09 octubre, 2007

AQ en Tarragona

¡Otra forma es posible! A esta contundente afirmación, que encabeza la web del restaurante AQ (c/ de les Coques, 7, de Tarragona, telf. 977215954), responden con hechos cotidianos Ana y Quintín, el uno en la sala, la otra en la cocina. Es uno de mis dos restaurantes preferidos en la ciudad (el otro es el Bar Quet) y, aunque he ido varias veces, ésta es la primera que escribo sobre él. No es por pereza, sino porque algunos ilustres colegas y avisados periódicos (citados en su web), han dado ya varias noticias sobre ellos y me parecía que no podía ofrecer yo nada original ni mejor. Lo sigo pensando, claro, pero tengo tan buen recuerdo de los ratos pasados en su comedor, que no me resisto a dar breve noticia del último de ellos.

¿Qué hace de AQ un lugar especial? Ellos lo llaman "cocina viva". Yo intentaré describirlo con otras palabras: situación de privilegio, en uno de los laterales de la catedral, es decir, en la zona más sagrada de los Romanos (llamadme loco pero ese rincón es muy especial e impregna cuanto se hace en los alrededores); trato discreto y cordial en la sala, lleno de atención, de información sin sobresaltos ni aspavientos; sabiduría en la elección de la carta de vinos, con atención al entorno y con respeto hacia el cliente en los precios; absoluta conciencia de nuestra procedencia gastronómica (llegan hasta los Romanos, en efecto, como se verá), pero con abundantes notas personales que buscan potenciar los sabores de las cosas y no llegan jamás a la sobreinterpretaciones histriónicas; cocciones en su punto, productos de la tierra y contrastes adecuados. Y un detalle que me gusta: Ana está en su cocina y si alguien quiere algo, que entre.


Mi última cena (en sentido metafórico, claro) fue ésta (en compañía de dos queridos amigos, aunque no anoté sus platos): un aperitivo de brandada de bacalao con "corteza" de la piel del bacalao, suculento y delicado; un falso ravioli de gamba con aceite infusionado con la cabeza del animal, sabroso, mucho, el mar en la boca; una crema de foie con cítricos, uno de mis mejores contrastes de los últimos tiempos; una cigala "a la Romana" (con cilantro, comino y pimienta): Quintín sabe que lloré de alegría, lector voraz como soy de Apicio; gallo de san Pedro con puré de patatas y trufa, qué pescado tan entero, sabroso y en su punto, un mar y montaña que habría hecho feliz a Josep Pla; granizados de melón, maracuyá y yogurt, refrescante con cremoso y suave, beso para el paladar; infusión de regaliz: digestiva no sé, pero mi infancia entró a raudales en el comedor. Acompañó de maravilla esta cena uno de los grandes blancos de este país: un Blanco Nieva pie franco 2006 de la DO Rueda, un monovarietal de verdejo de cepas prefiloxéricas que tiene un color amarillo pálido con reflejos verdosos, unos aromas vegetales de heno cortado y de flor de acacia en su apogeo y una entrada en boca golosa, con enorme volumen y un posgusto amargoso, aunque también lleno de frutas maduras (moscatel y pera) con una punta de hinojo silvestre. Se puede encontrar en tiendas por debajo de los 10 euros. Verdejo en estado puro, puro goce que estuvo a la altura de lo que comí en AQ, un sitio muy, muy recomendable, que siempre está a gran nivel y que hay que disfrutar con calma y pasión, la misma que ponen Quintín y Ana en su trabajo.

La foto central de este comentario BY Encantadisimo.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Gran restaurante y mejores personas Ana y Quintin. Se disfruta mucho.

FN1.

J. Gómez Pallarès dijo...

Bienvenido, FN1, no recuerdo que hubieras escrito aquí antes. Si sí, disculpas!
En efecto, es un sitio para disfrutar, si es posible y como decía al final de mi comentario, sin prisas. Pero si se tienen, pues no quiero dejar de decir que tienen menús muy muy convenientes al mediodía: calidad a gran precio.
Saludos cordiales,
Joan

Víctor C. dijo...

Bueno, yo no tengo nada que añadir, simplemente alegrarme de que AQ (Ana y Quintín) hayan logrado en poco tiempo consolidarse como un referente en Tarragona, se lo merecen.

Yo por mi parte, al margen del Rte. Nada más que tengo agradecimientos para Quintín. Conmigo se ha portado siempre estupendamente. Recuerdo y valoro que gracias a él realicé una visita a A. Palacios, buf, hace años ya... Y esto para mí significó el inicio de una serie de contactos y amistades que me catapultaron al conocimiento en mayor profundidad del mundo vinícola. Además de otros varios detalles.

Con esto quiero decir que no hay mejor satisfacción que el poder recomendar AQ, evidentemente por amistad, pero con la convicción de que además se trata de una excelente recomendación, así que de esta manera, uno puede recomendarlo con sinceridad, sabiendo que se trata de un acierto seguro.

Gracias por hacernos disfrutar!!

Saludos.

J. Gómez Pallarès dijo...

Caramba, Víctor,no sabía de tu relación intensa con Ana y Quintín. Por supuesto que es un sitio muy recomendable, con garantías de que las cualidades que yo les veo (y otros muchos han ponderado con otras palabras), se van a cumplir en la realidad.
Un abrazo,
Joan
PS. Un detalle de nuestro mundo, Víctor: el último día que estuve, se celebraba una cata de Bàrbara Forés y Quitín no dudó un instante en ofrecerme una cata de cuando se abriera en unas mesas que, por supuesto, nada tenían que ver conmigo ni con mis amigos. Aunque no hiciera uso de la invitación, fue un detallazo.

Víctor C. dijo...

Intensa, pero sin mariconadas eh!! :)) Podría hacer una larga lista de agradecimientos varios, pero ya sabes que no me va el "rollo bollo" :))

Lo que comentas del Barbara Forés, no es por nada pero no me sorprende...

La carta de vinos me parece muy interesante y sus precios también, algo que habría de destacar...

Lástima que en Tarragona se encuentre limitado por la clientela de la que sería deseable una mayor receptividad, aunque ya sabemos que los chalados somos minoría. A mí me faltan más referencias internacionales, pero ya se sabe que uno se debe a la clientela y a los "números", no es plan de tener una serie de referencias por estar, pero sin rotación... Una lástima.


Saludos.

J. Gómez Pallarès dijo...

Es lo que tú dices, amigo Víctor: si la clientela muy habitual (yo, por ejemplo y para mi desgracia no lo soy, porque rondo las dos aparciciones anuales de promedio) no te garantiza una rotación y consumo de botellas, pues tienes que moderarte un poco en la carta. Pero ese estar muy atentos al entorno y a muchos vinos hispanos, compensa cierta falta de internacionalidad.
Saludos
Joan
PS. "Rollo bollo": ¿pero no eres tú de la generación de los bollycao!!!???

Vins i més dijo...

Pues si Joan, un muy buen restaurante que visitamos en Agosto. Quintin es de Cullera, a unos 40 Km de Gandia, y la verdad es que esa complicidad valenciana se vio desde el primer momento. Además tiene la saga completa de la Bota de... algo que muy poco restaurantes tienen. Y como muestra tomamos un Salanques 2003 creo por 1€ más solo de lo que vale en tienda... Por cierto echa un ojo a nuestra última reunión a ver cuanto te apunto a una...

J. Gómez Pallarès dijo...

La verdad es que Quintín es un hombre muy discreto y a pesar de las veces que he estado allí, no ha habido mucho margen para según qué informaciones. No sabía que era de Cullera, la verdad. De lo de La bota de..., sí: soy de esos afortunados, además, que gracias a mis colegas de ETB, dispone también de la saga completa en casa por así decir.
Y del Salanques 2003, qué te voy a decir. Es el primer Salanques en el que está mi mano, modestísima, por supuesto, sólo en la vendimia y en la mesa de selección. Pero tengo la fortuna de ser amigo de los propietarios de la bodega y me dejan echar una mano y aprender cuanto pueda de charlas y visitas. La añada de 2003 de Mas Doix y Salanques es especial para mí. Y Salanques salió redondo. Y lo que dices de los precios, pues lo dice ya todo de la disposición de Quintín y Ana hacia sus clientes: quieren ofrecer buenos vinos sin que el precio y el % del restaurador sea un impedimento para el cliente. Chapeau!
Y ahora mismo voy a ver los datos de vuestra última reunión. No caerá en saco roto esa insinuación, no...
Saludos!
Joan

Publicar un comentario