28 octubre, 2007

Los cuatro de Albacete

AVISO PARA LECTORES HABITUALES: HOY NO VOY A HABLAR NI DE COMIDA NI DE VINOS, SINO DE CÓMO RENFE ME CONVIRTIÓ EN ODISEO

1. 23 de octubre de 2007, 7,30 a.m., estación de Sants en Barcelona. Tren ARCO 697, destino València.
2. Pasajeros a las vías 11-12: falso. Se trata de un redil de ovejas en que los empleados encierran a sus futuras víctimas. Nadie ve una vía en ningún momento.
3. 7,35: ¡¡pasajeros al tren!!! Falso. Alguien con un letrero que lleva un número equivocado de tren y que es detenido por dos "responsables" (para que no confunda al pasaje ya de por sí atemorizado y desinformado), sin éxito alguno, nos lleva hasta el autobús (2335 DBC) que sale, puntual, a las 8.00.
4. El conductor coge la ruta que le han ordenado: desde Sants es la más barata, peaje de Martorell (la más rápida y recta es la autopista Pau Casals, por El Garraf, más cara), pero también la más difícil de alcanzar, el doble de tiempo que la otra.
5. Se nos dice que tenemos que ir hasta Tarragona y que allí, el tren nos llevará directos a Valencia. Hay pasaje que sigue hasta Albacete, otros van a Andalucía y unos pocos más, aventureros extremos a lo Scott, piensan llegar a Extremadura.
6. El conductor es gallego pero vive en Avilés. No conoce nada de la ruta y utiliza, ya antes de salir de Barcelona, tres veces el teléfono móvil con el autobús en marcha. A lo largo del trayecto acabarán siendo ocho las veces y en dos de ellas pierde por completo el contacto de las manos con el volante. También "cae" un sms.

7. Justo antes del peaje de Martorell el conductor atiende una llamada: del autocar sale humo, se quema por detrás.
8. Parada de emergencia junto al arcén, a las 8,40 a.m. Se nos conmina a no abandonar el autobús, pues es sumamente peligroso. Empiezo a preguntarme, azorado, si el peligro real no ha sido ponernos en manos de Renfe y de sus responsables y cómplices para realizar el desplazamiento.
9. El autobús es el n.818 de la empresa Eurolines y lleva más de 600.000 km de carretera.
10. No sabemos qué se ha quemado pero, además del humo, pierde gasóleo: la autopista se impregna de aromas del más puro riesling...
11. Llega una patrulla dels Mossos d'Esquadra (no voy a sacar fotos ni dar números de placas), nerviosos y con malos modos por la posición del autocar y de algunos pasajeros mayores y un niño, que han tenido que salir por necesidades fisiológicas. Conminan de nuevo al pasaje a subir, pero les hago ver que el bicho pierde gasóleo y que con tanto teléfono en uso yo subo, pero detrás de ellos. Todos nos quedamos abajo.


12. A las 9,30 a.m. llega un segundo autocar de recambio (0569 CJD) con la fantástica noticia de que nos llevará directamente, no a Tarragona, sino a Valencia.
13. Ante la estupefacción del pasaje y dos amagos de traslado de maletas de un autocar al otro, constatamos que el segundo autocar no tiene suficiente número de asientos como para llevar a todo el "pasaje" del tren / autocar averiado.
14. A las 10 a.m. llega un tercer autocar (5278 FFN). Empezamos a ver la luz al final del "tunel" (menuda metáfora para los de Renfe), pero el chofer del tercer autocar se empeña en decir que él no sabe qué hace allí y que no va a Valencia porque tienen otro servicio a las 13 horas.
15. El chofer del primer autocar pasa al tercer autocar y tras varios amagos de discusión entre el interventor del tren / autocar / bala / lanzadera, los choferes presentes (tres), los mossos, los mecánicos que ya han llegado y algunos pasajeros de natural irritables (entre los que no me cuento: me he levantado en postura mental za-zen, hoy), se acaba acordando que todos los pasajeros pasen al tercer autocar conducido por el chofer del primero (creo).


Los otros dos conductores, muy amablemente, vuelven a trasladar las maletas al dicho autocar y, con aquella alegría que caracteriza cualquier viaje por carretera bien organizado, se reanuda la marcha hacia Valencia, siendo las horas 10,15 a.m. del día de gracia de nuestro Señor de 23 de octubre de 2007, en que la iglesia celebra al Santísimo Redentor y a San Antonio María Claret.
16. A las 12,15, el autocar tercero sale de la autopista para dejar, junto al peaje de Benicàssim, a un sufrido empresario canario que, horas después, tenía que volver a Barcelona. Barruntaba el hombre la navegación de cabotaje, siguiendo una brillante idea de los alcaldes del Baix Llobregat, Garraf, etc.


17. El interventor del tren / autocar / lanzadera / utensilio de tortura en que se ha convertido el tercer autocar, está en contacto telefónico permanente a través del móvil interno de Renfe, con sus superiores en València. Desconocen mis desgraciados compañeros de viaje que ni saben cómo les van a llevar más allá de Albacete...Se le acaba la bateria del móvil al interventor y no lleva ni cargador ni recambio alguno. Parece que el principio de Peters se va a convertir en axioma, pero no...
18. La divina providencia nos echa una mano: resulta que el chofer del primer autocar, que ahora nos lleva en el tercero, lleva un cargador que, quizás, sea de la marca del del interventor. Por desgracia, está en una cartera, para alcanzar la cual (está a su izquierda) tiene que dar dos bandazos a izquierda y derecha que, intuyo por intercesión directa de los santos del día, no nos llevan fuera de la autopista.
19. A las 13,45 salimos de la autopista por València-Nord. Ni el interventor ni el chofer de la máquina de tortura en que se ha convertido el tren ARCO 697, metamorfoseado en gran calabaza, en tercer autocar que era, en realidad, el primero, saben cómo llegar a la estación de València por algo que no sea una vía.
20. Decido convertirme en Odiseo, de hecho todos en el autocar estamos a punto de superar una prueba homérica, y guío a la tropa por la carretera de Catalunya, avenida Aragón, puente del mismo nombre, Gran Vía, calle Ruzafa, plaza de toros y estación de València. Llegamos a las 14,05 horas y mi sentimiento, más que de Odiseo es (mirad la última foto) de Polifemo: como el cíclope, aturdido y habiendo perdido un ojo, me siento tras haber sido maltratado durante seis horas y cinco minutos por Renfe y sus secuaces (horario de llegada previsto: 11,20 a.m.). Las Sirenas y Medusa, a su lado, me parecen ahora aprendizas en el tocador de la Señorita Pepis.
21. Los cuatro de Albacete, que dan título a este relato (estrictamente verídico), a los que voceaba y apremiaba el interventor, tenían 15 minutos para localizar su bolsa de pic-nic prometida y enlazar con, quizás, un tren que les tenía que llevar a su destino final.
22. Del resto de compañeros de odisea nada sé. Me gustaría que hubieran llegado a alguna parte. Espero encontrarles algún día, sanos y salvos y lejos de Renfe, en las tierras que hay más allá de la laguna Estígia.
23. Decido esfumarme, discretamente, calle Colón abajo, intentando no llamar la atención ni del interventor ni del chofer, no vayan a aconsejarme que reclame algo, a las seis horas y cinco minutos de mi partida de Barcelona.




24. Que se vayan, que dimitan, que la ministra, que el secretario de estado, que el jefe de cercanías y de media distancia, que el presidente de Renfe, que todos los responsables de los autocares puestos en esas condiciones, se vayan. Que tengan la mínima dignidad de dejar sus puestos y que alguien intente encontrar a gente más competente para desempeñar esas labores: no tiene que ser muy difícil. Me caería la cara de vergüenza protagonizar, en tanto que responsable de lo que sea, desaguisados como el que los usuarios de Renfe estamos viviendo en los últimos meses en Barcelona y no ofrecer, con senecana dignidad, mis venas y una bañera de dulce agua caliente, para que alguien me "desangre" pacíficamente.

30 comentarios:

encantadisimo dijo...

Tienes razón toda esa gentuza debería dimitir o habrá que echarlos. El problema es que vendrán otros con la misma actitud, esa de que todo hay que hacerlo rápido; muy rápido, aunque sea mal (inevitablemente será mal).

Vivimos tiempos de una civilización en franca decadencia, claramente cuesta abajo y acelerando la caída.

Calamar dijo...

¡Ánimo Joan!, ese tono épico me ha hecho reir.. Casi te veo a bordo de la "Pinta": "siendo las horas 10,15 a.m. del día de gracia de nuestro Señor... a bordo del autocar tercero"

je,je, que ironia más fina!

Salut i paciencia,

Calamar

J. Gómez Pallarès dijo...

Sólo faltaba leer hoy, en un periódico, que la ministra declaró ayer que no dimite porque "correr es de cobardes".
Esta señora no entiende nada, pero nada nada. ha sido incapaz de montar un equipo que resuelva los problemas que tenemos encima y confunde la dignidad política con la "gallardía" y con cosas de valientes y de cobardes. Con gente que piensa así, en efecto, estamos acabados.
Yo no he querido hacer un comentario político, sino cívico: sólo puedo jugar con mi voto y por supuesto que o reaccionan inmediatamente o lo han perdido ya.
Es poco, quizás, para gente tan importante, pero en democracia es todo.
Hay que regenerar la vida pública de este país y echar de ella a todos los incompetentes que piensan y actuan como esta ministra.

J. Gómez Pallarès dijo...

Y sí, amigo calamar. Primero estuve dudando muy mucho de publicar la nota. De hechjo en la vida de este blog sólo en otra ocasión me he saltado sus temas principales y hablé de un político, de otro partido, y de sus destrozos urbanísticos en Mallorca. Ha éste ya le ha puesto la ciudadanía en su sitio.
Y en segundo lugar, cuando pensé que sí, que redactaba las notas que había tomado durante la odisea a València y las publicaba como folletín dominical en el blog, me salió casi natural la ironía épica.
Un artículo que destilara sólo mala leche no me parecía bien, aunque algunas situaciones que se vivieron fueron realmente dramáticas, sobre todo en ancianos y en niños y en alguna cita de trabajo muy importante para un viajero. Me salió la vena épico-irónica a medida que iba escribiendo.
Eso ya me paerció mejor. Y ahí está.
Juro no volver a coger un tren hacia el sur hasta que el AVE no se haya cargado la Sagrada Familia. Por lo menos algo bueno sacaremos de esto...
Joan

Dominic dijo...

Yo me he reido a gusto, a una de mis hermanas le pasó algo por el estlo hace poco, solo que ella se quedó encerrada en un vagon a oscuras y apartando los moscones que le querían meter mano...más o menos,por pintarlo más negro todavía...
mi hermana, como yo, algo tiene de claustofóbia, y dice que estuvo a punto de caerse desmayada...
luego se pasearon no se si media hora por la vías medio a oscuras...
Lo que a mi me extraña en este ùnto, es que no haya habido todavía una desgracia, o sea, palabras mayores...
En fin, triste muy triste
Ala, estaba yo ayer haciendo espiritismo en mi despacho a la una de la madrugada, y me reí muy a gusto, más que echándole las cartas a la ministra, me salían demasiados muertos...jajaja
Dominic

Adictos a la Lujuria dijo...

Vaya excursión entretenida, espero que te aprovisionaras de un souvenir típico de Albacete para defenderte de la aventura de la vuelta.

Mis vecinos, mi mujer, algunos amigos y yo, claro esta, vivimos en Castelldefels y trabajamos en Barcelona, así que imagínate nuestro nivel de desesperación como esta y más cuando a partir del próximo jueves además de soportar varias horas de caravana todos los días, cuando esta no exista, no podremos superar los 80 km/h, ni coger ningún medio de transporte rápido y seguro para ir a la capital más moderna y europea del país ( ja, ja , ja , me parto)

Bebe y olvídalo

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues sí, Dominic, aunque le haya querido quitar hierro al asunto, el hecho en sí fue tremendo y, a ratos, dramático: ver herida en lo más íntimo la dignidad de un anciano que tuvo que hacer sus necesidades a pie de autocar porque no podía aguantar más, es algo que no puede quedar sin "castigo", del tipo que sea.
Y lo que cuentas de tu hermana, que tuvo que soportar un ataque a su claustrofobia, es más de lo mismo.
Ya está bien de aguantar entre todos: protestemos y pongámonos en la protesta, a su altura, pero a la inversa, con dignidad, cone legancia y echando encima suyo a todas las Medusas posibles. A ver si así acaba convirtiéndose en piedras y podemos buscarles un recambio!!!
Saludos
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Sí, David, más de una vez he pensado en ti porqué sé que vives en Castelldefels. Bueno, amigo, para eso siempre tienes la solución de los avispados alcalces de la zona. En cuanto lo leí, casi me caigo del asiento: navegación para el transporte. Te vas al club deportivo de Castelldefels y pillas un buque de Transmediterránea, de esos que pueden varar en las playas, ¿sabes?, y de allí al Moll de la Pau, nada, veinte minutos.
Es que no sé por qué os emperráis en coger trenes y coches, los que vivís al sur de Barcelona.
Por cierto, ¿nadie ha pensado todavía en un servicio de helicopteros militares?
Paciencia, David, que como vieron mis amigos de CSNY, algún día se hará la luz de nuevo, ellos no estarán y nosotros viviremos mejor. Con un buen vino, claro!
Joan

Sobre Vino dijo...

Joan, lamento tu odisea. Francamente patética la situación que debéis estra viviendo en Barcelona; desde fuera sólo llegamos a intuirla, pero por tu relato y lo que va saliendo en lo medios esto es de antología de la chapuza y la caradura de los responsables.

Ánimo. Un abrazo.

J. Gómez Pallarès dijo...

Amigo Sobre Vino, lo mío ha sido anecdótico pues, aunque sea una machada, suelo coger el AVE en el Camp de Tarragona (a Madrid) y jamás he tenido problema alguno.
Pero los que viven, como Adictos, al sur de Barcelona y usan cercanías renfe o el Euromed, Arco, etc., por no hablar de los vecinos por donde pasan los últimos km de vía hasta Sants, están instalados en una pesadilla casi indescriptible y permanente.
Un puro desastre que terminará peor, sin duda, a la vista de lo visto y vivido estas últimas semanas.
Y hoy trae el periódico que la llegada del AVE a Málaga, sin problemas y con sosiego, estará lista para justo antes de Navidad. Me alegro un montón por ellos, porque amo Andalucía y es evidente que el AVE les ha favorecido mucho (como a Castilla-La Mancha y justo el contrario que el norte donde vives tú).
En fin...que diría aquello de "paciencia", pero ya no queda margen para eso. Y por desgracia, este tipo de obras no admite soluciones rápidas y de chapuza.
Osea que estamos atrapados.
Joan

sole dijo...

Como actriz de teatro de provincias,me toca coger casi todos los medios de transporte de este país.Esta odisea que te ha tocado,se repite varias veces al año,solo que esta vez está afectando a mas gente y tal vez asi,la repercusión sea mayor y esta gente se trague el orgullo y reconozca que no tienen ni idea de como hacer que funcionen los transportes en este pais.
Varias veces he legado tarde a teatros,teniendo que pagar horas extras al personal o incluso cancelando funciones.
Normalmente solo disfruto leyéndote,pero esta vez no me pude resistir a comentar.Me vi reflejada en cada palabra que contabas.

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Sole, bienvenida a este blog que hoy ha mutado de enogastronómico a diario de noticias desafortunadas.
Una de las cosas de las que menos se habla, pero que acabará reventando esta burbuja en que los ciudadanos parecemos vivir instalados (poco protestar y manifestar nuestra indignación ante el descalabro de la administración pública), es la del tremendo perjuicio económico que estos problemas acaban causando.
Seas empleado, seas empresario de la medida que seas, como muy bien apuntas, el desbarajuste de un trasporte público digno y que llegue a su hora (para eso pagamos impuestos, qué caramba) pasa una enorme factura, no siempre sencilla de cuantificar, pero que existe.
Por lo demás, muchas gracias por tu lectura. Me gusta, me encanta que la gente lea y participe, aunque ya sé que muchas veces no se atreve porque parece que lo que cuento sea demasiado técnico.
Pero un blog es eso, lectura, participación abierta, compartir informaciones, vivencias y sensaciones.
Y hoy, única cosa buena de la odisea a que nos somete Renfe, Adif y todos sus responsables, es que puedo compartir este desastre con más gente.
Lo dicho, que paguen por su incompetencia, que se vocee el estropicio y usemos nuestras "armas" como ciudadanos libres, nuestra voz, nuestra opinión y nuestro voto, para hacerles saber qué pensamos.
Saludos
Joan

encantadisimo dijo...

La gran diferencia de Barcelona con respecto a Málaga es que la complejidad de las líneas existentes alrededor de la ciudad condal es estratosférica y complica enormemente las obras del nuevo trazado. Algo ya sabido y que hubiera requerido mucha más prudencia y sobre todo, calma. Pero no, lo que prima son las prisas y los compromisos adquiridos…. hay que llegar a tiempo aunque sea a costa de los usuarios de cercanías a quienes, por cierto, les importa un pijo el AVE… hay que joderse (con perdón).

Pero no es la ministra la única responsable del entuerto. Hoy mismo el conseller Nadal y algún otro se rasgan las vestiduras en la prensa ante la noticia de que el objetivo se haya reducido a llegar hasta El Prat en diciembre, quejándose airada y públicamente del retraso de la llegada del AVE a la ciudad. Ante tales afirmaciones en este momento, a esos tipos les metería en la cárcel directamente por inconscientes y terroristas. El Ave puede esperar y lo que importa es que el día a día funcione, pero no hay paciencia, todo son prisas y presión. Inútiles integrales; repito que los echaría a todos… por ineptos.

CarlosGonzalez dijo...

Hola Joan!!!:
Lamento tu odidea particular, de verdad. Pero para mi han sido 5 minutos de incesantes risas o risotadas, incluso alarmando a mi mujer. Da lastima la situacion, los que vivimos en o cerca de Barna somos reses, tal cual. No valen las explicaciones cuando las pides, es mas, te miran con mala cara. Lo siento por ti.
Por otro lado: has pensado seriamente en hacerte novelista?. Lo digo muy en serio. Yo me compraria tus libros. da gusto leerte, Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Encantadísimo, llevas toda la razón en llamar la atención sobre el papel del gobierno catalán, que está siendo el de la tristísima figura. Es patético, literalmente, ver cómo el conseller Nadal se erige en mero narrador de los hechos, con esa sabiduría y tablas que los años le han dado, hablando de algo de lo que no tiene la menor idea como si fuera un experto en el tema. Se ha convertido en un convidado de piedra de esta macabra función y tal y como ya la pasó con El Carmel, no ha acertado con su papel en ella. De su hermano ya no hablo pues lo suyo es mucho peor.
Y sobre Málaga o Valladolid, pues es cierto que esas obras son menos complejas, de más fácil acceso a las ciudades, etc. Razón de más, claro está, para pedir que todos los responsables en la toma de decisiones se vayan, pues aunque los socialistas no fueran los que decidieron que convivieran por un mismo corredor ferroviario, cercanías y AVE, ellos son los responsables de la NO ejecución de ese plan.
Que se vayan todos, ya.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Querido Carlos, una de las ventajas de tener ya una cierta edad es que conoces cada vez mejor tus límites. Y uno de ellos, infranqueable para mí es el de la literatura de ficción. No podría y sé que no tengo aptitudes para ello, ser novelista o algo por el estilo.
En cambio, sí me apetece la idea de "cronista", como hacemos todos poco más o menos: explicar con palabras aquello que nos pasa, describir nuestras emociones ante una buena comida, ante un vino, en un viaje o, por qué no (aunque no sea el tema de este cuaderno), ante una odisea como la que viví el martes pasado. También sé, por ejemplo, que aunque soy un buen lector de poesía (es decir, me gusta la poesía, sea de la época que sea), jamás seré un poeta en activo.
Por eso acabé decidiéndome a escribir este cuaderno, por ejercitar una forma más breve, más ligada a la realidad, de describir las cosas. En ello ando.
Y gracias por reir ante la aventura: no lo digo con retintín, de veras. Aunque el poso de la historia sea amargo, mi objetivo, sin dudarlo, era escribir algo amable, con ironía y puntas que provocaran por lo menos la sonrisa cómplice.
¡Contigo lo he logrado!
Un abrazo
Joan

Herr Direktor dijo...

Los viajes de Gulliver?
Otro contraste Berlinés?
De la política a la ineptitud la distancia tiende a 0.

Joan, sin comentarios, si uno se queja es por vicio (eso dijo Ibarra cuando los apagones, no?), si pones a parir a los que debieran estar camino de Sebastopol eres un demagogo y si no dices nada eres un "mal ciudadano". Eso sí, como dice Encantadísimo, los que están por venir, de izquierda a derecha, son también Honoris Causa en Ineptitud, ineficiencia y cara dura.

Conseller de Medi Ambient circulando con un Audi A8: eso es sostenibilidad (de jeta) y lo demás son tonterías.

Y aún hay quien los defiende...juas, juas!

La Guarda de Navarra dijo...

Me temo que en Barcelona existen mas problemas que la Renfe, pues ese es un mal endemico nacional.
Donde los políticos cobran comisiones, son pillados y no se van no puede funcionar nada y menos las infraestructuras.
Y ahora para colmo no dimiten por su ineptitud.
Creo que España no se merece la clase política que tenemos.
Pero lo crudo es que les votamos cuando lo que deberiamos hacer es botarlos, por inutiles y chupopteros.
Me callo, por que me conozco.
Un saludo Joan, seguro que ni en Roma viviste nada parecido.

encantadisimo dijo...

Ahí, ahí, direktor. Según La Vanguardia del 26 de Octubre, casi todos esos consellers se desplazan diariamente con su enorme coche oficial, a pesar de que algunos viven en la propia ciduad. Se pueden permitir el lujo de superar los límites de velocidad (se les puede ver por la autopista a más de 150 km/h) y cuando encuentran un atasco, ponen la sirena y nos dejan a todos ahí tirados (dicen que como medida de de seguridad, pero no es cierto, es pura comodidad, desfachatez y desprecio hacia los demás). Esos tipos son los que recomiendan que utilicemos el transporte público y ahora pretender rebajarnos el límite de velocidad hasta los 80 km/h con el pretexto de reducir la contaminación. Unos señores que sólo saben prohibir y que no tienen la imaginación ni el valor suficientes para empezar a tomar las verdaderas medidas que solucionen los problemas. Esos señores que no dan ejemplo son quienes luego imploran nuestro voto.... pues se van a fastidiar porque yo, al menos, paso de todos ellos.

Anónimo dijo...

Joan, no entiendo tu deseo de que la ministra dimita después de hacer caso a sus "sabias" palabras.
Ya lo dijo hace unos dias, la solución a este problema es tomárselo con humor.....
De pena !!

J. Gómez Pallarès dijo...

Yo soy de los que cree en el papel de una ciudadanía crítica y activa, Herr, y siempre he creído en un cierto tipo de político y de política que poco tiene que ver con los intereses de partido (las ideologías terminaron ya hace mucho y ahora sólo se sirve a intereses muy concretos, sean del tipo que sean) y con lo que nos gobierna.
Para llegar a lo que ha pasado en los últimos diez años en Italia (si os contara las estadísticas del parque móvil oficial italiano, veríais que estos, a su lado, son de nuevo aprendizes de brujo) nos falta un largo trecho, pero con actitudes como las del gobierno catalán (mera comparsita) o las del español (sólo faltaba ayer ZP regalándonos con unas horas de su imposible agenda y oensando que así ya ha quedado bien), vamos a marcha forzada hacia el precipicio.
Y sobre los coches oficiales, pues ya os habéis dado la réplica entre tú, Herr, y Encantadísimo: yo entiendo que las necesidades de un cargo de este tipo, si se ejerce con voluntad de estar en todas partes y de hacer de todo, piden un esfuerzo extra de transporte.
Pero hay muchas, muchas maneras de hacer eso. Y en efecto, uno no puede predicar que hay que cumplir el protocolo de Kioto, por una parte, y lanzar más CO2 al aire que los demás, por la otra.
Sólo hay un conseller que declara ir en metro a su trabajo y el resto es puro desastre.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

La Guarda, en Roma se viven situaciones peores pero son de otro tipo, de corrupción generalizada a nivel nacional. Roma, como ciudad, tiene una mínima red de alta velocidad que le conecta con el resto de Italia y se nota mucho que es capital. Ve a Madrid, que vas mucho, y ya sabrás cómo han resuelto el asunto: ejes radiales que parten del centro, napoleónica herencia que Francia ya ha superado y que, paradójicamente, ESpaña e Italia sufriremos para siempre jamás. Que le pregunten a Turín, por ejemplo, cuanto llevan esperando un tren en condiciones.
Y todos tenemos, en el fondo, lo que nos merecemos.
Yo estaría dispuesto y lo he hecho a ratos, a ayudar a llevar mejor las cosas que son de mi competencia. Pero 1. jamás se me ocurriría pontificar sobre obras públicas si, por ejemplo, lo que soy es especialista en historia contemporánea. 2. Jamás pasaré por una disciplina de partido que me imponga prebendas, sanciones, políticas de intereses, vasallajes y etc.
Y aquí no hay colores políticos ni partidos que valgan: cuando huelen poder, todos tropiezan en las mismas piedras.
Lo que nos falta es gente que no se achante ante la gestión de la cosa pública y cuyo único interés sea servir al bien mayoritaria de la ciudadanía. Y que prediquen con su ejemplo y quehacer diarios.
El resto son monsergas.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Encantadísimo, en que la única forma válida de ofrecer credibilidad es predicar, al 100%, con el propio ejemplo.
Uno puede tener un problema de urgencia un día u otro (a todos nos ha pasado), pero las agendas de trabajo se tienen que preparar para los que están en el escaparate general sean la mejor muestra de cómo hay que hacer las cosas.
Y si conociéramos los entresijos del ejercicio de este poder de "izquierdas", nos pondríamos directamente a temblar o a llorar.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Lo peor de todo esto, Anónimo (me gustaría que te identificaras, por favor), es que tanto esta ministra como su secretario de estado van a recibir un premio por su futura defenestración: un escaño de diputado por Málaga y otro por Huesca, para que no se mareen ante el vacío de no cobrar un suculento sueldo público. Es una vergüenza y un descalabro moral, en mi humilde opinión.
Si tuviéramos menos políticos profesionales y más vocaciones para la cosa pública, con un límite de estancia en este tipo de cargos de ocho años (sea escaño, sea gobierno, etc.), de otra forma nos luciría el asunto.
Joan

Anónimo dijo...

A mi cuando me entra el ataque de risa incurable, vamos, que me parto, como dicen los crios...es cuando tras las votaciones y el aumento brutak de la abstención alen diciendo aquello:
la gente no va a votar porque ya están contentísimos y conformísimos con lo que hay.
Es que me entra una risa tonta más peligrosa...
Dominic

CarlosGonzalez dijo...

Pero señoressss, teemos lo que nos merecemos, lo que hemos votado todos, que hay democracia, ya sabeis, el mejor sistema de entre los malos. Y luego votaremos a este o a aquel, si ahora estos son corruptos cambiamos de chaqueta y ya. Que ahora los otros demuestran su ineptitud, da igual. Si la democracia es mala, un sistema caduco pero es que no hay otra cosa mejor. Así que mas vale celebrar que no hay demasiados escandalos que aun podria ser peor...
Y como no van a ir en un A8, si fueran en transporte publico les pondrian a parir, hombre!!!. Yo el primero. Es facil criticar y abrir la boca pero si no hay solucion factible ya me direis. Si el poder judicial esta en manos de los politicos, caray(en lugar de caray habia puesto antes otra expresion mas contundente).
Ala, salut i peles.

Anónimo dijo...

i força al canut ....
uy!!!!
se me escapó!!!!
D.

J. Gómez Pallarès dijo...

Dominic y Carlos, me conformaría con que los partidos políticos y sus mandattarios se avinieran a que a las elecciones se pudieran presentar listas abiertas, no cerradas como ahora.
Si no eres del partido, si no pagas tus peajes, etc., no tienes posibilidad alguna de presentarte ante el pueblo, explicar tus ideas, contrastar y que te voten o te echen.
Yo, con eso, me daría ya con un canto en los dientes.
En fin...que jamás tendremos una democracia realmente participativa y libre, jamás. Si yo quiero presentarme,e xplicar mis ideas, explicarme yo y contrastar con el resto, o paso por las fauces de un partido o estoy muerto, políticamente hablando.
Joan

Herr Direktor dijo...

Joan,

yo sigo pensando que se saltan una de las primera normas democráticas: fijaros que si (utópico totalmente) solo fuera a votar una persona, el sistema adjudicaría la totalidad de escaños a ese partido...

A ver, no dicen que el voto expresa la voluntad del pueblo, pues venga hombre, si solo vota el 50%, reducción drástica de escaños al 50%.

Y otra cosa, a muchos se les llena la boca con el estado al que pertenecemos, pues que dejen los Audi y cojan los SEAT, qué pasa? que eso no viste, verdad?

Hipócritas!

J. Gómez Pallarès dijo...

Bien, esto es un círculo vicioso, pero de mal vicio (hay otros mejores, la verdad), en que quein otorga las normas (Parlamento) se nutre de quien las aplicará, los partidos. Esto en el ámbito de las elecciones y de su legislación es absolutamente nefasto porque todos miran en exclusiva por su propio bien, no por el común del país, y atienden sólo a cómo van a poder rebañar más votos. En función de eso, defienden un sistema u otro de proporcionalidad, etc.
Por supuestísimo, esto exclusye también las listas abiertas que permitirían que un cuidadano como nosotros, con ideas y ganas pero no adscrito a partido alguno, participe con garantías en un proceso electoral.
Saben bién qué se hacen sí, porque sus sueldos y, por lo tanto, su vida dependen de ello. Si no fueran políticos profesionales, sino amateurs en el pleno y real sentido del término, otro gallo nos cantara. Y si llevaran fecha de caducidad previ a la elección y ocupación de un puesto, mejor todavía.
Sobre los coches, pues fíjate en Francia (todos con coches de patente francesa) o en Italia (millon y medio de coches oficiales, sí, pero todos de marca italiana). Aquí somos más gilipollas, directamente, aunque ahora te dirán que para comprar Seat, que es alemana, pues Audi...
En fin
Joan

Publicar un comentario