29 febrero, 2008

IEC #8: Moscato de Ochoa 2006



Cuando Pilar y José propusieron su tema para IEC#8, Vinos con espíritu de Carnaval, estuve dudando bastante porque no acababa de imaginarme cómo podía interpretar el espíritu de su convocatoria. Hasta que mi amigo Sobrevino, una vez más, se presentó con la solución a mis problemas. Él había hablado hace cierto tiempo de este vino y recuerdo mi sorpresa y, casi, asombro ante el descubrimiento: ¿¡un moscato d'Asti en Navarra!? Pero ¿no está en el Piemonte Asti...? Pues sí, claro, pero resulta que Bodegas Ochoa venía experimentando con esta tipo de vinificación hasta el punto de que se trajeron de Italia todo el material necesario (autoclaves incluídas) para hacer un vino tipo moscato d'Asti, pero con la moscatel de grano menudo de sus viñedos, supongo que de la finca de Traibuenas.

En pocas palabras y se mire como se mire, un mosto de uva moscatel navarra se disfraza, se acarnavalea y se nos presenta como si de un moscato d'Asti se tratara, ni más ni menos que el Moscato de Ochoa 2006: como monovarietal de moscatel de grano menudo, con la burbuja inducida al "vino" (5,5%) a través de autoclave y con unos azúcares residuales que hacen al conjunto como algo realmente apetecible y que había que probar. Un candidato ideal, además, para esta etiqueta de "vinos de Carnaval". Imposible de encontrar en Barcelona, Sobrevino, de nuevo, me regaló una botella, que es la protagonista de esta nota (así como la foto, que también es suya): ¡gracias, amigo! Su color es amarillo pálido, como el de ciertas margaritas y en su presencia destaca una burbuja que es más fina que la de los moscati italianos, aunque igualmente inmóvil. Su fragancia es persistente y discreta al mismo tiempo: aromas de uva moscatel madura, de agua de rosas, de albaricoque bastante maduro y de lima-limón (sobre todo en posgusto). Su cuerpo es liviano y su paso en boca suave, con un carbónico nada agresivo. Deja un leve amargor vegetal y un dulzor muy controlado, que indican quizás que sus azúcares residuales son menos que los que suele uno encontrar por Italia (la página web de Ochoa no dice nada sobre este vino). Tras un tiempo en copa, asoman agradables aromas de levadura, con un inconfundible recuerdo, para mí, del dulce polvorón y el suave alfajor. Un vino agradable que hará las delicias de la pastelería con hojaldre, por ejemplo.

10 comentarios:

Olaf dijo...

Jejeje, coincidimos en Navarra, parece que por ahí estan carnavaleros. No conocía la existencia de un moscato en Navarra. Si que había oido hablar de una especie de Lambrusco en La Mancha de la mano de Finca La Estacada, que era otro de los vinos que estaba pensando usar.
Saludos

Olaf

(Que mala es la tele los jueves por la noche!)

La Guarda de Navarra dijo...

Curioso vino este MdO. Sorprendente y muy adictivo.
Pero no te pierdas el Moscatel de Ochoa 2007. Consejo de amigo. No está en el mercado todavía pero he tenido el honor de probarlo y es, sin duda, el mejor que he probado.
Saludos.

J. Gómez Pallarès dijo...

Ni em entero, Olaf, de la tele ésa!!! Bueno, ayer sí porque daban un partido de baloncesto, que es otra de mis pasiones y le eché un ratillo hasta que comprobé que el Barça se estaba merendando a la Lottomatica de Roma y cerré!
Pues ves tú, mira si habré probado cosas de La Estacada, incluso estuve hace unos años, y no sabía que hicieran un frizzante. No quiero prejuzgar: si puedo algún día lo probaré, pero los moscato d'Asti me gustan mucho más que los lambruscos que, directamente, no tomo a no ser que alguine me aconseje encarecidamente alguno.
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Muchas gracias por el consejo, amigo La Guarda, estaré al quite, sin duda. Es uno de los moscateles a los que se suele acudir y supongo que lo harán con el mismo grano menudo con que hacen este moscato de Ochoa.
Saludos
Joan

Olaf dijo...

Yo también trato evitar lambruscos. Y el espumoso de la Estacada no lo conozco todavía, pero algun dia que pase por la bodega lo compraré para probarlo. Como andabamos de carnavales, pues me lo pensé como tema.
De todas formas, dado el amplio mercado que por lo visto hay para ese tipo de vino, no me parece nada mal que las bodegas españolas saquen productos en esa linea.
Saludos

Olaf

J. Gómez Pallarès dijo...

Era un buen tema, sin duda! Y a mí tampoco me parece mal que la gente experimente con cualquier tipo de vinificación que les parezca oportuna, la verdad. Quien la sigue, la consigue! Aunque la verdad, mis experiencias con espumosos hispanos no cava son bastante penosas. Pero hay que probar las cosas, claro está.
Saludos
Joan

Sobre Vino dijo...

Me alegro de que lo disfrutaras, Joan. Un saludo,

Sobre Vino
www.sobrevino.com

Pilarvi dijo...

Hola Joan,

Esto es lo que se llama un vino con disfraz, vamos irreconocible!!!
Serán también unos "italófilos" como tú la gente de Ochoa?

Salut!
Pilar.

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues sí, Sobrevino, lo disfruté aunque para serte sincero supongo que el paladar me costó algo. Necesariamente tiene que ser un vino distinto a los moscati d'Asti, de los que tampoco me gustan demasiados, para ser sinceros.
Pero éste tiene un futuro prometedor por delante, si siguen en el empeño los de Ochoa.
Gracias!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

¿Verdad que es un buen disfraz, éste, Pilar?
Sobre lo segundo no te puedo contestar. No sé quién de la bodega tuvo la idea de usar ese moscatel de grano menudo para una vinificación así en Navarra, pero por lo que comentó Sobrevino en su momento, se han pueso en serio al asunto.
No sé si será italianofilia o que le han visto una vena comercial al asunto, o ambas cosas.
Saludos
Joan

Publicar un comentario en la entrada