25 diciembre, 2007

And the risotto goes to...


Pues al final, y tras darle muchas vueltas, me he decantado por el moscato d'Asti!!! Ya hablaré de él cuando publique el comentario de trinchera de la comida de navidad de hoy, año de gracia de 2007 (¡¡¡en estos momentos, la casa está copada por la familia política!!!), pero los amigos GdP y Encantadísimo, no sé si juntos o por separado (¡¡¡lo que no puedo pagar es el billete desde Santiago a Barcelona!!!), tienen una cita en casa, con un risotto como, por ejemplo, el de la foto de la izquierda. Fue perpetrado por un servidor en la pasada primavera, con espárragos silvestres y setas de temporada. Será éste o el que los ilustres comensales prefieran. Ya quedaremos por otro canal.

Que sigáis disfrutando de este día de Navidad. Nosotros, cuando hayamos conseguido echar a toda la familia, limpiar y arreglar la cocina y el comedor y mandado los niños a la cama, nos sentaremos ante la pantalla y, como cada año la noche de Navidad, miraremos con admiración y ternura Dublineses ("The Dead"), de John Huston. Su última película, su testamento y despedida de la vida, es una hermosa narración (a partir de un cuento de James Joyce) sobre cómo todos acabamos convirtiéndonos en sombras. Los unos más rápidamente que los otros, pero todos acabamos como espíritus sobre la llanura central de Irlanda, o sobre las calles del Eixample o vagando por la meseta castellana o... Huston, como tantas otras cosas de la vida, supo explicar magistralmente qué es ese tránsito hacia la muerte. Nos sentamos ante la pantalla, vemos la película (hace ya 20 años que lo hacemos) y lloramos a nuestros muertos. Con una copa de buen vino de meditación, por supuesto. Nos vemos mañana, con la crónica de la pantagruelada de hoy.

19 comentarios:

VadeBacus dijo...

Vya otro Huston, pufff, recuerdo la película que más tarde protagonizó Eastwood haciendo de él, Cazador...., fantástica la película y su relación con Boggie en el rodaje de La reina de Africa. Y The Dead dura como ninguna...
Ya per se es una peli de meditación, así que acompañada con un vinazo, no sé qué decir...
A disfrutar
Carlos

VadeBacus dijo...

Por cierto, me parece a mi que al final nos has abierto tu corazón. Qué cursi me ha quedado, odio esas frases!.
Yo creo que me abrire un oporto con mi mujer e igual acabamos de ver una que empezamos ayer, Alice de otro de los 5 que me encantan. Vaya con Dios.
Carlos

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues sí, Carlos,es una película de muy largo alcance, muy de testamento vital, muy irlandesa y muy especial. Nos la sabemos de memoria y, la verdad, si las películas que mencionas son el Huston de la vida, ésta es el Huston de la muerte (la síntesis de ambas, quizás, en "El Honor de los Prizzi").
Me interesa especialmente porque como nadie ha sabido leer e interpretar a otro de mis autores de cabecera, James Joyce.
Caerá un recioto di soave, fijo vaya.
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Digamos que esta película habla mucho de mí y digamos que me veo reflejado en algunos trazos del carácter vital de Huston, salvando las distancias, eh!!!
Digamos que son fechas en las que pienso tanto en los vivos como en los muertos. No me entiendas mal: no es que me pesen, es que quiero tenerles presentes, con notalgia y cariño, pensando en sus cosas y hacoendo que así, no mueran del todo. En este sentido, Michael Fury ("poor Michael Fury" en la escena de este fotograma) sigue vivo también y por supuesto, Huston y todos los que nos han precedido en el camino de las sombras que todos seremos. Hay que apurarse para que, antes, nos dé el máximo de luz posible!!!
Un abrazo
Joan
PS. Allen también me ha dado grandes momentos de placer, aunque no sé si me atreviría a ponerlo a la altura de los otros citados...

VadeBacus dijo...

Joan te entendí perfectamente, por fortuna. Nosotros tambien la tenemos por aquí y como mi mujer no la ha visto, ualgun dia la pondremos. Como veo que te va lo irlandés, a parte de la maravillosa The Quiet Man (ese pelo de la O'Hara azotado por el viento), te recomiendo si no la has visto The rising of the moon, 4 historias irlandesas del mismo director. También de Ford está aquella protagonizada por Rod Taylor haciendo de un poeta irlandés, ahora no me acuerdo, Sean algo, seguro :))). Y más que hay por ahí...
Carlos

J. Gómez Pallarès dijo...

No he visto estas historias irlandesas, Carlos, ya las buscaré porque en efecto, es una de mis tierras de predilección, por lo menos literaria y cinéfila!!!
La otra peli, la de Taylor, ¿es "Young Cassidy"?
Saludos
Joan

VadeBacus dijo...

Esa esa, jejeje. Creo que esta Jack Cardiff acreditado como director porque creo recordar que a Ford se le hincharon las "narices" de tanto que lo querían mangonear, así que abandonó cuando ya estaba medio filmada. Esa también la guardo por ahí, en VHS.
Slut

VadeBacus dijo...

Y ahora que empiezo a atar cabos, recuerdo que cuando tuve el placer de conocerte in person, tenías algo en común con Sean Thornton! No me equivoco, NO! :))))
Salut Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Vaya con este Carlos!!! Es más astuto y observador de lo que creía!!! En efecto, una de las gorras que suelo llevar, inglesa para más señas, que no irlandesa (para mi vergüenza) es muy parecida a la que lleva Sean Thornton, en efecto. Aunque él (vaya, nuestro querio John Wayne en el mejor papel de su carrera, quizás...) la lleva más ladeada que yo y de tamaño mayor, también. Pero el estilo es el mismo, en efecto. Cuando estoy por Europa o por Inglaterra paso casi desapercibido!!!
Saludos
Joan

VadeBacus dijo...

A mi me gustó tambien en The Searchers y en Rio Rojo. Las tres magníficas.
Saludos

Calamar dijo...

Cony! Quina activitat! Només passava a saludar: Bon Nadal Joan, i que sobrevisquis bé a festes i parents ;-)

Una abraçada,

Gourmet de provincias dijo...

Pues ya es una disculpa más (y de las buenas) para acercarme una vez más a Barcelona, que ya va a hacer año y medio que no voy por ahí.

En cualquier caso, gracias.

albertobilbao dijo...

Joan impresionante Dublineses a mi gusto, esa película te pega un latigazo emocional cada vez que se ve
Saludos

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues sí, Carlos, dos películas de narices, sin duda, pero para mí que tiene mucho mérito quitarse de encima esa piel de chico de América y meterse en la piel de un irlandés. Como que el esfuerzo actoral se me antoja mayor. En cualquier caso, las tres son enormes películas, sí señor.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Hombre, Calamar, estimat amic!!! T'han deixat una estona lliure les teves obligacions o cokes!!!???
Ja veus que això sembla el Nadal a Tres bandes, però enganxats a l'ordinador!
M'està donant un gran dia, vaja. Demà tornaran les misèries perquè ja no tindré l'ordinador tant a la vora!
Una abraçada i el mateix, company, bon Nadal i millor any Nou!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

GdP: el plato en la mesa ya lo tienes. Por desgracia, no puedo ofrecer camas para toda la familia, pero el risotto, con sus vinos, te lo has ganado a pulso!!!
Un abrazo
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues sí, Alberto, es una película que no tiene desperdicio alguno. Y si la ves en VOSE, que es como lo hacemos nosotros, pues gana muchísimo más. Escenas como el servicio de la mesa, los platos, la velada precena, la recitación de la poesía, el piano, el papel de la nieve como metáfora de la muerte...empiezo y no acabo, vaya.
Buena metáfora ésa, sí, un auténtico "latigazo emocional".
Pues dentro de un ratillo empieza la función!!!
Joan

encantadisimo dijo...

¿Qué me ha tocado?, si no he hecho nada!!... estoy en racha, tendría que haber jugado a la lotería;-).

Gracias Joan.

J. Gómez Pallarès dijo...

Tu propuesta, junto con la del amigo GdP, ha salido vencedora en el concurso de ideas, amigo Encantadísimo. Así que, en cuanto concertemos una fecha, tú eliges los ingredientes y yo pongo el risotto!!!
Ya quedaremos!!!
Y sí, no sería mala idea, no, que compraras algo de El Niño!!!
Saludos!
Joan
PS. Detalles sobre el moscato d'Asti, mañana!

Publicar un comentario