19 mayo, 2008

Maximin Grünhäuser Abtsberg Superior 2005


A estas alturas de mi vida en común con la riesling no me voy a poner a presentaros a la bodega Maximin Grünhaus, propiedad de la familia von Schubert. Situada en un brazo del Ruwer (Mosel-Saar-Ruwer, pues, ya Ruwer), la bodega explota en monopolio uno de los montes viníferos más importantes y de calidad de Alemania: el formado por los pagos de los Hermanos, "Bruderberg" (la tradición, monástica, arranca de la Edad Media), de los Señores, "Herrenberg" y de los Abades, "Abtsberg". Viniendo la tradición de la iglesia, a nadie extrañará que las cepas más privilegiadas produjeran el vino para los padres abades. Este riesling superior 2005 Abstberg es una de las máximas expresiones de la casa, en sus vinificaciones en seco. Me quedaba una botella, tenía necesidad de un poco de paz espiritual y me dije: "ya que no me puedo largar dos días a Poblet, ¡¡¡que vengan los abades a mí!!!". Y abrí la botella. En esta ocasión, pues, literalmente la montaña (de los abades!) vino a mí. Menudo privilegio.

Éste es uno de los grandes rieslings secos. En un año complejo, en que la vendimia vino precedida de una poderosa granizada y de un tornado que arrancó árboles centenarios, a la que se abrió el cielo y las condiciones fueron propicias, se vendimió a toda prisa, a partir del 10 de octubre y en dos semanas. Uvas protegidas por San Maximin, sin duda, que tienen las características habituales de este pago, aunque algo matizadas: 11,5% para un vino que se puede consumir sobre los 10-11ºC, con hidrocarburos muy suaves, un mínimo carbónico (en boca, no en visual), un color de trigo casi en sazón, leves aromas de fruta blanca madura, de pera limonera y de heno cortado. Su gran punto, con todo, llega en boca, donde este pago se manifiesta con su gran esplendor (ahora mismo, más incluso que en nariz): un volumen y un cuerpo, una estructura, alucinantes, pletóricos, sí, pero ligeros al mismo tiempo como la brisa sobre el Ruwer cercano. Te devuelve un largo posgusto vegetal y, también, de membrillo, de parmesano y de polvos de talco. Fruta, fineza, pero sobre todo, cuerpo, estructura con paso ligero, esto es Abtsberg. El vino lo tomamos con una deliciosa merluza de palangre como a mí más me gusta, enharinada y frita. Qué maravilla. Tanto este vino (sobre los 25 euros), como su primo hermano (Abtsberg riesling Kabinett 2005, sobre los 14 euros) los distribuye Vinialia.

La foto de los viñedos procede de Winepage.

31 comentarios:

Carlos Palahí dijo...

Γειάσου
Yo por si acaso también tengo una botella del pago "de los abades" y también de la misma cosecha. La tentación es grande y la voluntad pequeña.
Pero honremos también a las restantes cepas no sea que el dios Baco nos condene a las alimañas.
¡Evohé!

J. Gómez Pallarès dijo...

Tú lo has dicho mejor que yo, Carlos: intentemos honrar a Baco a través de todas sus manifestaciones!!! Sean vínicas o con recetas de comida que también son gratas al dios!!!
Por lo demás, y como diría el Herr (glups, creo), guárdate la botella un par de añicos por lo menos, y esa panoplia de aromas explotará. la boca, ahora mismo, está ya estupenda!
Saludos
Joan

encantadisimo dijo...

Casualmente, hace sólo un par de días, me sirvieron en un restaurante una copa de ese Kabinett 2005, que me pareció correcto pero sin ser nada especial. Viendo la diferencia de precio respecto al que tú presentas, probablemente se trate de un vino de concepción más humilde.

José Luis Giménez dijo...

Encantadísimo, quizá se tratase del Abstberg comentado por Joan en último término. Saludos. Jose.

encantadisimo dijo...

Sí, claro, a ese me refería exactamente. Creí que quedaba claro en mi comentario al indicar Kabinett.

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, E.! Ya sabes que en esto de los vinis pro copas hay que hilar fino, y tú seguro que lo haces: cuándo fue abierta la botella y demás. Si se supone que todo fue correcto, es normal que encuentres este Kabinett (no otros, que están para echar cohetes) a un nivel inferior a lo que lees en mi descripción que, como ya apuntaba Jose y ratofocas tú y yo, no es del Kabinett sino del Abtsberg Superior.

J. Gómez Pallarès dijo...

Menuda empanada ortotipográfico llevo; donde dije "vinis", "vinos"; donde "pro", "por"; donde "ratofocas", "ratificas". En fin...que uno no puede llegar exhausto al final de la jornada y ponerse a comentar cosas de vinos como si nada...
Saludos, E.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

De todas formas, y por contrastar opiniones, mirad qué escribe Calamar en DaP sobre este Kabinett, del que aquí no hablo:
http://www.directoalpaladar.com/2008/01/24-maximin-grunhaus-abtsberg-riesling-kabinett-2005
Saludos
Joan

Herr Direktor dijo...

Joan,

no está bien que hable de mis "niños" pero como a tí te cuesta resistirte a abrir botellas (a mí también!!!) difícil es saltarse un comentario sobre la bodega en cuestión.

Con 3 años a sus espaldas, el Riesling Superior todavía está en la "placenta" de la madre aunque es curioso que ya empiecen a notarse muy ligeramente algún aroma mineral que describes. De todas maneras los 6-7 años son perfectos para empezar a disfrutar la mineralidad de este vino. Ruwer es una de las zonas que mejor expresa la mineralidad, si me permitís la ida de olla, es para mí Wagner en estado puro!

La denominación "Superior" se utiliza para designar un equivalente a un GG (Grosses Gewächs o Gran Cru). Esta terminología, Carl von Schubert, legalmente no la puede utilizar porque no está dentro de la Vdp (lo estuvo hasta principios del siglo XX sino recuerdo mal y probablemente en menos de 10 años lo vuelva a estar).

Herr Direktor dijo...

Encantadísimo,

este vino lo acompañaste con algún postre? Simplemente por curiosidad...

encantadisimo dijo...

Si, Direktor, con un postre llamado precisamente Icewine y que estaba muy bueno. En mi opinión el vino no estuvo a la altura del postre, quizá porque no es precisamente un vino de postre (error al presentarlo junto a éste) y quizá también porque veníamos de otros vinos que nos gustaron bastante.

encantadisimo dijo...

En cualquier caso y para acabar de matizar, caté el vino antes de probar el postre. Lo que no sé es el tiempo que llevaba esa botella abierta.

J. Gómez Pallarès dijo...

Gracias por la precisión, Herr, porque Superior, en efecto, en una etiqueta de vinoa lemán puede llevar a cierta confusión. No es habitual y, de hecho, von Schubert la utiliza porque, pues porque...Este vino, ademças, al ser definido así por su bodeguero, GG, Grand Cru, Superior serían aquí sinónimos, no esá dentro del Prädikat. Kabinett, en cambio, síe stá dentro de ese sistema, lo cual crea todavía mayor confusión.
Os recuerdo que los amigos Pisto y no Pisto publicaron una serie espléndida de artículos para explicar con orden y concierto el galimatías de las titulaturas de los vinos alemanes. Aquí tenéis los enlaces:
http://www.pistoynopisto.com/index.php/2007/11/16/riesling_aleman_el_pradikat
Sobre la edad de "tus" criaturas, siempre he pensado que dependerá ela sunto del tamaño de mi bodega. Si crece algún día su capacidad de almacenamiento, podré comprar una caja de cada cosa que elija, y entonces seré feliz porque abriré botellas en sus distinto estados de madurez y de desarrollo. Una pasada.
Saludos!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

En efecto, Encantadísimo, este Kabinett tiene unos 74 gr/L de azúcar residual, pero como muy bien dices, NO es un vino de postres. Lo ubicaron en un lugar equivocado, en la sucesión de platos, y vuestro paladar y el vino lo notaron, claro. Y para terminar yo también, por mucho que lo cataras antes de comer el postre, estaba en un momento de la comida (o cena...) que ya no le tocaba probablemente. Y lo de la botella abierta, pues puede que influyera algo, pero mi experiencia con los grandes rieslings dice que agradecen más de un día abiertos...
Saludos
Joan

La Guarda de Navarra dijo...

Ya sois varios los que habláis bien del los vinos de esta bodega y como siempre os hago caso a la hora de tomar decisiones de compra.
Es una suerte contar con tu asesoría y conocimientos.
Saludos.

J. Gómez Pallarès dijo...

En este caso, amigo La Guarda, la bodega de Carl von Schubert, que posee Maximin Grünhäuser desde 1981, ha escalado muchas posiciones en la calidad y aprecio de los aficionados. Es cierto que su historia se remonta al siglo X, ni más ni menos, pero con grandes altibajos, claro está. Von Schubert y su Kellermeister han vuelto a dotar al Ruwer de una clase y una tipicidad muy de agradecer. Siempre hay que tenerles en cuenta y, sin duda, son una de mis bodegas favoritas en esta zona.
Un abrazo
Joan

cuatro especias dijo...

No voy a ser capaz de asimilar tanta informaci�n.
�por que en Catalu�a os reun�s tanto en torno al vino y en otrasc omunidades no tanto?
Me imagino, que en parte es tradicci�n.
De todas formas, siempre da gusto leeros.
Un abrazo:
4E

J. Gómez Pallarès dijo...

Bueno, 4E, tampoco hay que asimilar mucho: con un papel, un lapicero y anotar las sugerencias que se te van proponiendo, basta. Yo hago lo mismo, uno va con la lista cuando se mueve y nunca se sabe cuando saltará la sorpresa!!!
Es cierto que aquí hay mucha tradición de viñedos y de bodegas y de casas que venden, pero creo que lo nuestro tiene más que ver con la pasión que con la tradición. Porque tradición por la riesling, por ejemplo, existe, sí, pero no es muy lejana en el tiempo y, ahí sí entran algunos grandes amantes de la uva, pasión ha habido mucha pero en los últimos años.
Y también es cierto que cuando hay pasión y ganas cualquier ocasión es buena para probar algo! No pocas de las botellas que aquí comento han sido abiertas en familia, sin más. Pero tengo la suerte, también, de tener cada vez más amigos y amigas con los que compartir en España, en Francia, en Italia sobre todo, esta pasión. Eso sí puedo asegurar que es una bendición del blog, sin más.
Un abrazo
Joan

Herr Direktor dijo...

Encantadísimo,

nadie mejor que tú que estuviste con esa botella, ese postre y esa situación podría determinar como estaba ese vino. Ahora bien, yo concuerdo con Joan que personalmente nunca serviría ese Kabinett a la hora del postre ni con esos valores dignos de Spätlese, pero eso ya es idea del restaurante y sus motivos tendrían.

Herr Direktor dijo...

Joan,

sobre el tema de mis "niños" y la bodega, estoy por poner una "guardería" de vinos y así que os los lleveis cuando realmente hayan acabado "su curso escolar".

;-)

J. Gómez Pallarès dijo...

Caramba, Herr, eso sería una idea estupenda: una guardería de botellas, en sentido etimológico. Hasta que no hayan terminado por lo menos la primaria, la botella no se mueve y, por lo tanto, no se abre!!!
Sólo necesitas una buena bodega, porque programas que gestionen las botellas, ya hay!!!
De todas formas, yo sigo con mi idea primera: si tuviera dinero y espacio, de cada botella, una caja, y a probar, las unas botellas abiertas antes de tiempo, las otras en su momento oportuno, las demás al final de su vida...qué gozada!
Joan

Oscar Gallifa dijo...

Herr,

A ti te voy a dejar yo custodiar mis "niños/as".... quita, quita!!!

Si algo bueno tiene la Diva es esa pluralidad para estar siempre buena (no penseis mal joios...). Por joven, por madura o por crecida siempre tenemos la excusa perfecta para decapitar botellas.

Me recuerda a Sofia Loren, siempre adictiva.


Saludos a todos!



OG

J. Gómez Pallarès dijo...

No está mal esa comparación entre la Diva y la Maggiorana por excelencia de Italia, la Loren!!!
Por lo demás, entiendo perfectamente que no confies en el Herr: menudo pantano de riesling está hecho, por él no pasan las sequías!!!
Un abrazo
Joan

cuatro especias dijo...

joan:
Una vez más y creo que tras haber metido la "pata", darte mi agradecimiento por todo lo que me enseñas y que efectivamente anoto en una libreta, pero sin lápiz, con boli, que me resulta más cómodo.
Desde que te descubrí hace ya algún tiempo, tengo un montón de notas, nombres de vinos, algún pedido y una admiración cada vez mayor por la Riesling.
Cada día aprendemos algo nuevo.
De todas formas, siempre gracias.
4E

J. Gómez Pallarès dijo...

Ya sabes que es un placer, 4E, poder contribuir en algo a la difusión del buen beber y el mejor comer. Ambos, como tantos otros, intentamos contribuir a eso y cualquier esfuerzo es poco, sobre todo para hacer llegar la buena nueva a la juventud!
Por lo demás, la riesling, no sólo la alemana!, es un mundo por descubrir, con más afinidades de las que uno creería a primer golpe de atlas, con la cocina y las maravillas que se hacen en Galicia. Se trata de una variedad que puede decir grandes maravillas en compañía de muchas cosas de la cocina gallega. Ahorma mismo, por ejemplo, me imagino este vino, o un Kabinett de los de antes, cin un poco de azúcar residual, con un pulpo a feira como Dios manda, y se me ponen los dientes largos, largos...
Un abrazo y a tu disposición!
Joan

Anónimo dijo...

Y ahora cin por con. No te preocupes Joan por estos inocentes errores. Perdona, los primeros me hicieron reír con ganas. Aquí lo importante es el contenido (valiosísimo), no la forma.
Un saludo
IsabelYaiza

J. Gómez Pallarès dijo...

CIN por CON y AHORMA por AHORA, isabel!!! Un puro desastre cuando escribo rápido y sin poder releer lo que escribo! Menos mal que a vuestros ojos me salvan los contenidos!!!
Saludos
Joan

Herr Direktor dijo...

Vale, vale!

pues no hay guardería de botellas: panda desconfiados!!!

;-))

Y sobre el tema de la sequía, el agua y el vino me remito a un dicho de mi abuelo (q.e.p.d.) "fíjate lo que el agua hace en los caminos, imagínate lo que puede hacer en tu vientre!".

:-)

J. Gómez Pallarès dijo...

Tu abuelo...un sabio por conocer! Extraordinaria sentencia que se acerca, en espíritu, a la navarra "el agua para lavarse y para las ranas que nadan bien...", la música la pones tú!!!
Salut!
Joan
PS. Yo sí quiero que me guardes las botellas, por cierto tiempo, eh!!!

Oscar Gallifa dijo...

Jejejeje Me viene a la memoria aquel chiste que dice que va una mujer al médico porque su marido bebe muchísimo vino cada día.
El doctor le dice que le enseñe como nadan unos gusanitos en un vaso de agua y, que luego, los meta en uno de vino e ipso-facto morirán.
La mujer llega a casa y así lo hace y así sucede... le pregunta al marido: "que, que te parece esto?" y el marido muy agudo él, responde:"Que los que tomamos vino nunca tendremos gusanos en el estómago".

jejejeje viejo y malo pero al dedillo.


saludos


OG

J. Gómez Pallarès dijo...

Yo cuando bebo vino bebo vino y cuando agua, agua. Lo que se me pone mal mal, es combinar en una comida ambas cosas. Catas es distinto, conste.
Jo con el chiste!
Joan

Publicar un comentario