10 diciembre, 2007

Malvasía: de Sitges a Lanzarote


Unos amigos nos han traído, hace pocos días y casi coincidiendo con Slow Vitis'07, una botella de malvasía Bermejo 2006 (DO Lanzarote), vinificada en seco. Hace unos meses había hablado de la añada 2005 y sin mirar esas notas, escribo ahora sobre la 2006. Lo hago, con todo, bajo dos influencias: la primera, los comentarios de Pilar y José, que no han encontrado en su estancia reciente en la isla, malvasías secas de su agrado. Y, en segundo lugar, con el recuerdo de otra malvasía en seco probada recientemente (en Slow Vitis'07), la de Vega de Ribes "Celler La Serra", considerada por Slow Food (no la marca, sino el tipo de vino), un "baluarte". A mí, la Bermejo 2006, con sus 13,5% y servida sobre los 8-9ºC, me sigue gustando mucho: es un vino que sólo conoce el acero, de un color amarillo pálido sin más, muy mineral, nuchísimo, con dejes de perdernal. A copa parada, siguen aromas de flor blanca intensa, tilo en flor, y remata el panorama un toque herbáceo poderoso. Es muy fresco en boca, amplio, con volumen y estructura y un mínimo deje carbónico. Es largo y algo amargoso, muy bebible y agradable. Cuando termino de escribir la nota pienso "pero si parece casi la descripción de una verdejo en pureza". Y me quedo algo perplejo, Pero lo que anoté, aquí está: una malvasía vinificada en seco que merece la pena ser conocida y degustada, también en 2006.

Me gustaría escribir con más fundamento sobre la malvasía de Sitges (en las estribaciones al sur del macizo del Garraf) que, en mi opinión, quizás no debería ser considerada baluarte, por lo menos no la vinificada en seco (la del Hospital sería otra historia), pues es abundante en otras zonas de España, sea en monovarietal (Lanzarote), sea en emsamblajes (aquí la lista sería interminable, pero quizás la palma se la llevaría la DOC Rioja). Pero las dos muestras tomadas del Celler la Serra de la Vega de Ribes no me permiten hacerlo con seriedad. Puedo decir que fue de los blancos más interesantes de Slow Vitis'07, eso sí, con aromas del macizo del Garraf (matorral, pino, resina), seriedad y empaque y hechuras en el trago. También sé que fue de los blancos que más gustó a los colegas escritores de vinos presentes en la degustación. Y espero poder tener pronto alguna botella para degustar con calma y hablar de ella, sin más. En cualquier caso, y de aquí el título de mi nota, de Lanzarote al Garraf, pasando por la Rioja, la malvasía es una variedad de uva atendida y mimada, querida, que se vinifica de variadas formas, pero que en seco (la forma menos conocida, quizás) puede proporcionar, también, buenos ratos de placer.

La foto del Bermejo 2006 es de Treceuvas. La del racimo de malvasía de Vila Viniteca.

8 comentarios:

La Guarda de Navarra dijo...

¡Que riqueza la del vino!
Sensaciones placenteras para concluir que el buen vino es bueno en todo el planeta. Venga de donde venga. Un Rueda y un Malvasia de Lanzarote. Cuantos prejuicios hay que eliminar para pensar así.
Enhorabuena.

J. Gómez Pallarès dijo...

Nada chico, ya sabes, no hay como catar y catar para conocer más y mejor y, de paso, para quitarnos telarañas de la cabeza!!!
Este Bermeno 2006 me ha parecido casi mejor que el 2005, y en cuanto a la malvasía de Sitges, casi parecía críada con sus lías...tengo que ir a la bodega, dejarme explicar todo y llevarme un par de botellas!
Saludos!
Joan

Els vins de Pilar Vi i Jose Tinto dijo...

Hola Joan,

Deduzco que te ha gustado más la del 2006 que la añada anterior.

Bien, ahora por alusiones... jejeje.
El Bermejo seco fue el primer vino que probamos nada más aterrizar en Las Canarias. De hecho, esta bodega es el mínimo común denominador en la mayoría de cartas de los restaurantes canarios.
En general las malvasías de Lanzarote, sólo probé las de esta isla, me pareció que todas pecaban más o menos de lo mismo, poco equilibrio en boca. En la mayoría de los casos, pero no precisamente en el Bermejo, me dieron un paso demasiado ligero, rallando lo “aguado” incluso en los dulces!!
Contrariamente este Bermejo seco, que en nariz me pareció un vino muy fragante, en boca lo encontré demasiado agresivo y no me refiero a la acidez, era como de raspas. Así que al día siguiente pedimos el semi-seco... y creo que, para mí, el punto de equilibrio estaría entre el seco y el semi-seco.
La verdad es que puede que no acabe de entender estos vinos. El seco de Bermejo tiene un grado o grado y medio más que el semi, pero sin embargo no le aporta suavidad.
No sé, al final, los vinos canarios en general, nos dejaron recuerdo agridulce y hemos vuelto con la sospecha que las correcciones de acidificación (en tartárico), no digo que este sea el caso, son más frecuentes de lo que imaginamos.

Salut!
Pilar.

J. Gómez Pallarès dijo...

No he probado el semiseco de Bermeno, Plar, pero no creo que el 2006 probado ni el 2005 (en el recuerdo) tengan tartárico añadido.
En fin...puede que esperarais una cosa y encontrarais otra y eso es malo, cuando se crean expectativas, quiero decir.
Salut!
Joan

Els vins de Pilar Vi i Jose Tinto dijo...

Hola Joan,

Pues no considero que las opiniones que te he expresado sean fruto precisamente de ir a los sitios con ideas preconcebidas, ni las decepciones que me he llevado sean a causa de lo que tú apuntas.
En primer lugar porque, ya de entrada, esta actitud no encaja con mi persona. Suelo usar mi experiencia para construirme opiniones y no para ratificarme en ideas previas a ésta, básicamente por que no las suelo tener.
Y en segundo lugar, porque fui a Las Canarias todavía “virgen” en vinos lanzaroteños, tinerfeños, etc. Sólo conocía de antemano las variedades de que se cultivan y como se suelen vinificar. Y para el viaje, tan sólo me llevé impreso un directorio de bodegas lanzaroteñas para concertar alguna visita con el fin de que sean los oriundos del lugar los que me lo den a conocer.

Lo que sinceramente no me esperaba encontrar en Lanzarote son unos campos extremadamente parcelados en los que las bodegas poco pueden intervenir antes de que el fruto llegue a la mesa de selección. Quizá habrán conseguido adelantar unos días la vendimia, pero eso sí, el Kg de uva, tanto la más buena, como la menos buena, a un euro/kg. Las plantaciones tienen una densidad bajísima y unas producciones por cepa, en las que jamás se procede al aclareo de racimos, que rondan los 20 y 30 kg por parra. Estos no son parámetros que me inviten a pensar que la uva que se obtiene y en consecuencia el vino, tengan una composición y un equilibrio óptimo, y más aun cuando llegado el momento de la cata creo detectarlo. Además, habría que analizar los grados de maduración y los criterios utilizados en el momento de la vendimia; si se busca un grado alcohólico determinado o si se tienen en cuenta otros factores que intervienen en calidad de la uva, como los niveles de acidez.

Pero bien, como no es prudente generar un debate en torno a unas meras sospechas (me refiero a las correcciones con tártarico en el vino que tú comentas, aunque estén confirmadas en otra malvasía que probé), prefiero, si no te importa y siempre con total respeto a tu réplica, que lo dejemos en este punto.

Salut!
Pilar.

J. Gómez Pallarès dijo...

Pilar, es fantástico que acudieras a las degustaciones libre de prejuicios. Así es como hay que ir siempre.
Sobre el resto y por seguir con lo que publicaré mañana sobre Pétalos del Bierzo 2006, si no hay datos, en efecto, prefiero no opinar ni replicar (en el mejor sentido del verbo,por supuesto).
Desconozco cómo trabaja el enólogo de Bermejo, cómo están plantadas sus vides (me he pateado Tenerife, Gran Canaria, pero no Lanzarote) y qué prácticas en el viñedo y en la bodega, sigue.
Sí sé, por la misma razón que tú apuntas, que este Bermejo 2006 me ha parecido un buen vino, en el que no he encontrado ni problemas de acidez o de tartárico subidos, ni una estructura débil en boca ni, por supuesto, esa sensación tan desagradable (cuando quieres beber vino!) de estar pensando que bebes agua o agua-chirri en vez de vino.
Me parece una bonita idea, por lo demás, quedar un día en la tienda que comenté en su momento de Barcelona, que distribuye un montón de vinos canarios y hacer una cata de blancos homologable: secos y sin madera, del 2006, por ejemplo, e intentar sacar una conclusión al hilo de lo que estamos ahora comentando.
A ver si saco tiempo para hacerlo...
Un abrazo
Joan

Els vins de Pilar Vi i Jose Tinto dijo...

Joan,
Me parece una idea fantástica esta de hacer una cata de vinos canarios del 2006.
Salut!
Pilar.

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues a ver si en el Mojo Canario me ayudan a prepararla!
Salve et te!
Joan

Publicar un comentario