01 enero, 2008

La última cena (¡del año!)


En casa de unos queridos amigos que insisten en querer ensuciar su cocina con nosotros, pasamos la última noche y cena de 2007. Al estilo del anglosajón "take a dish, take a bottle party" y presididos por un excelente surtido de panes muy bien servidos, las aportaciones fueron de lo más lucido: un salmón marinado en casa, de extraordinaria textura y sabor; unos caracoles de mar, hervidos y servidos fríos; una ensalada con bogavante, refrescante y muy original; una deliciosa quiche con cebolla confitada (estilo "Zwiebelküchen") y panceta ahumada y otra con jamón dulce y queso, delicada; unas navajas a la plancha, muy sabrosas; un carpaccio de ternera y unas vieiras marcadas a la plancha con alcachofa marinada (excelente trasunto de una receta de C. Gaig) y etc. Aportaciones vínicas hubo varias, pero puesto que estamos en "crónica de guerrillas" y escribiendo desde la trinchera, me quedo con la recomendación de dos vinos extraordinarios, que casaron de maravilla con alguno de los platos:

en primer lugar, el mítico, por todos narrado y por NADIE guardado (no iba yo a ser menos, ¿verdad, compañeros?) Do Ferreiro Cepas vellas 2006. De color oro pálido, es un albariño de cepas muy viejas y que sabe a eso, a albariño, con maravillosa pureza: heno cortado, prado húmedo, flor de geranio, boca única, algo untuoso, graso y opulento, con un cuerpo enorme y un posgusto brillantemente amargoso. Este Do Ferreiro de Gerardo Méndez, que todos los amantes del vino debieran probar, casó a la perfección con las navajas a la plancha, con los caracoles de mar y con la ensalada de bogavante.

En segundo lugar un riesling de antología, del Rheingau, de Peter Jakob Kühn, 2005 Oestrich Doosberg trocken, un vinazo con una mineralidad fósil que empieza contundente pero que, incluso sin decantar (abierto casi una hora antes del servicio), se vuelve sutil y deliciosa. De color paja casi dorada, madura, aporta ese queroseno clásico, riesling en pureza absoluta, con notas de cítricos y de mandarina, algo de ceniza y un poco de queso de cabra "staggionato" italiano. Con un enorme volumen en boca y una buena acidez y frescor, fue un gran compañero del pastel de cebolla, siguió razonablemente bien con el salmón y, para mí la gran revelación de la noche, acabó en apotesosis con la alcachofa y la vieira. Ésta última es una combinación que os propongo ya, pero que pienso profundizar: el ligero amargor final de este riesling seco encajó de maravilla con el de la alcachofa.



Por supuesto, hubo otras muchas cosas deliciosas (por ejemplo, un aromático turrón nata-nueces de Can Faixas, con MR de Telmo Rodríguez), pero la mejor de todas ellas, sin duda (sobre todo, tras haber repasado los resúmenes informativos de 2007), fue largar al año 2007 con viento fresco y dar la bienvenida al 2008 en la mejor compañía posible (mi familia, amigos queridos y nuestros hijos: en la foto, la sal de la tierra). Por muchos años podamos hacerlo. Dixi. Abei.


15 comentarios:

encantadisimo dijo...

Perdona Joan, pero yo tengo botellas de Do Ferreiro Cepas Vellas 2006 y no he abierto NINGUNA:-)).

J. Gómez Pallarès dijo...

Eres el único de los que suelo leer que NO lo ha hecho!!! (creo, vaya).
Por supuesto, yo guardo alguna botella para poder comparar dentro de algún tiempo. Y la verdad es que valió mucho la pena el primer impacto olfativo de este vino. Estoy seguro que los que vengan en los próximos años lo mejorarán y ya veremos en boca cómo evoluciona, porque ha empezado el asunto muy alto.
Saludos
Joan

IGLegorburu dijo...

Ya somos dos, encantadísimo. Vinieron tres botellas desde Galicia y ahí siguen...esperando que se les pase el mareo (aunque creo que seguirán algún tiempo en espera)

Un saludo

Carlos Rodriguez dijo...

Bueno, bueno, Joan te has animado a probarlo. Por lo que cuentas, veo que no lo has encontrado tan cerrado como he leido en algunas notas de cata y lo has percibido ya en una grandisima forma, no digo yo que dentro de un tiempo estará mejor, que no lo dudo, pero creo que ya muestra que es un gran vino, yo por lo menos ya he probado varias botellas (suerte de ciertos restaurantes por aquí más algunas que he comprado)y está a un gran nivel. Y para saber lo que guardamos en la cava, hay que abrir al menos una botellita, no? además ya te llegaban los dientes al suelo de tanto leer y no haberlo probado, jeje.
Saludos

Tiriti dijo...

Feliç 2008! Molts anys i bons!

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues el reposo de las mías se hizo en Cuvée 3000, que las distribuye en Catalyunya y en ese entido estaba tranquilo. Y después me dije aquello que Horacio viene predicando desde hace más de dos mil años: carpe diem, quam minumum credula postero, y me he dicho "mira que si de ta un papatús y no has probado esta maravilla". Y de ahí a preparar la botella, un paso, vamos. El resto, a reposar un cierto tiempo, eso también!
saludos, Iñaki, y feliz año!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues sí, Carlos, la verdad es que no se mostró en absoluto cerrado. Con seguridad irá evolucionando unos añicos para bien, pero esta primera botella estaba ya bien expresiva y, quizás más que en nariz, que también, muy golosa en boca.
Y lo de los dientes, pues claro!!! La envidia es uno de los motores principales de mi actividad!!! Tanto oir hablar y leer de este 2006...
Saludos
Joan
PS. Espero que tu santa ande mejor!!!

J. Gómez Pallarès dijo...

Gràcies, company!!! I igualment, és clar, que ens poguem seguir llegint i tu, regalant-nos amb cosetes bones!!!
ja veig que has participat, de nou, en el bany d'any nou del C.A.Barceloneta!!!
Salut!
Joan

Carlos Rodriguez dijo...

Pues si Joan, parece que ya volvemos a la normalidad, y mi mujer parece que ya casi está al 100%, gracias.
Saludos

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues me alegro un montón y me gusta empezar el año con una buena noticia!
Un abrazo
Joan

Herr Direktor dijo...

¿El escoger albariño y riesling fue fruto de la casualidad o algo preparado? ;-)))

Ese Do Ferreiro (yo todavía no he podido hacerme con un Cepas Vellas) es una auténtica pasada y lo mejor es que las veces que lo he disfrutado en restaurante encima lo he podido hacer a precios de x1,5 con lo cual el disfrute ha sido mayor!

De P.J.Kühn podríamos decir que "progresa adecuadamente", se empieza a notar en sus vinos, desde el 2004 unas buenas maneras de hacer que creo, también gracias al año en cuestión, se ven consolidadas en el 2005. Como bodeguero, siempre lo he dicho, me sirvió para adentrarme de forma fácil en el mundo de los rieslings, son vinos, sobretodo los dulces, fáciles de entender. Fíjate Joan, por los datos que tengo, el azúcar residual del 2002 estaba en 11 gr/l!!! y el cambio los 2004 y 2005 ya bajan a valores de 4,9 y 5,5 respectivamente.
Me sorprende (y me lo creo!) de todas maneras que un vino así haya ido bien con las alcachofas, yo siempre hubiera pensado más un vino con más azúcar residual (un semiseco o un kabinett), pero claro no contaba con ese amargor final que dices deja el Doosberg del 2005... En cualquier caso otra referencia más (a parte de los ya comentados generosos) para acompañar platos de alcachofa.

Echo en falta algún comentario más de ese MR que disfrutasteis...

¿y qué narices les estabas explicando a los "enanos"? ¿no sería algún latinajo? :-)

J. Gómez Pallarès dijo...

Hombre, Herr, que estas "hablando" conmigo!!! Por supuesto, fue buscado e intencionado. Y sí, sobre el cepas vellas, ya comentó en su momento Polakia que lo había disfrutado a un precio muy adecuado en restaurante. A ver qué día lo pillo, pero que sea 2005, por favor...
Y sobre el azúcar residual del Kühn, me das una alegría. Ya tenía yo claro que era muy bajo, más bajo que en años anteriores, pero como me prometí a mí mismo no documentar estas notas de guerilla, no lo he ido a buscar!!! Ese bajo porcentaje de azúcar residual es el que lo convierte en buen compañero del salmón, por ejemplo. Y el amargor, Herr, me dejó algo perplejo, la verdad, porque se atacaba en las partes laterales de la lengua, algo poco habitual en mi experiencia con rieslings. Y esos recuerdos a piel de membrillo...interesante, aunque algo nuevo para mí. Eso sí, el amargor era complementario con el de las alcachofas, deliciosas, porque éste había sido "rebajado" con horas de sazón en aceite...
Y ya me gustaría a mí que los "enanos" se quedarán así embobabdos si les contara una historia de latines!!! Es que la supercocina tiene una tele en la pared!!! Y no sé ni qué echaban, pero andaría entre APM y Polònia!!!
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Por cierto, Herr, estaba escribiendo el comentario del F. Haag que acabo de colgar y se me han cruzado los cables sobre el descriptor del amargor. Éste, amargor aquí descrito, es el que corresponde al Fritz Haag que acabo de publicar ahorita mismo. Perdona la confusión!
Joan
PS. Y buenas noches, ya!

Herr Direktor dijo...

Ahhhhh!!! aclarados ambos puntos: el amargor y la tele de los enanos, me quedo más tranquilo, sobretodo en el segundo caso!

;-)

J. Gómez Pallarès dijo...

Alles klar und deutlich, nich war?
Viele Grüsse!
Hans GK

Publicar un comentario en la entrada