31 mayo, 2007

La cuina del Raval


La Cuina del Raval. Receptes de barri, de Salvador Moré, Editorial La Magrana, Barcelona, 2006, es un libro que se adentra en los secretos y entresijos de la nueva "civilización" que está surgiendo en el barcelonés barrio del raval (vulgo, antiguo Barrio Chino de la ciudad). Se trata, por una parte, de un barrio que el Ayuntamiento se ha empeñado en abrir al cielo y al mar, derribando calles, creando plazas, abriendo ramblas. Por la otra, y dados los precios el m2 (¡ahora ya no tanto!), fue un barrio al que llegó muchísima emigración procedente de todo el planeta. La gente lleva consigo sus costumbres, su morriña, su saudade, y la forma más noble en que ésta se sustancia es comiéndotela. Bien, pues resulta que Salvador Moré ha tenido la buena idea de recoger recetas de todo tipo, que ha ido probando en sus excursiones por el barrio: catalanas, mallorquinas, asiáticas, suramericanas, africanas, etc. El libro presenta un riquísimo y muy variado panorama que me propongo poner, paulatinamente, en práctica.

¿Y por qué os cuento todo esto? Pues en segundo lugar, para que sepáis que existe este estupendo libro. Pero en primer y destacado lugar, para agradecer a TIRITI que me lo haya obsequiado. Resulta que este inclasificable, divertido, original y amable recorredor de cualquier estancia gastronómica previa que lleve directamente al infierno, tiene la buena costumbre de ir organizando, desde su blog, concursos/sorteos en que siempre acaban repartiéndose libros de gran interés (para quien se apunte, claro). Y resulta que un servidor, al que JAMÁS toca nada, resultó agraciado en un sorteo posterior a Sant Jordi, con el libro de Moré. Tras un viaje, y de vuelta a casa, lo recibo, lo hojeo con regocijo y, tras agradecer públicamente a Tiriti su generosidad y desvelos, me propongo disfrutarlo a fondo.

La foto de verduras africanas procede de remember.m6blog.fr/

29 mayo, 2007

Mas Doix 2003



Siguen en casa los experimentos con el grano de arroz vialone nano de Ferron. En esta ocasión, unos queridos amigos reencontrados "sufrieron" la siguiente receta, de risotto con sepia: sofrío cebolleta y cuando queda transparente, añado puerro y unos ajetes (siempre con un poco de AOVE y, a cada ingrediente que añado, una pizca de mantequilla y de sal); cuando está en su punto de transparencia, añado la pulpa de tres tomates pasada por el tamiz (algo más de sal, orégano y una pizca de azúcar); siguen las salsas de la sepia y se va amalgamando todo; prosigo con una reducción in situ de un buen vino blanco (en este caso, verdejo 2006 de Oro de Castilla) y cuando el perfume del vino indica que se ha evaporado ya el alcohol, añado la sepia troceada pequeña. Cuanto está en su punto (no en su cocción perfecta, pues ésta la acabará con el grano de arroz), añado el arroz y lo sofrío unos minutos. Inmediatamente, a fuego vivo añado el fumet de pescado (que preparé previamente) y mantengo el fuego vivo (sin tocar el arroz) durante cinco minutos. El resto de la cocción (con un poco más de mantequilla a mitad de camino) la hago revolviendo constantemente el grano. Si necesita un poco más de fumet, se lo añado: la cocción de este grano suele durar unos 20 minutos por lo menos. Cuando está en su punto, cierro el fuego y dejo reposar unos tres o cuatro minutos el risotto. El resultado, a la vista está: delicioso.



Nuestros amigos trajeron una botella de Mas Doix 2003 y aunque no era lo que tenía yo inicialmente previsto, pensé que el proceso de la farsa del risotto había ofrecido un concentrado tan sabroso, que el "diálogo" con este auténtico priorato de lujo tenía que quedar bien a la fuerza. Decantación (media hora antes) y a comer!!! El resultado fue espectacular (no me detengo a explicar las características de este vino: ya he hablado de él en otras ocasiones y tenéis, además, su página web), sobre todo porque, a pesar de ser un priorato de pura raza contemporánea, con una buena concentración de pigmento y una paleta apabullante de olores y sabores, es un vino fresco en boca, cuyos 14,5% no pesan para nada en el armazón del vino. Es ideal servirlo a unos 16-17 grados y confirma aquello que los que tenemos experiencia en los prioratos sabemos bien: no hay que precipitarse en su consumo. Este 2003 empieza a estar en su momento bueno (no diré todavía óptimo) en 2007, pero dos años más de botella en condiciones le sentarán como guante de seda.


Es un vino que te ofrece el alma del mejor Priorato: no es muy cubierto, sino más bien de capa media-alta. A copa parada es de una mineralidad total, envolvente, seductora: rompe un trozo de pizarra en un rincón de sotobosque cubierto de tomillo, orégano y agujas de pino en una tarda soleada, tras un poco de lluvia, y olerás este vino. Siguen aromas de clavo de especia, mezclados con el dulzor de la compota de arándano negro, toques de violeta y pinceladas del tabaco negro que nuestros abuelos fumaban en cigarrillos que ellos mismos liaban. Remata el conjunto el aroma, suave pero fragante, del hinojo salvaje. Es un vino que no para de crecer: lo tienes una hora ante ti, entre decantador y copa y no decae por un solo instante, sigue creciendo y manteniendo íntegros sus matices. Además, su posgusto es muy largo y te llena la boca como hacía bastante tiempo no recordaba yo en un priorato. Fue un extraordinario compañero del risotto que preparé sin saber que era para él.

Alguno de los lectores de este blog pensará que no soy objetivo, pues sabrá de mi amistad y vinculación con quienes, entre paciencia e infinito amor a las viñas de sus padres y abuelos, hacen este vino. Pero quienes me conocen saben que suelo decir lo que pienso de los vinos que cato. Si me gustan mucho lo digo; si me gustan menos, lo digo también, aunque intentando ser constructivo y no herir a nadie; si me entusiasman, tampoco lo callo. Mas Doix 2003 pertenece a estos últimos y su precio en tienda (70 euros), caro para algunos bolsillos, muy caro para otros (los míos, por ejemplo), merece ser pagado en aquellas ocasiones en que uno se quiere reconciliar con el trabajo muy bien hecho en el viñedo y en la bodega y, casi, entrar en simbiosis con la diosa Tierra y sus secuaces Baco y Sileno.

27 mayo, 2007

Ceci n'est pas une pipe


Andaba yo repasando los comentarios a vinos realizados por mujeres que los colegas franceses publicaron ayer (excelente resumen en el blog de Emmanuel Delmas), cuando me topo con el inefable y siempre lleno de humor blog de Olif. Una de sus metáforas" para hablar de vino y mujeres es, ni más ni menos, que esta foto de Chema Madoz (Madrid, 1958, uno de nuestros artistas fotógrafos de más renombre). "Copa de vino" se titula la fotografía y Chema, que destila Magritte por los cuatro costados (dicho sea de paso, se trata de uno de mis artistas preferidos), anuncia que "no todo es lo que parece" y profetiza que "ocultos entre la cotidianeidad surgen nuevos mundos". La foto, la manera de ver las cosas de Chema, este apasionante redescubrimiento de una nueva cotidianeidad, su especial "joie de vivre" (tan bien reflejada en esta "copa de vino", fuente de placeres innúmeros donde los haya), me han alegrado una anodina tarde de fin de semana. Vaya con ellos mi agradecimiento, junto con la felicitación a Chema por su apasionante obra: ¡no dejéis de visitar su web!

26 mayo, 2007

Tormentas sobre Castilla


Una imagen como ésta (tomada de castellae) puede ser bella, evocadora, enigmática, cautivadora, mística, cuanto queráis que nos recuerde los orígenes del universo, la tierra en su nacer convulso y desenfrenado, los dinosaurios paseando al anochecer, pero...

también puede ser el terrible anuncio de inundaciones, de lluvias de 30 litros caídas en 30 minutos sobre los mayores viñedos de Europa (en Castilla-La Mancha: foto de Noticias de Álava), de granizadas caídas sobre los viñedos de Ribera del Duero (no menos de un 17% de la cosecha, irremediablemente perdida), que van a comprometer muy seriamente el trabajo de varios años y la suerte de no pocas viñas y productores de la zona. Todo ello ha sucedido en la semana que ahora acaba y no quiero dejarla sin mandarles, a todos ellos, mi sentimiento de solidaridad y de pena compartida, junto con mi simpatía.

25 mayo, 2007

Pago del Vicario merlot dulce 2004


Les vendredis des Vins #3: Les Vins de Femmes

Una de las vinificaciones que me traje de la bodega de Pago del Vicario que más me apetecía probar es la que se presenta en esta botella de medio litro, con 14,5%. Se trata de un vino dulce natural, fruto exclusivo de la maduración de las uvas en la planta, de su concentración en azúcares y de su vendimia tardía (inicios de octubre). Se consigue preservar el azúcar gracias a una maceración pelicular en frío de 24 horas y una fermentación de 15 días a temperatura controlada.


Color de la compota de arándanos negros, con una capa alta y una lágrima bastante densa, que cae en la copa por caminos algo separados. Aromas intensos, a copa parada, de aceitunas muertas de Aragón, de kalamatá, de paté hecho con ellas. Gran fragancia, elegante, del perfume de las violetas, junto con notas de café torrefacto, dulzón, y tabaco maduro de Virginia. En boca es deliciosamente fresco, algo seco y astringente, pero con unos taninos peligrosamente placenteros. En posgusto, asoman con persistencia los aromas del orégano y de la ciruela pasa. Largas caudalías, no menos de 12.

Aunque la bodega recomienda, por ejemplo, tomarlo con un buen guiso de cordero (yo me tomaría así, sin duda, un buen amarone della valpolicella, y creo que es un buen consejo, pues la acidez y frescura con, al mismo tiempo, gran personalidad tánica de estos vinos permite una buena armonía con las carnes con personalidad), yo lo he bebido a unos 12 ºC con un exquisito pastel de chocolate, realizado por mi santa. Se trata, sin la menor duda, de un vino muy recomendable, digno compañero de los mejores monastrells dulces del sur del Levante y de los matarós del Maresme catalán. Tras el pastel de chocolate, y en días sucesivos, he hecho pruebas con un manchego semicurado de Villadiego y con un queso de cabra y oveja (madurado durante cuatro meses en cueva) de las cumbres grancanarias: en ambos casos, este merlot dulce ha estado a gran altura.


Foto de flor de violeta BY mavikelebek; foto de pastel de chocolate BY Vivaldi.



Este comentario forma parte de la convocatoria "Les vendredis des Vins #3: Les Vins de Femmes", que Emmanuel Delmas coordina para este 25 de mayo. Está cariñosamente dedicado a Susana López Mendiondo, enóloga de la Bodega Pago del Vicario, con quien no tengo más gusto que el de sus vinos, ¡que no es poco! AD MVLTOS ANNOS!

Nota bene
: aux amis en langue française qui veuillent lire cet page en français, je viens d'y introduire un link pour un essai de traduction en français. Les résultats me font rougir comme philologue, mais...je m'offre en même temps pour resoudre des doutes. Merci bien de votre attention!

24 mayo, 2007

MEMENTO


Por supuesto, jamás hay que llegar a los extremos de este divertido chiste, pero no quiero dejar de recordar a las amigas y amigos lectores de este blog que dentro de una semana, el día 1 de junio de 2007, de las 0 a las 24 horas (locales de Barcelona) estaremos con

IBEROAMÉRICA EN CATA: EL DÍA DEL BLOG #1

¡¡¡Sólo espero no terminar así, pero ojalá se apunte mucha gente y me mande los enlaces a los comentarios que habrá publicado!!!

La viñeta procede de www.w-uh.com y el extinto blogger de Esalazioni Etiliche.

22 mayo, 2007

Loritos con Ovidio García rosado 2006


Lorito, galán, pámpano, "lluritu", raor...en dos palabras xyrichthys nouacula, un pescado de la clase de los osteícticos, del orden de los perciformes, de la familia de los lábridos, que levanta enormes pasiones en las Baleares y en algunas zonas del Levante, no tanto en el sur. Único de los lábridos que habita suelos arenosos, donde se alimenta de invertebrados y de pececillos, es un hermafrodita proterogínico (pobrecito): cambia de hembra a macho cuando llega a los 17 cm y cambia, también, de color, de un tono más rojizo a uno verdoso-azulado.


Cualquier cosa escasa que levanta pasión tiene un precio elevado, ya se sabe: nuestros amigos mallorquines nos lo tenían avisado "no hay pescado mejor, más sabroso, más delicado, más suave que el raor". ¡A 49 euros el kg! En fin...para el capazo, enharinado y frito, que es la mejor manera como aconsejan consumirlo, hizo las delicias de la familia entera, aunque tocara apenas a una tapa por mandíbula. Si lo véis en vuestro proveedor habitual, no lo dudéis: a por él. Su acompañante fue, en esta ocasión, un buen puñado de "sonsos" (lanzones, gymnammodytes cirerellus), fritos con el truco de nuestra pescatera: la harina se tira en la paella donde se fríe.

Para acompañar esta frugal comida sabatina, tiramos de Cigales. Un rosado de Ovidio García 2006, denominado "Pasión", que se presenta con 12,5% y representa, para lo bueno y para lo malo, la mejor tradición del clarete de la zona. Dudaba mi amigo de Vinus et Brindis (Santa María del Mar: la mejor tienda de la franquicia en Barcelona para mi gusto, por la persona que tiene al frente) sobre que aquello que leíamos en la etiqueta fuera "legal" (80% tempranillo, 20% entre albillo y verdejo), pero una vez consultado el reglamento de la DO (art. 15.1), constato que aquello que hace O. García es, exactamente, aquello que permite la DO: se trata de un rosado "cigales nuevo", para el que es obligatorio, por lo menos, un 60% de tempranillo y un 20% de las variedades blancas permitidas en la DO. De capa baja y color muy de Cigales, entre la piel de cebolla algo subida de tono y la cereza a medio madurar, presenta aromas muy suaves (a copa parada) de fresa del bosque y poco más. Su punto más fuerte (entre comillas) es, más que su paso por boca (acidez algo subida, aunque con un agradable aire de frescor y de juventud), su posgusto, amplio y poderoso, con aires de caramelo de fresa, de fresón maduro y de zarzamora. Se trata de un vino correcto (algo menos de 4 euros la botella), aunque algo inexpresivo. La verdad es que los loritos le vinieron grandes: uno no termina de aprender nunca.


20 mayo, 2007

Cigales en primavera


Andrew Barrow (Spittoon) es un referente mundial de los blogs sobre comida y vino. Su página es de las más cuidadas, de las más universales (comenta todo de todo el mundo) y de las que, además, más y mejor trabaja el tema de la imagen: creo que éste es un punto fundamental. Este medio de comunicación, el "cuaderno de anotaciones" informático, que permite unir, en un solo formato, las bondades de la palabra escrita con el intercambio abierto y franco de opiniones a nivel mundial y de forma instantánea, tiene su clave (una de las que más me atrae a mí) en la imagen. Una buena descripción de un vino y de una comida que llame la atención de los lectores y suscite el intercambio de pareceres, junto con unas imágenes atractivas, es un "cocktail" por ahora único.
Y Andrew, además de reputado crítico de vinos, es extraordinario fotógrafo. Siempre estoy muy atento a los "puntos de vista" de su cámara fotográfica y hace unos días ha empezado a publicar unos reportajes sobre la zona norte de Valladolid (sobre todo la DO Cigales), fruto de su estancia en los premios Zarcillos, que os recomiendo sinceramente. Sus fotos me han gustado tanto, que le he pedido permiso para poder publicar alguna en este blog, en la sección "Mis fotos preferidas". Y él, muy amablemente, me lo ha dado. Este paisaje en claroscuro de campos de cereal, campos en barbecho y viñedos que empiezan a verdear, me ha cautivado de lleno. Espero que lo disfrutéis tanto como yo.

18 mayo, 2007

Novedades en la compra en red



Hacía tiempo que no se daba la feliz circunstancia de que pudiera reseñar dos nuevas y, creo, muy prometedoras incorporaciones en el apartado de compras a través de internet. Todos sabemos y lo hemos hablado no pocas veces, que muchos de nosotros vivimos en lugares con difícil acceso a grandes tiendas de vinos. Para muchos, pues, una de las esperanzas mayores de ir degustando buenas cosas de todo el mundo se encuentra en el comercio de vino a través de la red, con servicios especializados posteriores de entrega a domicilio.
Los dos proyectos han sido ideados por amigos y me es muy grato haceros de ellosuna presentación conjunta. Ambos están empezando durante estos mismos días y ambos, además, buscan sobre el terreno, la localización y comercialización de buenos vinos.


Por una parte, tenemos la nueva empresa de Lionel, que se llama CEPAVINIS. Basa su potencial en un buen conocimiento de Francia, su tierra de origen, y privilegia en su portal, la selección de vinos de la Borgoña y del Rosellón, con algunos apuntes muy interesantes del Sauternais y de Gaillac. Por supuesto, también hay una gran presencia de Catalunya y de Castilla-León, con buenas pinceladas de Aragón, La Rioja y Navarra. BCNWINE, la nueva empresa de Stephen y Albert, nos ofrece un portal geográficamente más ambicioso, con un motor de búsqueda por zonas, tipos de vino, uvas y precios. Abarcan desde Alemania y Argentina hasta Sudáfrica y los EUA, pasando por toda Europa (emergente Inglaterra incluída).
Os onvito a que les pongáis a prueba e intentéis, gracias a su ayuda y servicios, poner nombres y etiquetas a las botellas de vuestras apetencias. Estoy seguro de que, con un poco de rodaje, se convertirán en dos nuevos portales para la comercialización de vino muy a tener en cuenta: ¡bienvenidos al mundo y éxitos, amigos!

NOTA BENE: por razones técnicas, la puesta en marcha de BCNWINE ha quedado pospuesta al 4 de junio próximo. Que nadie se extrañe, pues, si el enlace no está todavía operativo. Gracias por vuestra comprensión.

16 mayo, 2007

Alma de Tobía rosado 2006



Bodegas Tobía, en San Asensio (Rioja alta) es un buen ejemplo de cómo reconducir, con paciencia, esmero y mucho trabajo, una tradición vitivinícola familiar basada en los vinos de cosecha y en el control de los viñedos ajenos. Oscar Tobía le ha dado un nuevo e importante aire a esta bodeja riojana y los buenos resultados van llegando. Me atrevería a decir, aún conociendo poco esta casa, que los vinos más mimados son los que constituyen la marca "Alma de Tobía". Y de entre ellos, ya conocéis mi flaca cuando empiezan los calores, me llamó poderosamente la atención su rosado.


Se trata de un rosado poco habitual, en la Rioja y fuera de ella, fermentado en barrica nueva de roble francés (22 barricas de producción para este 2006 recién salido al mercado: esta botella, la n.355) , realizado con el mosto que se produce por sangrado de la tempranillo (85%), mazuelo y garnacha (15% restante), con bâtonnage diario de lías (por un período que desconozco, pero que no habrá sido corto) y presentado con 13,5%. En mi opinión, se trata de un rosado que conviene no servir muy frío (10-11º C sería lo ideal) y que conviene abrir por lo menos media hora antes de su consumo.

Se trata de un vino que ya seduce antes de beberlo: su botella, de altas y erguidas espaldas rematadas por un fino cuello, gusta. En copa, ofrece el atractivo color rojo intenso del coral, cuando lo vemos todavía en su medio natural. Su movimiento es el propio de un vino joven, pero que tiene su grado y ha reposado en barrica: ofrece una lágrima sutil, pero persistente, y una cierta, cadenciosa, lentitud en su deambular.


En nariz, asoman suaves y matizados aromas de fresa madura, acompañados de toques de helado de frambuesa, con poca materia grasa. Cuando gana un poco de temperatura en copa, aparecen notas de caramelo de fresa (nada de palotes o de natas) y, en posgusto, unos leves dejes de amargor vegetal, de perfume de zarzamora removida al calor del verano. Su punto más fuerte, con todo, es su paso por boca: es un vino suave y delicado, con un tacto sedoso, casi de terciopelo en el paladar, al que no le pesa nada la madera y que te acaba regalando con unas notas de avellanas tostadas y de pastel de fresas de campiña inglesa, con su harina, su mantequilla y su azucar casi quemado (casi al estilo de un apple cramble, pero con fresones, como en la foto).

Su precio en tienda está entre los 12 y 13 euros. Digamos que en la galería de rosados hispanos, pondría a este vino entre los que más me han satisfecho últimamente, junto con Viña Aljibes, Bàrbara Forés y Pago del Vicario, aunque hay que reconocer que éste es un poco más caro (los otros se mueven entre los 5 y los 7 euros y no llevan madera).

Foto de pastel de fresa BY SunSirrah

14 mayo, 2007

Gregorio, Marcelo y Paquito de Gran Canaria


Mi primer día en Las Palmas de Gran Canaria empezó, "paradójicamente", en El Hierro: mi inigualable anfitrión, Gregorio (hijo de Gregorio), sabe de mi buen comer y mejor beber y me llevó directamente al restaurante de uno que, hace muchos años, salió de El Hierro para instalarse en la Gran Canaria. Este imprescindible restaurante, El Herreño, junto al mercado en La Vegueta ( C/ Mendizabal, n.5, telf.928331154) , es uno de los lugares emblemáticos para saborear a fondo la comida de la zona: papas arrugás con mojo picón, longorones (boquerones: ambas delicias en las fotos), churros de pescado, pata de cerdo, todo se alineó para darme una bienvenida de lujo, junto con un correctísimo Viña Frontera (DO El Hierro), blanco seco 2006. Reconfortados Gregorio (hijo) y yo en los placeres de esta auténtica cocina canaria, iniciamos una ruta que tenía que llevarnos por algunas bodegas amigas, desde la capital pasando por Monte Lentiscal, hasta Santa Brígida.

Las dos primeras paradas fueron en casa de Gregorio (padre) y de Marcelo. Gregorio tiene parrales desde hace muchos años (listán negro, listán blanco, moscatel de Alejandría) y desde hace un tiempo, su hijo le ayuda en el cuidado de la vid, en la vendimia y en la vinificación. Ellos lo hacen por puro amor a la tierra y a los vinos canarios, no comercializan y su "vin de garage" (espléndido, de capa media, fresco y con una buena armazón su tinto joven del año, monovarietal de listán negro) es para el consumo familiar y de sus amigos. Pero os aseguro yo que, si quisieran, la calidad de su vino les haría entrar por la puerta grande de la DO, ahora única, de Gran Canaria: su moscatel encabezado hará temblar de placer a más de uno en cuanto lo meta en una cata a ciegas. Marcelo, en cambio, vive del vino y comercializa como Bodegas Plaza Perdida (Marcelo) en Monte Lentiscal, dentro de la DO. Son amigos de hace años, Gregorio y Marcelo, y comparten ambos, además de una forma similar de ver su vida literalmente enraizada con el campo y los productos de esta tierra, el mismo tipo de variedades y de suelo: como véis en la foto, puramente volcánico, de gravas sueltas y color negruzco. De la bodega de Marcelo, me gustó especialmente su monovarietal de listán blanco del 2006, un vino oro pálido, con una delicada frutosidad a papaya poco madura y un retrogusto amargoso y vegetal, muy interesante. A sus 8-10 ºC es un gran vino de aperitivo con longorones, por ejemplo. Su listán negro, en cambio, salió muy reducido y con aromas terciarios de piel de animal, que no marcharon en el rato que estuvimos allí. ¡Habrá que darle otra oportunidad!


La excursión terminó en la parte más empinada de Santa Brígida, en la bodega de otro gran amigo de Gregorio (padre), Paquito, que comercializa con el nombre de Bodega Buenas Vistas. Las vistas, en efecto, son extraordinarias (hacia la parte más profunda de la hoya donde, al fondo, parecen intuirse Las Palmas), como lo son, sin duda, sus feraces tierras, de origen volcánico también, pero con mezcla de arenas y arcillas (las que veis en la foto). Aquí no se hacen experimentos y Gregorio, Marcelo y Paquito saben bien que las variedades que le van a esta tierra, las que ellos conocen bien y saben cómo tratar, son, de nuevo las listanes (¡menudo posgrado intensivo de listán negro he hecho estos días!), blanca y negra, la negramoll (en proporciones muy pequeñas), la malvasía y la moscatel de Alejandría. En una próxima ocasión, hablaré con detalle de alguno de sus vinos.

De mi primera, extraordinaria, jornada grancanaria me llevé algunos vinos; me llevé, también, un buen palizón, parral arriba, parral abajo (había empezado a soplar el siroco y la temperatura subió hasta los 30 grados); me llevé, también, alguna nueva amistad; pero me llevé, más que ninguna otra cosa, el amor de esta gente por su tierra y sus cosas, el cariño y curiosidad con que se interesan los unos por los otros, su forma cadenciosa y agradable de relacionarse (incluido su castellano, que es bellísimo). Me quedé, además, bien tranquilo: quienes están ahora al frente, Gregorio y Marcelo (ambos en la foto, en el contraluz de la Plaza Perdida, Gregorio a la derecha), Paquito, tienen en quién confiar su futuro: Gregorio (hijo) y Javier ya están bregando con los parrales y barruntando cual será su mejor futuro. Si las gentes de la DO se aplicaran más y mejor en dar a conocer y promocionar sus vinos, estoy seguro de que este futuro sería, todavía, más brillante del que ahora mismo ya les intuyo.

12 mayo, 2007

Parrales de Santa Brígida



He pasado unos días de trabajo en Las Palmas de Gran Canaria. He vuelto entusiasmado porque hacía muchos años que no vivía una distancia mayor entre la imagen que uno tiene de un lugar (completamente distorsionada por el mito) y la realidad: una isla que, aunque vive del turismo, desborda amor por el terruño por sus cuatro costados; una isla que mima y ama la tierra exactamente hasta donde la "sed" del especulador le permite; una isla volcada con el cultivo y con la recuperación de la vid; una isla que necesita que voceemos a los cuatro vientos los secretos y cualidades que atesora, para que la gente vaya a conocerlas. Entre ellas, por supuesto, lo que allí todavía son parrales (¡qué bonita palabra!), extensiones moderadas la mayoría de las veces (pequeños viticultores, fervientes defensores y amantes de su tierra), de las variedades más y mejor cultivadas en la isla: listán negro y negramoll entre las tintas; listán blanco, malvasía y moscatel de Alejandría, entre las blancas. En la foto tenéis uno de los más hermosos parrales que conocí, de la Bodega Buenas Vistas, en Santa Brígida, rodeado de higos chumbos y palmeras, sobre un feraz suelo arenoso-volcánico. Una maravilla en el atardecer de la isla, de la que os iré contando algunas cosas en los próximos días.

10 mayo, 2007

Risotto de primavera y Mil.liari muscat 2006


Había que celebrar con cierta urgencia (ésta me la impongo yo, claro!), el hecho de que los amigos de la Enoteca d'Italia hayan empezado a traer algunos productos de la veronese Antica e Rinomata riseria Ferron, entre ellos no menos de dos tipos de galletas (de aperitivo y de postre), hechas en exclusiva con harina de arroz (¡atención: para celíacos son perfectas!) y tres variedades de arroz: una con carnaroli y dos con vialone nano. Ya me lo apuntaba Víctor: ésta última variedad está desbancando a la carnaroli en la confección de rissoti. Y ni corto ni perezoso, me puse en mi día por antonomasia, el 1 de mayo, Día del Trabajador, a guisotear un risotto de primavera.

Mi santa había preparado un indispensable y recién hecho caldo vegetal (con nabos, puerros, zanahoria) y el aditamento de una carcasa congelada de pularda. El caldo tiene que estar a punto cuando empieza la cocción del risotto. En esta ocasión, y en atención a los niños, lo he preparado sólo con cosas que les gustan: un largo sofrito hecho con cebolletas en exclusiva, al que he añadido después la parte más blanca (mi querido Apicio les llamaba alba porrorum) de un gran puerro y un buen número de espárragos trigueros. Una cosa detrás de la otra, cuidando las temperaturas (por aquello de los colores finales) y añadiendo pellizcos de sal, un poco de orégano, pimienta y un poco de mantequilla cada tanto.


Al final, he añadido champiñones finamente cortados (lo suyo hubieran sido setas de primavera tipo múrgulas, pero los niños...) y cuando el conjunto ha cogido su punto adecuado, ya casi sin líquido, he añadido el arroz (de este vialone nano, 100 gr por persona), lo he sofrito con aceite nuevo y con esa mezcla por lo menos durante dos / tres minutos, y entonces he añadido el caldo (que cubra el arroz). Tras diez minutos a fuego muy lento, lo he destapado y he empezado a darle vueltas y vueltas, añadiendo caldo según lo fuera pidiendo, un poco más de mantequilla y algo de parmiggiano. Tras unos 17 minutos he apagado el fuego. Ha reposado un par de minutos más. Un poco de parmiggiano encima y un golpe de gratinador al horno. El resultado ya lo véis: mal me está el escribirlo yo, ¿verdad?, pero de traca, pañuelos y vuelta al ruedo, vaya: aromas de primavera, suelos humedos de la seta, entereza y carnosidad del grano...Este vialone nano es un bombazo, de veras. A los niños se les saltaban las lágrimas: "gràcies, pare!!!" iban diciendo los pobres... (ya sabéis que me gusta bastante la comedia!!!).


Y ya puestos a inventar, me he inventado un acompañante nuevo para este risotto: había ido a una tienda absolutamente recomendable (¡ni página web no tienen!), donde saltan las sorpresas por doquier. Verema i Collita (antiga Bodega Batet), se llama y está en la bella y remozada Plaça Joanic, 1 (telf. 932133891). Hay que estar atentos cuando se entra porque tienen muchas perlas y no siempre a la vista o fáciles de encontrar. Yo descubrí (junto con otras cosas) este monovarietal de Muscat d'Alexandria de la casa Mil.liari (con viñedos y bodega en La Bisbal de Penedès, DO Penedès) del que nada sabía. Ni ellos parecen saber nada de él pues no sale ni en su página web... En fin, se trata de un muscat d'Alexandría vinificado como vino seco, con 12,5%, que conviene servir a unos 10ºC para que dé lo que lleva dentro: un bonito y brillante color de trigo en envero, amarillo pálido con reflejos verdosos, viene acompañado de los aromas delicados (no hay explosiones sápidas en este vino) de la fruta madura (pera y uva moscatel) y, casi en retro, una buena aportación de manzana gramy smith, algo verde. En boca es un vino que sorprende agradablemente: muy fresco, nada empalagoso, sin carbónico pero con una acidez interesante y algo amargoso (recuerdos de hierba cortada y húmeda). Un vino fresco, con bastante cuerpo en boca, y algo vegetal, que ha resultado un buen contrapunto, sin duda, para la untuosidad y cremosidad del risotto.

No se le puede pedir más a una botella que ha salido por 6 euros. A los amantes de los vinos franceses, les diré que me ha recordado bastante al "melon de Bourgogne" y que, como pasa con los muscadets de Sevre-et-Maine, tengo para mí que este Mil.liari sería un acompañante ideal para unos buenos crustáceos entrantes y, por supuesto, para otro risotto pero con "frutti di mare": ¡todo se andará!

08 mayo, 2007

Taberner syrah 2005 V.T. Cádiz


La Familia Taberner será familia de muchos posibles. Hace unos años ha decidido fundar, me parece que de la nada, una bodega en Arcos de la Frontera (Cádiz), llamada Huerta de Albalá. Los Taberner saben qué se llevan entre manos y, he leído en la prensa andaluza, que tienen previsto invertir 15 millones de euros en este proyecto. La Familia Taberner sería una más de las muchas que, en estos últimos tiempos en España, deciden invertir sus reales en el mundo del vino. Y sería una más, para mí, claro, si no fuera porque el otro día, en una de esas que, eufemísticamente, llamamos "comidas de trabajo", me topé por primera vez, cara a cara, con uno de sus vinos.


Lo del eufemismo lo digo porque la comida fue en Caldeni, restaurante del que ya he escrito en otras ocasiones y que sigue entusiasmándome. Allí va a disfrutar uno, más que a trabajar: entrantes de sardinas marinadas, tatakis de atún (en la foto) y patatas bravas y segundos de rabo de toro relleno de butifarra blanca y, en mi caso, el más afortunado mar y montaña que he probado en estos últimos años, unas vieiras salteadas al carbón en lecho de berenjena y boletus edulis (¡Dani, te quiero!). Impresionante. Invitaba a comer a unos alucinados (por el lugar y su calidad, claro) colegas de Alicante y Madrid y quería ofrecer algún buen vino catalán. Pero se me presentó, sabio y atento como siempre, Pep, con la recomendación de este Taberner syrah 2005, vino de la tierra de Cádiz.


Yo había ya leído alguna cosa en el blog de los amigos Pilar y Josep, pero la verdad, no pensaba que ni los elogios de Pep ni las palabras de estos amigos fueran para tanto: pensaba que una syrah tan al sur no podía dar más que una habitual percepción exagerada del alcohol y una gran sequedad y astringencia en boca. Me equivoqué. Tiene este vino una capa alta, de color cereza picota muy madura, intenso y brillante, con una lágrima bastante alegre (a pesar de sus 14,5%). Servido a una agradable temperatura (serían 16ºC, calculo), desbordan en nariz, a copa parada, los aromas de fruta fresca y madura, arándano negro en compota. Siguen aromas de pimienta verde en el árbol (nada de sequedad, aquí) y algo de cereza en alcohol. Lo mejor, sin duda, viene con su paso por boca y su poderoso retrogusto: es un vino increíblemente fresco, alegre, con un ph y una acidez insultantemente hiperbóreas (por venir de donde viene), sabroso, con unos taninos jugosos y nada astringentes. Una gran sorpresa y una feliz recomendación, sin duda, que se puede comprar en tienda sobre los 18 euros.

06 mayo, 2007

Iberoamérica en cata: el día del blog




Según la enciclopedia más popular de la red, Iberoamérica es el "término que designa a las naciones ibéricas (Portugal, Andorra, España) y a las naciones americanas que se independizaron de su dominación colonial española y portuguesa y, por extensión, a la comunidad de los nacidos o naturalizados en esas naciones". Sus lenguas de comunicación son el castellano, el catalán, el gallego, el euskera y el portugués.

Siguiendo los ejemplos que se detallaron en este blog el pasado 3 de mayo de 2007, de las comunidades de hablas italiana, francesa, portuguesa e inglesa, y teniendo en cuenta que las opiniones de quienes reaccionaron ese día fueron, todas ellas, favorables a este tipo de iniciativa, es un placer para mí convocar a cuantos se quieran adherir, al acto fundacional de lo que podríamos llamar

IBEROAMÉRICA EN CATA: EL DÍA DEL BLOG #1



1. Cualquier persona que escriba y publique sobre vinos (aunque no sea monográficamente) en la blogosfera en castellano, catalán, gallego, euskera o portugués, desde cualquier país de Iberoamérica o en cualquier otra parte del mundo, es cordialmente invitado a participar.
2. Como nos ha sucedido a algunos, cualquier adherido a las convocatorias ya existentes portuguesa, francesa, italiana e inglesa es también cordialmente invitado a participar.
3. Empiezo convocando yo, sí, pero en cuanto termine esta edición #1, pasaré públicamente el testigo a otro compañero /-a, quien propondrá las normas y condiciones que le parezcan oportunas para una edición #2.
4. La fecha de publicación, todos en su blog respectivo, será de las 0 a las 24 horas, horario de Barcelona (para calcular diferencias: Global Time Calculator) del viernes, 1 de junio de 2007.
5. Todos los participantes son cordialmente invitados a indicarme el enlace con su publicación, para que así, al cabo de unos días, pueda intentar yo hacer un resumen de lo publicado.
6. El precio de la botella que sea catada y comentada no tiene que superar los 15 euros (para conversiones de moneda, pinchad aquí).
7. Mi idea es hacer, gracias a los comentarios de quienes intervengan, un "puzzle" de características de variedades de uvas tintas en el mundo, en un abanico de precios razonable. Así pues, la única condición que propongo para el tipo de vino a catar es que sea un monovarietal de uva tinta muy característica (no digo autóctona) del lugar donde viva y escriba el "blogger". Por poner unos ejemplos: yo vivo en Catalunya y podría, quizás, hablar de una garnacha del Priorato; o un amigo de la Rioja podría hablar de un tempranillo; o un amigo de León podría hablar de una mencía; o un amigo de Argentina podría hablar de una bonarda; o un amigo de Chile podría hablar de un carmenère; o de cualquier variedad que, aunque importada, se haya convertido en muy importante en la zona: un amigo de California, podría hablar de una pinot noir; un amigo de Australia, de un cabernet sauvignon, etc.

Espero que esta iniciativa os apetezca y llegue a conseguir, con el paso de las ediciones, un eco importante para esta corriente de información y opinión para las cosas del vino que es la enoblogosfera. Y si no lo conseguimos, por lo menos, ¡que nos lo pasemos bien en el camino!


03 mayo, 2007

Colet 1/5 Xarel.lo Origen 2005: Prova à Quinta


Los Colet tienen, en la zona central de la DO Penedès, una larguísima tradición que remonta al siglo XVIII. Arrendatarios durante muchos años de las tierras que cultivaban para otros, su forma de pago, en función del rendimiento del viñedo, consistía en x/5: los viñedos que menos rendían, los pagaban ellos a su dueño con 1/5 de lo que producían. De aquí el "enigmático" nombre de este vino, monovarietal de la variedad autóctona xarel.lo. Ahora son dueños de las viñas con cuyo producto elaboran algunos de los cavas más reputados y apreciados por los buenos aficionados. Y de algunos de sus viñedos más antiguos, con más de 60 años de antigüedad, precisamente de aquellos que menos rendían, proceden las uvas de este monovarietal.


Venimos hablando últimamente de ello: las uvas autóctonas menos "agraciadas", aquellas que iban directamente al ensamblaje (en este caso, del más tradicional de los cavas, con vinos base de macabeo, xarel.lo y parellada), están siendo recuperadas y, en no pocos casos, son ya protagonistas de vinos secos muy interesantes. Este monovarietal, por ejemplo, saca su uva de una finca, "El bosquet", a 350 metros, de altitud, orientada hacia el norte, muy pobre en materia orgánica y, además, de maduración algo tardía y en suelos de escasa materia cultivable. De estas viñas de 1/5 (¡las que menos rinden por cepa!), se hace la vedimia manual y se procede a un prensado muy suave, que recoge tan sólo el mosto flor. Este mosto fermenta a baja temperatura controlada (13ºC) durante más de dos meses en depósitos de acero inoxidable, con removido periódico de las lías. No toca la madera, pero está pensado como vino que puede alargar su vida en botella 4 ó 5 años después de su envasado. Se presenta con 13% y conviene consumirlo no muy frío: 10ºC sería lo ideal.

Ofrece un bello e intenso color oro pálido, puro y sin reflejos verdosos. En nariz es un vino delicado, que te seduce con sus aromas de fruta madura (entre la pera y la ligera acidez del membrillo casi maduro) y de flor blanca (tilo). En boca, es un vino algo glicérico, pleno, no diría corpulento pero que tiene una fuerte personalidad, sápido y con un retrogusto vegetal y algo amargoso, atractivo. Es largo y placentero su trago (no menos de 8 caudalías para un vino de este tipo es mucho) y tras él, asoman aires de mineralidad y, de nuevo, vegetales (de geranio). Con la copa vacía, los aromas minerales (tierra húmeda) y vegetales, se acentúan. No había probado jamás este xarel.lo monovarietal y he de confesar que me ha gustado mucho. Se puede comparar, casi, con los mejores del lugar (Xarel.lo Pairal), pero el Colet sale a un precio de 7 euros la botella. Quienes conozcan el greco di tufo napolitano en pureza, saben que aquí tienen, casi, a una alma gemela.

Lagrein Rosé 2006 de la Cantina Tramin: Vino dei Blogger #6


Sigo con mi exploración de este pedazo de tierra a "metà strada" entre Austria e Italia (por lo menos, cultural y lingüísticamente hablando) que es el Südtirol / Alto Adige. Y he decidido, por ahora, no moverme del pueblo de Tramin-Termeno. Hay dos maneras de llegar a un conocimiento grande de las cosas y una de ellas es la de concentrarse mucho en un punto concreto. He llegado a la conclusión de que este pueblo tiene una concentración tal de bondades vitivinícolas, que merecen la pena ser explorarlas a fondo. No pocas de ellas están agrupadas en la bodega cooperativa del pueblo, la llamada Kellerei-Cantina Tramin 1898.


Con una historia que arranca con las aventuras (en efecto, allá por 1898) del párroco de Tramin-Termeno, Christian Schrott, fundador de la cooperativa, una de las bases de su crecimiento es la de la uva autóctona del Alto Adige, lagrein (en la foto),q ue se agrupa en dos DOC, la del Lagrein dunkel (tinto) y la del Lagrein Kretzer (rosado). Es un vino que, en su vinificación en rosado, no aguanta más que el paso de su año de producción, pero que en tintos tiene la gran virtud de adaptarse a la perfección a las barricas, de las que difícilmente se le pega defecto alguno. Me atrevería que este 2006 rosado, que pruebo por primera vez, es un vino casi identitario de la zona. Quiero con ello decir que las características que he percibido en él me recuerdan mucho esa simbiosis entre montaña alpina y orientaciones sur, que tienen estos viñedos. Se presenta con 12,5% y yo lo serví a unos 8ºC.


Su color es de un rosado muy delicado: parecería casi (por situarnos en España) el de los rosados de Cigales (entre la piel de cebolla y un cobrizo algo subido), aunque acabé más bien pensando en las flores de la camelia o en las cerezas en alcohol. Un rosado fino, de un tono medio, brillante y seductor, sin duda. Sus primeros aromas no son de gran fragancia, seducen, de nuevo, por su delicadeza y matices: aires de la fresa de bosque en la montaña, junto con un cierto olor de matorral (notas vegetales, húmedas). En boca es un vino que te llena con rápidez, casi opulento, con un mínimo resto de carbónico, un posgusto algo amargoso, pero muy placentero. Tiene un carácter fresco y herbáceo y no se quita uno de la cabeza, a medida que avanza la degustación, esa sensación de los aromas del bosque en una excursión alpina. Ya que algunas veces ha salido, aquí y allá, el tema de la combinación de los vinos con la alcachofa, diré que este vino, con un acompañamiento de alcachofa salteada, casó a las mil maravillas, y ambos tipos de amargor casi salvaje, se complementaron a la perfección. Creo que sería un estupendo candidato para acompañar una pasta rellena con este cardo.

02 mayo, 2007

3 de mayo: Dia de catas en la blogosfera


Hace ya unas cuantos meses, los bloggers que escriben sobre vino en Estados Unidos tuvieron la buena ocurrencia (por lo menos, a mí me lo pareció) de unirse, cuantos quisieron, en lo que llaman WINE BLOGGING WEDNESDAY. Se trata, ni más ni menos, de que quien tiene la responsabilidad de cada convocatoria, anuncia las "condiciones" de la cata, que todos los que quieran participar, se comprometen en respetar. Por ejemplo "biodinámicos", o "envases no convencionales", o "sirahs del nuevo mundo", etc. ¡Andan ya por su edición n.33!



La "luz" se hizo en la Tierra, más en concreto en el sur de Europa, y los amigos bloggers italianos pensaron que merecía la pena intentar una iniciativa parecida. Nacía así la convocatoria IL VINO DEI BLOGGER, que anda ahora mismo por su sexta edición. Las características son muy parecidas: quien convoca, propone el tema y quien quiere, se adhiere. Andamos ya por la sexta edición, y es ahora Aristide quien ha propuesto que sea un monovarietal de rosado el protagonista de la cata.

También en Portugal, los escritores de enoblogs pusieron en marcha una iniciativa parecida, que ha sufrido cierta discontinuidad. De las manos de Pingus Vinicus renace ahora con el nombre que ya tenía: PROVA À QUINTA. Pingus propone que se hable de monovarietales de uvas autóctonas blancas.


Y da la casualidad de que pasaba yo por allí, casi recién aterrizado en este planeta de la enoblogosfera (en la foto me tenéis, en mis primeros pasos fuera de la nave), y tanto los amigos italianos (será ya la segunda ocasión: ¡grazie,Lizzy!), como los portugueses (en este caso, la primera: ¡gracias, Joao y Pingus) me han invitado a participar en sus eventos. No hace falta que os diga lo honrado y feliz que me siento haciéndolo, pero quería advertiros de que, sin voluntad alguna de entorpecerse, ambas agrupaciones de escritores se han dado cita para el mismo día, mañana, 3 de mayo de 2007!

Así pues, y contra lo que es costumbre de este blog (que suele publicar cada dos / tres días; a ratos me disparo y es cada día: ¡perdón!), mañana tendréis aquí dos comentarios sobre dos vinos: un monovarietal de rosado (los amigos italianos me dispensan amablemente de que sea de ese país, pero en esta ocasión, no les he hecho caso) y un monovarietal de uva blanca autóctona o propia de Catalunya. Espero que os guste la iniciativa, que la sigáis en Portugal e Italia y a quienes os apetezca, la compartáis: ¡los amigos italianos y portugueses están abiertos a cualquier participación de buena voluntad! Y por lo demás, quizás tampoco estaría mal que los escritores de enoblogs en España nos diéramos una convocatoria parecida.

¡A ver quién se anima!


POSTCRIPTVM: acabo de descubrir, a través de "Le blog de Olif", que los bloggers franceses han lanzado ya un proyecto parecido: LES VENDREDIS DU VIN, que podéis ya consultar en la lista de enlaces de la columna de vuestra derecha, junto con el blog de Emmanuel Delmas, organizador de la edición #3, Vins de Femmes, "Vinos hechos por mujeres" (25 de mayo próximo).