04 junio, 2008

Vinos naturales: la condición



A veces hablamos de las cosas por inercia y sin conocer bien el por qué y el para qué. Yo me reconozco novato en tantas cosas del mundo del vino que ya sé que en esta reencarnación no me empapo de todo lo que quiero aprender. En este último año, una de las cosas que más me ha llamado la atención, en Francia (sobre todo la Loire, con bodegas como la de Nicholas Joly o la de Mark Angeli), en Italia (con bodegas como La Stoppa o Tenuta Grillo) y en España (con bodegas como Barranco Oscuro, de Manolo Valenzuela, o la de Laureano Serres Montagut) es lo que se ha venido en llamar "vinos naturales". ¿Ecológico, natural, biodinámico...? Se confunden los términos a veces y no todos saben bién cómo definir un vino cuyo bodeguero decide llamarle así.

Por eso es importante el pliego de "condiciones" (léase requisitos) que la Asociación de Productores de Vinos Naturales se ha concecido, para ella y para todo bodeguero que quiera formar parte de la misma. En su blog (también hay página web), Laureano Serres comenta esas características que hacen, según los propios productores, que un vino pueda ser considerado natural. Como Laure comenta "debate sí, pero no mucho". Algunos de los vinos emblemáticos en España se presentaron en Naturala Vinis y la primera piedra está muy bien puesta: vinos que respetan una serie de condiciones y que ofrecen, por lo tanto, un panorama a ratos conocido, muchas veces inédito, siempre apasionante, de aromas, de colores y de sabores. Los vinos naturales son una pasión por decubrir en España: todo se andará.

Aunque en el blog de la Asociación podéis leer qué es un vino natural y yo mismo, a partir del trabajo de Gilles Vergé, hiciera un intento de definición, no está de más que resuma las nociones básicas a conocer: 1. Agricultura ecológica o biodinámica, que usa sólo productos naturales. No hay abonos químicos ni herbicidas, plaguicidas o funguicidas sistémicos. 2. El viticultor es el autor del vino, controla todos los procesos en viñedo y en bodega, toma las decisiones y no compra uva de viñedo no controlado. 3. No se usan levaduras comerciales ni cualquier otro producto que controle, acelere o modifique el curso natural de la fermentación alcohólica. No se usan bacterias malolácticas ni se corrige la acidez o el azúcar residual (por exceso o por defecto). No se filtra ni clarifica de forma química o agresiva. 4. Es recomendable no usar en ningún momento el anhídrido sulfuroso. Un uso preventivo tiene como tope, en análisis oficial, la presencia en el vino de 20 mg/L. 5. Se dice lo que se hace y se hace lo que se dice: toda la información está a disposición del consumidor.

Ésta es la condición de los vinos naturales y creo que es un tipo de producto ni mejor ni peor que muchos otros vinos y bodegas de los que también hablo aquí. Hay que buscarlos, hay que conocerlos, hay que probarlos. Después, hay que opinar, por supuesto, porque los miembros de la Asociación son los primeros que agradecen el comentario honesto y sincero. Este año, por ejemplo, Slow Vitis 2008 proporcionará un marco y un espacio para que se hable, en especial, de este tipo de vinos.

Las fotos de esta nota proceden del blog de la Asociación de Vinos Naturales.

8 comentarios:

Laureano Serres dijo...

Hola Joan, salut.
Eso es lo que somos productores de Vinos naturales, nada más. Y por cierto, como ya seguro sabrás...y antes de que te enteres de más cosas, y como primicia que no lo es y aunque me en alguna colleja por hablar antes de terner siquiera cartel para el evento, aunque hay un esbozo de comunicado de prensa que oprtunamente recibirás, y ya...no me enrollo más para decir que...el 23 de Juni en El Toboso estamos organizando un Salon del Vino Natural(los once del blog- de la PVN), y eso será en el marco de un encuentro que vamos a tener el finde del 21 y 22 de Junio, aprovechando el solsticio, y donde debatiremos sobre cosas naturales...:-)

Salut.

Vins i més dijo...

No he podido probar todos los vinos que se suman a esta corriente que está triunfando no solo en España si no en otros muchos países huyendo de los vinos estereotipados, pero la verdad es que los de Naranjuez y Barranco Oscuro son curiosos a la vez que especiales... Será cuestión de seguir los demás a ver que tal...

J. Gómez Pallarès dijo...

Caramba, Laure, esto parece casi iniciático: un encuentro de "brujos blancos" de los vinos naturales, en el solsticio de verano y en el Toboso!!! Suena de fábula y ya tengo ganas de ver en qué quedáis!!!
De paso ya te pido algo que comentamos en su momento: ya puedes comunicar a la gente del encuentro que os esperamos a todos para el próximo Slow Vitis, que dedicaremos espeicalmente, aunque no sólo, a los vinos naturales.
El día 3 de noviembre, también avanzo aunque me cueste algún coscorrón, será el evento, en Barcelona.
Seguiremos y mandaremos a todos los de la Asociación la información y la posibilidad, si les apetece, de participar.
Saludos!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues sí, por hablar de los que citas, Vins i Més, Naranjuez me gusta mucho y Manolo Valenzuela es uno de los grandes referentes en España y tiene cosas muy buenas también. Pero vaya, se trata de ir probando y conociendo: nosotros, en Barcelona, tenemos la enorme suerte de contar con L'ànima del Vi, de Benoit Valée, en el barrio de Gràcia, que tiene un amplísimo surtido, hispano y no, de vinos naturales. Es cuestión de acercarse, dejarse aconsejar e ir probando.
Lo más importante en estos vinos es conocerlos y disfrutar cuando pillas algo que vale la pena. Que lo hay, y no poco!!!
Saludos
Joan

elbaranda dijo...

En la página de Adictos a la lujuria viene toda la información http://adictosalalujuria.blogspot.com/2008/06/el-1er-saln-de-vinos-naturales-se-da.html
Nosotros tenemos la suerte de haber probado los vinos y cavas de Manuel Valenzuela y de Samuel Cano... de momento ;-).
Esperamos noticias y conclusiones del evento.
Saludos,
Mario

J. Gómez Pallarès dijo...

Sí, Mario, yo pensaba poner también el cartel unos días antes del evento para ver si se anima más gente a ir. Además, y eso es gracias a tu iniciativa, lo haré hablando de una botella que me pasó Samuel Cano recientemente, de El Patio.
Yo he tenido la suerte de asistir a la primera manifestación en Barcelona de ese germen que ahora se manifiesta ya casi pletórico (pocos productores faltarán a esa cita), en l'Ànima del Vi, que se llamó Naturala Vinis. Allí pude ir completando mi mapa sensorial con estos vinos, y si bien es cierto que hay de todo (como en todo tipo de vinos), vas descubriendo auténticas perlas. Por eso hay que animar a la gente a que conozca y pruebe también este tipo de vinificaciones y de trabajos en la viña.
Saludos!
Joan

Mena dijo...

Mientras estaba leyendo este post se me vinieron tantas cosas a la cabeza, sobre todo referentes a las condiciones para ser un "vino natural" y pensando si estas harían un vino mejor en algún sentido (calidad, salud, más amable con el medio ambiente, etc.) o quiza una moda, no se. Pero tienes toda la razón, habrá que conocerlos para opinar. Otros más a la lista de pendientes. Saludos desde México!

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues la verdad, Mena, es que en la vieja Europa nadie sigue las mismas pautas. He estado hace unos días catando unos 500 vinos en Génova (Italia), de los cuales un porcentaje no bajo eran "vinos naturales", y como nadie regula eso, el nivel, por ejemplo, de sulfitos se disparaba a 80 en no pocos casos. En Francia, hacen vinos de este tipo desde siempre, en Loire, en Crozes-Hermitages, en Alsacia, pero es muy difícil que los identifiquen como a tales. Los hacen y punto.
En España, empiezan estos bodegueros de una forma muy buena, en mi opinión: cartas encima de la mesa, información y sus condiciones a la luz pública, y después, a probar!
No hay más secreto que ése: que te digan cómo se ha hecho un vino, en en la viña y en la bodega y después, a probarlo.
En Italia probé cosas increíbles que nadie diría que eran "vinos naturales"; y lo eran.
A ver si saco tiempo y puedo redactar unas notas sobre esta experiencia.
Saludos, México!
Joan

Publicar un comentario en la entrada