30 mayo, 2008

Pasaron las doradas...














Como cada año, pasaron las doradas salvajes cerca de nuestras costas y como cada año, compramos en casa algún que otro ejemplar, que siempre anda sobre los tres kg. Por desgracia, los acontecimientos no nos permitieron disfrutarla en su momento: no hay como tener la cámara de tu pescadería de confianza a disposición para que pueda uno comprar lo mejor, dejarlo a buen recaudo allí y recuperarlo en el momento que apetezca tomar ese producto. Esto pasó, en efecto, unos meses despues de la captura, pero os puedo asegurar que el resultado fue tan satisfactorio como siempre: preparada para ir al horno (ligeramente decapitada, ¡lo siento!, porque era un enorme ejemplar y nuestro horno da para lo que da), dispusimos, en el mismo azafate para el horno, unos cuantos kg de patata y de cebolla cortados gruesos y los tuvimos media hora con su aceite AOVE, sal y orégano. Tras eso, empezó la cocción de la dorada, sin más adornos que la patata y la cebolla, la sal, algo de aceite y un mínimo de pimienta. Una hora larga para una pieza de tres kg, fácil de controlar: los cortes que practica la pescadera para el horno bastan para saber el punto exacto de cocción de la carne. El resultado, como siempre, es muy sabroso y de fuerte impacto gustativo: la carne de este tipo de doradas es entera y de gran personalidad, sabe a lo mejor que se arrastra por el mar y, en este caso, sin otra cosa que la patata y la cebolla, hum....

Para acompañar la untuosidad de estos ingredientes, ofreciendo al mismo tiempo, el frescor y el carácter vegetal de un vino blanco de raza (gran contrapunto para la patata y la firmeza de la carne de la dorada), no hay nada como una variedad autóctona del noroeste peninsular: podía haber sido una godello o una verdejo, sin duda, pero cayó un monovarietal de albariño, al que tenía ganas de hacía ya tiempo: un Nora da Neve 2005 (13% y una temperatura de servicio sobre los 11-12ºC). Viña Nora es una bodega reciente, afincada a la vera del río Miño, con 15 ha dedicadas a la albariño y con dos marcas, Peitán y Nora da Neve. La primera no lleva crianza y la segunda, la que elegí, pasa por siete meses de roble francés. La botella no es barata (sobre los 20 euros), pero merece mucho la pena, pues reúne, en un solo cuerpo, las cualidades de una medida crianza en blanco con las del frescor y carácter varietal de la albariño: posee un color amarillo intenso, pero con reflejos verdosos. Es denso, en copa, casi glicérico, y arroja suaves pero inconfundibles aromas de heno y de suave musgo. Su paso por boca es portentoso, sedoso pero con el frescor algo decadente de una manzana golden madura. Para ser un albariño "joven" (aunque con crianza), ese trago es, sin duda, uno de sus momentos culminantes. Tras media hora en copa y con algo más de temperatura, los aires de primavera que emana el vino son espectaculares: hierba segada y mojada, flores blancas, humedad. Tardé en conocer este albariño pero mereció la pena, de veras. Su armonía con la dorada fue completa.

Pasaron las doradas del 2007, sí, pero su recuerdo queda asociado ya en mi mente a este estupendo Nora da Neve 2005.

16 comentarios:

Oscar Gallifa dijo...

Tremenda casualidad! Me acaban de chivar que en mi pescadería de confianza (los que tenemos pescadería de confianza no sabemos lo que tenemos!!!) hay dos ejemplares recién pescados que pesan cerca de esos tres kilos.... del precio mejor no hablamos (a 45€/Kg se dejan querer a distancia!).
Voy a pasarme y lo mismo mañana escribo un post gemelo al tuyo, pero con un Domaine de l´Ecu acompañando al chato bicho.


Que aproveche!



OG

J. Gómez Pallarès dijo...

Es lo que tú dices, quienes tenemos pescadería de confianza, tenemos una mina!!!
El Doamaine de l'Ecu, depende del que tengas, te ofrecerá un contaste más "duro", más salvaje con la dorada y, sobre todo, con la patata y la cebolla (si haces esta sencillísima recetam vaya). A mí me gustó especialmente cómo este albariño tan bien tratado con un poco de madera, es decir, suavizado, ligeramente "amaestrado", casaba tan bien con el dulzor y suavidad de la patata y la cebolla y todo eso frente a la carne brava y prieta de la dorada.
Domaine de l'Ecu será una expresión más brava, también, del asunto.
Que vaya bien!
Joan

Jose luis Louzan dijo...

Sobre el Nora tengo una duda porque comentas que esa bodega elabora dos vinos, el Nora da Neve y el Peitan?.
Entonces son tres porque el Nora a secas lo llevo bebiendo desde 2005 Es el albariño "del año" que la bodega elabora, con algo, muy poco, de carbónico natural, muy amarillo, fruta pura y dura, fresco y a la altura de su hermano mayor (casi) pero costando solo 12 euros.


Si ese es el Peitán que nombras (creo que no) no se identifica asi en Galicia.

¿?

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, José Luis,
yo sólo he probado de esta bodega el Nora da Neve, pero las referencias que he encontrado en la red son tres: el Da Neve, el Nora a secas, que es el que comentas tú; y he encontrado referenciado también este Peitán:
Viña Nora Albariño Rías Baixas Nora ; Viña Nora Albariño Rías Baixas Peitan y Viña Nora Rías Baixas Da Neve.
Pero tengo que averiguar más sobre esto porque no he encontrado página web de la bodega que me aclare el asunto.
Si tú la conoces...
En cualquier caso, se trata de un vinazo este da Neve.
Saludos
Joan

Jose luis Louzan dijo...

No tiene web al parecer.
Se trataria de una bodega bastante grande pero que vive momentos convulsos.
Los dos socios fundadores de esta nueva linea eran Jorge Ordoñez y Victor Rodriguez pero se han separado y la bodega se la ha quedado este ultimo en compañia (financiera, no enologica) de FADESA la constructora.

El vino seguiria siendo el mismo porque ya venia de la mano de Victor pero en lo tecnologico, internet, comunicaciones etc, estaria aun asentado estos ultimos cambios.

Jose luis Louzan dijo...

Ya di con lo que parece su web. Esta en construccion pero esta en esta direccion, segun una tarjeta suya que he encontrado:

www.avpositivo.com

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues muchas gracias por la información tan detallada. En efecto, es una pena que esa página web no dé ningún dato de tipo enológici, sólo los contactos.
Como tú dices, ya se asentará la nueva dirección...mientras sigan produciendo un vino tan interesante...
Saludos
Joan

Adictos a la Lujuria dijo...

Como te cuidas Joan.

Esta vez daré un poquito de envidia ( solo un poco ya que tampoco es todo los días, perdón meses) en la familia hay barco y pescado fresco, fresquísimo, en el mismísimo Castelldefels

Mañana haré la pelota a mi hermano esperando que caiga algo.

Un saludo y os invito a visitar su blog.

http://www.pescarenbarco.com/

J. Gómez Pallarès dijo...

Caramba, David, no tenía la menor idea!!! Acabo de visitar el blog de tu hermano y precisamente su último comentario era sobre doradas!!!
Es una pena que la gente del mar ande tan presionada en estos momentos por culpa de la especulación con el petróleo, me sabe muy mal verles tan apurados, con lo bien que lo pasamos gracias a su trabajo.
Yo soy un loco del mar, aunque no sea navegante, me lo paso en grande en los puertos, viendo la llegada de las barcas y comprando lo que se pueda: no tiengo quién me regale, así que aprovecha, a ver qué cae mañana!!!
Saludos
Joan

Adictos a la Lujuria dijo...

La verdad que es lamentable la situación de los pescadores, salir a pecar supone un dineral en gasoil en un trabajo en el que no todos los días hay suerte en la mar, afortunadamente mi hermano es pastelero y la pesca una afición como la nuestra con los vinos.

Saludos Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues no es mala cosa, no, David, combinar la afición de tu hermano con la tuya y rematar en los posttres con su profesión y, de nuevo, tu afición!!!
Menuda combinación!
A ver si hay suerte hoy en la pesca.
Saludos
Joan

Anónimo dijo...

Yo tb soy fan de las doradas, áyer mismo por la noche, estábamos toda la familia en un buen restaurante y mi hija mayor se pidió dorada y yo una lubina, a la brasa , para compartir entre las dos. Aunque a mi me gustan más al horno.
Lo de pillar doradas salvajes, aquí me queda más lejos.
Hoy haré una enorme pescadilla fresca al horno, con algunos vinos albariños que tengo por aqui, ribeiros tb tengo...bueno ya escogeré.

Dominic.

J. Gómez Pallarès dijo...

Las doradas que no son de piscifactoría y se pueden pescar por aquí son extraordinarias, pero está claro que, viviendo donde tú vives, no tendrás un acceso fácil a ellas. No hay como un buen congelador para "solucionar" esto...La mía había sido comprada hace unos meses y salió hace bien poco...
Por lo demás, reconozco que mi experiencia más impresionante con la dorada fue en Cádiz, con esas bestias enormes que se mueven entre el Estrecho y el Atlántico y que tienes que compartir, en la mesa, entre seis y ocho personas. En El Faro gaditano, hecha a la sal sin nás presentación que un chorretón de buen aceite...qué impresionante!!!
Y sobre el acompañamiento, si la haces al horno con patata y cebolla (sin tomate), como me gusta más a mí, un albariño de crianza (no tiene por qué ser con madera: el Zárate tras da viña, que tienen bastantes meses de acero con lías, está impresionante aquí) o, por ejemplo (seguro que tendrás alguna botella por ahí!) un buen barzen Riesling und Kerner Barrique, creo que quedaría de maravilla con el pescado!!!
Buen provecho!
Joan
PS. Tengo otra asignatura pendiente, que es vuestro blanco: no sé si casaría con una dorada así...

J. Gómez Pallarès dijo...

Y ya se sabe, por lo de no mantener ese 12+1...haría cualquier cosa!
Joan

Nuria Gonzalez dijo...

¡¡HOLA, JOAN!!

Gracias por sugerirnos el GRESCA para ir a comer. Lo mío de ayer fue toda una experiencia religiosa.
Siguiendo tus directrices, la primera vez, menú. Así pues, de primero pedí una ensalada de mozzarella con jamoncito, alcachofas y rúcula (estaba deliciosaaaaaaaa); de segundo, rodaballo a la plancha (riquísimoooo); y, para finalizar, un postre de chocolate tipo mousse.
Aunque no suelo beber vino, hice una excepción, y pregunté si servían vino por copas, y como me dijeron que sí, pedí una de vino blanco (el único blanco que sirven por copas) cuyo nombre no recuerdo.
Este sitio me ha encantado: la materia prima de primerísima calidad, y la combinación y elaboración de los alimentos, sublime. Además, es muy cool.
Me ha encantado.
Gracias de nuevo y saludos.
Núria.

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Núria,
me alegra muchísimo que hayas disfrutado de tu primera estancia en Gresca. La verdad es que es un lugar muy a tener en cuenta, para aquello de las 4B: buenobonitobastantebarato!!!
Mira que no beber vino normalmente y haber ido a parar a una familia con un hermano como el que tienes!!!
No sé qué vino sería, la verdad, pues tienen una correcta selección de vinos blancos. Yo la última vez me tiré hacia un riesling...
Pronto publicaré una carta "abierta", que hice a un amigo de Madrid (donde ahora mismo ando) recomendándole lo que más me apetecía, en estos momentos, de Barcelona, gasttronómicamente hablando.
Besos!
Joan

Publicar un comentario