29 octubre, 2007

Odysseus 2006 garnatxa blanca



Viñedos de Íthaca es un proyecto a escala y dimensión humanas, una bodega familiar concebida y realizada con astucia y sabiduría. Con ella, Joseph y Sílvia Puig han acumulado (sobre todo el primero, por razones obvias) años de experiencia, de saber, de viajar y de conocer, para crear una bodega que, no por azar, lleva el nombre del héroe griego viajero por antonomasia, Odiseo.

El rey de Ítaca es el astuto por excelencia en Homero, es, de entre los monarcas aqueos que luchan en Troya contra la locura de Paris y Helena, quien ofrece mejores estrategias: suya es la idea de engañar a Príamo introduciendo el famoso caballo de madera dentro de las murallas, con la traición en su interior. Suyo será, también, el castigo mayor: años de penar por el Mediterráneo, tras la caída de Troya, para vencer al cíclope, para huir de la bruja encantadora, para escapar de las sirenas asesinas y para acabar llegando a un hogar asediado por pretendientes de una esposa a la que creen ya viuda. Pordiosero y reconocido sólo por su viejo perro, Ulises acabará venciendo todas las penalidades y reinando de nuevo en Ítaca.

Ésta es la metáfora de la que se nutre la realidad: años de incierto "navegar", viñedos nuevos plantados a finales de los noventa del siglo pasado que han llegado este mismo año a su primer momento óptimo de producción, muy viejos viñedos gestionados por la bodega en Poboleda, en La Vilella Baixa, Porrera...han acabado configurando un nuevo reino en la DOQ Priorat, el gobernado por los Puig, que presenta uno de los catálogos más completos de la zona, con versatilidad (tintos, blancos secos, dulces), calidad y un vino hecho con mucho amor y pasión. Una de sus botellas jamás deja indiferente y el sábado pasado, ante unos deliciosos penne rigate con salsa boloñesa seguidos de fresquísimos filetes de gallo, sencillamente enahrinados y fritos en AOVE, cayó su monovarietal de garnacha blanca (14 euros en tienda). Es un vino que encanta y sorprende (detalles de plantación y vinificación en su página web), una de aquellas perlas que suelen poblar los catálogos de las bodegas por aquello de "completar la colección", pero que aquí merece atención por sí mismo.

Hay que servirlo entre 11 y 12ºC y dejar que se airee un poco antes del consumo: con 14,5%, su estructura es tan perfecta, su equilibrio orgánico tan conseguido, que nada en él pesa ni es excesivo (como pasa con tantos blancos prioratinos). Un prodigio de monovarietal, de un color pajizo entero, entre pálido y ya en un primer envero hacia el oro, con aromas de pera limonera algo verde, con apuntes vegetales (tanto en copa como en posgusto), entre el matorral, la flor de tilo y el brote de la grosella negra, y con una boca poderosa, amplia, bien estructurada, que deja un ligero repunte amargoso final. Se trata de una opción muy recomendable para conocer en pureza qué puede dar de sí la garnacha blanca como uva estrella: una victoria más a anotar en el cuaderno de los Odiseo/Puig. Si hubiera llevado el de Ítaca en el zurrón un poco de este vino no hubiera tenido que emborrachar a Polifemo para vencerle: el aroma de la garnacha de esta renacida patria, ella solita, habría abierto las puertas de la cueva del cíclope. ¡¡¡Y éste habría conservado su ojo!!!

6 comentarios:

Sobre Vino dijo...

No he probado este blanco, aunque su tinto del 2002 sin disgustarme no me llegó a enganchar. Lo trataré de probar si se cruza en mi camino.

Saludos

La Guarda de Navarra dijo...

Ahora que cada vez disfruto más con los blancos, la garnatxa blanca me ofrece muchas de las características que busco en ellos. Para localizar.
Saludos.

J. Gómez Pallarès dijo...

2002, en general para esta empresa, amigo Sobre Vino, quizás fuera todavía una fecha demasiado tierna y cercana a la fundación como para disfrutar de sus vinos.
Por seguir con sus blancos, tanto éste de garnacha blanca como el monovarietal de pedro ximenez vinificado como seco (otra larga tradición en el Priorat) son muy dignos de tener en cuenta y hablan de una bodega que cuida con pasión toda su gama de productos, cosa poco habitual en los blancos prioratinos, digamos.
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

la Guarda, se trata de un monovarietal que te ofrece la gram oportunidad de conocer a fondo cómo responde esta uva normalmente muy considerada cuando se la trata con mimo, con esmero y procede, además, de cepas viejas.
Yo defiendo mucho este tipo de experiencias y las busco y cada vez me interesa más probar los monovarietales realizados en las tierras donde las uvas tienen larguísima tradición: así me entero de veras de cómo responde la variedad.
Y las características de este vino lo hacen, de veras, apetecible.
Por otra parte, forma parte de esta nueva forma de ver las cosas en que uvas antaño denostadas acaban encontrando quien las entiende de veras y las vinifica como auténticas estrellas, no como artistas de reparto de tercera. Pienso en esta garnacha, pienso en la graciano, pienso en la gamay (que no sólo de Beaujolais nouveau vive!!!), pienso en la barbera, pienso en la picapoll y en tantas otras que están dando nuenos vinos y mejores que darán. Al tiempo.
Saludos
Joan

Els vins de Pilar Vi i Jose Tinto dijo...

Hola Joan,

Siento haber llegado algo tarde a este comentario, pero últimamente me esta costando seguirte el ritmo.

No he tenido ocasión de probar esta garnacha blanca, pero sí he degustado, hace ya algún tiempo, un PX vinificado en seco que elabora esta misma bodega prioratina. Nunca antes me había probado un PX seco y, ni siquiera tenía conocimiento de que en el Priorat se cultivaba esta variedad, pero resulta que las cepas que tienen ahí plantadas tienes varias décadas.

Bueno, en realidad este post me ha hecho pensar en otro tema. Hace ya más de diez años, leyendo el prólogo que José Mª Valverde escribió para el Ulises de James Joyce, pensé que lo mejor sería empezar por la Odisea de Homero, y así lo hice. Conseguí por casualidad la traducción de Carles Riba y me encantó. Me gustaría conocer la opinión de un experto como tú sobre esta traducción y, si no es mucho pedir, que me recomendaras una traducción de la Iliada.

Saludos,
Pilar.

J. Gómez Pallarès dijo...

Prometo moderarme en noviembre, Pilar. Voy escribiendo al ritmo que me apetece, la verdad, y últimamente he superado con creces el ritmo aconsejado de un comentario cada tres días (por aquello de no cansar ni abusar a los sufridos lectores).
la PX es una cepa de larga tradición en el Priorat, en efecto, y se vinifica en seco desde siempre. Yo aconsejo acercarse, por supuesto, al PX seco de Viñedos de Íthaca y, también, al que hacen los amigos de Genium, en Poboleda.
Sobre la segunda parte de tu comentario, por supuesto que la traducción catalana homérica de Riba es excepcional y muy recomendable. Para la Eneida, en la misma editorial Alpha, puedes leer la de Miquel Peix y otra posibilidad nada desdeñable es que cojas la de Miquel Dolc en la Fundació Bernat Metge. Hay muchas otras a disposición, conste, pero éstas son las que, quizás más directamente, siguen un poco la tradición ribiana.
Saludos
Joan

Publicar un comentario