27 diciembre, 2007

Por San Esteban, ¡parejas de hecho!


Tres han sido las parejas de hecho que han relucido más que el sol en el mediodía barcelonés dedicado al protomártir Esteban: la primera, mérito del trabajo de equipo entre mi madre y un servidor de Ustedes. Ella tiene la "manía", y bién que se la agradecemos los demás, de que el salmón tiene que ser de Semon, Benfumat "nature". Se trata de piezas excelentes que, sin ser estrictamente salvajes, presentan unas carnes prietas, sabrosísimas, y el ahumado es fino, suave. Espléndido. Dándole vueltas al asunto de su combinación con un vino, me he decidido por la creatividad. Ha sido un Muskateller spätlese 2005 de una de mis bodegas palatinas preferidas, Ökonomierat Rebholz. Es un vino que me tiene el corazón tomado, vaya, de un amarillo puro pero bastante pálido, con unos aromas de la muscat en pureza, madura, acompañados del dulzor de las flores secas y del melocotón maduro, casi en almibar. Con un mínimo carbónico en boca, su impresionante acidez, su azucar perfectamente integrado y su boca excepcional, han formado una pareja de ensueño con el salmón. Os lo recomiendo muy vivamente, con unos blinis si es posible.


La segunda pareja de hecho tampoco ha tenido desperdicio alguno y ha surgido de la misma colaboración: un hígado de pato "micuit" de la prestigiosa casa ampurdanesa Coll Verd ha hecho la corte, ante nuestras narices, a un Barzen riesling Auslese 2003 Reiler vom heissen Stein, del Mosel-Saar- Ruwer. Con un amarillo pajizo de algunos reflejos verdosos, su mineralidad y azúcares han encajado de maravilla con el micuit. 8,5% tan sólo para un vino con aromas calcáreos de impresión, pero delicados (ya me entendéis los que amáis la riesling: no estábamos repostando queroseno para el avión, vaya), acompañados de aromas florales de manzanilla y una acidez y frescor más vivos que el Rebholz, ideales para compensar la untuosidad del hígado de pato. En boca tiene, además, un volumen importante pero que no apaga los sabores del hígado, al contrario, los acompaña discretamente. El medio litro de esta botella se ha quedado en nada.

La tercera pareja me ha venido hecha y no he aportado, aquí, el vino. Pero a pesar de mis temores iniciales, ha funcionado de maravilla. Los temores no iban por la parte de los canelones (que al final sí han caído), espléndidos, con una carne sabrosa con retazos de trufa y de la mezcla de carnes que contenían (ahí mi madre siempre se luce), sino por la del vino. Un DOC Rioja Siglo reserva 1993, que he decantado una hora antes del servicio y que ha salido de esos riojas que, creo, tanto gustan a Manuel Clamblor. Un "clásico", vaya, fino y delicado donde los haya, con una capa media tirando a baja, un menisco y un ribete teja tenue, un brillo casi impropio de la edad que ya empezaba a tener el vino, y unos aromas de cacao fino, de flores secas, de cueros nobles (muy tamizados) y de cerezas en alcohol. En boca se ha mostrado extremadamente dócil, sensible, con taninos suaves y amables, muy redondos y una madera tan perfectamente integrada que ni se olía: había cumplido con su misión (llevar el vino íntegro de 1993 a 2007) y se había retirado, discreta.

Yo creo que el primer mártir del Cristianismo se habrá quedado contento con los recuerdos que le hemos dedicado en su día. ¿No os parece?

20 comentarios:

manuel dijo...

Siglo Y 83. Eso de "los que tanto le gustan a Camblor" creo que lo has abusado un poquito ahí. Yo, personalmente, no hubiese apostado por ese vino ni de casualidad ,fíjate. Claro, puestos a elegir, digamos, entre él y un Artadi, probablemente sí.

Pero claro, me alegro de que se haya mostrado tan bien, aunque sea de una bodega cuyos vinos me los he encontrado bastante "variables", por así decirlo.

M.

Oscar Gallifa dijo...

Joan,

Recuerdo que dijiste que estas fiestas NO eran tus fiestas... A Diós gracias amigo! Menudos tutes te estas pegando!

Me gustan esos Rebholz, me encanta que el Siglo salga bien, y me orgullece lo del Barzen!! :-)
Ese auslese es imbatible en RCP, creo....

Saludos Joan!


Oscar G. (Vadebacus)

IGLegorburu dijo...

Vaya ritmo que llevas Joan. Aprovecho para felicitarte las Fiestas y desearte lo mejor en el próximo 2008...y que todos lo veamos (o leamos).

Un abrazo

J. Gómez Pallarès dijo...

En efecto, Manuel, a comentario pasado y escrito, creo que he abusado un poquito...Mil disculpas! Pero fíjate tú que tras leer tu "no hubiese apostado...ni por casualidad", sigo pensando que esta botella, con todos los resquemores que me levantó cuando la vi (los mismos que tu expresas ahora), salió del gusto de Camblor. Eso es arriesgado, sin duda, porque tus gustos riojanos no los he podido contrastar jamás de uisu, sino sólo leyéndote, pro creo que esa finura que acabó consiguiendo la botella, ese discreto encanto de la edad y del vino con buenba fruta que no ha abusado de la madera, vaya,q ue te hubiera gustado. Cuando lo vi y caté, así lo pensé y, ay las, así lo escribí!
Seré más prudente en el futuro!
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Óscar, amigo, por supuesto que no son mis fiestas. Por ello tengo que buscar, y los encuentro!!!, motivos de distracción y de esparcimiento. Y pensar en qué elijo para beber y ofrecer a mi gente y, desde hace un año, escribir además sobre ello, es una buena distracción, ya lo sabes!!!
Hoy dieta!!!
Y veremos cómo sigue el asunto porque ahora el blog ya tomará un ritmo más habitual...
Este golden Muskateller de Rebholz, desde que lo probé por primera vez (justo ara ahora año y medio) me encanta, literalmente. Y con el salmón casó de maravilla. Y ese Auslese de Barzen está también muy rico, con una característica no habitual: su mineralidad fósil es suave, tenue, discreta...
Lo dicho, hoy, a descansar!!!
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Hombre, Íñaki, qué alegría leerte por aquí!!! Ya ves que esto de la terapia ocupacional funciona!!! Me decidí a pasar esta primeta tanda de fiestas a base de manduca, de bebercio digno y a golpe de blog y aquí estamos: con una crisis de hiperactividad!!!
Muchas gracias por tus deseos, que ya sabes que correspondo de corazón: que tengas un buen año 2008 y que todos lo veamos y lo bebamos.
Un abrazo
Joan

CarlosGonzalez dijo...

Joan, esos aromas del Barzen, de piedra, piedra de fusil, son los que me enamoraron la primera vez que caté sus vinos, que ya hace. La mineralidad no es aplastante y la describes acertadamente, muy fina. Creo que, a día de hoy, está más presente en el "Alte Reben" que en el auslese, mucho más pendiente de integrar su azucar, digno de reposar unos años.
Saludos
Carlos

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola. Carlos, puede que mi impacto fuera más poderoso que el habitual, pues no conocía este Barzen y pasé del golden Muskateller Spätlese de Rebholz a este Auslese. Ahora lo hubiera hecho al revés porque el primer impacto fue algo duro (casi de pensar: bufff, putada de dos horas de decantación), pero lo dejé un ratillo y ya tomó los aires que describo. Sin duda, además, que su acidez le permitirá buenos años de envejecimiento a este Barzen.
De todas formas, mi enamoramiento de Rebholz sigue subiendo enteros, tras este Spätlese Muskateller con salmón: una pasada de verdad.
Saludos
Joan

javi... dijo...

yo creo que después de leerle, el martir se levantaría de su tumba, colgaría los hábitos y se daría a una vida de gourmet... Menudos festines se está pegando. Está claro, hay que aprovechar la excusa que proporcionan las fiestas... Aunque dudo que usted necesite de excusas :P
un saludo.
www.vinogusto.com/blog/es

J. Gómez Pallarès dijo...

Esto de ser el primero tiene sus ventajas, Javi!!! Y el protomártir Esteban, nombre que en griego no significa otra cosa que "El coronado" (con la corona del martirio, se supone), se uniría probablemente al festin de los vivos, si pudiera. Por lo que sé de él, era hombre de juicio y razonable. Aquí cayó la criatura, claro. Aunque yo tengo para mis adentros que éste ni tan siquiera existió: me parece harto sospechoso que el primero se llamara, "casualmente", Esteban, Stéfanos, vaya.
Por lo demás, me has pillado!!! Yo no necesito excusa alguna para regalarme con algunos de los placeres que la madre tierra nos ofrece, sean salmones, patos o vinos!!!
Saludos
Joan

manuel dijo...

Sí, hombre, Joan, pero tú puedes abusar todo lo que quieras... Lo que pasa es que a veces me preocupo un poquito cuando veo que como "de mi gusto" pueden caer ciertas marcas que, en el pasado, no me han impresionado particularmente, quedando implícito si yo no digo nada, que yo apruebo de ellas.

Debo aclarar que he probado un par de Siglos muy decentes, pero también he probado unas cuantas botellas insatisfactorias, de manera que no puedo decantarme ni de un lado ni de otro. Un "récord mixto", por así decirlo.

De verdad que a mí también me alegra que este 93 haya salido bien. Pocos son los riojas 93 que he probado y me han parecido vinos de consumo más bien temprano. La considero, creo quesin equivocarme, añada de crianzas, a lo máximo. Un Bosconia Crianza estaba sabroso hace como cuatro años, pero no lo hubiera guardado mucho más.

Ah, y date una vuelta por mi blog, que sales...:-)


M.

J. Gómez Pallarès dijo...

Tienes toda la razón, Manuel, cuando vi la botella del 93 y Siglo pensé "bufff..., con la iglesia hemos topado, Sancho". De ahí mi sorpresa y que, finalmente, decidiera sacar a pasear a este rioja por aquí. Tengo algún López de Heredia añejo que abriré pronto, a ver qué pasa.
Por lo demás, mi pareje de hecho preferida, sin duda, fue la del gloden Muskateller de Rebholz con un buen salmón ahumado. De película.
Y ahora mismo me paso por tu blog: hoy he andado de recados caseros y no he podido hacer el recorrido habitual!
Joan

Carlos Rodriguez dijo...

Joan, tan estoy algo sorprendido con el siglo del 93, pero ya he pasado después de tu nota de cata de la incredulidad a la ignorancia. Debo reconocer que no es una casa me haga que me incline por ella, pero hay que tomar nota y aprender.
Yo estas fiestas no sigo tu ritmo, estoy procurando guardar mis mejores impresiones para después de Reyes, para la IEC. Pero ya os contaré como he disfrutado con un Albina GR 70, ¡¡guau!! como diria Roco, una pasada, y encima quedan más de estas y de Murrietas, y de Tondonias,... ya contaré ya.
Saludos
PS: del riesling no digo nada ya que soy un ignorante en ellos, pero todo se andará...

Carlos Rodriguez dijo...

Creo que la primera frase anterior quedó un poco rara, queria decir: que me sorprendió mucho tus comentarios y que no hubiese apostado por esa botella, pero amigo, tomo nota y a veces hay gratas sorpresas como esta.

J. Gómez Pallarès dijo...

Carlos, es pura terapia ocupacional, tantas fiestas, tanto jaleo emocional, tanto tiempo en casa o en la de los parientes...o encuentro algo que me divierta (no puedo largarme pues estoy en el intento de vender mi piso actual!!!) o...
Por lo demás, pues un poco como Manuel Camblor, ya veo: sorpresa ante mi comentario, pero ya sabéis cual es mi máxima, "cata, después opina". Y eso hice con este Siglo. Y si bien salió algo cortito de fruta, el vino estaba bastante redondo, caramba, para mi sorpresa, sí, pero bien satisfactorio.
Tus botellas, por lo demás, prometen!!!
Un abrazo
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Y sí, he entendido qué querías decir con tu frase inicial. Y sobre la riesling (Barzen lo es; Rebholz, a pesar de ser del Palatinado, cultiva también otras variedades, como esta extraordinaria, en mi opinión, golden Muskateller), ¿qué quieres que te diga, compañero? No pierdas más tiempo y empieza a comprar botellas, a probar, a procesar: es un mundo fascinante que un tipo como tú no se puede perder.
Saludos
Joan

Carlos Rodriguez dijo...

Joan, veo que estás en una ardua tarea como yo, vender la casa actual, en fin, no es el mejor momento ¿verdad? pero hay que intentarlo. Respecto a los Riesling, creo que dentro de poco empezaré a adentrarme en ellos, ya te pediré consejo via mail privado y como no sl smigo Iñski que es otro libro abierto en el tema. Es que si en vinos, digamos "normales" (que calificativo más simplón) es dificil comprarlos por aquí ni te cuento de riesling, pero de esto ya hablaremos ya que mis futuras compras de riesling deberán serán via pedido.
Saludos
PS: y eso de "cata, después opina" lo tomo como mio, me has dado en el alma, cuán harto estoy de proponer vinos y por no conocerlos la gente no está dispuesta a probarlos, ...ellos se lo pierden. (Lo de ellos me refiero a familiares, amigos, etc)

Carlos Rodriguez dijo...

Jaja, como estoy con la s y con la a: "sl smigo Iñski"=="al amigo Iñaki".
Y no he bebido, amigo Sancho, los molinos son de verdad, pardiez.
Saludos

J. Gómez Pallarès dijo...

Sí, sin duda llevas toda la razón. Tenemos que hacer "pedagogía" de esto "cata y después, opina", en público y en privado y con todo tipo de vinos, más y menos conocidos. Hay que ayudar a romper prejuicios!!!
Y sobre lo de la compra, pues sí, me temo que tendrá que ser telemática. En Madrid tengo poca experiencia de pequeñas tiendas, pero en Barcelona, además de las grandes que tienen cierta variedad, también en añadas, existe una cierta tradición de riesling que hace que, a veces, encuentres sorpresas en sitios no esperados.
Ésta es otra que hay que aprender: nunca te saltes una tienda de vinos, por cochambrosa que parezca. Entra, mira, husmea, pregunta...a veces salta la sorpresa!!!
Saludos
Joan
PS. Sobre el piso no hablemos, pero es que cuando encuentras lo que llevas años buscando, te tienes que tirar a la piscina, aunque apenas haya agua.

J. Gómez Pallarès dijo...

Y sobre tus habilidades mecanográficas y sus molinos correspondientes, me temo que andan parejas a las mías!!!
No te preocupes, que se ha entendido todo muy bien!
Joan

Publicar un comentario en la entrada