25 julio, 2007

Moraima 2006

El amigo GdP publicó no ha mucho una nota que me llamó la atención. Él suele ser muy cauto cuando habla de vinos, pero en esta ocasión se le notaba el entusiasmo, que iba hacia el primer fruto de una nueva sociedad cooperativa, Viña Moraima, en Barro (Pontevedra). La historia que contaba me gustó y ni corto ni perezoso me lancé a pedir una botella para conocer el albariño recién llegado. La bodega ha tenido la gentileza de mandarme una muestra y de ella os hablo hoy. Se trata de una cooperativa que agrupa a pequeños productores de la zona, cuya página web no da datos ni de vinificación ni de precios o distribución, pero sí de contacto (ahí están).

Me concentro, por lo tanto, en mis impresiones con el vino. Por sus características visuales y sápidas, supongo que han seguido un sistema tradicional de vinificación de blancos secos, con el objetivo de presentar un monovarietal de uva albariño que exprese lo más fielmente posible sus características, pero sin notas estridentes (no creo que haya aquí ni maceraciones prefermentativas ni lías ni nada por el estilo). No sé la edad de las cepas, pero comparando (mentalmente) este vino con otros de "cepas vellas", no creo que éstas sean muy longevas. Sólo espero que los responsables de la bodega me lean y tras la cura de humildad de mi primera cata a ciegas, me corrijan adecuadamente. Se trata de un vino de 12,5% que conviene servir a 10-11ºC (es decir, no muy frío), para que libere su potencial sápido. Presenta el color del trigo en envero al amanecer: amarillo pálido con dejes de verdor en la transparencia del aire limpio de la mañana. A copa parada, es ya un vino atractivo, con francas notas florales (pétalos de rosa) y frutales (manzana golden a medio madurar y albaricoque). En paladar más que en nariz, se muestra todavía algo corto y plano, aunque cuando gana temperatura ambiente, mejora. En posgusto, vuelven notas de manzana y, sobre todo, de piña madura. Supongo que un poco más de evolución en botella le hará bien. En cualquier caso, se ha buscado un vino de suaves matices, delicado, que habla de su tierra sin estridencias, casi con sigilo. Me gusta este estilo.

Se trata de la primera añada en el mercado de este nuevo albariño que tiene que competir con grandes y calificados "rivales". Es un primer paso muy bien dado, en mi opinión, y yo soy de los que no va a perder la pista a esta nueva bodega en su reciente andadura.

8 comentarios:

Els vins de Pilar Vi i Jose Tinto dijo...

Hola Joan,

Veo que GdP se está convirtiendo en uno de los gastroblogger más influyentes del momento.

Respecto a la piña, parece ser que este es un aroma muy frecuente en los albariños -de hecho lo detecté en prácticamente todos los albariños que tomé en las Rias Baixas-, sin embargo, he leido en más de una ocasión que esto se debe a la utilización de levaduras no autóctonas (en El Mundo Vino hablan más bien de abuso sin especificar si son autóctonas o no).
No quiero decir que esto sea un fallo, ya que sólo te refieres a la piña en el postgusto, cuando a mi muchas veces me parecía estar oliendo zumo de piña. Además, también me he fijado en tu nota sobre el Do Ferreiro, que dicen utilizar levaduras autóctonas, y citas una "piña discreta".
No sé hasta qué punto la piña será del albariño, aroma varietal, o de la fermentación.

Saludos,
Pilar.

Gourmet de provincias dijo...

En primer lugar, y por alusiones, dar las gracias a Pilar y Jose, aunque no creo que sea para tanto. En cualquier caso, se agradece que el trabajo lleno de buena voluntad y de pasión por lo que se cuenta encuentre eco.

Joan:

Me alegro de que encontrases interesante el Moraima. Aparte de por la simpatía obvia que despierta un vino creado por unos amigos, la iniciativa me gustó desde el principio por su valentía, por sus buenas intenciones y por no estar enfocada principalmente al rendimiento económico, por mucho que ellos insistan en el "a nadie le amarga un dulce" (cosa que es cierta, por otro lado).

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Pilar!
Es claro que el aroma a piña es debido al uso de las levaduras. No sé qué han usado en Moraima, pero se trata de un aroma secundario que no pertenece, pues, a los aromas propios de la variedad de uva. Estos días estamos charlando sobre este tema interesante en ETB: aromas químicas, que son percibidos por un técnico como defectos o, mejor, como impropios de un proceso de vinificación X con una variedad, mientras que a mucha gente no les molestan. Un discreto aroma de piña en posgusto en una albariño podría pertenecer a esta tipología de aromas, creo.
Saludos,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Absolutamente de acuerdo, amigo GdP. Me interesó de la cooperativa Moraima la voluntad de resucitar una vieja tradición de Barro y entornos y darle nombre y apellido de vino cuidado. Estoy seguro de que lo han hecho bien y la cosa irá a mejor. Y por supuesto, se quiera o no, uno de los objetivos tiene que ser rendibilizar la inversión. Eso es natural y bueno, faltaría más.
Un abrazo y gracias de nuevo por la indicación de este vino.
Joan

Els vins de Pilar Vi i Jose Tinto dijo...

Hola Joan,
Yo personalmente no hablaría de defecto en el caso de que los aromas
secundarios (procedan de lavaduras autóctonas o no) se combinen
equilibradamente con los varietales (sino estaríamos hablando de zumo de
uva y no de vino).
Sin embargo, aunque estos aromas a frutas tropicales no resulten molestos,
quizá sí se podría hablar de defecto cuando el objetivo ha sido el de
tapar otros defectos, p.e. demasiado verdor, o cuando esta “alteración”
pueda llegar a enmascarar, una variedad, una zona, una tipicidad.

Personalmente, aunque con la verdejo no haya percibido la piña de forma
tan manifiesta como con ciertos de albariños “hechos en casa” (no es el
caso de este Moraima, estoy convencida de ello), en los vinos de Rueda me
molesta encontrar estos aromas tropicales por encima de sus
característicos aromas a miel y hierba.

Pero bien, el mercado es muy vasto, tanto para los productores que
intentan hacerse con un sector de público, como para los consumidores,
quienes buscaremos aquello que cada uno crea que le satisface más, sea la
piña o el melocotón. Mientras haya para escoger no creo que sea un
problema, ni hay que poner el grito en el cielo.

Salut!!!
Pilar.

Ah! GdP, las gracias te las debemos nosotros. "Muitas graciñas!!" no sé si se dice así...

J. Gómez Pallarès dijo...

De hecho, son los enólogos, Pilar, quines hablan de "defectos" producidos por el abuso en el uso de las levaduras no autóctonas. Y no deja de ser cierto que si todos acabarn usando las mismas levaduras para conseguir unos objetivos parecidos, pues acabaríamos oliendo las mismas cosas en variedades de uva blanca (por el caso que comentamos) en origen bien distintas. Yo soy partidario de que trabajen las uvas autóctonas tanto como sea posible.
Saludos!
Joan

makeijan dijo...

Tal vez parte de la información que se requiere, se puede encontrar en este borrador de su presentación.

http://acitc.blogaliza.org/files/2007/07/vinha_moraima_presentacion_castellano.pdf


Espero que sea de utilidad.

Un saúdo.

J. Gómez Pallarès dijo...

Muchas gracias por la información, Makeijan, y por la intervención. Lamento la tardanza en la respuesta pero ando ahora mismo en las lindes del ciberespacio exterior!!!
Miraré con calma esa información.
Saludos cordiales,
Joan

Publicar un comentario