20 marzo, 2008

Barranc de l'Infern 2006


Roger, de Les Foes, insistió en que tenía que probar este vino. Me dijo que era algo especial, de una tierra especial (Barranc de l'Infern, entre Benlloch i Les Useres). La idea se llama Vinya Natural y la han creado dos restauradores, Pedro y Juanmi. El vino es un monovarietal de merlot procedente de tierras calizas, bien pobres, y ha pasado por un proceso habitual de despalillado, estrujado fino, maceración fermentativa durante 18 días a temperatura controlada. La cosa quizás menos habitual, por lo menos en el Levante, es que la fermentación maloláctica la ha hecho el vino en grandes depósitos de cemento armado a temperaturas nunca superiores a los 12ºC. Tras el clarificado, natural, el vino redondea su maduración con tres meses (3) en barricas bordelesas de roble Alier de tostado medio. Me extiendo en la descripción porque la parte final de este proceso habla a las claras del ideario del joven enólogo responsable del vino, Eloy Haya.

Conviene servirlo sobre los 16ºC (14,5%). Su color es el rojo oscuro, casi denso, de la picota madura y tiene una gran brillantez pero con una capa media (no es un vino inexcrutable, vaya). Los primeros aromas son de una mineralidad profunda, como si estuvieras removiendo tierra y raíces en el bosque. Me recordó, también de inmediato, variados matices del olivo: el removido de las hojas en la cosecha, el aroma de la oliva negra muerta, confitada, la tapenade con un buen aceite. En boca es un vino austero, algo vegetal, con taninos que se cierran sobre las encías, pero con un deje muy agradable. No molestan en absoluto: me recordó el tacto del esparto trabajado, fino. Su posgusto ofrece aromas a fruta negra de bosque madura, a monte bajo, a hinojo salvaje Es un vino austero, sin concesiones ni alharacas al uso, con buena fruta muy bien integrada en la madera: acabó recordándome el fruto del granado, la mejor combinación que yo conozco de fruta y madera que no sobresalta, sino que enamora. Este vino se puede comprar, me dicen (porque a mí me lo regaló Roger) sobre los 9,5 euros y me parece una gran opción para platos de caza, para arroces con conejo o con pato. Vinya Natural hace también un vino sin madera, Quatre Vents (msrlot y 20% de cabernet sauvignon), que, dicen, promete también mucho. Habrá que probarlo.

9 comentarios:

Roger dijo...

El Barranc de l´Infern es sin duda la oferta vinícola más atractiva y moderna que pueda encontrarse dentro del estrecho marco de vinos de Castellón. Ideas así deberían servir para plantearse por qué en una región de tradición vitivinícola como la provincia de Castellón no se produce apenas ningún caldo de calidad y por contrapartida sí una cantidad de vino de sindicato, si se me permite la expresión, que pide a gritos un aderezo de gaseosa. Castellón provincia tiene mucho que ofrecer y todo responderá a un cambio en la todavía mentalidad oclusiva del cooperativista tradicional. Renovarse o morir.

Espero que lo hayas disfrutado Joan. Un merlot humilde y atípicamente mediterráneo que sin duda irá mejorando en posteriores añadas. Tiempo al tiempo.

Un abraç Joan i gràcies pel comentari.

Roger

J. Gómez Pallarès dijo...

Es lo que tú dices, Roger: una zona con potencial más que probable necesita, en estos tiempos, de gente preoarad (que la hay) y, más que nunca, de gente con ilusión y, claro, dinero para invertir en experiencias tan ilusionantes como ésta.
Si los resultados, además, acompañan, como es el caso, pues miel sobre hojuelas.
Yo disfruté este vino, sin duda, y a los dos días de abierto lo disfruté más todavía.
Un abrazo
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Donde dije "gente preoarad" hay que leer "gente preparada", claro. Uno no se puede poner a escribir después de una buena siesta y un mejor malbec!!!
Saludos
Joan

Paco dijo...

Hola, acabo de ver vuestro comentario sobre Barranc de l'Infern, comentaros que soy sumiller y que tuve a Eloy Haya como profesor en Alicante(un autentico lujo). Esta bodega tiene también otro vino, Quatre Vents (Merlot+Cabernet), a mi me encantó. Según nos comentó el enólogo, las cepas tienen solo 5 años, ¿imaginais qué puede pasar en el futuro?, bueno, para mi es lo único que merece la pena de Castellón, hay cosas que no están mal pero el escalón de diferencia cualitativa es enorme. Apuntaros este vino "SATORO" (merlot+cabernet+tempranillo) es de la DO Alicante.
Saludos.

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola,Paco, bienvenido a este blog si, como creo, no habías escrito todavía en él. Un placer tener por aquí a un sumiller!
Yo no conozco personalmente a Eloy Haya, pero ya tengo bien apuntado el nombre: este vino suyo me ha gustado mucho y cuando pruebe el 4 Vents, del que me han hablado muy bién, seguro que me gustará más. Fruta joven sin madera de su mano es una propuesta que suena interesante y, como tú dices, lo será más con los años.
Y en efecto, de lo que conozco de Castellón, no tengo demasiadas dudas de que esto es de lo más destacado.
Tomo buena nota de tu recomendación alicantina. Voy de vez en cuando por ahí e intentaré buscarlo, a ver qué tal. Últimamente he tenido algunos fiascos de esos de sobremaduración más tostado plus en las barricas, que acaban produciendo vinos imbebibles (sobre todo con monastrell). Con la de virgerías que se podrían hacer con poca madera y buena fruta!
Saludos
Joan

Paco Higón dijo...

¡Lástima! Nosotros no hemos tenido suerte con nuestra botella.... la nariz nos resultó demasiado vegetal, dominada por notas de pimiento verde y el paso por boca algo desequilibrado....

J. Gómez Pallarès dijo...

Bueno, Paco, la verdad es que no tengo mucha experiencia con este vino. He tomado una sola botella y esa merlot no me dió, claramente, las notas de pimiento verde típicas de las cabernets...
En fin...es lo que tú dices, cuestión de la cola de barricas o del momento preciso que haya pillado en el ensamblaje, tras su estabilización.
Saludos
Joan

Olaf dijo...

Una compañera del trabajo de Villareal me acaba de traer una botella de este vino... la verdad es que la botella tiene buena pinta,veremos que tal el contenido. Por lo que me ha dicho de precio anda bastante comedido.
Ya veremos y hay pimiento verde o no, jejeje

Saludos

Olaf

J. Gómez Pallarès dijo...

Bueno, ya verás, Olaf, que mis impresiones más fuertes, a nivel olfativo, fueron con el aceite y las olivas negras...pimientos...quién sabe qué son? Dónde están...?
Bromas aparte, a ver qué tal lo encuentras...
Saludos
Joan

Publicar un comentario en la entrada