30 abril, 2008

Sobre Riberas 2004: Flor de Pingus y Costaval


Estos días pasados me han dado mucho que pensar sobre cómo se están haciendo las cosas en la Ribera del Duero (de hecho, también en otras zonas del país). Vaya por delante que no quiero ni pretendo generalizar y que no hablo aquí de una cata general de 2004, sino de mis impresiones ante la degustación, separada por pocos días, de un Flor de Pingus 2004 y de un Costaval crianza 2004. Ambos son comparables, por tipo de fruta, por meses de madera, por DO, aunque uno represente a la zona burgalesa y el otro a la vallisoletana. Del primero: son sobradamente conocidos y reconocidos el trabajo y los productos de Peter Sissek como para que me alargue yo en el asunto.

Este vino nos fue presentado por un amigo en una cata a ciegas y había recibido el trato que se merece, tanto en decantación como en temperatura. Como siempre, escribo lo que siento y pienso y al tener la ventaja de haberlo probado a ciegas, nadie dudará de que no me dejé influenciar por nada: fui literalmente incapaz de identificar la fruta que se escondía en el decantador. Primer impacto visual: casi de tinta china, de picota muy muy madura, de brea, capa alta-alta, impenetrable. Primer golpe de nariz: maderazo. Segundo golpe: maderazo. No sé, porque no lo cuentan en ningún sitio que yo conozca (algunos de los grandes bombazos / vinos / marcas españolas de los últimos años no se prodigan en información pública), si este Flor de Pingus sigue el estilo del Pingus, aquello del 200% madera. Pero lo parece. Al cabo de un buen rato y con más temperatura en copa, uno empieza a percibir fruta negra madura (arándano negro en compota) y mineralidad (sílice), pero poco más. Primero pensé "alta expresión", y lo digo con retintín, de la DOC Rioja; después, pensé lo mismo pero de la Ribera del Duero; después lo mismo, pero de Australia (osea, que pasaba de la tempranillo a la tinta fina y de aquí a la syrah) y después, pensé: si no consigo identificar la fruta; si además, me pongo el vino en boca y noto una estructura débil, con una acidez muy justa (al tanto con los años que envejezca este vino porque dará un disgusto a más de uno), es que algo está fallando, o en mí o en el vino. Cuando supe que era Flor de Pingus 2004 pensé, claro, que el que fallaba era yo, que cómo podía ser que un vinazo tan elogiado por todo el mundo, me resultara tan discreto en nariz, en boca y en posgusto. A algunos amigos de cata les gustó de veras, pero cuando preguntaba yo "descriptores" de la fruta que permitieran ubicar el vino en una zona concreta del mundo, pues nos quedamos a dos velas. Mucho trabajo de diseño, mucha marca fabricada a golpe de titular, mucha madera extraordinaria y de lo mejor de los fabricantes de Burdeos, pero poco vino y fruta en nariz y en boca, poca estructura (más bien plano) y acidez muy justa. Mi amigo lo compró a la avanzada por 50 euros la botella (aprox.). Ahora en tienda está sobre los 90-100 euros la botella. Creo que tiene que aguantar por lo menos tres años en botella, pero si se va más allá de los seis, empezará a dar disgustos.

Exactamente lo contrario me pasó con el otro vino: Costaval crianza 2004, del que había oído hablar algo (muchísimo menos que del Flor de Pingus, claro), pero que tampoco había probado todavía. Me lo mandó mi amigo El Pingüe Gourmet y decidí abrirlo unos días después de haber probado el anterior, ciertamente con toda la "mala leche": a ver si cómo se porta, pensé. Hecho por Bodegas y Viñedos Escudero, en Olmedillo de Roa (Burgos), manejan sólo 20 Ha de viñedos y funcionan con añadas desde 1999. Tampoco sé los detalles de vinificación, pero al ser crianza y 2004, me pareció que podía ser comparado al anterior. De capa media-alta, ofrece un color cárdeno brillante (picota a medio madurar), con ribete mínimamente teja. En nariz el primer golpe es el de la grosella negra: ¡fruta! Siguen notas de cereza madura y aromas de la maloláctica. La madera es apenas perceptible (muy ligeros tostados, apenas un matiz de humo). En boca es un vino austero, con taninos largos y secantes, pero de muy largo posgusto. Huele a fruta, a pimienta negra, a eucalipto y oliva negra madura, a fermentación alcohólica (levaduras). No es un vino pensado para catar o para ganar prestigio en concursos internacionales, en grandes revistas o en subastas, sino hecho y pensado para comer con él. Es un vino que está sobre los 10 euros.

Se abren aquí variados temas de debate: que si a unos les gusta mucho el impacto de los taninos de la madera y sus aromas sobre el vino; que si a los otros les gustan más los vinos con sabor a fruta y a secundarios, etc. A mí, qué queréis que os diga, me gusta el vino que sepa a vino, eso primero. En segundo lugar, y cada vez más, me gusta el vino que sepa a algo específico (fruta, territorio) del lugar del que procede. En tercer lugar, y aquí generalizar es peligroso (porque hay vinos que pueden ser tomados perfectamente solos), me gustan los vinos que sirven para acompañar la comida. Y en cuarto, pero no último lugar, y aunque pueda parecer paradójico, me gustan los vinos que me dan placer. Me estoy amoldando, cada vez más, al Código Theise. Y puede que no sea muy correcto o que esté opinando contracorriente, pero Flor de Pingus 2004 me pareció un vino muy fiel a una imagen y a una marca y a un concepto muy internacional de la calidad, pero muy poco representativo del territorio y de la fruta del que nace. Como vino, además, me dio poco placer. Seguro que dentro de tres años, si vuelvo a probar este 2004, cambio de opinión. Su precio en tienda, me parece, directamente, un atropello. En cambio, Costaval crianza 2004, me supo de entrada a la uva que lo hace, me olió a vino y los aromas que convierten al mosto en vino, acompañó de fábula la comida con que lo tomé (un sencillísimo pollo marinado y hecho a la plancha, con sal gorda y orégano) y me dio bastante más placer, como vino sin apellidos ni adjetivos, que el primero. A 10 euros la botella, qué queréis que os diga...

La foto del Pingus es de Tintoyblanco. La de la tempranillo, es de Turismo de la Rioja.

40 comentarios:

Roger dijo...

Vaya vaya, creía que era el único que pensaba que el Flor de Pingus estaba más cercano al bourbon que apegado a la materia prima y singular, pero veo que no, menos mal.Me parece, con todo el respeto, que la mediatización/especulación ha enaltecido este vino hasta el cénit de lo insospechado(al estilo de tantos y tantos Médocs). Del Costaval no puedo opinar todavía. Todo se andará. La misma conversación sobre el Pingus la tuve con un amigo enólogo y propietario de una de las más conocidas bodegas de todo Montsant y me comentó exactamente lo mismo que tú has expresado Joan: madera, madera y... madera...tachán...serán 100€ por favor!!Un atropello, desde luego.
Un vino de estos vuelos si lo abres, mínimo que te lo bebas a gusto, no que tengas que darle margen de tiempo de años para que afine, porque en el restaurante no lo hay.

Un abraç Joan

Roger

el pingüe gourmet dijo...

Me alegro que te sirviera para disfrutar de un buen pollo. Por aquí se dice de este vino que "sabe a vino" y eso se aprecia. Yo creo que es un vino que se entiende bien y que sale en bodega aproximadamente por 7,50€.
un saludo
Roberto

Oscar Gallifa dijo...

Buena y personal entrada Joan.

Me sumo a los defensores de la tierra y la fruta (en ese orden) por encima de la madera.
Aún recuerdo hace unos añitos cuando empezaba en esto de los vinos, que los Riberas sabían y olían (despues de airearse aquel "tufo" tan de éllos!) a suelo y fruta, algo de lacteos, con una personalidad arrolladora de su tierra.
Todo eso creo que se está perdiendo, se dedican a meternos madera (más madera, Groucho Dixit!) para suplir, a veces, una materia prima que no da más de si.

Con respecto a este Flor de Pingus ´04, alguno del grupo VDB ya se llevo una de cal y otra de arena,pero personalmente me gustaría otorgarle la duda del tiempo, podría ser que estuviera demasiado joven, falto de integración para sacar esa frutita que lo mismo está agazapada detras de los tablones bien apilados de roble francés... quiero confiar en éllo!

Anoto Costaval en mayúsculas en mi lista de compras. Por cierto, sabes donde encontrarlo por nuestros lares??


Saludos Joan!


OG

J. Gómez Pallarès dijo...

Caramba qué casualidad, Roger: yo tuve el mismo tipo de conversación hace muy poco con una querida amiga enóloga, que me decía lo mismo sobre los Flor de Pingus que había probado, que no le gustaban. Yo a la madera de este último, exagerada ad libitum, le añadiría una acidez justa y un armazón en boca que tampoco da para grandes alegrías. Por supuesto que con aireación y algo de temperatura, asoma (como decía un buen amigo que compartió la cata y tiene gran nariz y más experiencia que yo) un torrente subterráneo de frutas negras buenas y maduras, pero es que le cuesta mucho salir, vaya.
No conozco, por lo demás, muy a fondo la historia de la mediatización de P. Sissek y de sus vinos, pero tampoco quiero parecer injusto. Estoy seguro de que buena parte de ese mar de fondo mediático, no ha sido provocado ni querido ni buscado por él. Que se hunda un barco en el Atlántico con una partida de Pingus, no es algo que él buscara. Y Supongo que, como todos los honestos y buenos enólogos que en el mundo son, no busca otra cosa que hacer el mejor vino que tiene en su cabeza, con la mejor fruta posible y listos.
Eso, sin duda, no tiene nada que ver con que cuando uno abra una de sus botellas, diga simplemente lo que piensa.
Y sobre lo de bebérselo a gusto, también diría, Roger, que no pocos comensales ante esa botella pasaron un mejor rato que yo. Comentaba también un compañero de Vadebacus, en su blog, que a él le gustan mucho los terciarios de madera variada. Ya se sabe: de gustibus nil disputandum est.
Pero amí, vaya, no me gustó nada lo que olí y probé.
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Fíjate tú, Roberto,que busqué su precio en tiendas, pues ya dije que había sido un regalo tuyo (¡aprovecho para agradecer de nuevo tu generosidad!) y que me salía sobre los 10 euros. Así que si en bodega te sale por 7,5 euros, es como para tenerlo casi de vino de mesa!
Un abrazo
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Óscar, mi experiencia en los vinos ribereños de Sissek (no hablo de los ampurdaneses) es muy limitada y por lo tanto no me atrevo mucho a pronosticar sobre longevidades. Pero, en efecto, apunto en el comentario, y la mayoría de amigos que catamos conjuntamente la botella coincidimos, que necesita un buen tiempo de afinamiento en botella. Yo decía dos / tres años por el maderamen que lleva y que no se va tras una hora de decantación y media en la mesa. Pero reconozco lo aventurado del pronóstico. Mucho más no le daría yo, de veras.
Por supuesto que em encantaría probar el efecto del paso del tiempo por alguna de las botellas de Sissek, peroe s algo que está por completo fuera de mi alcance.
Una de las cosas que más me frustaron (y hablo aquí sólo en primera persona, porque casi todos los demás comensales se quedaron con que se trataba de un rioja o de un ribera) fue mi absoluta incapacidad de identificar positivamente una uva tan conocida. Me recordó mucho una anterior cata a ciegas en que otra uva tan familiar para todos como ésta, que es la que campea por los chateauneuf-du-pape, fue reconocida tan sólo por uno de los catadores a ciegas (¡precisamente el mismo que nos abrió este Flor de Pingus!). No sé, yo creo que algo falla en el sistema de vinificación cuando cada vez cuesta más relacionar vinos con variedades y territorios. Y si no falla o a la gente ya le está bien, quien empieza a verlo de otro modo y tiene un problema soy yo, vaya.
A mí me gustan los vinos Theise, vaya, originales, específicos de un territorio, con los que pueda comer y pasar un buen rato, en los que pueda identificar la uva.
Costaval me lo regaló El Pingüe Gourmet, Óscar, y no lo he visto en ninguna de las grandes tiendas generalistas a las que solemos ir en Barcelona. Habrá que preguntar por su distribución.
Saludos
Joan

javi... dijo...

No he tenido el placer de probar ninguno de los dos, ni el Costaval ni mucho menos el Flor de Pingus. Yo, que todavía estoy algo verde en esto de los vinos, también prefiero un vino que me llame la atención, que me "diga algo", aunque eso es siempre subjetivo, a un vino que pase sin más, muy correcto y agradable, pero sin nada nuevo que aportar. Pero, claro, de éstos no puedo opinar.

En cuanto al precio, no sé donde he leído que el precio de producción de un vino de alta calidad (como el Pingus) es de unos 12-15 euros por botella. Eso quiere decir que hay productores que ganan 10 o 20 veces más(algunos muuuuucho más) que lo que les cuesta producirlo y comercializarlo. Me pregunto si eso ocurre en otras industrias. Y siento llamar industria al mundo del vino pero en muchos sentidos lo es.

Joan, el otro día tuve la oportunidad de asistir a una degustación de vinos franceses. Estuvo curiosa y aprendí mucho. Los detalles los tenéis en el blog www.vinogusto.com/blog/es

Ah, y siento lo del Barça, aunque habría que cambiarle el nombre al equipo y llamarlo Messi FC, porque el argentino fue el único que intentó algo ayer.
Yo esta noche animo al Liverpool.

¡un saludo!

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Javi, yo sobre el precio de producción de una botella no puedo opinar, por lo menos no en estos casos, en que no conozco todos los detalles de la producción, ni si están dos o siete personas en las viñas, ni tantos etc, que uno tiene que saber para valorar un coste de producción.
De las bodegas y vinos que conozco a la perfección podría hablar, pero no me parece justo comparar precios a ciegas o no conociendo todos los detalles. En bruto, sí es mi sentir que 100 euros por este vino es una exageración, pero no tengo la menor idea de qué vale la producción, de cuánto se acaba llevando el bodeguero, etc.
Y yo creo que no tienes que sentir esto de que el vino sea una industria: el vino es un negocio, sin duda, y una industria, ahora y hace dos mil años, pues surge de la acción de la mano del hombre sobre la cepa siempre con la ayuda de animales, de herramientas, de máquinas, ahora y siempre. Eso es una industria. Otra cosa, claro, es la cantidad de producción y cómo cada cual interpreta esa industrialización.
Y sobre el Barça, mejor no hablemos. Crónica de un disgusto anunciadísimo y previsto: este equipo es incapaz de remontar a nadie de la Premier League.
Y sí, coincido contigo: a mí me va muchísimo más el Liverpool que la pijería del Chelsea!!!
Saludos
Joan
PS. Por supuesto, leeré esa crónica de vinos franceses, a ver qué se cató!

encantadisimo dijo...

Joan, P.Sissek es directa y absolutamente responsable de la expectación mediática de sus vinos. Nadie que quiera pasar desapercibido o con un mínimo de humildad pondría en el mercado vinos a precios tan obscenos, precisamente al factor determinante de tanta expectación.

José Luis Giménez dijo...

Joan, no voy a abundar en el tema, pues mi opinión sobre ese tipo de vinos, quienes los hacen y quienes los trafican la he expresado en bastantes sitios. Estoy de acuerdo con Encantadísimo. Cada palo ha de sostener su vela y aquí no vale encogerse de hombros. Por otro lado y a 100 EUR... no me joooo..robes! Gloria embotellada debiera haber ahí y sin dejar demasiada disparidad de criterios... Venga, lo dejo, que me caliento ;^)
Por otro lado, leo que hablas en estos comentarios sobre "terciarios de la madera". Aquí sí querría apostillar un poco el asunto. Los terciarios (creo ;) son aquellas notas organolépticas procedentes de la crianza del vino, haya sido este criado o no en madera. Desde mi punto de vista, vainilla, coco, pimienta negra, cacao, café torrefacto, etc no son elementos ni de lejos terciarios, pero sí habitualmente provienen de la madera. Saludos.
Jose.

J. Gómez Pallarès dijo...

Ya sé, Encantadísimo, que es el responsable último de la política de precios y de que la botella salga a 100 euros, y etc. Lo que quería decir es que no sé si su precio de fabricación, por así decir, es de 15 ó de 35 y, por lo tanto, donde se mueve (él entre otros) su margen.
Por lo demás, estamos en lo de siempre, en la ley de mercado de la oferta y la demanda: si tú pones una cosa a 100 y no te la compra nadie, tendrás que bajar precios. Si te la quitan de las manos, por las razones que sean (dorectamente vinculables a P. Sissek o no: lo del barco no creo que sea responsabilidad suya), pues entonces el producto y su precio han encontrado su mercado.
Saludos!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Jose: me voy a leer de nuevo lo que he escrito, pero es evidente que decimos lo mismo. Los aromas terciarios son los de la crianza, sea sólo de estancia en botella e inox, sea con madera, sea combinado de la forma que sea. Y aromas terciarios son, pues, los que la madera transmite también al vino, en este caso tostados y serrucho con su serrín a partes iguales. "Terciarios de la madera" en el sentido de "terciarios que la maderam en su contacto con el vino, transmite a éste".
Sobre el precio, pues lo ya comentado: lo que no sabía ni sé yo es el tamaño del dislate de los 100 euros, si 15 en relación a 100, ó 35 en relación a 100 o etc.
Los amigos que la han comprado "en avant" han pagado, creo recordar, sobre los 50 euros por botella. Ahí tenemos un dato, pues en tienda está ahora entre 90 y pico y 100.
Que cada cual, en efecto, saque sus conclusiones porque ése sí es un dato objetivo.
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Por cierto, Óscar, el amigo Pingüe Gourmet me ha dado el número de teléfono y el contacto de la persona que lleva Costaval en Barcelona. Si te interesa, nos ponemos en contacto ya privadamente.
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Y ya se sabe: hacía tiempo que no me pasaba, pero no hay 12, sin 12+1 que hacen, sí señor!, 14!!!
Joan

José Luis Giménez dijo...

Tanta querencia por ese número, que no pienso nombraaaar ;) no puede ser casual Joan. Debieras ir pensando en algún décimo de lotería o similar para intentar sacarle algún partido.
Por otro lado, y en relación a la cuestión vínica, no sé si en algún momento habrá freno para los desmanes de los últimos tiempos. Lo cierto es que supongo que dada la irrupción asiática en el mercado supongo que para ciertas marcas, nombres, zonas y críticos/prescriptores, la rueda seguirá girando en versión corregida y aumentada. Saludos. Jose.

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues sí, Jose: la entrada de los multimillonarios asiáticos (China e India sobre todo) ha disparado (por lo que leo, vaya: yo no voy todavía a subastas!!!) el tema de los precios de nuevo y, ya para siempre y hasta la próxima reencarnación, nos ha arrinconado un montón de vinazos que no podremos ni oler...
Sobre ese número, la verdad es que empecé un buen día por broma y me gusta seguir! Porque supersticioso no soy, vaya!
Joan

Anónimo dijo...

Joan, todos sabemos lo que cuesta "fabricar" una botella de vino tranquilo. Por mucha barrica cara utilice y por mucho cuidado del viñedo y posterior selección de la uva que aplique, las cuentas son muy claras. Entre el supuesto coste máximo y los 100€ de venta hay un factor multiplicador de muchos enteros cuya única justificación posible sería el obtener un vino diferente y/o espectacular, lo cual tampoco es el caso, ni de lejos.

encantadisimo dijo...

El anónimo del comentario anterior era yo:-(.

J. Gómez Pallarès dijo...

Gracias por la aclaración, E.!

zinfandel dijo...

Hola Joan, a mi tampoco me gusta Flor de Pingus y no pagaria mas de 6 euros por el.
Pero lo que no soporto de esta bodega y me parece una falta de respeto al aficionado es que en las presentaciones, el stand que montan siempre esta vacio, no ofrecen sus vinos, Pingus ni olerlo y si llevan alguna botella te sirven tres gotas que se entremezclan con el residuo del ultimo vino catado.

Si esto es marketing, te aseguro que consiguen el efecto contrario.

Con el vino en general intento simplemente disfrutar, pero Pingus es la única bodega que me produce rechazo. Y no es nada personal Peter me cae fenomenal.

Un saludo,
Santiago.

José Luis Giménez dijo...

Joan, yo tampoco soy supersticioso, ¡trae mala suerte!
Con respecto a Pingus, creo que es un mal muy extendido. Por un lado parece que a la crítica oficial les gusta este tipo de vinos (y lo que les rodea. Eo, eo, mamoneo) y por otro a los consumidores que aflojan la cartera pues a algunos les gustará, de eso estoy seguro, pero otros... pues dado su precio y la crítica, ¡a ver quién le echa bemoles y suelta un 'pues no es pa tanto" ! Saludos, Jose.

J. Gómez Pallarès dijo...

Estoy de acuerdo contigo en que el precio de fabricación de un vino tranquilo "estándart" puede ser más o menos conocido de todos, y digamos que podría estar entre los 12-15 euros quizás.
Pero, vaya, a mí me gustaría saber (y no estoy aquí para defender a nadie sino para hablar del vino que he tomado) qué le costarán a Sissek las famosas barricas de la tonelería Darnajou de Lalande-de-Pomerol. Y algunas otras cosas para valorar lo que comentaba antes, dónde empieza él a sumar para acercarse a los 100 euros.
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Santiago, la verdad es que no he coincidido jamás con un tenderete de Sissek y de Pingus y lo que me dices me parece, ya directamente, un detalle poco elegante y casi de mal gusto. Para eso es mucho mejor no ir a feria alguna.
Por lo demás, en efecto, yo no hablo de personas sino de vinos. No tengo el gusto de conocer a Sissek.
Por cierto: 6 euros puede que sí que los pagara, por un Pingus!!! Por lo menos para probarlo y poderlo comparar con su hermano "menor".
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Yo no he leído muchas críticas. Puntuaciones sí he visto y es evidente que gusta. Los amigos de MundoVino están con nosotros: leí hace tiempo, antes de saber que estaba probando un Flor de Pingus a ciegas, que tampoco les gustó nada. Pero no me digas en qué momento lo publicaron y qué añada era la protagonista del comentario. Ahora miraré en el buscador a ver si lo encuentro.
Y a fin de cuentas, es bien cierto que sobre gustos...a quien le guste el sabor muy concentrado de la madera y la fruta madura muy por debajo, disfrutará de este vino, seguramente.
Saludos
Joan

encantadisimo dijo...

Joan, una barrica de las más caras podría costar pongamos que 1500€ (exagerando muchísimo al alza). Eso representaría un sobrecoste en madera de 5€ por botella. No hay ningún elemento más en la elaboración de un vino tranquilo que justifique el precio que piden por esa "flor", salvo la cuenta de resultados del señor Sissek y sus distribuidores, claro.

J. Gómez Pallarès dijo...

Las barricas que yo veo comprar y utulizar están entre los 700 y 800 euros y puede que las más deseadas del mundo valgan el doble, por lo menos. Bien, pues si es así, que no lo sé, tenemos un arco de 20 a 100 euros para reflexionar sobre lo que comentas y para suponer que la amortización de las inversiones hechas irá más rápida que en otras bodegas...digo yo.
Saludos
Joan
Joan

José Luis Giménez dijo...

Mientras paseo por los blogs estoy colgando notas de cata en un foro y resulta curioso esto, ya que acabo de colgar una nota en la que digo que un vino por debajo de 10 EUR no me ha parecido que tenga RCP. Subjetivo desde luego, pero mientras estamos aquí hablando de otro vino que multiplica por 10 ese precio de venta. Parajodas de la vida.
En otro orden de cosas y en una línea no tan "buenrollista" respecto al evento que hubo recientemente en Ronda parece ser que junto a la "crítica a la crítica" (¿metacrítica?) por parte de J.Robinson hubo algo que incomodó a P.Sisseck: http://rockssandfruit.blogspot.com/2008/04/jancis-robinson-is-queen-bee-at-some.html

Saludos,
Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Gracias por el enlace, Jose: realmente demoledor, tanto para lo que parece que pasó en Ronda (alguno de los asistentes, sin dar detalles, me comentó que fue un poco decepcionante el nivel y los contenidos), como por la coletilla que suelta un "contertulio" sobre Sissek y Pingus. La verdad es que una cierta sensación de estar "comiendo" vino sí tiene uno.
En fin...que se agradece la zambullida que te ha llevado a este enlave de frutas sobre las piedras!!!
Saludos!
Joan
PS. Por cierto, Robinson no sale mejor parada: ¿2000 euros para decir lo que dijo? Bufff...

José Luis Giménez dijo...

Si me pongo con cara de bueno no tengo claro qué propósito concreto tenían en ese acto. Si me pongo en mi línea habitual... no sé qué propósito concreto tenían en ese acto }:-/
No ha trascendido demasiado del sarao en cuestión. Más allá de algunas blogs como el de Lyle Fass y lo visto en los de habla castellana todo es un "buenrollismo" que da repelús. Todo fantástico, todo super y bla, bla, bla... Ah, otro lugar en el que hablaron en términos menos 'mundo feliz' es el de CataVino: http://www.catavino.net/2008/04/22/wine-journalists-might-consider-using-wordpress-if-you-decide-to-join-us/

Saludos,
Jose-obrero

J. Gómez Pallarès dijo...

Bendito "san José obrero" (por cierto me estoy leyendo el Pomponio Flato de Eduardo Mendoza, algo flojillo, la verdad, pero es divertido ver la cara "asesina" de este obrero contumaz!), que estás al pie del ordenador en tal día como hoy. Yo también!!! huyendo de una comida familiar que está a punto de caerme encima!!! Menos mal que me lo paso bien el la selección de vinos para la comida que si no...
Bien, sobre el tema de Ronda, se trató de una convocatoria del Sr. V. de la Serna, supongo que para hermanar al sancta sanctorum de los escritores de vinos, no sé, la verdad, con qué fin, si es que tenía alguno.
Supongo que en una reunión con tanta "personalidad acusasa", las cosas nunca funcionan al gusto de todos, y habrá comentarios y versiones, por lo tanto, para todos los gustos. Supongo que algunos de los que participaron acabaran escribiendo algo sobre el asunto y entonces quizás podamos "juzgar" o valorar algo. Si es que hay que hacerlo, vaya, que tampoco lo tengo claro...
Saludos y buen día!
Joan

José Luis Giménez dijo...

Lo ciertamente inquietante en cualquier encuentro de dos o más personas sería que no hubiera opiniones encontradas y es de espera(nz)ar que vayan aparaciendo distintas opiniones de los asistentes al acto en cuestión.
Eduardo Mendoza podrá escribir 1000 libros y siempre le tendré en la memoria por 'La verdad sobre el caso Savolta' y 'Sin noticias de Gurb' ¡que identificado me suelo encontrar con el prota! ;) Tengo apuntado ese nuevo libro suyo en la lista.
Yo estoy terminando 'Un día de cólera', parece lo propio dadas las fechas y habiendo crecido en Móstoles #-D Saludos. Jose.

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues sí, chico, el dos de mayo está al caer!!! Yo ya estoy vacunado contra Pérez Reverte y como que se me hace un poco empalagodo. No sé si me meteré em este último...
Saludos
Joan

José Luis Giménez dijo...

Con A.Pérez-Reverte soy muy subjetivo, pues llevo leyendo sus libros desde sus comienzos; esto debe ser algo así como 15-18 años. No obstante lo cortés no quita "lo caliente" y sus últimos libros llevan marcan, a mi juicio, una meseta literaria.
Este libro suyo último no está ni de lejos entre los mejores suyos, si bien si es un relato algo distinto del generalista relato patriótico. Con los pies en el suelo, aunque en ocasiones parece un listado de caidos en cada calle más que un relato. Prescindible su lectura a menos que se tenga curiosidad al respecto.
Saludos,
Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Estoy como tú, amigo mío, y me gusta que de los vinos hayamos pasado a la república de las letras!
Pérez Reverté me gustaba de verdad cuando más fiel era a su estilo Dumas, más folletinesco pero de buana casta, con intrigas, aventuras, lances...los primeros alatristes me gustaban, Flandes me gustó, me quedé con la carta esférica...después, ya pura repetición y, como bien defines si loentiendo correctamente, llegamos a la meseta y aquí nos quedamos.
Me pasó exactamente lo mismo con Javier Marías: empezó como empezó, eclosionó para mí con Todas las almas y Corazón tan blanco y después, al empezar la famosa trilogía, se apaga la chispa, el escritor se cree llegado a no sé qué parnaso donde cualquier exceso sintático o estilístico es posible, donde la tranma necesita de páginas y más páginas para desarrollarse y, eso, meseta también. Con dolor, pero lo dejé también.
Saludos
Joan

José Luis Giménez dijo...

Si observo la carrera de Pérez-Reverte como escritor (creo que habiendo leido todos sus libros puedo hacer este ejercicio de crítica) creo que los libros con los que inició su carrera fueron un ensayo para la saga de El Capitán Alatriste. Me gustaron mucho sus libros iniciales, aventureros, dinámicos y la forma en que los personajes se presentaban. De aquella época creo que el que más me gustó fue 'La Piel del Tambor'. Llego Alatriste y libros entremedias, alcanzado la meseta referida. 'El Pintor de Batallas', me parece ciertamente un ejercicio de depuración autobiográfica, si bien me gusto. En suma, creo que el que más me ha gustado, si obviamos la saga de Alatriste, es 'El Nido del Águila'.
Con respecto a Javier Marías... ¡que la vergüenza caiga sobre mi! no he leido ningún libro suyo :-((( Me voy autocastigado de cara a la pared.
Saludos,
Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Hubo un tiempo, antes de que se creyera lo que los medios, sobre todo El País, decían de él, antes de que se pasara su vida de escritor (de la otra nada sé) ejerciendo de metaescritor, en que su sintaxis era fluida y sus historias atenazaban y no te dejaban. Eso terminó con las primeras páginas de "Mañana en la batalla piensa en mí".
Prueba con alguno de sus libros de la vida intermedia (entre ocho y doce años atrás) y creo que lo pasarás bien.
Saludos
Joan

José Luis Giménez dijo...

Probaré :) Gracias por la recomendación.
Saludos,
Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Esto de recomendar lecturas, de todas formas, es más arriesgado que recomendar vinos, creo...
En fin...habet sua quemque uoluptas, que no sé qué quiere decir pero queda bien!!!
Joan

José Luis Giménez dijo...

Que va, que va... Son lo mismo. Los libros y los vinos son como las personas y su recomendación conllevan el mismo riesgo ;)
Mira tú que de latín la frase que no se me olvida es la que aparece en 'El nombre de la rosa', esto es, pulchra sunt ubera quae paululum supereminent et tumet modice (como hace 15 años que no abro el libro, igual me ha bailado alguna palabra :)))
Saludos,
Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Jose, yo que soy de la generación "tetas" (con perdón) y no "culos", tengo eso bien en la cabeza. Sólo hay que poner un plural, tument, por el singular "tumet" y ahí tienes esas delicadas y bonitas ubres que sobresalen poco a poco y van creciéndose...
En fin... ataque de primavera!!!
En cuanto a las recomendaciones, pues en el fondo tienes razón: no haces otra cosa que poner tu gusto personal para que lo tamicen los demás. Puede que el "filtro" sea el mismo y puede que no...
Saludos
Joan

Publicar un comentario