02 septiembre, 2007

Restaurantes de Mallorca


Para alguien como yo, a quien gusta descubrir y dejarse llevar por el olfato tanto como estar bien informado de antemano, un libro como el de Lucía Alemany es, sin más, un tesoro. Mi santa lo encontró medio perdido entre anaqueles de una vieja y muy ilustrada librería de Sóller casi al inicio de nuestra estancia y junto con otra bibliografía básica, para el zurrón se fue. Leímos la información que publicaba de algunos de los restaurantes que ya conocíamos del año pasado y vimos enseguida que se trataba de un libro-guía atípico: comentarios muy personales (aquello que más le gusta a Lucía; los detalles de la personalidad de quien hace la comida; localizaciones especiales...), grandes acuerdos con aquello que ya habíamos probado y gusto por los lugares tradicionales, recónditos y con solera, además de un fuerte aprecio por la Mallorca interior.

Este Restaurantes de Mallorca (segunda edición revisada de 2007, en J. J. de Olañeta Editor, ISBN 84-9716-461-X) nos ha dado buenas alegrías este verano. Para muestra, algunos botones. De la zona de la Serra de Tramontana, en Sóller, descubrimos (es un decir: ¡lleva abierto desde 1880 y desde 1925 lo regenta la misma familia!) un pequeño hotel junto a la estación, El Guía (de sobrenombre Ca's Pentinadó), con un camarero que canta la carta y las bondades del restaurante, que merecería por si mismo ya una visita: excelentes calabacines rellenos de verduras (plato estrella), croquetas de pescado, canelones de los de la abuela para los niños, anfós (mero) a la plancha, extraordinario gató y muy conveniente precio.

De la zona de Migjorn (la nuestra), uno de los que más nos gustaron es Sa Plaça, en S'alqueria Blanca (Santanyí), plaça Sant Josep, 22 (971164022). Con un bello local, en verano ocupan con alegría la plaza del pueblo y han tenido el acierto de convertir su cocina en un "restaurante de tapas", algo muy poco habitual en la isla. Raciones completas o medias raciones desfilan a buen ritmo: patatas bravas de tierno corazón y suavemente picantes (la patata mallorquina, qué monumento); tumbet sabrosísimo con un concentrado de tomate de aúpa; caseras croquetas de pollo; caproig a la plancha, con espinacas y sobrasada con miel en pasta de bric. Pocas complicaciones y calidad al fresco de la noche de verano.

Y ya para terminar este breve recorrido por las páginas del libro de Lucía y por algunos de sus tesoros, otro Sa Plaça, pero en este caso de la zona central de Raiguer i Pla, en Petra (Plaça Ramon Llull, 4, telf. 971561646). Otra bella plaza alberga lo que, también, es un hotel de interior, con tres bellas y cuidadas habitaciones. La cocina de Jaume Dam brilla en la interpretación de los platos de toda la vida y aunque disfruté de lo lindo con unos fideos marineros hechos según una receta de un pecador de Alcúdia, mi plato estrella fue un frit de pescado (foto de cierre) espectacular: patatas, pimientos, acelgas, tomates salteados junto con mejillones, gambas y calamares, en un brillante "apaño" del frit con casquería, otro de los monumentos de la cocina de Mallorca.

En pocas palabras, amigos, no se trata de una recomendación bibliográfica más, la que os propongo, sino de una llave maestra que os irá descubriendo y abriendo algunos de los lugares gastronómicos más interesantes de Mallorca, con una única concesión, que no es a la moda, sino a la calidad ubicada en lugares con interés.

4 comentarios:

Herr Direktor dijo...

Yo quiero ese libro!!!

¿Sabes si puedo conseguirlo en alguna librería de BCN? ¿Quizás mejor ponerse en contacto con el editor, no?

Por cierto! De Sa Petra no conozco el restaurante pero sí a sus propietarios: Jaume es un cachondo, coincidí con él en un viaje a Egipto y tengo que decir que tanto él como su mujer son encantadores a nivel personal, así que entiendo que eso se traslada a la cocina y al servicio en sala. ¿Sabes que es originario de Barcelona y se fue a vivir allí?

Durante el viaje estuvimos hablando largo y tendido de varios temas gastronómicos y me comentó que él intentaba tener un surtido de vinos de Ses Illes en carta, no lo dudo, pero realmente tu que la pudiste ver, ¿está dominada por vinos de Mallorca o hay algo también de Eivissa u otras islas?

J. Gómez Pallarès dijo...

Lo mejor para comprar el libro, creo, es que tomes nota del ISBN y lo pidas en tu librería de confianza. Existe una tienda de productos baleares en Barcelona, en la C/ del Carme (esquina Egipcíaques): puede que lo tengan allí pero yo hace mucho que no voy y no lo sé.
Y sí, Jaume Dam nos recibió al llegar (yo había leído su historia en el libro, precisamente) pero después ya se encerró en la cocina y to tampoco insistí. Su mujer, que lleva la sala, fue extremadamente cortés y amable y los elgios a los platos se los hicimos a ella.
Decidí tomar, puesto que estábamos en petra, un blanco del productor del pueblo, el blanc de blancs Son Caló 2006 de Miquel Oliver (DO Pla i Llevant, 12%), un vino con poca historia, agradable sin más, algo plano en boca, con una nariz discreta (manzana, muscat) y un posgusto amable, sin dejes de verdor. Oliver no declara variedades en botella, pero sí su página web: es un vino de prensal blanc que, en mi opinión y por muy mallorquina que sea, no da como para un monovarietal (o casi, que tampoco estoy tan seguro). Lo mejor de Miquel Oliver, este año de lo probado por mí, es un rosado del qeu hablaré, y su viñedo, Ses Ferritges, que visité de incógnito y que me encantó: lo tiene tan cuidado que casi parece bordelés.
Sobre la carta de vinos, es cierto que Dam ha sido sensible al tema y tiene un mucho de Mallorca y algo de las otras islas. Dominan con mucho los vinos de la Insula Maior.
Un abrazo,
Joan

Nuno de Oliveira Garcia dijo...

Caro Joan,

Estive, faz pouco, em Maiorca e adorei os restaurantes. Comi no Koyo Roio (Palma), no Racó de Teix e no C'an Quet (Deya) e no Miramar (Port d' Alcudia). Todo mui bien...

ah... porc negre, sobreassada, frito maiorquin, san pedro y lubina...

J. Gómez Pallarès dijo...

Fantástico, Nuno, me encanta de que te haya gustado tanto Mallorca. Sobre todo Koldo Royo, en Ciutat, fue el primer restaurante realmente serio e innovador de la isla. Y se mantiene! Serios de toda la vida hay también, por supuesto, los "cellers", pero eso es otra historia.
Es estupendo que hayas disfrutado tanto con las cosas de la isla!!!
Un abrazo,
Joan

Publicar un comentario