29 marzo, 2008

En la muerte de un ser querido


Sabéis que casi nunca escribo en este cuaderno sobre cosas que no conciernan a los vinos o a sus comidas. En una ocasión cargué contra la clase política, en otra contra RENFE, en una tercera lamenté la muerte de un amigo querido. Esta forma de hacer público mi penar, mi lamento, me produce casi sonrojo: sé que no debiera pero, al mismo tiempo, me ayuda abrir mi dolor y mi congoja. Yo no puedo decir que fuera un amigo íntimo de Isabel de Polanco. La conocí hace seis años y la he tratado con cierta frecuencia y periodicidad. Me preguntaba a veces "¿Cómo me hace caso para nada una mujer con su responsabilidad y poder"? Al frente de Santillana, supo hacer suyas las mejores virtudes de su padre: hacerse próxima, mostrarse siempre atenta, abrirse como persona accesible a cualquier comentario, dispuesta siempre, con discreción, a seguir cualquier chanza que lanzara. Con ojos traviesos, con mirada pizpireta, siempre con el interés a flor de labios, siempre con la atención dispuesta. Al mismo tiempo, era persona emprendedora como pocas y creyó en el proyecto en que nos embarcamos, lo apoyó y lo alentó desde el primer momento.

Isabel ha muerto hoy, a los 51 años: el cruel destino se la lleva en lo mejor de la vida. Siempre me sentí querido por ella, siempre atendido en mi trabajo y en mis opiniones. He sido testigo de su lucha contra el destino, de su afán titánico por aferrarse a la vida de cada día, con ganas, con alegría, con sufrimiento contenido siempre. Te vas, Isabel, pero te quedas en nuestro corazón. Los que hemos tenido la suerte de compartir momentos buenos contigo no dejaremos que mueras nunca del todo. Tu sonrisa, tu inteligencia, tu tenacidad, tu alegría, tu tesón, estarán siempre con nosotros.

10 comentarios:

Fermín dijo...

Joan, cada vez pienso más en estas causas. Desgraciadamente en una sociedad, que se dice, que cada vez hay más población mayor. Ocurren fallecimientos como los de Isabel, Sergio Lucky...,es todo como una sinrazón. Por eso intento disfrutar de cada momento,de los amigos, de todo lo que nos ofrece la vida. Pues como estamos de paso, nunca sabemos cuando te puede llegar el turno. Descanse en paz.

J. Gómez Pallarès dijo...

Venía yo, Fermín, de dos días de muchos nervios, metido en mis mil problemas tontos, pensando en cómo afrontar veinte días endiablados de abril y de golpe todo cobra su auténtica dimensión. Tanto sufrimiento y tanto ajetreo para qué...Es un desastre que alguien muera como Isabel y te recoloca de inmediato al lugar que te correposnde, que es el de valorar en lo que valen, es decir bien poco, los pequeños problemas que hace tres días apenas me dejaban dormir.
En fin...
Saludos
Joan

cuatro especias dijo...

Verás Joan, poco hay que decir en estos casos.
La vida da muchos palos y cuando menos los esperámos. Yo no la conocí personalmente, pero lamento siempre este tipo de noticias.
Si te ayudo en algo, un abrazo muy fuerte.
4E

J. Gómez Pallarès dijo...

Soy de los que piensa, 4E, que un buen abrazo, aunque sea virtual, siempre viene bien!!! Así que muchas gracias!
Joan

Carlos Rodriguez dijo...

Joan, un fuerte abrazo virtual.
DEP.
Carlos

J. Gómez Pallarès dijo...

Muchas gracias, Carlos!
Joan

La Guarda de Navarra dijo...

Vuelves a dar en el clavo, Joan. La vida es mas importante que los tropecientos proyectos en los que nos embarcamos.
Siempre encontramos un momento para la reflexión aunque sea por motivos tan tristes como la muerte de alguien cercano.
Un abrazo.

J. Gómez Pallarès dijo...

Gracias, compañero, un abrazo. Te hace replantear no pocas cosas una desgracia como ésta, cuando la vives tan cerca...hasta que acabas olvidándola, cómo somos, y vuelta a empezar con los problemas nimios y lo que nos ocupan. Prometo intentar no volver a según qué tipo de andadas!!!
Joan

Enoteca d'Italia dijo...

Alguien dijo "Voy a morir porqué he cogido la mas terrible y estupenda enfermidad: la Vida". Un abrazo, Hal

J. Gómez Pallarès dijo...

Grazie, caro! E buon viaggio alla città dove tutto sarà possibile, nel vino con sicurezza!
Joan

Publicar un comentario