06 enero, 2008

¡Reyes enófilos!


Y resulta que yo pensaba que hasta mañana no había "cita" con mis amigos lectores...pero es que no me resisto, siquiera brevemente, a presentaros los dos últimos artilugios del mundo del vino, que me han traído los Reyes Magos (cada vez más tirados, en mi casa, al tema del vino: no sé si preocuparme...). En primer lugar, ha caído una nueva chaqueta de frío de la casa Balvi. Es grande, lleva el imprescindible velcro para adaptarlo a varias medidas de botella y una decoración alusiva a nombres de variedades. Cuano uno no tiene hielo suficiente para el cubo, siempre viene bien tener una chaqueta de frío en la nevera. Esta será muy práctica y no es fea.

El segundo regalo es más "sofisticado". Se trata de uno de los aparatos que comercializa Vinoglobe: se trata de un mecanismo que permite que el vino reciba un mayor aporte de oxígeno antes de entrar en la copa. En la página web de la empresa hay un vídeo que lo muestra muy bien. Por supuesto, no sustituye a los decantadores, pero en ocasiones en que abres una botella que sabes que no se consumirá por completo (a mí en casa me pasaa veces), pero para la que crees necesaria una buena oxigenación, puede que este aparato sea útil. Hoy mismo lo probaré y os lo comento.

4 comentarios:

manuel dijo...

Happy TriKing!

Lo que no entiendo es que la chaqueta de frío lleve nombres como "tempranillo", "merlot" y "nebbiolo" cuando en realidad el uso de una cosa así es más con blancos que con tintos...

En cuanto al otro artefacto, pues, tener un "Michel Rolland personal" es algo con que siempre he soñado secretamente. Ya sabes, "¡micro-ox, miicro-ox, micor-ox!":-)


Los reyes siguen presos, por cierto. Han mandado sustitutos.

M.

J. Gómez Pallarès dijo...

Muy bueno el juego de palabras, Manuel. Ya se sabe que por aquí la Epifanía o la Beffana tiene un valor que no tiene en NYC!!! Aquí parece que el mundo se haya parado, más que por Navidad!!!
Lo de los nombres de la chaqueta de frío es un bonito "contrasentido", ene fecto, que demuestra el nivel de conocimiento de quien lo ha diseñado: eso lo hace más divertido!!!
Lo del otro artefacto, ha sido divertido: hoy lo he estrenado con un Robert Weil riesling Spätlese 2004 y ha funcionado bastante bien. Y el jarreo que le proporciona al vino es muy notable, tanto cuando sale de la botell acomo cuando entra. El vídeo lo enseña muy bien!
Y sobre los reyes, aparte del presidio, me apetecía mostrar cuánta razón llevaba el cuento de tus compatriotas!!!
Los sustitutos, claro, son impostores. Hacen lo que pueden pero no dan abasto. Y se equivocan de pedidos. Y etc. Un desastre, vaya.
Saludos!
Joan

RamonN dijo...

Joan, yo tengo este artilugio, o uno parecido al que distribuye Vinoglobe, y cuando lo adquirí, creo recordar que el
vendedor me contó que su función era la de que viéramos cuando los posos de la botella empiezan a bajar, con lo que
puedes "cortar" en este instante, lo cierto es que lo he utilizado una sola vez a pesar de lo práctico que resulta en este
sentido.Permíteme dudar de su eficacia como oxigenador del vino:donde haya una buena muñeca...,

slts (i bon Any)

rnr

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Ramon, molt bon any!!!
Ni se me había ocurrido lo de la posibilidad de usarlo para esa función, Ramón, la verdad. Pero pensándolo seguro que es útil en ese sentido: el vino cuando sale de la botella queda retenido unos segundos en la esfera antes de caer a la copa y eso que la página web de Vinoglobe vende como oxigenación (que lo es, pero ahora iré a eso), sirve también para lo que te comentaron a ti.
Sobre la función básica por la que comercializan este artilugio, sólo he tenido una experiencia, la de uno de los vinos del dia de la Epifanía. Se trata de un Robert Weil Riesling Spätlese del 2004. Y creo que la cosa no funcionó mal, pero ojo, no tanto (la oxigenación, que no decantación), cuando cae en la copa sino cuando el vino que no se vierte en la copa pero es retenido por la esfera, vuelve a la botella. Entonces sí hay un buen jarreo.
Pero vaya, lo dicho: donde haya una muena muñeca o un decantador adecuado. Los beneficios de este artilugio se situarían en aquellos vinos en que no vemos claro si conviene decantarlos o no.
Saludos! Y recuerdos a tu santa!
Joan

Publicar un comentario