27 enero, 2008

Wittmann Kirchspiel 2005


Weingut Wittmann es una de las grandes bodegas de Alemania, situada en el pueblo de Westhofen, en la zona de Rheinhessen. Con una dilatadísima experiencia que arranca de 1663 (ahí es nada) es de las pioneras en el cultivo biodinámico de la zona. Por supuesto, como en casi todas estas bodegas, la riesling no es la única variedad cultivada (la silvaner, la albalonga, la pinot blanca, la pinot gris y, también, la Spätburgunder -pinot noir- tienen su hueco en la casa), pero sin dudarlo, la Diva es mi preferida. Y de entre las bodegas que la vinifican en seco, la Wittmann es una de las que ofrece mejores vinos a precios más que interesantes y con una calidad media muy alta.


De sur a sureste de Westhofen, en la colina de los viñedos (Wingertsberg), que protege a las uvas de los vientos del norte, se encuentran los mejores pagos de la casa: Aulerde, Morstein y Kirchspiel. De este último (mirad qué foto tan bonita), que se abre sobre el Rin como si fuera su teatro natural, proceden las uvas del riesling seco probado, el Wittmann Kirchspiel riesling 2005, sobre suelos de margas arcillosas y piedra caliza. Con 13% y muy poco azúcar residual (sobre los 7 gr/L), este 2005 se me antoja ya en un buen momento de consumo y a lo largo de este 2008 (el 2006, catado en junio de 2007, necesitaba todavía un buen año de botella). Por supuesto, puede ser guardado y mejorar no menos de 4/5 años.

Tiene un bello color amarillo algo pálido con reflejos verdosos, y su primera nariz exhala frescor por los cuatro costados: cítricos, con el pomelo, y también agua de rosas, presiden un conjunto en el que también tienen su parte importante los aromas de albaricoque maduro y de melocotón de Calanda. A sus 10-11ºC, en boca deja un rastro de frescor vegetal, de húmedo verdor muy agradable y ahí, precisamente, es donde encuentro yo su punto más fuerte. Su paso por boca es portentoso, con buen volumen, un resto delicado de carbónico y una expresión en posgusto grandes, muy grandes. Cuando sube un poco de temperatura, asoma una nota de avellana ligeramente tostada. Es un vino "peligrosamente" bueno, que se bebe con gran placer y que incita a más...Su precio, sobre los 32 euros, no es un aliciente añadido a cuanto os he dicho, es cierto, porque puede parecer caro. Pero se trata de un riesling de altísima calidad y, en mi opinión, muy recomendable.

Todas las fotos utilizadas son de la página web de la bodega Wittmann.

2 comentarios:

Lysios dijo...

Hola Joan, no he tenido la oportunidad de probar este básico de Wittmann, pero sí dos añadas del pago Morstein (2002 y 2003)y son realmente excelentes. El precio sube considerablemente a unos 50€ aprox. pero merecen mucho la pena, sin duda. El día 4 voy invitado a Girona a la cata de Vins Alemanys y Wittmann seguro que están, como siempre y espero probar todo lo que me dejen de la bodega(y de muchas otras, claro)ya comentaremos.

Un abraç i Salut

Roger

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Roger, será un placer poder verte de nuevo, esta vez en Girona. Si todo va bien, también estaré allí!
por lo demás, verás que he corregido el precio del Kirchspiel, que no es como el Morstein, pero casi. Lo confundí con el básico no adcsrito a pago.
En cualquier caso, el sabor y valor de este vino siguen siendo muy altos.
Yo creo que podrás probar, en Girona, hasta que las papilas gustativas te caigan!!!
Saludos
Joan

Publicar un comentario