19 noviembre, 2007

Milesim en Barcelona


Milesim es una empresa reciente en Barcelona, que en principio parecía se iba a dedicar sólo a vinos italianos (su subtítulo es "la passione del vino"), pero que también comercializa (para profesionales de la restauración, aunque también venden en su página web), vinos franceses y algunos españoles de calidad contrastada (Mas Doix, sin ir más lejos). Hace unos días tuvieron la amabilidad de invitarme a una cata de algunos de los vinos que importan, en el restaurante Vinyaroel. Polakia escribió no hace mucho sobre una experiencia similar. Reconozco que no era el mejor día para mí, justo después del cambio horario y con un complejo de "animal desorientado" y mal dormido notable. Pero me parece de toda justícia, en primer lugar, dar noticia también aquí de esta nueva casa y, en segundo lugar, hablar siquiera brevemente de los dos vinos que más me gustaron de la sesión.

El primero pertenece a una de las denominaciones que más alegrías me dan ultimamente, la Soave Classico, de la que creo haber cogido ya el perfil de calidad de sus mejores vinos: entre Ca'Rugate y su Monte Fiorentine y los de Pieropan, cualquiera... En este caso, presentaron un Monte Carbonare 2005 de Suavia. Se trata de una bodega de no muy larga tradición (aunque su nombre remonte a los orígenes del propio Soave), con viñedos en Fittà (Soave) a una altura de casi 300 metros, sobre terrenos volcánicos de textura arcillosa. Su Soave Classico es un vino muy reconocido, que ha alcanzado los Tre Bichieri del Gambero Rosso en 2006. Se trata de un monovarietal de garganega en pureza, de un brillante color amarillo bastante intenso, con fuertes y poderosos aromas de flor blanca, herbáceos en posgusto y de fruta de hueso madura (albaricoque). Es muy sabroso y sápido en boca, con estructura. Un vino para comprar (no es barato: sobre los 15 euros) y beber hasta el año que viene como mucho.


El segundo vino que más me gustó, aunque estaba algo cerrado y sabíamos que estábamos casi cometiendo un "infanticidio", fue el DOCG Barolo de Luigi Pira 2003. Se trata de una de las buenas bodegas de Serralunga d'Alba, pueblo de enorme tradición vitivinícola y con el que tengo una deuda y una visita pendientes (oi, Lluís?), de la que este nebbiolo en pureza representa un escalón básico pero muy digno de tener en cuenta. No estamos hablando de sus crus más famosos, en efecto (Marenca, Margheria, Vigna Rionda), pero este barolo del 2003 es, en mi humilde opinión, un gran vino para que el aficionado se inicie en el complicado y muy exigente sacerdocio del barolo. Ofrece alguna de las mayores virtudes de este vino y no exige mucho a cambio: es de un bonito color rubí de capa media e intensidad también medias y a copa parada asoman bellos aromas de fruta de bosque negra madura y de regaliz en rama. Es un vino ya bastante delicado en nariz, aunque en boca muestra en exceso el poder de la nebbiolo y es, todavía, algo astringente y con los taninos más bien duros. Al precio que se vende (sobre los 26-27 euros), muy adecuado para un futuro barolo de calidad, mi consejo es que se compren unas cuantas botellas y se deje afinar el vino en bodega por lo menos un par o tres de años más. Entonces saldrá el alma auténtica que este barolo lleva dentro.

Bienvenida sea, pues, esta nueva empresa que opera desde Barcelona y bien hallados y degustados estos vinos que seguirán haciendo las delicias, sobre todo italianas, de un público que en un par de años ha ganado años luz en su contacto con el panorama vitivinícola italiano, sin duda, uno de los más ricos y complejos del planeta Tierra.

10 comentarios:

Víctor Franco dijo...

Una lástima no haber coincidido Joan, porque fallé a última hora por motivos de trabajo y me supo muy mal, ya que Ronan se ha portado muy bien conmigo.

En menos de un año se ha ampliado el posible abanico italiano de compras en BCN con esas dos referencias tan destacables, La Enoteca d'Italia y Milesim. Mucha y larga vida a ambas iniciativas empresariales.

Un abrazo.

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues sí, Víctor, mi último párrafo alude exactamente a eso. De un panorama francamente pobre (no quiero hablar de tienas, pero un repaso a los anaqueles de las vinacotecas barcelonesas, en cuanto a vinos italianos se refiere, no da como para tirar cohetes), hemos pasado a una realidad muchísimo más rica. Sin duda, lo mejor representado por ahora es el centro-norte de Italia, pero todo se ampliará y, además, lo más importante es que el consumidor, sea profesional (restaurantes sobre todo) o no, sale muy claramente beneficiado.
Ojalá les vaya muy bien, sí señor.
Desde aquí ayudamos lo que podemos.
Un abrazo
Joan

Sobre Vino dijo...

Vaya, Joan. Veo que estuvimos a punto de coincidir ese día. Como en el caso de Víctor, yo tampoco pude finalmente por motivos de trabajo.

Un abrazo.

J. Gómez Pallarès dijo...

Caramba, ¿también en Barcelona?
Uno acaba preguntándose que si por motivos de trabajo no podemos acudir a estas cosas. ¿no tendríamos que cambiar de trabajo?
Otra vez será, la coincidencia, ¡quiero decir!
Un abrazo
Joan

Anónimo dijo...

pues yo sí que coincidí con el amigo Pallares y otros y la verdad es que fue una delicia el catar esos vinos acompañado.
de acuerdo en que el Soave Classico dio notas muy interesantes asi como tambien que el "hermano pequeño" de los Pira resulto bastante aventajado aunque demasiado joven todavia
un saludo
enrique
PD Joan marcho a Roma el proximo miercoles con tus notas romanas bajo el brazo

J. Gómez Pallarès dijo...

En efecto, Enrique, pasamos un buen rato juntos y coincidimos plenamente en este soave classico y, por lo que veo, también en pensar que este barolo estará mucho mejor dentro de unos pocos años.
Buen viaje, saluda a la vieja Roma y dale un beso de mi parte a Ada y a Sergio. Si vas, no dudes en darte a conocer.
Suertudo eres!
Joan

Herr Direktor dijo...

Ya que hablais de italianos: os suena Terra di Lavoro???

pues bien ese vino y otros dos más van a ser importados por Colet Cava en breve (diciembre). El cupo es limitadísimo.

Cualquier interesado por favor, mail privado.

J. Gómez Pallarès dijo...

Sí me suena, Herr, aunque no lo he probado nunca. Son vinos del sur, de los Abruzzi, supongo que tintos poderosos y etc.
Saludos y gracias por la información!
Joan

Anónimo dijo...

"Terra di Lavoro" es el viejo nombre de la provincia de Caserta, en Campania (cerca de Nápoles). No es un vino de los Abruzzi, entonces, sino un tinto elaborado con uvas aglianico y piedirosso. A lo mejor es un vino poderoso y con mucha gradación (no lo he probado todavía), pero lo de que los vinos del Sur tengan todos ese estilo es un estereótipo. De echo - en mi humilde opinión - los mejores vinos del Sur son los que no responden a este estereótipo.

J. Gómez Pallarès dijo...

Gracias por las precisiones, anónimo. De hecho, terra di lavoro es, también, la marca de algún vino campano hecho con aglianico y pedirosso (de la casa galardi, por ejemplo) y yo pensaba que se usaba, como denominación, que no DOC o IGT, también en los Abruzzi, además de en Campania.
Habrá que probarlo, cuando se distribuya por aquí, pues tampoco lo he probado nunca. La aglianico, sí, pero esta marca, no.
Saludos
Joan

Publicar un comentario