25 mayo, 2008

"Estoy muy inquieto viendo tanta sandez"


Escribía Don Gregorio Marañón en una carta que ahora se publica (Epistolario inédito, Espasa, descrito por J. Andrés Rojo en El País de 25 de mayo de 2008, p.50). Viene a cuento el entrecomillado títular de Don Gregorio, que me atrevo a suscribir en primera persona también, por la columna que leo, en el mismo diario, p.65, firmada por J.C. Capel. "Hierven los 'blogs'" reza el encabezado, y es tal el cúmulo de despropósitos y simplezas que contiene que no me resisto a comentarlas aquí. "Despropósito" y "simpleza" son dos de las acepciones que propone el DRAE para la palabra "sandez". Es cosa que no suelo hacer en este cuaderno, pero hoy (día en que celebramos a San Beda el Venerable, monje amante de la ecuanimidad y de la precisión), me voy a permitir comentar algunas de sus palabras con el fin de sustentar las mías. Sabe el monje de Yarrow que no me voy a ganar a un amigo, pero el gran Virgilio lo dijo mucho antes que yo: felix qui potuit rerum cognoscere causas. Como tanto le gustaba a Beda, intentaré hacerlo en modo catequético.

"Su categoría cultural" (la de los blogs) "queda determinada por las editoriales de sus mentores": me habré perdido algo, pero ninguno de los blogs que conozco, en el mundo de la enogastronomía, pertenece a editorial alguna (¡seguro que los hay!) y, por supuesto, no tiene Méntor alguno que le aconseje. No se puede decir lo mismo del Sr. Capel que tiene y ha tenido mentores y empresas que le sustentan y apoyan. Su afirmación, además, evidencía la mayor de las simplezas, la generalización. Generalizar es simplificar, simplificar es ocultar una parte de la realidad. El Sr. Capel tiene en la cabeza blogs que cumplen alguna de las condiciones que les atribuye, y en vez de decir las cosas como corresponde, por su nombre, generaliza y oculta datos al lector. Como él critica, "se ampara en la impunidad que otorga el anonimato": que diga de quién está hablando y no cometa la torpeza de la generalización.

"Gallineros virtuales donde se protegen los cotilleos más ramplones en aras de la libertad de expresión". En aras de la libertad de expresión, que es sacrosanta y amparada por la constitución y por la Primera Enmienda, el Sr. Capel suelta cuanto le apetece, no respeta a nada ni a nadie y cual obispo medieval, va dispensando absoluciones o condenas con una frivolidad que inquieta y, a ratos, asusta. Sobre todo si te va la nómina de final de mes. Para mi suerte, no es el caso y, por lo tanto, escribo exactamente lo que pienso, aunque suelo pensar bien qué escribo. Sería bueno que respetara, él también, esta condición, siempre que se ejerza con responsabilidad y estilo. Y si no es así, que se denuncie como y donde corresponda.

"Lugares donde proliferan los críticos de generación espontánea que, con fundamento o sin conocimientos, se desahogan con alabanzas desmedidas o ataques injustificados sobre establecimientos en los que supuestamente han estado". Aquí veo dos "problemas": el primero, que de nuevo no dé nombres, apellidos y direcciones de blogs, pues la acusación que suelta es de tal gravedad (gente que habla y escribe de lugares en los que no ha estado y lo hace por intereses espurios), que tendría quizás que demostrarla antre tribunales. El segundo es que, aunque aquí no haya faltas de ortografía (benditos correctores profesionales de El País), el párrafo es agramatical, es decir, no se entiende: los críticos de generación espontánea (cabría preguntarse, de paso, dónde, cómo y en qué medio de su tiempo empezó Usted y si nació ya platónicamente formado o su formación empezó y, por lo tanto, se generó en un momento determinado de su vida...) ¿tienen fundamentos o no conocen? Porque la conjunción disyuntiva no permite ambas cosas, o la una o la otra. Estos críticos ¿se desahogan con alabanzas desmedidas o lo hacen con ataques injustificados? : estamos en las mismas. Sobre la acusación final, el Sr. Capel se descalifica solo. Lo suyo sí parece ser un desahogo de primer nivel y si tiene acusaciones que hacer y demostrar, que lo haga.

"Amparándose en la impunidad que otorga el anonimato, dan rienda suelta a envidias ocultas o viejos resentimientos sin importarles sus vergonzosas faltas de ortografía o su sospechosa carencia de ecuanimidad. Algo así como una terapia de psiquiatra resuelta a golpes de teclado". Me inquieta, como decía el titular, y me avergüenza leer que alguien con la fama, solvencia y carrera profesional del Sr. Capel escriba una última frase tan indigna, un real despropósito: en ella se burla de los enfermos mentales, de las terapias recetadas por los psiquiatras, que tienen que seguir para curarse, y las compara, por escarnio, con algunas de las prácticas que él habrá detectado en ciertos blogs. Sr. Capel: no todos nos ocultamos, no todos envidiamos, no todos actuamos por resentimiento, no todos padecemos enfermedades mentales que curar con un teclado, no todos tenemos intereses creados y, eso sí, todos, exactamente como Usted mismo hace periódicamente, "vamos a la caza" de restaurantes en los que comer bien y beber mejor. Algunos, además, intentamos explicarlo desde la filantropía (que no proselitismo), desde la libertad de criterio y sin prejuicios, porque ¿dónde se reparten los carnés de ecuanimidad en este país? Por cierto, quien esté libre de la falta ortográfica, gramatical o del tipo que sea que tire la primera piedra: nescit uox emissa reuerti. Nadie está libre de ella, ni Usted ni yo, nadie en el momento en que su escrito llega al público: a este último párrafo le falta un verbo principal. A la corrección estilística no suelen llegar los correctores de El País, ¿verdad?

"Lamentablemente, los debates útiles, promovidos por profesionales con conocimientos, son una minoría". Finaliza Usted en apoteosis, Sr. Capel: en el mundo clásico, "apoteosis" es el momento en que los héroes (en su caso, los críticos que Usted considera profesionales) se convierten en dioses y pueden hablar ex machina (mundi, para entendernos) sin más. Eso es lo que usted hace en la columna de hoy. Se ha quedado Usted en una concepción antigua de "profesión", Sr. Capel. ¿De verdad cree Usted que los únicos que tienen conocimientos para promover debates y para participar en ellos son los que viven y cobran sueldos del arte gastronómico, de las profesiones relacionadas con la restauración y la viticultura o con su crítica documentada? Profesión no es otra cosa que la expresión de una opinión, si es posible, bien dicha o escrita. No daré nombres, tampoco yo aquí sin el permiso de las personas afectadas, pero en España, por poner un ejemplo cercano y que conozco bien, algunos de los grandes expertos "profesionales" (eso sí, no cobran un sueldo por ejercer su "profesión"), pongamos por caso en vinos de crianza biológica y oxidativa, trabajan en instituciones que nada tienen que ver con las bodegas. Otros ejemplos ilustres, por no alargarme, del Reino Unido nos muestran cómo aquello que se necesita para formarse, aprender y poder acabar opinando con criterio y fundamento, no son carnés de ecuanimidad o sueldos de un hotel, un restaurante, un periódico o una bodega; ni tan siquiera se necesita una formación de base relacionada con ninguno de estos sectores: abogados ilustres, juristas, filósofos, filólogos, historiadores, etc., pueblan el mundo de aquellos que, en su opinión, no pueden promover debates útiles ni hablar con conocimiento. Sólo se necesita pasión, ganas de formarse, se parta del fundamento del que se parta, y voluntad y acierto para hacerlo.

Por el prestigio, bien ganado, que le ampara, por el medio que publica sus escritos, le pido que no escriba Usted con simpleza: infórmese bien, lea, considere, sopese, profundice y no generalice. Por el respeto que tendríamos que merecerle sus lectores, le pido que no escriba Usted desde el despropósito, no descalifique ni condene ni atropelle a todos sin dar nombres y apellidos de los blogs concretos que han incitado su escrito. No se burle Usted ni haga escarnio para sustentar sus críticas. Sea Usted más elegante. Por el medio que le avala y apoya sus escritos como mentor, le pido que siga siendo Usted una referencia y un valor para todos nosotros.

Atentamente,

Joan Gómez Pallarès

La foto de Machado, Marañón, Ortega y Pérez de Ayala procede de Kalipedia. La imagen de San Beda en su escritorio procede de Arikah. El dibujo de la apotesosis de Hércules de Charles Le Brun es del WebMuseum de Paris.

Postscriptum. GdP publica otro comentario sobre la columna del Sr. Capel de ayer, en que aporta datos sobre sus intereses, sobre por qué salva de la "quema" de los blogs a uno solo (del que yo nada digo, nada opino, quede claro) y algunos otros detalles sabrosos. Recomiendo su lectura porque aclara un aspecto más de la múltiple contradicción en que se ha metido el Sr. Capel con esta columna: critica los intereses ocultos que se encuentran tras las críticas de algunos blogs, pero él hace exactamente lo mismo.

42 comentarios:

el pingüe gourmet dijo...

He hecho referenncia a lo mismo esta mañana, después que tú, aunque no te había leído hoy.
Qué altanería, qué clasismo y qué estupidez la de este señor.
Felicidades por tu estupenda entrada.

Roberto

José Luis Giménez dijo...

Cuando sea mayor quiero ser como tú, Joan.
Suscribo tu post plénamente y añado que parece que algunos, como Capel, han querido hacer suya la proclama de 'Muera la inteligencia'.
Saludos,
Jose

Carlos Rodriguez. dijo...

Joan, primero darte las gracias por darnos a conocer este "artículo" para aquellos que no lo habiamos leido. Segundo, felicitarte, por tu post, de nuevo sutilmente redactado sin caer en falacias ni oscurantismos como otros.
Tercero me hierve la sangre. Con el tiempo que dedicamos desinteresadamente a nuestros blogs, que nos metan a todos en el mismo saco me parece el colmo. Por supuesto firmo todo tu post linea por linea y no admito que nadie me incluya en supuestos interes o menosprecios. Efectivamente no se nos nombra pero como se generaliza hasta el extremo me doy por aludido, y no lo admito bajo ningun concepto. Mi blog, tu blog y el de todos los amigos enochalados son meras bases de datos, experiencias y sentimientos que por avatares de nuestras vidas están vinculados al vino y punto, pese a quién le pese.
Que hay blogs, webs y PERIODICOS interesados en muchos ámbitos de nuestra sociedad y no solo en el mundo del vino, por supuesto, pero por favor que den nombres y empiecen por verse el ombligo. Que facil es generalizar y crear polémica.
En fin. Saludos.
pd: perdón por el calentón
Carlos

el pingüe gourmet dijo...

Voy a decir una maldad: ¿No tendrá Capel, como Santamaría, un libro a punto de salir? Ya uno no sabe qué decir ni a quién creer.
De todas formas, esta teoría sobre los blogs está muy extendida entre críticos, dueños de resturantes y no sé si entre bodegueros.

J. Gómez Pallarès dijo...

La verdad es, PG, que no he leído nada esta mañana. Desayunaba tan ricamente leyendo mi periódico de referencia desde su fundación y la incosistencia de la columna me ha dado esa mañana...ahora leeré lo tuyo. El Sr. Capel tiene el derecho, como todos, de sentirse como mejor le parezca y de expresarlo. Pero un medio como El País, para el que escribe, exige en mi opinión mayor respeto y tino, se diga lo que se diga y se argumente lo que se argumente. Bien es cierto que en su columna argumentos argumentos, hay pocos.
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Yo no sería quizás tan radical, Jose, pero es cierto que me revienta que se utilice un altavoz sin filtros (por supuesto, en El País no hay más "censura" que la que uno se imponga, lo sé, vaya) tan potente como el de este períodico en domingo, para cargar tan sin razón contra tantas cosas. Y si tiene razones, que las esgrima, pero que no generalice.
Caramba.
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Carlos, como tú muy buen dices, los lectores ponen a cada cual en su sitio. Nosotros sabemos bien cuál es el nuestro y cuál el del Sr. Capel. Y precisamente por eso debiera él tener mucho más cuidado en qué dice y en cómo lo dice. Añado: TODOS, cuando decidimos escribir en público, tenemos que tener ese cuidado. Y por supuesto, yo lo tengo y la gente a la que leo, también lo tiene. Es por eso, sea el número de lectores que sea el que nos atiende, un respeto y un cuidado, además de una veraz información y opinión, son exigibles a quien decide dar ese paso público. Pero a nivel de escalas, no cualtitativo, es mucho más exigible a un profesional (vaya con el término usado por él) de un medio como El País, que a un "blogger" que recibe aquellas 400 lecturas diarias (por decir algo, porque ya no sé cuanta gente pasa por aquí, desde que me quité el vivio de los contadores).
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

No tengo la menor idea, PG, de si el Sr. Capel tiene un libro por publicar o no. Pero si quisiera dar voz a un futuro libro suyo, usaría páginas y lugares del periódico de mayor provecho para ese fin. Pero repito que no tengo ni idea.
La idea de mi escrito era, por seguir con tu argumentación, que lo que hay que hacer es comentar las cosas (ya no digo "juzgar"), después de haberlas conocido a fondo.
Yo leo todo, yo hablo y cotejo cuanto sé con mucha gente y sé, de los que el Sr. Capel llama profesionales, quiénes son mis puntos de referencia y quiénes tienen nombre pero no merecen ser tanta referencia.
Lo que hay que hacer es leer, pues, y no generalizar. Seas crítico de El País, dueño de restaurante o lo que sea. Y como en toda botica, habrá de todo, tanto en el mundo de los profesionales del Sr. Capel como en el mundo de los "profesionales" en el que nosotros nos encontramos.
Diría yo unos cuantos nombres de estos últimos que tienen tanta experiencia en cata, conocimientos y capacidad de expresarlos como los profesionales de mejor nivel del Sr. Capel.
En fin...
Saludos
Joan

el pingüe gourmet dijo...

Hace tiempo que no "compro" lo que me cuenta Capel. Imagino que estará caliente por las desafortunadísimas declaraciones de Santamaría. No olvidemos que "sus negocios" culinarios están al abrigo de la cocina de vanguardia y el del Racó le ha lanzado un torpedo, también a él, en la linea de flotación.

¡Qué curiosa es la vida!. ¡Ojo!, no me alegro en absoluto.

J. Gómez Pallarès dijo...

Tampoco sé, PG, si tiene relación de causa-efecto, la columna del Sr. Capel con las andanadas que viene lanzando Santi Santamaría. Yo creo que tiene poco que ver porque el motivo de crítica del Sr. Capel son los blogs, no los libros de un profesional como la copa de un pino como el Sr. Santamaría.
No entraré en ese debate entre cocineros, hoy y aquí, porque no era el tema de la intervención, pero me parece muy interesante y será productivo, siempre que salgan argumentos, datos, nombres y apellidos. Hoy, por ejemplo, hay unas cuantas cosas llenas de datos y de interés, aportadas en una entrevista al Sr. Santamaría, sobre el tema sifones y su impacto en la cocina.
Pero, vaya, se trata de un tema distinto del que hoy me ha movido a redactar mi nota. Y de los negocios del Sr. Capel, la verdad, nada sé.
Me limito a leer y a intentar entender. Después, cocino y bebo, que no es poco!!!
Saludos
Joan

el pingüe gourmet dijo...

Traigo a colación lo dicho por Santamaría, un gran profesional "vendido a la pela"- lo dice él mismo-, porque Capel y él venden libros, venden hoteles de ensueño, venden restaurantes y venden "motos" a medida. Por eso digo lo que digo.

Que está mosca no es cosa mía, en el foro de Maribona se cuenta que su cabreo es mayúsculo.

Pero efectivamente: yo también leo, intento comprender, cocino y cada vez bebo menos. ¡Ay que fastidiarse!.

Y también espero que Santamaría reflexione, él el primero, pues es él quien ha dicho boutades, una detrás de otra, como Capel.

La diferencia es que los blogueros no vivimos de este "amateurismo" y el crítico ya puede decir misa, como Rouco, pero alguien de la talla, del reconocimiento y de la andadura de Santamaría no puede decir lo que ha dicho porque en su inmensa mayoría es una estulticia y una falacia, lo mismo que lo dicho por Capel.

Un saludo

J. Gómez Pallarès dijo...

Supongo que llevas razón, pero más allá de las declaraciones que, es obvio, tienen como fin vender el libro, lo que hay que hacer es leer el susodicho libro. Y la verdad es que me va a dar más bien pereza...por eso decía que no creo que pueda opinar a fondo sobre el tema.
Saludos
Joan

el pingüe gourmet dijo...

A mí también me la da.

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues eso y aunque sólo sea por cargarnos eso del 12 + 1!!!
Joan

Ligasalsas dijo...

Gran artículo Joan.

Conviene recordar que José Carlos Capel regentaba un blog; así, en pasado.

IGLegorburu dijo...

La verdad es que estaba hincándole el diente a una apetitosa mini-ensaimada unida a un café con leche bien caliente cuando he leído el citado artículo en el momento del desayuno (siempre he considerado un placer lo de desayunar leyendo el periódico) y mi primer pensamiento ha sido: ya empieza a molestar que más gente cree opinión y ya no solamente se lea a los de siempre, a los que han estado ahí durante muchos años creando "corriente u opinión". Su mérito han tenido, sin duda, pero todo lo que sea crear nuevos espacios de debate creo que enriquece a nuestro mundo. Y los blogs son uno más.
En fin, desafortunado artículo desde mi punto de vista en muchas de sus afirmaciones. Libre es de criticarlos y libres somos de criticalo. Opiniones encontradas.

Por decir algo, espero que la próxima vez que vuelva a Aretxondo le guste más que la que publicó el sábado. Al fin y al cabo, creo que él no es "profesional" de la hostelería...pero da su opinión sobre los temas. Lo que hizo el sábado (como todas las semanas, y que me gusta leer) luego lo critica el domingo en el tema blogs. Foros de opinión. Si para opinar de algo hay que ser "ese concepto de profesional"...igual el país estaba en silencio. ¡Viva el ruido!

Un saludo

La Guarda de Navarra dijo...

¡Se ha ganado un post el Capel! Basta de llamarle señor, ha demostrado que solo sabe insultar y acusar escondiendose.
Joan, has dicho verdades como puños en tu artículo pero ha sido ILegorburu quien ha dado en el clavo.
Hay actualmente en España cierta tendencia a aborregarnos. Siempre he dicho que los blogs son sintoma de salud democrática (pregunten en China o en Cuba) y ahora parece que "alguien" se siente molesto por crear foros de debate independientes.
Habrá que preguntarle al Capel si entró a El País por meritos laborales o de otra índole.
¡Que le den! pues si sigo se me abre la ulcera.
Saludos y enhorabuena por el post, libre y educado. No se merece tanto.

angel dijo...

enhorabuena Joan, magnífico post.

J. Gómez Pallarès dijo...

Gracias por el recordatorio, en mi caso novedad, Ligasalsas: no tenía la menor idea. ¿Crees que hay en su columna resentimiento también por su experiencia como escritor de blog?
No lo sé porque no leí el suyo, la verdad.
Gracias por tus palabras!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Iñaki,
has dado en el clavo porque una de las cosas que más me sorprendió y molestó (de ahí mi alusión a su actitud obispal de ofrecer prebendas y dar absoluciones en sus críticas) fue que él hace exactamente lo mismo, desde de atalaya, claro está, pero lo mismo. Y esa atalaya, por lo demás, un día no lo fue, así que conviene ser más humilde, en general, y ganarse el respeto de lector cada día que uno se pone a la labor.
Coincidimos, además, en que nos amargó nuestro desayuno preferido, el del domingo, con la prensa, la bollería a punto, un buen café...
Saludos!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Se dice en catalán, La Guarda, que "de porc i de senyor se'n ve de mena": En castellano, algo parecido sería "aunque la mona se vista de seda, mona se queda". Somos lo que somos y queramos o no, lo demostramos a ratos.
Yo he intentado ser fiel a mi estilo y manera de ser las cosas y el Sr. Capel se ha reducido (así, tañ como suena) al estilo gallináceo que tanto critica en algunos blogs, insultando, menospreciando, avasallando, sin argumentar, sin convencer.
Ya lo comentaba ahora a Iglegorburu: yo no lo decía con todas las letras, pero en uno de mis párrafos queda claro que otra de las contradicciones del Sr. Capel es que hace exactamente aquello que critica en su columna: un mal estilo, en la forma; y una crítica ex cathedra, en el fondo.
Mal, muy mal ejemplo en estos momentos en que el debate tiene que ser sustancioso y las cosas no se vociferan, se dicen convenciendo.
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

¡Muchas gracias, Ángel!
Joan

el pingüe gourmet dijo...

Una pena, la verdad. Ayer hizo unas declaraciones en Telecinco, descargando apelativos como envidioso destinados a Santi Santamaría. Luego decía que le apreciaba y le respetaba y tal. Es decir, cuando le interesó que acudiera a Madrid Fusión hace dos años, Santamaría era un monaguillo y ahora se ha convertido en un gótico-siniestro.
A mí, lo que más me ofende de Capel no es ya su columna, que también, es la manera de hablar y de decir "las cosas gastronómicas" como poseedor de la verdad absoluta y único capaz de hablar sobre gastronomía en este país.
De un plumazo se pasa por el Arco del Triunfo el derecho, ya no sólo de los demás sino de los consumidores. El que paga no siempre tiene la razón pero sí el derecho a opininar con razones.
Un saludo
Roberto

J. Gómez Pallarès dijo...

No vi las declaraciones del Sr. Capel en TeleCinco y ya he comentado que no voy a poder opinar en el caso del debate abierto por Santi Santamaría (por el que, aunque no sea a través de sus libros, siento un aprecio y cariño especial a nivel gástrico: he pasado, desde hace ya muchos años, grandes momentos en su casa, aunque ahora mi bolsillo no esté para esas alegrías...), porque no voy a leer ese libro.
Pero al hilo de lo que comentas, quiero añadir que una persona que, gracias al trabajo, al esfuerzo y, claro, al acierto de muchas de sus intervenciones, tiene a su disposición un medio tan poderoso como El País o un altavoz tan voceador como algunas cadenas de televisión, tendría que ser muy especialmente cuidadoso en sus formas, en cómo dice las cosas y en qué dice. Ya sé que no es lo que hoy se lleva, ya sé que lo que "vende" es el insulto, el atropello, el ninguneo y el despropósito. Pero yo no me resigno a que esa así, a que todos tengamos que actuar de esta forma para permanecer en este "circo".
Creo que tendría que formar parte de su sueldo y de sus obligaciones comportarse con un respeto y sensibilidad especiales en todos sus escritos y en sus manifestaciones.
Y por supuesto, admitir que en un proceso de descripción de sensaciones, de gustos, de placeres, de técnicas de cocción, hay una frontera entre aquello técnicamenet bien hecho y el gusto personal de cada uno. Quiero decir con esto que hablar pontificando es muy peligroso y más propio de las discusiones entre cardenales y santo padre del Renacimiento que del siglo XXI, en que creo que lo que hay que hacer es recomendar y convencer desde la persuasión y el argumento, no desde la afirmación ex machina.
Saludos
Joan

el pingüe gourmet dijo...

Decía Rosa María Calaf que una noticia es la que da valor a lo que importa, no a lo que impacta.

Y una cita de Miguel Delibes,de ayer mismo: "la dignidad en el periodismo puede dar más prestigio que la pluma".

De verdad Joan, que no quiero que te situes en el tema Santamaría, no es mi intención. Sólo digo y remato, que creo que ambos dos se mueven por la pela, uno co su libro y sus restaurantes y otro con sus eventos.
Efectivamente, Capel no es una ONG y Santamaría tampoco, pero se les "ve el plumero"

J. Gómez Pallarès dijo...

No es que no quiera, Roberto, es que no voy a opinar sobre un libro que no he leído. El resto es claro: Santamaría ha lanzado una hábil y provocadora campaña, peligrosa también y de consecuencias que no alcanzo a ver para él mismo, con el único fin, legítimo por lo demás, de vender más y mejor su libro.
Tampoco me gustan muchas de las cosas de publicidad que hace o de venta de productos con el amparo de su nombre. Pero en mi última respuesta comentaba que, por lo demás, el cocinero Santi Santamaría me ha dado grandes momentos de placer. Una cosa no quita la otra.
Como, y ya lo apuntaba antes, no hay que olvidar que el Sr. Capel también me ha hecho conocer un montón de lugares interesantes: su posición se lo permite y yo agradezco ese trabajo.
Pero, en efecto, lo que no admito es un tipo de columna como la de ayer, con mucha mala pata, con mucho atropello indocumentado, con escarnio y befa. Que defienda y apoye lo que crea más oportuno, jamás criticaré eso, pero que lo haga con argumentos, elegancia y dignidad, que para eso escribe donde escribe y representa lo que representa.
Joan

VadeBacus dijo...

A palabras necias oídos sordos.
Saludos
Carlos
Vadebacus

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues sí, Carlos, quizás tenga que ser como tú dices ("a palabras necias..."), pero yo ya tengo cierta edad, ya lo sabes, y no estoy en disposición anímica de leer o escuchar sandeces y hacer como que no oigo nada o que miro hacia otro lado.
Me ha apetecido decirle al Sr. Capel qué pienso de cómo ha descrito la situación que conozco, que conocemos bien. Estaría bien que cuidara por lo menos las formas, además del contenido, claro.
Saludos!
Joan

angel dijo...

Tenía un cierto interés en comentar una experiencia casi mística que tuve el sábado:

1- Domaine Arnaud Ente La Séve du Clos Vieilles Vignes 2001 Meursault Côte de Beaune

2- Domaine Frank Follin-Arbelet Grand Cru 1999Romanée-Saint-Vivant
Côte de Nuits

No me atrevo por si el Sr.Capel decide que yo no debo hablar de estos vinos :)

PD - la verdad es que esos fueron los dos mejores de la cata, pero el resto se acercaron mucho !!!!

J. Gómez Pallarès dijo...

Dos enormes bodegas, casi de culto, amigo mío. Realmente la experiencia debió de ser extraordinaria.
Pero el Sr. Capel no se dedica, que yo sepa, a los vinos, osea que puedes hablar con discreción pero con todos los datos de estos vinos!!!
Saludos
Joan

El Vizcayno dijo...

Tal vez sea reincidir. De todas formas, este comentario de un supuesto periodista es más habitual de lo que pensamos. Hoy toca gastronomía, mañana cine, pasado deporte,...

Deberían darse cuenta de que el mundo está cambiando.

Saludos a todos

J. Gómez Pallarès dijo...

Bueno, Vizcayno, te lo escribe uno que vive de la academia y paga su hipoteca gracias a ella: hay cosas para las que tener un título universitario es imprescindible, por supuesto: digamos, por ejemplo, operar a alguien de un tumor o construir un puente. Pero hay muchas otras cosas en el ámbito de la actividad de las personas para las que un título es lo de menos.
Y conste que NO defiendo una época en que parece que todos podamos hacer de todo. No es eso, pero sí es una época, de hecho como ha pasado siempre, en que las personas tienen que demostrar su capacidad para hacer algo.
Y si uno demuestra que tiene capacidad para cocinar, para degustar, para identificar sabores, para hablar y escribir sobre ellos, ¿qué necesidad hay de que nadie te dé un carné para hacerlo?
Eso es libertad, eso asusta, claro.
Saludos
Joan

Anónimo dijo...

Bueno, yo no soy enóloga de carrera y hago el Clos Dominic, y voto porque todos los grandes enólogos del Priorat demuestren que tienen carrera universitaria de enología, si encuentras más de dos o tres en el Priorat, me bebo cien botellas seguidas, y digo carrera acabada, se da pro supuetso de que alguien que simepre ha hecho buen vino, es enólogo...bien, pues a ver los títulos, ¿Dónde están?

angel dijo...

Joan,
nunca he probado una chardonnay igual. Si tuviera que describir con una palabra un vino como el Domaine Arnaud Ente La Séve du Clos Vieilles Vignes 2001 Meursault Côte de Beaune esa palabra sería equilibrio; imposible decir que es lo que predomina, todo está integrado, empezando con unos aromas perfectos y acabando con una permanencia en boca que es algo increible.

Por lo que respecta al Domaine Frank Follin-Arbelet Grand Cru 1999Romanée-Saint-Vivant
Côte de Nuits, soy incapaz de definirlo (no creo tener el conocimieno suficiente), solo puedo decir que tiene absolutamente todo lo que esperas del mejor de los borgoñas y eso es decir mucho de un vino.

PD - prefiero escribir la referencia completa del vino por si alguien tiene la oprtunidad de encontrarlo.

Bentley dijo...

Que casualidad, no habia leido dicha noticia hasta esta tarde. Y me pedia comentar algo, sobre todo conociendo a José Carlos Capel. Pero leyendo lo tuyo Joan, (que suscribo hasta la última coma)esta todo dicho. Me agrada que cada vez llegues a cotas más altas, con tus comentarios.
Sigamos comiendo, bebiendo y compartiendolo en libertad.
Saludos.

J. Gómez Pallarès dijo...

Me alegra de que compartas con nosotros tus sensaciones sobre estos vinos. Hoy lo comentaba con Manolo Camblor en su blog, cuando hablaba de un increíble Pomerol de La Conseillante: cuando uno encuentra vinos de estas características, sencillamente se deja querer, deja que el vino diga lo que tenga que decir, sin esfuerzos, de una forma tan natural que casi parece mentira...
Una gran experiencia, amigo, dominada por dos palabras: "effortless" le llamaba Camblor en inglés, "sin esfuerzo", natural" + equilibrio.
Felicidades!
Joan

Ligasalsas dijo...

Capel tuvo un blog durante poco tiempo: blog.madridfusion.net. Tan relamido que tuvo que acabar quitando los comentarios.

Santamaría le dedicó un artículo a Capel sobre el que escribí en agosto del año pasado. Creo que no acaba de entender que le quisiera explicar cómo tenía que cocinar.

Con lo bien que cocina Capel, creo que hace una pasta con setas....

J. Gómez Pallarès dijo...

Caramba, Dominic, muchas gracias por aportar tu visión de los "sin títulos ni carnés per suficientemente preparados para salir airosos de no pocos empeños"!!! me encanta tu declaración, tanto como la de Sara Pérez que declaraba, hace año y pico que había aprendido más de vinos estudiando filosofía que en otras sedes académicas.
Yo no me voy a cargar a la academia enológica, por supuesto, por la que siento gran respeto y de la que he aprendido mucho, pero un caso como el tuyo demuestra, también, que hay variados caminos para llegar a la cumbre!!!
Saludos!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Gracias por tus palabras, Bentley. De hecho, no pretendo otra cosa que comunicar y comentar mis experiencias sobre el vino y la comida y, claro, también pasan éstas por mis lecturas. De estas lecturas, apenas saco a pasear aquí alguna perla aislada, pero claro, no quería pasar por alto la del Sr. Capel. Últimamente, he leído otra de una "profesional" que trabaja para una importante revista y que decía unas sandeces (a propósito de los vinos tintos andaluces) sobre los vinos del Marco de Jerez, que casi me cae de las manos la revista.
Lo que tú dices, vaya, bebamos y vivamos, y que la vida nos acabe poniendo a cada cual donde nos corresponda, es decir, EN LA TUMBA!!! Pero sin prisas, claro, y que nos quiten lo "bailao"!!!
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Ligasalsas, yo creo que este blog lo sigue actualizando, ¿no? Ayer me lo pareció, por lo emenos, pues lo pinché desde el blog de GdP y me pareció leer que aludía a la reciente polémica de Santi Santamaría.
Y sobre la pasta y las setas, hum...podríamos estar escribiendo no poco!!! Ayer mismo me zampé unas en Hisop, de Barcelona, con colmenillas...qué ricas!!!
Saludos!
Joan

Anónimo dijo...

El asunto de los Blogs particulares abre una visión más amplia a un conocimiento basado en el diálogo entre aficionados.
Hasta la fecha nuestros “guías” eran una minoría que se podía contar con los dedos de ambas manos, a los que uno seguía devotamente para iniciarse en este mundillo gastronómico. Particularmente siempre me ha gustado leer a Pepe Iglesias, García Santos, Proensa, Bartolomé Sánchez, Máximo, Peñín, Capel....... hasta que un día Ohh La La te das cuenta de que detrás de muchos de ellos hay unos “oscuros” intereses creados y preestablecidos a golpe de vete tú a saber qué.
Algunos se ha mantenido fieles a sus principios y otros se han dejado agasajar dentro de un púlpito, hasta la fecha, “privado y exclusivo”
Hoy me lo paso mejor leyendo opiniones “sin ánimo de lucro” de compañeros Blogs a los que admiro y sigo con más pasión si cabe, ya que sus comentarios son más cercanos, ilustrativos y amigos.
Por todo, rompo una lanza a favor de los Posts de J.Pallarés, Estinto, la Vida Grata, verema y friends, vinogusto, Polakia y un largo etc , a los que mando un abrazo y muchas muchas gracias por estar ahí.

Joaquín

J. Gómez Pallarès dijo...

Yo creo que das en un punto clave, Joaquín: en la información las cartas tienen que estar boca arriba. En la información la transparencia, además, de los contenidos, es la que da la credibilidad.
Alguien puede haberla adquirido durante años y perderla en un tris; otro puede mantenerla y otro no alcanzarla jamás.
Importa ser honesto con quien te lee, importa no ocultar nada, importa estar documentado. Y a partir de aquí, que el lector elija.
Yo siempre he tenido claro que si alguien me regala una botella para que hable de ella, lo digo, aunque primero le digo a quien me la regala que diré lo que pienso, honesta y sinceramente. Y si algún día alguien quiere pagarme algo por escribir, pues lo sopesaré, y si cobro por ello, el día en que eso suceda todo el mundo lo sabrá. Y si alguien quiere que escriba para él, pues también lo diré.
Y eso, que el lector elija. La ventaja de estar en esto por pura elección y placer y no deberle nada a nadie, es grande.
Y sobre el resto, que si tú estás capacitado o no, etc., pues lo de siempre: cartas abiertas, que la gente lea y estoy seguro que cuando me equivoque en algo, ya me corregirán; y yo lo aceptaré de buena gana y seguiré aprendiendo.
Gracias por elegir, también, este tipo de lecturas.
Saludos
Joan

Publicar un comentario