04 marzo, 2008

Hofstätter Kolbenhof 2006


Ésta es una de aquellas ocasiones en que la palabra escrita está casi de más. Con el vino siempre me sucede lo mismo: me gusta describirlo, sí, pero lo que me gustaría de veras es explicároslo con una copa en la mano. Y éste es un caso excepcional: una auténtica explosión de aromas, de fragancias, de pureza absoluta de una de las uvas ya de por sí fragantes, la Gewürztraminer, en su máxima expresión. Así entiendo yo a este Kolbenhof 2006 de Martin Foradori Hofstätter. Uvas nacidas en uno de los pagos más privilegiado para ellas, Kolbenhof, del pueblo donde esta uva nació, Tramin /Termeno en el Südtirol / Alto Adige, experiencia de muchos años en la vinificación, cepas viejas y pasión, amor y conocimiento a raudales en Martin dan como resultado un vino excepcional. Él describe el proceso muy bien y yo me ahorro hoy los detalles. Aunque sé que me reñirá (aconseja guardar dos años un vino como éste), yo no me resistí a llevarlo a un feliz encuentro de amigos a la búsqueda de las bondades de los vinos del norte de Italia. Creo que triunfó.


Amarillo intenso, paja en sazón con reflejos de verdor alpino. Explosión de melocotón de Calanda, de orejón de albaricoque. Pétalos de rosa, rosaleda en flor. Corazón todavía joven, el vino se muestra dócil y ágil en el trago, con un posgusto que tarda horas en olvidarse. Mineralidad sutil, polvos de talco sobre la suave piel del bebé. Aires de agua de rosas. El vino crece y crece, se hace enorme, imparable, en copa con la temperatura y combina tan bien con una buena mortadela de Bologna, como con un meritorio salmón ahumado. No gustará a todos los paladares, lo sé, por su enorme poderío organoléptico, por su fragancia casi dulzona, pero quien quiera descubrir las raíces y bondades de la Gewürztraminer, tiene que pasar por este vino. Y a mí, esta variedad, me gusta mucho. Tomé este vino sobre las tres de la tarde. Me acostaba a medianoche y mi cabeza se resistía a desconectar de esos aromas. Volvían y volvían.
La Enoteca d'Italia lo distribuye en exclusiva para España.

La foto de la afelpada rosa roja es de WAPPY AL en Flickr.

24 comentarios:

José Luis Giménez dijo...

Con esta variedad de uva ya tengo prácticamente tirada la toalla. Demasiado "demasiado" para mi gusto, que unido al toque de dulzor hace que no me agrade. Saludos. Jose.

J. Gómez Pallarès dijo...

Veo, en efecto, Jose, que cone sta variedad los gustos y apetencias se radicalizan bastante. Manuel Camblor comentaba ayer o anteayer mismo en su blog, algo parecido a lo que tú.
Yo, en cambio, tengo un perfil gustativo muy proclive a los toques de dulzor, lo reconozco, y esta variedad, que puede tener un abanico de desastres notable, cuando ha sido bien tratada y junto a su fragancia y cierto dulzor natural, aporta un volumen y una acidez en boca y un trato en bodega adecuados, me da grandes momentos de placer, lo reconozco.
pero aquí sí que vale eso de "de gustibus nil disputandum est"!!!
Saludos
Joan

La Guarda de Navarra dijo...

¡Que maravilla de vino! Segun tus comentarios apetece beberselo al instante.
Felicidades.

J. Gómez Pallarès dijo...

Su bodeguero y creador, Martin Foradori Hofstätter diría que somos unos impacientes y que hay que darle más botella al vino, pero yo creo que con una buena decantación y temperatura, a nivel de aromas está en un punto genial, aunque puede atempetarse algo y muchos lo agradecerán. A nivel boca cogerá más cuerpo y volumen con algo más de botella, más redondez. pero vaya, que no me aguanté y lo compartímos unos cuantos amigos alrededor de una estupenda mortadela y un mejor salmón, con los que pegó de maravilla.
Saludos
Joan

Anónimo dijo...

Hola Joan
Veo que como me comentaste ayer ya has colgado la nota del Hofstätter Kolbenhof 2006
La verdad es que suena muy interesante
Intentare probarlo
De cuanto estamos hablando??
Por cierto muy interesante la presentacion de vinos naturales ayer en Gracia.. con autenticos amantes de la tierra hablando de lo que hacen para cuidarla.
Me atreveria a decir que ayer el espiritu era mas de amor a la tiera que de amor al vino.Interesante y diferente presentacion en definitiva.
A ver si me pasas esos apuntes de Venecia y "vinos del Adriatico" que comentamos ayer
Gracias de antemano
un abrazo
enrique

Enoteca d'Italia dijo...

Mas que un comentario, Joan, es una declaraciòn de amor.
Lo envio ahora mismo a Martin, seguro le harà mucho placer leerte.

A la proxima botella, ojalá todos juntos!

Hal

Anónimo dijo...

Por cierto Joan en el winespectator dicen que esta ya para beber...
un saludo
enrique
http://www.winespectator.com/Wine/Daily_Wine/0,1142,4926,00.html

José Luis Giménez dijo...

Me pasó el otro día con el espumoso Reymos. Totalmente correcto y muy atractivo por su nivel de alcohol. Reconozco su absoluta corrección y expresión de la moscatel, pero su toque dulzón hace que no sea un vino de mi gusto. Saludos. Jose.

cuatro especias dijo...

Oco a poco voy haciendo una lista con todos los vinos que aconsejas y si puedo con sus distribuidores.
No llegaré a tener nunca una gran bodega, pero si me daré el gustazo de ir probando, catando y saboreando todo ese mundo que pones a nuestra disposición.
En los últimos meses he aprendido de marcas de vinos, mas que en varios años.
Gracias por tu trabajo.

el pingüe gourmet dijo...

Pues amí tampoco me emocionan los vinos tan "florales" pero reconozco que tienen su punto y su momento. Así, a bote pronto, me imagino ese vino con unos boquerones confitados levemente en aceite y acompañados de fresas y cebolleta fresca.

Un saludo.

Roberto

cuatro especias dijo...

Perdón, era: "poco a poco"

J. Gómez Pallarès dijo...

Enrique, tu comentario es como para darle vueltas "más amo a la tierra que al vino". Tomé bastantes notas ayer, en Naturala Vinis y salí impresionado por cosas muy distintas, en efecto. Tengo que digerir todo eso pero algún dçia, con alguna otra botella de las que más me gustaron mediante, tengo que escribir algo sobre eso. Fue muy muy interesante, la verdad.
Estamos hablando de treinta y pico euros, si no recuerdo mal. Pero como siempre Hal y Leo, de la Enoteca, me corregirán. Un precio sin duda alto, pero que merece la pensa ser pagado, sobre todo, si puedes beberlo en grupo.
A ver si pillo tiempo para lo último que comentas: tú, por si acaso, no pierdas de vista el tema "vitoska"!
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

A la prçoxima, Hal! La verdad es que disfruté la botella y creo que a los amigos les gustó mucho también. Mi amigo Ricard, que sabe un montón de todo y había ya probado en la presentación de Martin el Kolbenhof, apreció tanto como yo el poderlo tomar de forma pausada. Creo que nos gustó bastante más que en la primera ocasión.
Un abrazo
Joan
PS. Y espero que le guste a Martin, sí, pero vaya, a quien le ha gustado es a mí, que he disfrutado tomándolo y escribiendo mis sensaciones después!

J. Gómez Pallarès dijo...

Gracias por la nota, Enrique, pero ya sabes que en estas cosas (y tú sabes mucho de eso, por la parte que ya te toca en les Formigues!), lo que dicen los críticos es uno y, a veces, lo que dicen los que han parido al vino, es otra. Martin aconsejaba un poco más de reposo, pero, vaya, que se puede beber y disfrutar, a la vista está!
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

No he probado este espumoso, Reymos, Jose, y no sé si se puede comparar con esta Gewürztraminer. Ahí no puedo decir nada, pero es cierto, en mi caso, que cuando encuentro una expresión franca y buena de moscatel, me gusta. Lo de los gustos...
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

La verdad, Cuatro Especias, es que si tuviéramos que comprar todo lo que los amigos en la red van probando y comentando, no daríamos para dos reencarnaciones. Yo también voy archivando y cuando voy por nuevas tienas, suelo sacar mi listado por si las moscas...
A ver si pillas ya algo de lo que más ilusión te haga.
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Caramba, PG, tu propuesta suena a maravilla. Para combinar vinos y comidas suelo intentar visualizar (imaginar) los resultados antes y la imagen que me viene a la cabeza y al paladar de tu idea me parece buena, buena. Puede que quizás no con un Kolbenhof (no siempre puede uno gastarse esos cuartos), pero con otro del pueblo de Tramin / Termeno, más asequible, sí lo probaré.
Gracias!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Se acepta la correccción, Cuatro Especias: ya veo que eres de los míos, que lee y relee y corrige todo lo que puede lo que ha escrito.
Gracias!
Joan

José Luis Giménez dijo...

El espumoso en cuestión es muy sencillo, tanto para lo bueno como para lo malo. Me parece un ejemplo muy razonable de a qué huele/sabe la moscatel y creo haber leido que anda por 5 EUR escasos. Saludos. Jose.

J. Gómez Pallarès dijo...

Por aportar otra botella, en este caso de blancos eco, con la que el aficionado puede ejercitar sus dotes para el aroma de la moscatel, raventós i Blanc comercializa también un blanco (del que ha salido ya su añada 2007), evidentemente sin madera, con un 40% de muscat y un 60% de macabeo, por unos seis euros. Otro vino goloso, de cuerpo medio pero correcto, en que los aromas de la moscatel madura dominan. Para unos boquerones fritos dentro de un par o tres de meses, con la compensación verdosa y amargosa de la macaebo en contraste con la muscat, no es mala opción.
Saludos
Joan

samuel cano dijo...

Veo Joan que lo de ayer de vinos naturales os gusto. Estaba al tanto y me hubiera gustado estar, pero Mota del Cuervo, pilla un poco lejos de Barcelona.

Como bien decis, es pasion por la tierra expresada en el vino. Ojala mis vinos, algún dia expresen tanto terroir como los de los amigos andaluces y catalanes.

Salud y buen vino.

Herr Direktor dijo...

Joan,

para mí este Gewürz era un claro ejemplo de Gewürz "de libro": bien hecho, joven sí, pero disfrutable también, excelente.

La bodega, como te comenté, creo que ha sido premiada por un jurado alemán como mejor bodega italiana este pasado año (entre ellos el responsable de www.wein-plus.de).

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Samuel!
La verdad es que fue una experiencia apabullante, en dos sentidos: no conocía a la mayor parte de viticultores / bodegueros, aunque sí algunos vinos (pocos). La impresión me dejó marcado: ya escribiré sobre ello pero vi y palpé una pasión por el trabajo y por la tierra y por la vida del vino que me dejaron anonanado, muy positivamente claro. En segundo lugar, como siempre sucede no todo lo que pruebas te gusta (ellos mismos son conscientes de que hacen muchas pruebas, arriesgan mucho y no siempre las cosas les salen como habían pensado: son muy honestos y te lo cuentan todo), pero algunas de las cosas que tomé por primera vez allí me dejaron, también, impresionado positivamente.
Hay mucho camino por recorrer, aquí, hay mucho que probar y decir y explicar aquí, y ya saben Manuel, Laureano, Joan Ramon, Jordi...todos, que estoy con ellos y que echaré una mano, en mi modesta contribución.
Tengo secuencias de sabores y olores que tardaré en olvidar y alguna conclusión sobre los sulfitos, que ya contaré.
Y ojalá te puedas añadir a este "club" de chalados de la tierra y del vino: merece la pena!!!
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Es cierto, Herr, tienes toda la razón. Lo comentaste pero no busqué el dato. Si lo ecuentro, lo incorporo. Tu salmón cone ste vino casó bien, eh? Un buen auslese también le hubiera sentado de narices, pero éste no desmereció.
Saludos
Joan

Publicar un comentario