20 enero, 2008

Keiko san


Reconozco que cuanto mayor me hago, más me atrae el arte de la luz, la fotografía. Me reconozco incompetente, tanto como voraz consumidor de belleza capturada a través de su luz con una cámara, sea del tipo que sea. Y me veo intentando comprender los puntos de vista de mis fotógrafos preferidos. Desde que escribo en este cuaderno, además, me atrae la fotografía de la comida y del vino, de los ingredientes y de las vides, de las montañas que las albergan y de las huertas que los producen. Por eso abrí una sección dedicada sólo a fotos. Y por eso tengo entre mis blogs de cabecera el de Keiko, que nació en Japón pero vive en Suffolk. Ha pasado unos meses fuera y sin publicar, pero ya vuelve a estar "entre nosotros" y su calidad excepcional como fotógrafa, su sensibilidad, vuelven a surgir con fuerza y, al mismo tiempo, con delicadeza. Su blog, Nordjlus, es una visita obligada para temperar el espíritu y reposar la vista sobre imágenes que te atraen tanto como te sosiegan. No dejéis de conocer a Keiko san.

2 comentarios:

Iesus dijo...

Gracias por hacerme conocer a Keiko, Joan: sus claroscuros y presencia-ausencia en primer plano-segundo plano (¡tan cercano, tan lejano!) me han cautivado. Añadiré su página entre las de revisión constante.
Un abrazo

J. Gómez Pallarès dijo...

Ya me extrañaba a mi que, ahí, en el espacio exterior, no hubiera nadie sensible al tema y a esas fotos, como para dejar una "huella" aquí.
Tú que eres además del sector y loco por la fotografía, verás qué cosas hace la señora: hay una serie de Turquía alucinante. No siempre el tema es la comida, claro, pero en esta serie japonesa, por ejemplo, hay una foto de cuchillería, estupenda!
Un abrazo
Joan

Publicar un comentario en la entrada