12 febrero, 2008

Viña Tondonia rosado 1997


Vaya por delante que esta nota de cata la puedo ofrecer gracias a Sobre Vino. En un rasgo de amistad y de generosidad que le honra, salió de su ciudad, se pateó algunos trozos de la Borgoña (bellas crónicas y fotos en su blog) y llegó a Girona con una cajita de maravillas que sabía bien harían mis delicias. Vinos difíciles de encontrar por Barcelona y que él trajo para que yo los disfrutara. Especialmente dedicada va esta nota de un vino que yo jamás había probado y él sabía que deseaba: ¡un abrazo!

La Bodega de Vinos Finos de la Rioja de R. López de Heredia es, casi, un mito entre los enófilos, sobre todo por el tipo de vinificaciones que propone, bastante en las antípodas de cualquier moda emergente. Ellos tienen una línea de trabajo, vinifiquen en blanco, en tinto o en "rosado", y a ella se atienen. Si entras en ella, te conviertes en un devoto seguidor y fiel defensor de la casa; si no, la visceralidad se decanta del otro lado. No es fácil encontrar términos medios en las experiencias con ellos. Diría que la directriz que distingue a esta bodega de otras es su trabajo con la madera: madera usada, por una parte; y mucha estancia del vino en la misma, por la otra. De aquí, claro está, se deducen unas caraterísticas de guarda y de consumo bien especiales. Y este "rosado" no es una excepción. Vaya por delante lo de las comillas: se vende y califica como rosado este vino, pero casi diría que su alma es la de un clarete. realizado con uvas de tempranillo, garnacha y viura, el vino ha pasado cuatro (4) años en barrica y diría que este 1997 está, ahora mismo, en un momento óptimo de consumo.

Su color es muy especial y está entre las capas internas de la piel de cebolla de Figueres, aunque también puede recordar al cobre, a un tenue licor de naranja y, casi, a la mistela poco oxidada. Sus primeros aromas (con 12,5%, lo tomé sobre los 11-12ºC) son de la cereza en alcohol, del corazón de fruta de un bombón licoroso, con una boca portentosa, finísima, delicada y sedosa y un posgusto algo alcohólico, con dejes vegetales de hiedra. Es un vino muy especial, del que en Barcelona no es sencillo conseguir botella y, en consecuencia, hice con él une xperimento: lo mantuve vivo y en condiciones durante cuatro días. Os aseguro que el vino, como los grandes de Jerez, fue ganando enteros y aplomo. Empezó discreto en todos los sentidos, pero acabaron aflorando (siempre con esa boca de taninos sedosos), aromas de hierbas maceradas (casi de vermú Yzaguirre), de madera vieja y de vino, de oscuridad de taberna al abrigo de los calores del verano. Es un vino austero, sin duda, muy poco habitual entre los rosados al uso, que sorprende pero acaba gustando y enamorando. Al tercer día, surgen aromas de fruta escarchada, de óxido también, y de cobre, y al cuarto día, sale aquella fruta que me costaba de encontrar al principio. la gracia es que su expresión no es grosera (como sucede con tantos rosados), sino que me recordó enseguida los caramelos de palo de fresa y nata de Harrods (en la foto BY ifolha en Flickr) y los de violeta que tomaba de pequeño. Al final de la botella, el recuerdo de fresitas del bosque tomadas con algo de moscatel se hace notar. Y acaba pensando uno que, como sucede con casi todos los tondonias de larga crianza (y a fe que éste, para un rosado, lo es) este vino requiere grandes dosis de decantación, de paciencia, de oxigenación y de susurros y conversación queda para encontrarle las virtudes.

Sobre Vino publicó ayer su nota sobre este mismo vino. Nos ha parecido a ambos una buena idea hacer coincidir en el tiempo las dos notas. Cualquier parecido con la realidad, ya se sabe...

La foto de la botella es de Tintoyblanco.

12 comentarios:

La Guarda de Navarra dijo...

Me maravilla la posibilidad de encontrar un rosado o clarete con semejante edad y crianza.
No se como lo haré pero ya mismo me pongo a localizar uno parecido o el mismo.
Son vinos que uno tiene ue probar, si o si.
Saludos.

Sobre Vino dijo...

Joan,

Qué bonita nota. Me alegro de que el vino aguantara el tute al que le sometimos. Se ve que está bien estabilizado :-)

Guarda,

De tu pueblo a Haro hay dos pasos. Anímate. :-)

Saludos,

Sobre Vino
www.sobrevino.com

J. Gómez Pallarès dijo...

Es loq ue iba a decir, La Guarda: no quedará tan lejos Haro de tu lugar de residencia.
Comenta Sobre Vino que son 3000 las botellas, pero algunas hay en la tienda de la bodega, de la que ya nos habló.
Anímate porque, en efecto, la experiencia merece la pena, eso sí, con mucha paciencia y dejando que el vino se acomode a su situación de libertad!
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Sobre Vino, la que se merece tu detallazo de generosidad.
Empecé mal con el vino, a qué negarlo, notando sólo notas licorosas y poca fruta, pero tuve paciencia y creo que el vino me recompensó y acabó mostrando su auténtico carácter.
Una experiencia inolvidable!
Te debo una!!!
Un abrazo
Joan

La Guarda de Navarra dijo...

La espera ha merecido la pena...
Felicidades por tu aparición en TV y gracias por acordarte de todos nosotros los que amamos el vino y lo dejamos reflejado en los blogs.
Enhorabuena y un abrazo.

manuel dijo...

Joan,

Si caes por Manhattan uno de estos días, te serviré algún Tondonia rosado de una época anterior. Vengo guardándolo desde hace ya unas cuantas añadas y, la verdad. con los años siguen mejorando y mejorando.

Creo que tienes un punto, aunque parcialmente, en lo de que este 97 "está en su punto óptimo de consumo". Si se hace como lo hiciste tú, teniendo la experiencia completa de una evolución de aromas y sabores a lo largo de varios días, mejor no podía ser el momento. Claro, existe otra manera de lograr experiencia similar, que es probarlo a través de unos cuantos años.

Creo que el 97 será uno de esos que quizás den menos guarda que el maravilloso 88 o el 95. Pero me parece que todavía le queda trecho por andar.

Te quedó bonita la nota, la verdad. Me has dado ganas de abrir una botella. Va y mañana hago la cena para esto.

M.

J. Gómez Pallarès dijo...

Me alegra que te haya gustado, la Guarda. A mí me ha dejado un poco la sensación de que han puesto muy pocos cortes de vinos, realmente, y que han dado más la imagen de latinista aficionado, que de auténtico amateur de vinos.
Pero es una primera impresión, muy subjetiva y de madrugada. Quería que el auténtico protagonista fuera el vino en el blog y no yo, pero supongo que una entrevista es a una persona no a unos vinos!!!
Un abrazo
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Muchas gracias pot tus palabras, Manuel. Sería estupendo, la verdad, intentar alguna vertical de este rosado único, y si fuera en Manhattan, ya sería la caraba.
10 años me han parecido, en efecto, un buen momento de degustación, pero no tengo experiencia alguna en añadas anteriores y más años, con lo que tu palabra es ley, en este campo.
Podemos intentar proponerlo a la bodega: sería una pasada que nos ayudaran a montar y difundir una cata vertical de Tondonia rosado de lo que tengan guardado en la bodega.
Saludos
Joan

José Luis Giménez dijo...

De las primeras cosas que hice cuando re-encontré trabajo hace unos años fue coger el coche una mañana e irme directamente a Haro, a LdH, a dejarme unos recien ganados euros en la tienda de la bodega. Incluyendo el rosado en la cesta de la compra. Todavía me queda una botella ¿del 93? ¿95? Ahora mismo no lo recuerdo. Saludos. Jose.

Olaf dijo...

En mi casa somos fans de este vino. Fijate hasta que punto, que le dije a Sara que aprovechando que lo estais comentando quería abrir una botella y como ella anda congestionada y no podrá disfrutarlo, me ha dicho que no, que prohibido tomar el rosado de tondonia sin ella.
Por cierto, creo que recientemente han sacado un gran reserva rosado del 87. Habrá que ir a por él, el reserva blanco del 87 lo recuerdo especialmente bueno (mejor que 88 y 89), también han sacado el GR blanco de esa misma añada, que ya veremos si supera al 81, de momento no lo he probado.
Saludos
Olaf

J. Gómez Pallarès dijo...

Hombre, Jose, échale una ojeada al botellero porque esas añadas estarán ya al punto, seguro, aunque como apunta Manuel, no hay como tener un poco de paciencia y acabar montando una cata vertical casera de Tondonias rosados; estoy seguro de que entre todos conseguiríamos un hito histórico!!!
Eso sí, habbría que ir o a la bodega para hacerlo, o a NYC, con la peña del buen bebedor de vino español que se tiene montada Manuel allí!!!
saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Olaf, hoy precisamente he tenido en la mano el blanco del 1987 y no lo he podido comprar por la "mierda" del aeropuerto. Al no facturar maletas, no podía llevar la botella!!!
Prometo remediarlo proque me han entrado unas ganas de este 87 blanco...
Y qué quieres que te diga, qie si sale este GR rosado del 87, pillo el coche y me voy directamente a Haro: total, a comer allí desde Barcelona, y por la tarde y con el coche lleno, feliz para casa de retorno!
Y Sara...qué buen criterio tiene. Sin conocerla, ya me cae bien!
Saludos
Joan

Publicar un comentario en la entrada