18 noviembre, 2007

Pétalos del Bierzo 2006


Ya he hablado en otras ocasiones de esta bodega y de sus propietarios y hacedores de vinos. Ricardo Pérez y su tío Álvaro Palacios son unos grandísimos enólogos, que tienen en el Bierzo y al ámparo de sus "Descendientes de J. Palacios", uno de los catálogos de vinos más impresionantes de España. Por lo tanto, me concentro en exclusiva en decir cuatro palabras de este Pétalos 2006 que me parece, sin más, un vinazo. Se me hace difícil proponer un vino que ofrezca tantas cosas a un precio tan adecuado (sobre los 13-14 euros). Este vino huele a fruta, este vino huele a campo y a cepa, este vino huele a bodega y a autenticidad, este vino huele y sabe a vino. Este vino me gusta mucho. Capa media tirando a alta, con un color cárdeno brillante y oscuro. Mora madura en su zarza, bosque bajo, violetas, pimienta, oscuridad de la bodega, aceitunas negras, arándano negro en compota. Cuerpo en boca, taninos largos y enteros, nada agrestes pero tampoco "sedosos", saben a auténtico. Largo posgusto en el que uno se recrea en compañía de una buena carne a la brasa y de una hogaza de pan. Este vino me gusta mucho y a cada botella y añada que abro, me gusta más. No tengo la menor duda en considerarlo uno de los mejores tintos de este país en relación con lo que me hacen pagar por él. Quien no lo conozca todavía (serán los menos), que no lo dude, se eche a la calle y consiga algunas botellas. Este 2006 está bueno ahora, pero estará superior en los dos próximos años.

34 comentarios:

CarlosGonzalez dijo...

Oh Joan! Me has tocado la fibra sensible. Sabes que siento predilección por esta bodega. Grandes vinos a muy diferentes precios y éste Pétalos merece gastar los 12 euros que cuesta.
En breve tendremos una sorpresa berciana en el blog, atentos! ;)
Saludos
Carlos

http://vadebacus.blogspot.com

Víctor C. dijo...

Vaya Joan, he leído muy buenas opiniones de este 2006 que veo confirmas, lo probaré.

Saludos.

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues yo también la siento, en efecto, tanto como siento los precios que marcan un Moncerbal o un Faraona, inacessibles para mi pobre bolsillo.
A ver esa sorpresa!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Yo sigo la marca de Pétalos desde el 2003 y creo que ha ido a más, sinceramente. Este 2006 (ya sabes que cuando abres una botella en casa, de diario, no siempre la terminas y hay que hacer el vacío y aguantar un poco) aguantó muy bien, además, 24 horas. En ese momento, ya eran más francos algunos aromas terciarios. Pero si uno puede abrirla y consumirla en un solo yantar, el éxito está asegurado. No es vino para todo el mundo, cierto, pero entre los enochalados es diana segura.
Salut!
Joan

Anónimo dijo...

Me sorprende esto que dices de que no es vino para todo el mundo, pero sí para los enochalados. ¿A qué te refieres con ello Joan? ¿Es "raro"? ¿dificil? ¿duro? Gracias y saludos. Jose.

Carlos Rodriguez dijo...

Bueno Joan, has conseguido que la semana que comienza compre alguna botella de esta añada, ya que la ultima que caté fué la 05.Cierto es que es un gran vino y además como bien dices de gran RCP.
Saludos
Carlos Rguez

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues, Jose, quería transmitir una experiencia mía, con comentarios sobre este vino y sobre, por ejemplo, R. de Remírez de Ganuza (otro vino muy de mi predilección) por parte de amigos míos que no tienen especial conocimiento del vino, que han manifestado "extrañeza" ante un vino como el Pétalos o el R., como si no concordara con lo que ellos esperaran de un rioja o de un tinto. Noté como un desencaje entre lo probado y lo esperado. Esto no pasa en un enochalado, en mi opinión, que tiene que tener la cabeza y el olfato y las papilas para analizar y degustar, para gozar o no, en función de la calidad, no de apriorismos.
Iba por ahí mi reflexión. No se trata de que yo considere, ciertamente, que es un vino difícil, raro. Para mí es justo lo contrario: es un vino muy vino, por así decir, con la fruta muy pura y un cañamazo casi real.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues, vaya, Carlos, ya sabes que no sacamos nada de esto, peroe se 2006 me ha encantado. Tenemos una cena de inauguración de cocina en casa de unos queridos amigos la semana que viene, y la compra de los vinos la hicimos con mis consejos. De Pétalos 2006 van a caer dos botellas: veremos cómo funciona lo que comentaba con Jose. También dos Vilosell 2005 de Tomás Cusiné, DO Costers del Segre, otro vinazo a un precio de alucine. Y otras cosas que igual cuento.
Saludos, Carlos
Joan

encantadisimo dijo...

Yo probé la añada 2003 y no me gustó, me pareció pesado, pastoso y cansino. Claro que se trataba de su añada inicial y, sin duda, debe haber mejorado. Desde entonces no lo he vuelto a comprar. Probaré con una de estas 2006.

manuel dijo...

"Este vino huele a fruta, este vino huele a campo y a cepa, este vino huele a bodega y a autenticidad, este vino huele y sabe a vino."

¿"Huele a bodega", Joan? ¿Podrías elaborar un poquito? Es que me surge esta frase como término un poco fuera de lugar en la secuencia desde mi punto de vista de la "autenticidad" y me parece que no estoy entendiendo algo.

Yo con los vinos de Descendientes de J. Palacios tengo experiencias variables. Por ejemplo, aunque me gustó el Pétalos en el 2004, el 2005 me lo encontré horriblemente fofo, pesado y torpe. Inclusive, si mal no recuerdo, llevaba más madera de la cuenta, lo que remachó una opinión negativa. El 2006, en vista de lo que pasó con el 2005, no me molesté en probarlo, pues imaginaba que sencillamente iban descendiendo hacia un estilo que a mí, pues... Pero ahora que me lo pones así, salgo a comprarlo inmediatamente y luego te cuento. También Gerry Dawes, aunque no se mostraba tan entusiasta como tú, me dijo que el 2006 estaba mucho mejor que el 2005.

Mi peor problema con muchos de los más prominentes vinos del Bierzo actualmente es que muchas bodegas buscan un peso y añaden una cantidad de roble neuvo que, al menos para mí, es inímica a la expresión elocuente de la mencía. Habiendo probado las maravillas que logra, por ejemplo, D. Ventura en Ribeira Sacra, vinificadas en 100% inox, o el "Albares" de Dominio de Tares, que es el más humilde vino de la bodega pero a la vez--y de nuevo, para mí--el más bello, me pregunto pro qué más gente no se inclinará por ese tipo de cosa. El Pétalos 2004 era algo así, pero el 2005... ¡Uf!

M.

manuel dijo...

"Este vino huele a fruta, este vino huele a campo y a cepa, este vino huele a bodega y a autenticidad, este vino huele y sabe a vino."

¿"Huele a bodega", Joan? ¿Podrías elaborar un poquito? Es que me surge esta frase como término un poco fuera de lugar en la secuencia desde mi punto de vista de la "autenticidad" y me parece que no estoy entendiendo algo.

Yo con los vinos de Descendientes de J. Palacios tengo experiencias variables. Por ejemplo, aunque me gustó el Pétalos en el 2004, el 2005 me lo encontré horriblemente fofo, pesado y torpe. Inclusive, si mal no recuerdo, llevaba más madera de la cuenta, lo que remachó una opinión negativa. El 2006, en vista de lo que pasó con el 2005, no me molesté en probarlo, pues imaginaba que sencillamente iban descendiendo hacia un estilo que a mí, pues... Pero ahora que me lo pones así, salgo a comprarlo inmediatamente y luego te cuento. También Gerry Dawes, aunque no se mostraba tan entusiasta como tú, me dijo que el 2006 estaba mucho mejor que el 2005.

Mi peor problema con muchos de los más prominentes vinos del Bierzo actualmente es que muchas bodegas buscan un peso y añaden una cantidad de roble neuvo que, al menos para mí, es inímica a la expresión elocuente de la mencía. Habiendo probado las maravillas que logra, por ejemplo, D. Ventura en Ribeira Sacra, vinificadas en 100% inox, o el "Albares" de Dominio de Tares, que es el más humilde vino de la bodega pero a la vez--y de nuevo, para mí--el más bello, me pregunto pro qué más gente no se inclinará por ese tipo de cosa. El Pétalos 2004 era algo así, pero el 2005... ¡Uf!

M.

Anónimo dijo...

Gracias por la aclaración Joan. Me apunto este vino y de esta añada para probarlo. Añadas anteriores no me atraían demasiado, la verdad. Por un lado el que para mi era un lio de cambios con las distintas marcas que han surgido de la misma bodega en muy pocos años y por otro bastante diversidad de criterios sobre el 2005 que me hacían mirar con aun más esceticismo este vino y esta bodega. Habrá que darle una oportunidad, pues confio en tu gusto. Gracias de nuevo y saludos. Jose.

Oscar Gallifa dijo...

Estoy con Joan, pude catarlo no hace demasiado en muy buena compañia, y me declaro seguidor de este vino. Una fruta maravillosa recuerdo, y el justo tostado para encumbrar la susodicha fruta fresca, una delicia de vino.
Cierto es que la añada ´05 no resultó para tirar cohetes.... Pero es normal, hay de todo en la viña del señor!! :-)


Saludos


Oscar G. (Vadebacus)

Ligasalsas dijo...

Es un gran vino, sabe a campo, es amargo, herbáceo, tiene personalidad. Hay fruta, es largo y la madera sólo sostiene, no entretiene. ¿Que hay más mencías así? Fantástico, eso es que vamos bien.

Hay bosque en este vino.

Anónimo dijo...

También agradezco los comentarios acerca de la madera en este vino... así rebajo mis expectativas }:-/ Saludos. Jose.

Sobre Vino dijo...

En la añada 2005 recuerdo haber probado el Pétalos dos veces. Me resulto un vino un tanto duro, agreste en boca y con una madera secante. No alcancé a ver si la evolución iba a mejorar las cosas.

Sin embargo, la añada 2004 (con la anterior etiqueta), la recuerdo más amable, con un mayor componente frutal.

Tras tu comentario probaré este 2006 y ya te contaré.

Saludos.

J. Gómez Pallarès dijo...

Chicos y chicas, no os puedo dejar solos, caramba. Me voy a comer a casa de los suegros lo que en catalñan llamamos "fricandó" (fricassé, en gracnés, aunque no es lo mismoO9 y me encuentro este montón de comentarios.
Intentaré ir por partes, como siempre.
Por oden, quisiera comentar lo de Manuel, en primer lugar.
Cuando hablo de "bodega", y disculpas porque he sido poco explítico, me refiero a ese especial olor que despide aquella parte de las bodegas que guarda las barricas: oscuridad, silencio, madera discreta, olor de bodega de las de siempre (no hablo de diseños futuristas echos presente porque ése sería otro tema), vino recién trasegado y ya trabajando con las barricas. Es un olor muye special que distingo en pocos vinos. Éste es uno de ellos. Podría poner algunos ejemplos, que quizás la mayoría de vosotros no conozca, pero los digo por si acaso. La bodega subterránea, casi hipogeo, de Celler Mas Doix, en la DOQ Priorat (POboleda), huele así; el parque de barricas de Smith-Haut-Laffitte, en Graves, huele así. En cambio, aún y tener otras virtudes, la sala de barricas que está a la vista del restaurante de Pago del Vicario no huele así.
Sobre las añadas de Pétalos, creo que he mencionado 2003 pero no 2005. Yo lo pruebo cada año y este 2006 creo que es el mejor de la serie. No le pesa la madera (pensamos lo mismo en eso, Manuel) y le sobresale, en cambio, la fruta. Es un vino que no busca nada parkerizable, ya me entiendes. Y puedo añadir que he probado, en cata colectiva, un último Moncerbal, que me pareció el más borgoñón de los productos de Ricardo Pérez y Álvaro Palacios. Y este Pétalos no es borgoñón, en estilo, ciertamente es más berciano o prioratino, pero no se les ha ido para nada la mano.
El próximo sábado abriré un par de botellas más y veremos si responden igual, pero este primer 2006, repito, me ha gustado mucho más que el resto de la serie.
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Encantadísimo, de ese 2003 que inició la serie me gustó, y bastante, su aroma de violetas y es cierto que no enamoraba todavía, pero prometía. Era como un vin nouveaux", casi, pero de una altura mucho mayor que muchos de los que nos llegan de Francia. Lo comparaba un poco, en mis notas, con esos primeros R. de Remírez de Ganuza, que, aunque con técnica de vinificación distinta, tenían semblanzas en su floralidad.
Creo que este 2006 recupera un mucho mejor tono.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

De nada, Jose. Por lo que hace a las marcas de la bodega, claro, responde a una política de pagos, terruños, llámales como quieras, cada uno de los cuales tiene una especificidad distinta y son vinificados y tratados por separado. Ya he comentado antes, que no he tenido la posibilidad de probarlos todos, pero ese último Moncerbal me dejó bastante aturdido, en positivo, claro. También los precios, por supuesto.
Gracias por mostrar tu confianza. Espero no defraudarla, porque de gustos... A mí me ha encantado en su primer día. Si la botella te dura más de 24 horas, cosa que a los partoculares cuando abrimos en casa para cata o consumo particular nos sucede mucho, la cosa ya cambia bastante. Sobre eso ya he advertido antes también.
Un abrazo
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Creo que resumes muy bien, Óscar, lo que quería decir: la fruta es aquí la protagonista y todo está a ella subordinada. Esto que podría parecer una perogrullada o un pleonasmo, tratándose de vinos, sabemos todos los que escribimos por aquí que no siempre sucede, ni mucho menos.
Es cierto, y enlazo con otro comentario de Manuel, que este vino tiene otras cosas que una sola vinificación en inoxidable (como la que comenta de Dominio de Tares) o en depósitos de cemento o en grandes tinos de madera, quizás no tienen. Pero los arreos accesibles no pesan nada aquí, no convierten al vino y a su fruta en algo secundario, al contrario, ayudan y arropan. Lo dicho, este 2006 me ha gustado. Y no olvidemos su precio.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Chapeau, Ligasalsas, creo que ofreces una descripción bella y exacta. Hay bosque, también, sí, en forma de garriga, de matorrales de tomillo.
Es un vino con cuerpo, carnoso, con estructura, cierto, pero nada pesada.
Saludos!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Sobre Vino, yo creo que en en esta 2006 han dado con la medida justa de madurez de la fruta, de fermentación y de temperatura de vinificación y de justa madera para resaltar, de nuevo, la fruta, la flor y los aromas de esos montes.
Tampoco quiero ser yo más papista que el pape, ¿verdad?, pero creo que es el Pétalos más satisfactorio de cuantos he probado.
Espero no decepecionar con esta opinión pero así he vivido esta primera botella de 2006. Añado que la empecé muy en condiciones, solo y antes de la comida, en mi mejor hora de cata (aquí cada cual se conoce, pero mi plenitud para estas cosas está entre las 10 y la 13 de la mañana) y con hambre en el estómago. A esa hora, la copa parada se me antojó directamente superior.
Saludos
Joan

Anónimo dijo...

Hola de nuevo Joan et al. Nada de "defraudarme" en absoluto. Aunque podamos tener gustos distintos, coincidir en algunos vinos y disentir en otros, desde luego sí tengo claro que confío en tu gusto, en como lo expones de forma clara, concisa y con mesura, tanto para expresar características positivas, como negativas. Y con todo,también he de admitir que tienes de largo mayor bagaje y conocimientos que yo! ;)
Con respecto a mi referencia a las distintas marcas de la familia Palacios en el Bierzo me quedó ciertamente cojitranco el comentario :) Como bien dices en determinado momento realizaron una diferenciación en función del pago, viñas utilizadas para los distintos vinos, etcétera; esta diferenciación se produjo en 2-3 años desde la añada inicial y no sé, pero una parcelación tan "rápida", con la logística que esto conlleva para una bodega y la falta de trayectoria fiable, junto a críticas más que dispares de sus vinos me hace ser muy escéptico con ellos. Cierta prevención en su movimiento marketiniano, pues no podemos negar que el apellido Palacios vende mucho y muy bien. Esto unido a que muy rápidamente observé cuando de la nada aparecieron unos vinos con unos precios más que destacables.... pues desconfianza como mínimo. Lo dicho, intentaré probar este Pétalos 2006 para hacerme una idea propia acerca del mismo.
Ah, no tuve tiempo de postear nada en tus anteriores reportajes, pero siendo muy rápido. Bürklin-Wolf es la bodega cuyo riesling trocken básico hizo que mi mente se pusiera patas-arriba con respecto a cómo veía el vino.
Y me apunto esa receta de gnocchi con calabaza, que según iba leyendo y al ver tu consejo respecto a con qué vino maridarlo (y antes de ver que hablabas de un blanco ;) me vino a la cabeza Marcel Lapierre Morgon :)) Saludos. Jose.

J. Gómez Pallarès dijo...

Hombre, Jose, en cosas del márketing no me voy a meter yo porque no tengo datos ni información de qué ha pretendido hacer la empresa.
Lo que yo he visto es que la bodega ha intentado preservar, siempre que ha querido (o ha podido, quizás, o le ha parecido oportuno, no sé), la vinifiacación por parajes, terruños, parcelas concretas. Villa de Corullón son cepas de parcelas del pueblo de Corullón; San Martín son de parcelas del paraje de San Martín; Fontelas: ahí le han dado porque son de San Martín y podrían haberse "ahorrado" esa etiqueta; Mobcerbal, de cepas de Moncerbal y Las Lamas y La Faraona, parajes del mismo nombre. Todos, pues, son topónimos que dan nombre a vinos más o menos distintos. ¿Que podían haberlos unido en un único ensamblaje y etiqueta o en dos? Pues sí, claro. ¿Por qué no lo han hecho? Pues no sé pero creo que la dispersión no es especialmente buena (ya no hablo de precios) para la venta. Loq ue vende mucho es lo que se identifica, ya desde la etiqueta, con un tipo de vino. Aquí, también en eso, puede que la vocación sea claramente "elitista".
Divagaciones al hilo de la multiplicación de marcas de la casa.
Sobre el resto:coincido contigo en la bondad del último riesling básico de Bürlin-Wolf; y sobre la adecuación de un tinto tipo Morgon a esta receta, pues puede que funcione. No lo he probado jamás, conste, pero me queda alguna duda de que la gamay acompañe adecuadamente a la calabaza. Quizás me gustaría más una maceración carbónica riojana, tipo Albiker o Luberri. Pero es una cosa a probar, sin duda.
Saludos y gracias por la idea.
Joan

manuel dijo...

Botella comprada durante el paseo de mediodía de los bebos. Mientras su madre se probaba ropa en Madison Av., yo me acerqué con ellos a Garnet (bueno que comiencen desde temprano a tener fuentes) y me hice con el Pétalos 2006 en cuestión, aí como también un par de cositas más, incluyendo un curioso blanquito corso y una de Pol Roger, por lo de tener algo con que humectarse la garganta entre tanta calefacción.

Por cierto, ví la portada dle nuevo Wine Spectator y no pude menos que reirme: "Italy's Dream Vintage: 1997 Is Still Going Strong", o algo por el estilo. Es que no tienen precio.

Ya contaré.

M.

J. Gómez Pallarès dijo...

No se pyede decir que pierdas el tiempo, Manuel!!! Ni que no estés ya marcando cierto camino a los gemelos!!! De Córcega tengo yo una visita pendiente: he conocido estos días en el Piemonte a Richard Spurr, enólogo que trabaja allí a ratos (aunque vine en Montpéllier) y tengo ganas de probar cosas. Ya dirás cómo ha ido todo esto...
Y ya se sabe, también Wine Spectator tiene que vender!!!
Espero con ganas tu opinión sobre ese Pétalos!
Joan

Calamar dijo...

Hola Joan,

Probé este vino hará unos meses, recién salido al mercado y lo encontré aún muy crudo, con los taninos muy astringentes. Pero como tu muy bien dices, se me antojó que todo ello provenía de la fruta, para nada invadido de madera ni sobreextraido (quizás algo maduro sí, pero bien). Decidí darle unos años de botella para ver si se "calmaba" correctamemte.

Ahora, despues de leerte, no he esperado más y he probado una segunda botella. Se ha pulido rápidamente. Coincido contigo que está en un buen momento de consumo, y que puede tener una buena evolución en uno o dos años.

También creo que ha mejorado su estilo en general, y que si bien sigue siendo un vino potente, extraido y maduro (fruta madura me refiero, bastante madura), lejos del estilo borgoñón del Moncerbal que tu citas, no le faltan cualidades para que lo disfrute: por su juventud, su fruta, su nervio.

En fin, parece que quedaron atrás esas añadas más sobremaduras y enmaderadas... y yo que me alegro.

Un saludo,

encantadisimo dijo...

Bien, Joan, hace un rato he abierto una botella comprada hoy mismo (12,9€ en ECI). Capa alta, ribete amoratado y aspecto achocolatado. Nariz con fruta madura, notas lácticas, chocolate, tostados y bosque , con cierta rusticidad. Bien. En boca se muestra maduro y con buen cuerpo. Presentes la fruta madura, las notas tostadas y achocolatadas pero cierta aspereza tánica y un manifiesto fondo vegetal o herbáceo le restan puntos. Cálido y sabroso, pero un poco cansino. Me parece un vino interesante y con cierta tipicidad pero, si se me permite la sinceridad, no me acaba de convencer. Correcto, resultón y, desde luego, mucho mejor que la botella que tomé del 2003, pero no me parece un vino por el que pagar pagar ese precio.

J. Gómez Pallarès dijo...

Bien, amigo Calamar, creo que coincidimos en los aspectos básicos que nos gustan de este vino. Y por supuesto, que ha mejorado en relación con añadas anteriores. Ahora comentaré algún aspecto más al hilo de lo que escribe Encantadísimo, pero creo que es un vino intereante: buena fruta, buena crianza, cierta rusticidad, sí, pero todo muy agradable y bien puesto.
Me gusta coincidir con tu nariz: hemos hecho ya bastantes catas juntos y la aprecio de veras.
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Coincido plenamente con tu primera parte de descripción, amigo Encantadísimo (hasta "achocolotadas"), aunque destacaría que mi primer golpe de nariz fue muy bueno y condicionó, para bien, el resto de la degustación. Por lo demás, yo aprecié como un valor positivo cierta rusticidad (hablaba yo de "campo" y de "cepa" y de ese olor a bodega) en un vino de esa zona y con esa prehistoria. El fondo vegetal o herbáceo (como de raspón, ¿quizás?) no lo aprecié en absoluto en mi botella. Eso le resta "puntos" a tu valoración. En cualquier caso, y ya para terminar, "sabroso" es un adjetivo que cuadra muy bien con este vino, en mi opinión y sobre el precio, nada puedo decir, porque es muy subjetivo. Yo lo disfruté bastante más que tú (no me pareció ni cansino ni caído en boca, si es que interpreto bien ese adjetivo) y, en consecuencia, el precio que pagué por él me pareció correcto.
Pero puesto que no pertenezco a la empresa ni tengo intereses con sus dueños, el sábado tengo que abrir un par de botellas más y a ver si mis notas coinciden con las de la primera botella.
Estamos, además, muy de acuerdo en que este vino es bastante más interesante que el 2003.
Saludos
Joan

Vins i més dijo...

Desde luego puede gustar o no este Pétalos, pero como he podido observar no deja indiferente. A mí particularmente me gusta y bastante, y por esos 12 € pues que te digo yo desde luego el Tares Cepas Viejas es un poco más frutal pero la calidad de la madera en este vino es notable. Por aquí se bebe bastante...

encantadisimo dijo...

Bien, Vins i més, los gustos personales son los que mandan. Particularemente, prefiero el Cepas Viejas. Sin considerarlo excepcional, me parece un vino más apetecible.

J. Gómez Pallarès dijo...

Hombre, "Vins i més, yo creo que ha habido un salto cualtitativo en este 2006,queu se hace notar tanto en nariz como en paladar. Y eso me llevó a hablar en términos elogiosos del mismo. Puede que fuera demasiado hiperbólico (tengo que controlar ese aspecto de mi escritura, pero es que, según el momento en que uno cata, lo que ha venido delante, etc., pues a veces un vino le entra pero que muy bien; y con Pétalos 06 me pasó eso).
No quiero compararlo con el último Tares cepas viejas en el mercado porque no lo he probado y hace por lo menos un año que no cato botella alguna. Puede que me anime a hacerlo y a publicar algo sobre esa comparativa. En cualqquier caso, en mis notas y memoria, cepas Viejas es siemre un vino interesante, apetecible y resultón. Y a un previo imbatible.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Bueno, Encantadísimo, tú lo dices mejor que nadie, De gustibus...En mi recuerdo, con todo lejano, de Cepas viejas y de este último Pétalos, el dominio de la buena fruta a copa parada y como primera impresión me hjace más apetecible el Pétalos que Tares. pero vaya, como a ti te pasó con el Pétalos: ya mismo, a la mínima que pueda me agencio una Cepas viejas y comparo, a ver cómo me sale la cosa.
Saludos
Joan

Publicar un comentario