24 enero, 2008

Slow Vitis '07 en perspectiva


Una reciente convocatoria en Enoteca d'Italia, huéspedes como siempre de los amables Alberto y Leo, acogió a quienes colaboramos en la organización de Slow Vitis '07. Cena "frugal", pan, embutidos, quesos, buenas tortillas, chocolates y algunos vinos muy interesantes, sirvieron de marco a un animado debate, primero de autocrítica sobre qué no había salido como esperábamos y, después, de proyección para las futuras ediciones. En el primer ámbito, agradecería yo mucho que los lectores de este blog que visitaron Slow Vitis '07 tuvieran la paciencia y amabilidad de dedicar un par de minutos a resumir bondades y defectos que detectaron en esta pasada edición. Queremos hacer crecer y queremos mejorar Slow Vitis como evento de referencia en España para los vinos que miman las cepas autóctonas y, también, combinan éstas con técnicas ecológicas o biodinámicas. Y para ello es importante conocer la crítica de todos. Nosotros tenemos que mejorar la difusión, sin duda; ampliar el horario de visita; mejorar el espacio para que acoja con mayor comodidad un mayor número de bodegas y de visitantes; valorar bien el tipo de comida que se sirve, si es que tenemos que servir comida, y un largo etc.


Y mientras se animaba el debate, se recordaba, se sugería, se apuntaba, Alberto oficiaba de maestro sumiller e iba abriendo esto y aquello. Confieso que yo tenía mi atención dividida (¡ya lo notaron, ya!) y sacaba de vez en cuando mi cámara y fotografiaba lo que íbamos a probar. No quiero convertir este comentario en una descripción detallada, pero aprovechando que el "Pisuerga pasa por Valladolid", aquí van un par de buenos vinos que probé por primera vez: el primero es un Valpolicella classico superiore 2005 de Bertani, hecho con la técnica del "ripasso". Esta técnica aprovecha las lías y hollejos, "residuo" de la vinificación de los amaroni y las hace pasar por el Valpolicella, al que, así, se le da un "repaso", un plus de cuerpo y estructura, de color y de calidad. Bertani lo hace de maravilla y este vino, novedad en la Enoteca, tiene un color rubí brillante, es limpio y atractivo, huele a especias (clavo, cayena algo dulce), también a cuero noble y tiene unos taninos algo pequeños pero suaves y bien estructurados. Lo disfruté.


El segundo vino que me gustó mucho fue este Cantina di Custozza, Custodia Santalùssia 2004. Se trata del "vilipendiado", poco apreciado bianco di Custozza, pero que ha sido hecho con las uvas pasificadas (en la página web de la bodega no cuentan más y dado el tono de la crónica, no busco más) y, diría yo que en alguna variedad (la tokaj, pongamos por caso), con algo de botrytis. El vino presenta un bellísimo, puro y brillante color amarillo, entre el ámbar y el oro viejo (de moneda de galeón), y tiene un paso algo glicérico en copa (y en boca también), pero ágil al mismo tiempo. Fondo de cítricos (mermelada de naranja amarga, piel de mandarina) sobre un recuerdo vegetal (algo de musgo en el bosque otoñal, tanto en nariz como en posgusto) y de caramelos balsámicos, con un paso vivo por boca y un punto entre la crema de maní y el turrón de jijona en posgusto y con la temperatura algo alta ya. Un vino muy placentero y que puso digno broche a una "dura" sesión de trabajo sobre el próximo Slow Vitis.

6 comentarios:

IGLegorburu dijo...

Hola Joan, cuando hablas del Cantina di Custozza nombras como una variedad a tokaj ¿Te refieres a la zona con las uvas Furmint o Harsevelu, o a esa uva que en Alsacia por ejemplo llaman así y que creo que se refiere a la Pinot Gris?

Un saludo

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Iñaki,
en efecto, se me ha escapado llamarla así cuando, de hecho ya está prohibido ese nombre en Italia. La uva es la tokai (con perdón) friuliana, que no tiene una relación directa (según los estudios y libros que he leído), aunque así se pensara hasta los años 80, con la Tokay pinot gris alsaciana, que corresponde (en Italia), con la pinot grigio, ni con la llamada Tokai Princesse francesa también (que es la furmint).
Este tokai friuliano, que tenía que llamarse simplemente "friuliano" (por la entrada de Hungría en la UE, y la confusión creada con sus vinos) tiene que ver con una antigua cepa francesa llamada Sauvignonasse o Sauvignon vert, que anduvo plantada en el Bordelais hace muchos años. No sé yo que nadie la mantenga viva, pero en las tres Venecias es una de las uvas de prestigio y más queridas.
Saludos
Joan

Enoteca d'Italia dijo...

Querìdo Joan,
es verdad, ya no se podrà llamar mas Tocai Friulano... solo Friulano. pero para todos nosotros es Tocai y siempre serà Tocai.
En relación con "maestro sumiller": gracias para el apellido pero es demasiado para mi, que solo tenìa mucha sed ;)
y gracias a ti para las truitas de encanto que traiste que acompañaron de encanto los vinos.

hasta pronto,
Alberto

J. Gómez Pallarès dijo...

Tenía la duda, Alberto, sobre si al final había quedado sólo "friuliano" porque hubo mucha discusión sobre eso, sobre si ese adjetivo no servía para designar a un tipo de uva, etc.
Bien, queda claro, pues que para todos es "tokai friuliano" pero que no se puede escribir "tokai friuliano", eh?!, sino solo "friuliano".
Por lo demás, siempre que estoy en vuestra tienda, estoy como en casa, rodeado de amistad y de tantas cosas buenas...
Un placer como siempre.
Ciao!
Joan

La Guarda de Navarra dijo...

Como siempre un placer. un libro abierto.
Ya contarás si tendremos el placer de verte en TV.
Saludicos.

J. Gómez Pallarès dijo...

La verdad, amigo La Guarda, es que me ha sorprendido mucho ese mensaje y primero he pensado que alguien se quedaba conmigo. Pero no, yo sabía de la existencia del programa y quien firma el mensaje, existe y he hablado hoy con ella. Espero que cuaje la idea y una fecha y pueda vivir esa experiencia que será sin duda muy interesante.
A ver...
Un abrazo
Joan

Publicar un comentario en la entrada