08 abril, 2008

Foradori Granato 2003 y 2004



El Manifesto representa la base del trabajo y del sentir de Terry Theise, enófilo austríaco, y de sus memorables Estate Selections para Michael Skurnik Wines. Me parece que es muy pertinente para describiros los vinos de Elisabetta Foradori. 1. La belleza importa más que el impacto. 2. La armonía importa más que la intensidad. 3. El conjunto de un vino ha de ser siempre más que la suma de sus partes. 4. El rasgo distintivo importa más que la atracción convencional. 5. El alma de un vino importa más que cualquier otra cosa, y el alma la expresa una trinidad formada por familia, terruño y trabajo artesano.

Foradori basa todo su trabajo en una variedad de uva exclusiva del Campo Rotaliano, bañado por el río Noce, la teroldego. Sus vinos tintos proceden de apenas 10 Ha plantadas (densidad de plantación de 6000 cepas por Ha) en la capital de la zona, Mezzolombardo y en pueblos vecinos. Foradori ha creído en el potencial de esta uva y la ha mimado al máximo. Selección de los mejores fenotipos rotalianos, biodiversidad en el viñedo, suelos de cascajo y guijarro, recubiertos de los depósitos arenosos del Noce, baja producción. Mis notas proceden de dos botellas, un 2003 y un 2004, del Granato, el vino de gama alta de la casa, en cuyas añadas no aprecié mayores diferencias. Se trata de un vino que fermenta según el sistema tradicional en grandes tinos de roble abiertos y hace la maloláctica en barricas también de roble, de las que un 30% es por lo menos de segundo año.



Capa media alta para un vino que tiene el color del fruto del granado maduro. Aromas de mora en sazón, vegetales de zarza y compota de frutos negros del bosque. Aires de profunda mineralidad, de tierra mojada y taninos muy finos, muy redondos. Su paso por boca seduce y llama la atención pero sin estridencias, con suavidad. Aquello que más impresiona, con todo, es su final y su posgusto, persistente, muy largo. Cuando pensaba, tras haber tenido la fortuna de conocer a Elisabetta en Can Ràfols dels Caus y de haber podido charlar con ella, cómo definir su pasión por su tierra y sus viñedos y su acierto con la teroldego, me vino a la cabeza el Manifesto de Theise y pensé: su vino es armónico y te habla sin estridencias, su vino quiere ser expresión pura de la teroldego y del Campo Rotaliano, sus cepas no sufren alteraciones químicas en el viñedo y su vino no recibe "afeites" en la bodega, su vino es puro teroldego, su vino es trinitario, sin más. Su vino es, para mí, un "vino Theise". Foradori lo distribuye en España Vinialia.

8 comentarios:

el pingüe gourmet dijo...

Me ha gustado mucho la comparación del color con el fruto maduro de la granada.

J. Gómez Pallarès dijo...

Además de ser un color muy atractivo y brillante, a ratos denso a ratos menos denso, admite una gama de tonalidades importante, el fruto del granado. Además, es de los pocos frutos cuyo corazón es de madera y me recuerda no pocos vinos, siempre que estos tengan ciertas características. Los tostados no van cone ste fruto, por ejemplo, a nivel de comparación.
Saludos
Joan

La Guarda de Navarra dijo...

Exquisita filosofía que comparto al cien por cien. Belleza, armonía, equilibrio, carácter y alma. Si a todo esto se le suma la atracción,la elegancia y una historia, por añadir algo, eso es un gran vino.
Saludos y felicidades por conocer gente así.

J. Gómez Pallarès dijo...

He estado caso a punto, La Guarda, de inaugurar con este Foradori Granato una nueva etiqueta: "Vinos Theise". Pero son ya demasiadas las etiquetas que corren por este blog y acabaría mareando a la gente.
Que quede esa sensación de que el Manifesto Theise está bien vivo para tantos y tantos vinos que se dejan beber produciendo sensaciones parecidas a las de este Granato.
No quiero dejar de decir que este no es un vino barato (sobre los 40 euros es mucho para la mayoría de nuestros bolsillos), pero que tienen otra marca, quelleva el apellido de Elisabetta, Foradori, mucho más accesible (sobre los 14 euros) e igualmente satisfactorio.
Saludos
Joan

Herr Direktor dijo...

Joan,

felicidades por el post!

Sin duda, si Granatto es la máxima expresión de Elisabetta (una mujer de las montañas como siempre le agrada definirse), creo que el básico es un vino de excepcional RCP. Diría que, como Dönnhoff, Elisabetta también pretende que sus básicos sean su tarjeta de presentación y vaya tarjeta de presentación!.

J. Gómez Pallarès dijo...

Gracias, Herr! Me alegra que te haya gustado! Ya sabes que me gusta mucho el Granato y también el Foradori (excepcional RCP, en efecto). Pero cuando, además, consigues coonocer a quien hace, a quien impulsa un vino que te gusta y conectas con esa persona, entonces ya es la caraba.
Me pasó en Can Ràfols dels Caus con tres personas (¡menuda suerte la mía!): con Elisabetta Foradori, con Chus Madrazo (qué tipo increíble, la verdad) y con Elena Pantaleoni (de La Stoppa: su Ageno 2005 y su Vigna del Volta 2006 me parecieron muy buenos, qué bien trabajan la malvasía...). Elisabetta, además y como tú dices, con una proverbial humildad y delicadeza me decía "a ver cuándo conseguimos que venga a la montaña".
Ojalá que pueda ser algún día porque la gente que ama las uvas más características de su zona (la teroldego, en este caso), y apuesta por ellas a fondo, además, con resultados, me merece todos los respetos y alabanzas.
Vinos Theise, sin duda, como los de tu / nuestro querido Dönfhoff!
Saludos
Joan

Anónimo dijo...

Joan Gracies pel post.

Interesantes como todos los demas. En tu linea.

Un abrazo.

Damià.

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues ahí estamos, Damià, intentando pasarlo bien y alegrar un poco al personal!
Un abrazo
Joan

Publicar un comentario en la entrada