15 febrero, 2008

Höpler Noble Reserve 1981


Casa Vives es una reputada pastelería de Barcelona (fundada en 1895), con sedes, que yo recuerde, en Rbla. Catalunya esquina Aragón (mar y Besós, ¡para entendidos!) y en la Carretera de Sants, 74. Frecuento de vez en cuando la del Ensanche y veo que tienen una gran especialidad en chocolates y en petit fours, cosas, las dos, que me vuelven loco. Los amigos a los que propiné el marmitako trajeron de postres un delicado pastel de esta casa, hecho con una base de bizcocho y con capas de espuma de fresa, de mermelada de grosella y de espuma de cítricos. Quizás había un pequeño exceso de natas, pero vaya, a mí me gusta la nata, y el resultado fue de gran frescor y suavidad: tripetí!!!

Para acompañar tan especial compañía y tan delicioso postre, saqué de la fresquera algo especial. Uno de esos rincones de tienda (en este caso de la Vinacoteca de la C/ Valencia, n.595) en los que siempre caigo, y que siempre compro, aún a sabiendas de que no siempre salen bien...Pero en este caso, hubo suerte. De la casa austríaca Höpler, en Neusiedlersee, salió este TBA (en la denominación de la casa Noble Reserve...), de 1981, medalla de oro del Challenge International du Vin de Bourg-sur-Gironde. Hecho a partir de variedades no declaradas (por lo menos habrá podredumbres de grüner Veltliner, riesling y alguna variedad de Muskat, quizás), este vino tiene casi 200 gr/L de azúcar residual y ha aguantado muy bien estos 25 años. Con 11,5%, presenta el color de la caoba a medio bruñir, del wengé claro y tiene penetrantes aromas de licor de naranja, de confitura no amarga del mismo cítrico, de hojarasca de otoño, de musgo en el corazón del bosque y de pastel de almendras. En boca empieza a mostrarse algo delgado y a punto de empezar su declive, algo oxidado casi, pero todavía con nervio y placentero,
con poder para llenar tus sentidos y pedir, a gritos, que no quede ni una gota en la botella. Si os digo que me hice con él por 20 euros, igual salís corriendo hacia la Vinacoteca...



La extraordinaria foto de confitura de cítricos, que tanto me recuerda este
Noble Reserve, BY Holybasil.

10 comentarios:

CarlosGonzalez dijo...

Hola Joan, conozco esa pastelerçia, como no. Soy llaminer, lo reconozco , jejeje.
Fantastica esa foto de las confituras, me recuerda a los identicos potes que tengo llenos de aguardiente con moras, frambuesas, cerezas y naranja, en este caso hechos por mi, algun dia pondre la receta.
Au, salut

J. Gómez Pallarès dijo...

Buenos días, Carlos. Es curioso porque últimamente vengo oliendo no pocas notas de este tipo de frutas en alcohol, pero confieso que no creo haber metido nunca la nariz (con perdón) en moras o frambuesas hechas de esta manera: ¡tenemos que quedar para que pueda ampliar esos aromas!
saludos
Joan

La Guarda de Navarra dijo...

Menos mal que ya conocemos algo mas que tu perfil:-)
Bonita combinación para disfrutar.
Saludos.

CarlosGonzalez dijo...

Claro, Joan. Las tengo en el pote, hermetico, desde mediados de 2005, asi que mas de dos años y medio.
Azucar quemado, ramitas de canela, aguardiente blanca de primera y fruta de calidad...
Si has probado el de naranja, tengo yo dos botellas ya coladas que estan de rechupete, y el alcohol muy rebajado, riquisimos.
Ya habra tiempo.

Salut

J. Gómez Pallarès dijo...

Muy bueno, la Guarda!!! Gracias a Roger, de Les Foes, que pilló ese fotograma y lo puso en su blog, he podido cambiar de foto!!!
Por lo demás, en efecto, la combinación fue de rechupete!!!
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Menuda pinta, Carlos, muy estimulante!
tutto si avererà!!!
Saludos
Joan

Pilarvi dijo...

Hola Joan,
Debía estar realmente bueno el pastel si tripetiste ;-))

No sé si este será el caso, pero en uno de los dulces austríacos del Neusidlersee que he probado últimamente, había una variedad llamada Welschriesling. De esta variedad te puedo decir que “procede del este de Europa y está muy extendida en el Burgenland austriaco donde se obtienen con ella los renombrados vinos de Neusidlersee, vinos dulces enriquecidos por podredumbre noble.” Es una variedad que destaca por su pronunciada acidez.

Por cierto, te ha quedado muy bien tu nuevo perfil, con alusión explícita al “momento godello”, como muy ingeniosamente lo bautizo Carlos ;-))

Salut!
Pilar.

J. Gómez Pallarès dijo...

Sí, lo del "momento godello" pasará a los anales de los comentarios de vinos, en fin...ladran, luego cabalgamos, amigo Sancho!!!
La bodega no da la información, ni tan siquiera cuandoe xplica las variedades que tiene plantadas en los distintos pagos, Pilar, pero en efecto para otros vinos mencionan esta variedad, clon digo yo, de riesling, que recibe el nombre de Welschriesling, es decir y literalmente "riesling foráneo, extranjero". Digo yo que la extranjería le viene dada por esa procedencia del Este de Europa. No averigüé más, la verdad, porque tampoco tengo claro que sea ésa la que ponen, entre otras.
Gracias por la información y por hacerme sonreir, de nuevo, con el "momento godello", creo que cambiaré la entradilla de la presentación!!!
Un abrazo
Joan

el pingüe gourmet dijo...

¡Qué buena pinta!.
Hace un par de años, durante una cata, tomé un Anselmann Eiswein Chardonnay. No recuerdo bien la añada, vamos, que no lo tengo en la ficha de cata que hicimos. Era un curso de cata y enología.
Me pareció un vino excepcional y creo, por lo que puedo adivinar al ver la foto del pastel, que también serviría para acompañar???.
Por cierto, el profesor lo compró en Hipercor, en una de estas que acaba "la feria de alemania" y ponen los productos a muy buen precio.
Un saludo.

J. Gómez Pallarès dijo...

No he tomado nunca ese Eiswein, PG, pero creo mucho en lo de los restos de stock y en las sorpresas. Tu profesor hizo muy bien y si uno intuye cosas por el estilo, hay que ir a por ellas!
Saludos
Joan

Publicar un comentario en la entrada