03 diciembre, 2007

Hofstätter Lagrein 2005


Tramin / Termeno, en el Südtirol / Alto Adige es uno de aquellos pueblos del norte de Italia que atesora un secreto a voces o, mejor, a paladares, ya nada guardado: concentra en él una gran tradición vitivinícola y tiene, además, un esplendoroso presente en forma de algunas destacadísimas bodegas en el panorama enológico italiano. La zona, dada su especial orografía, sus escarpadas laderas, la presencia de abundante agua dulce estancada, de corrientes de agua, de contrastes térmicos notables y su variedad geológica, es una especie de paraíso para distintas variedades de uva. Es bien conocido el éxito y bondad de sus vinos blancos (la localidad se enorgullece de ser la patria chica de la variedad gewürztraminer).

Sin duda, mi bodega preferida en la localidad. y una de las grandes de la zona y del norte de Italia, es Hofstätter. De ella he hablado ya en otras ocasiones, pero no quiero dejar de decir que, tras haber podido conocer personalmente a su actual ideólogo, enólogo y alma mater, Martin Foradori Hofstätter (en la foto, con su hermosa familia), todavía me gusta más cuanto pruebo de su casa. Su enorme conocimiento de las tierras que tiene plantadas, su pasión por lo que hace, su convencimiento de cómo y por qué vinifica las distintas variedades, me dejaron apabullado, me encantaron, vaya, a medida que las iba comparando con los vinos que cataba y con otros suyos que ya conocía. Sólo pido a los dioses que, algún día, me permitan corroborar todas esas sensaciones in situ. Una de las cosas que más me gusta de Martin es que trata con igual mimo, esmero y buenos resultados, sus variedades blancas y las tintas: sus vinos de pago son botellas por las que uno tiene que pasar alguna vez, su gewürztraminer Kolbenhof, su pinot nero Barthenau, son auténticos vinazos.

Uno podría pensar que sus vinificaciones con la variedad tinta autóctona, la lagrein, son el patito feo de la casa porque la atención suele concentrarse en los blancos y en la pinot nero. Pero por lo menos a mí, que busco conocer el sabor y los aromas de las variedades autóctonas del mundo en sus monovarietales, he encontrado momentos de gran placer también en su lagrein básico. Martin sabe cómo tratarlo y le saca un gran partido. De viñedos plantados en las laderas del pueblo, sobre suelo de cascajo, arcilla y arenas, el mosto fermenta con sus hollejos durante diez días a 28ºC y al final de la fermentación permite Martin que la temperatura suba más para conseguir una mayor extracción de color y sabores. Pasa diez meses en barricas de roble esloveno y seis meses de afinamiento en botella antes de salir al mercado. Mi última botella probada es del 2005 y conviene degustarlo, con sus 13%, a 16 ºC más o menos. Presenta el color de la cereza tártara negra, muy madura y casi negra, con la capa alta. Sus aromas, ya a copa parada, son poderosos y atractivos, con la compota de moras y la misma cereza bien dulce presidiendo un conjunto que acaba dibujando, en tu mente, el dulzor y la delicadeza del bosque en otoño: restos de fresas silvestres sobre el terreno, flores secas en pétalos de violeta, recuerdo de la humedad del corazón del bosque. En boca, ofrece un cuerpo medio, suave, bastante delicado, con un punto de mínimo carbónico y de frescor que marcha rápido, para dejar paso a una sensación de taninos suaves, redondos, bien pulidos y de agradable calidez. Suavidad, calidez y discreción son notas adecuadas para acompañar platos de otoño, guisotes de cuchara, setas (¡si las hubiera!), quesos bastante curados, de los que este vino es un buen compañero y aliado.

Lo distribuye en España Enoteca d'Italia.

2 comentarios:

Enoteca d'Italia dijo...

Caro Joan,
perché non organizziamo una bella gita a Termeno e già che ci siamo anche nella piana rotaliana?
fin semana eno-turistico, magari ad aprile/maggio.

Alberto

J. Gómez Pallarès dijo...

Eh, sì!!! sarebbe una bellissima idea e una gita di grande belleza e ottimi risultati. Speriamo che abbia qualcosa da celebrare (sto cercando di vendere il mio appartamento!) e se riesco a farlo, lo celebro sistemando con voi questa gita per il prossimo 1 maggio!!! Mi piacerebbe veramente: andiamo con la machina, ci fermiamo a Verona, da ca' Rugate, poi a Termeno...Tremando d'emozione...
Joan qui et Gianni

Publicar un comentario en la entrada