28 marzo, 2008

En Medina Sidonia, el convento "de arriba"


Foto del campo desde Medina Sidonia By Photoblues

Medina Sidonia era una de mis asignaturas pendientes en Cádiz. Nos acercamos a ella un soleado día de marzo, transparente, frío, brillante (casi como el de la foto), trepamos por sus cuestas, nos maravillamos con su alcazar, con los restos del castillo en lo alto del monte, con sus extraordinarias vistas a los cuatro vientos, con su universo de pájaros. Gozamos de su mercado de abastos, de su ayuntamiento, de sus iglesias y calles enrejadas y casi sin buscarlo, topamos de golpe, casi en lo más alto, con un convento...


"En Cuaresma y Semana Santa, sólo se atiende el torno", rezaba un letrero. Avisados como estábamos de la riqueza de la pastelería de Medina Sidonia y aún sin haber identificado el sitio al que entrábamos, nos dirigimos rápidamente al torno. Allí esperaba una persona que trabaja para el convento y le preguntamos. "Nunca se sabe...si han hecho dulces, se los venderán...", contestó a nuestra pregunta. Sonó la campana y tras interminables minutos de espera (ya se sabe: el tiempo en clausura no es el mismo que fuera de ella), se oyó una dulce voz, "¿Tienen algo de dulces, hermana?", le pregunté. Y por respuesta, la callada, unos segundos más, tras los cuales gira el torno y reaparece su interior abarrotado de dulces presentes. La hermana informa "son tortas pardas y rosquillas". Pienso "si pudiera, la besaba". Nos lo quedamos todo, dejamos un buen donativo para que las hermanas sigan rezando y trabajando para todos nosotros, y marchamos la mar de satisfechos con nuestro "botín".


En el convento de Jesús, María y José, el convento de "arriba" de Medina Sidonia (calle de la Misericordia), de las Agustinas Recoletas, se vive y reza en clausura desde 1687 y desde que el dulce es dulce en la capital del ducado, dos son los manjares que destacan y brillan más que el sol: el alfajor y la torta parda. Ésta, de la que nos llevamos una buena provisión, da fama al convento y a la ciudad. Hecha con pasta de almendras, se rellena con cabello de ángel y la masa se recubre de nuevo con almendra y azúcar. El cabello endulza y suaviza, engalana la almendra, y para un goloso como yo, el resultado es de fiesta mayor. De vuelta a casa, y tomada la pasta con una buena copa de Ariyanas, el placer está garantizado. Ya sabéis, si pasáis por Medina Sidonia, para arriba y sin pereza...


Foto de "Ventana asidonense" By Miguel Roa

8 comentarios:

Mena dijo...

Me encanta leerte! pero cada vez que hablas de alla, siento tanto estar por acá! Saludos desde México!

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues fíjate tú que yo he estado en América algunas veces y jamás he tenido la fortuna de estar en México.Y me duele, no sabes...leo y leo cosas sobre México, adoro a Juan Rulfo, no me pierdo detalle de lo que pasa...así que a ver si cambiamos algún día los puestos.
Saludos desde Barcelona y gracias por tus palabras!
Joan

Vins i més dijo...

Vaya suerte que tengo Joan, no obvies ningún detalle pues en Agosto pasaré una semana en Jerez y aprovecharé para ver alguna de las cosas que comentas... Si alguien se ofrece de guía autóctono que no dude en contactar conmigo...

jejeje

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues saldrán algunas cosillas más!!! Pero no todas, la verdad: hay una que me dejo en el tintero porque íbamos sin cámara de fotografiar...Asociación de Pescadores de Caño Chanarro, en el poblado de Sancti Petri (Chiclana), telf. 956496425 (aunque no reservan mesas!!!): el mejor descubrimiento de la estancia, las clásicas 4B mías, pero invertidas, bueno bastante bonito (algo descuidado, vaya) barato. El otro gran descubrimiento en Sanlúcar. De él sí puedes ver las fotos, aunque no el nombre. Éste, en privado!
Y si miras más abajo la entrada de Cádiz, hay algunas indicaciones para Núria, que igual te pueden servir.
Por cierto, tu descripción de Las Pedroñeras, impagable!
Joan

Jesús B. dijo...

Vins i Més, ni soy autóctono de la zona, ni creo que pueda pasarme por Jerez en agosto (francamente, es la peor época, por el calor y porque todos los profesionales están, o bien de vacaciones, o bien ya estresados en plena vendimia). Pero no dejes de escribirme cuando se acerquen las fechas por si puedo echarte una mano, lo que haré con mucho gusto. Joan te puede pasar mi e-mail.

J. Gómez Pallarès dijo...

Dicho queda, en efecto.
Saludos a ambos
Joan
PS. De todas formas, la parte "buena" del agosto puede ser estar en la vendimia, que también tiene su punto. Para mí lo tendría, acostumbrado a vendimiar enyre mediados de septiembre y finales de octubre.

alvaro dijo...

Me congratula encontrar fotos mías, me alegro de que te gustara para ilustrar tu artículo.

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Álvaro, bienvenido a este blog. La verdad es que tus fotos son impresionantes. He estado disfrutando cone llas, simplemente mirándolas, y al final me decidí por una tuya y una de Miguel Roa, también excelente.
Tu foto ofrece un detalle de color y de verdor que la gente asocia poco con esta parte del sur, pero que le es muy característico.
Felicitaciones y mi agradecimiento.
Joan

Publicar un comentario en la entrada