tú que ya has vuelto de unas merecidas vacaciones, Mario!!! Yo ya estoy en puertas de la mudanza (la semana que viene!!!), pero estoy contento porque hoy he trasladado yo mismo (sic!!!) los vinos y NO se ha roto nada!!! A ver si saco un ratillo la semana que viene antes de la mudanza y te mando los dos rosados, ahora que ya estás en casa de nuevo.
Por lo demás, no te preocupes ppr las intervenciones: todos hacemos lo que podemos! La semana que viene sacaré a pasear al otro rosado, que todavía me gustó más que el primero, aunque éste era ensamblaje de rufete con tempranillo.
Un abrazo!
Joan

Publicar un comentario